domingo, 7 de febrero de 2016

"El Fantasma de la Opera" (1998).


-- "Il fantasma dell'opera". Italia. Año 1998.
-- Dirección: Dario Argento.
-- Actuación: Julian Sands, Asia Argento, Andrea Di Stefano, Nadia Rinaldi, Coralina Cataldi-Tassoni, István Bubik, Lucia Guzzardi, Aldo Massasso, Zoltan Barabas, Gianni Franco, David D'Ingeo, Kitty Kéri, John Pedeferri, Leonardo Treviglio, Massimo Sarchielli.
-- Guión: Gérard Brach y Dario Argento, sobre la novela de Gaston Leroux.
-- Banda Sonora: Ennio Morricone.

-- "El Fantasma de la Opera" en IMDb.
-- "El Fantasma de la Opera" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Bajo la tierra es el mundo de unas criaturas distintas al ser humano: las ratas. Pensándolo bien, no tan distintas. En fin, el caso es que las ratas, por aquello de la afinidad, terminan adoptando a un niñito humanito, que se cría con ellas, etcétera (no vemos muchas escenas de esto, de todas maneras). Pasan los años, y el tipo ha crecido para transformarse en el Fantasma de la Opera, el no va más no va más de lo mijo chuloputo que se puedan creer (Julian Sands, tan mino como siempre, escondiendo la cuarentena con chorros y chorros de difuminado en la iluminación). Al teatro ha llegado una nueva cantante, Christine Daaé, que muy inocente no ha de ser porque viene en el envase de Asia Argento, que ha hecho algo de carrera rodando papeles bordes a las órdenes de su deliciosamente sórdido padre (aquí no es la excepción, porque papito rueda a su hijita en gloriosa pelota picada, avanzadito el metraje, y de hecho las escenas con más piel, las recortaron un poquito para el siempre demasiado puritano mercado anglosajón). Alrededor también anda mosqueando el infaltable Raoul, creyeran ustedes que no. La muy zorra de la Christine igual le hace ojitos y tó, pero ná'más, hay que ser caballeritos, etcétera. Así como la Christine de esta versión no es exactamente una ingénue, el Raoul éste tampoco es el tipejo medio fofo-pero-buenón de otras versiones, y resulta bastante claro por sus miradas de cordero degollado que lo único que quiere es llevársela al catre. Mientras tanto, para no perder la costumbre, el Fantasma empieza a rondar el teatro de la Opera, y hacer lo que mejor sabe hacer: empezar a cargarse indeseables a lo bestia. La peli tiene el buen gusto de incluso inventarnos personajes que no estaban en la novela original, para que tengamos más desgraciaos que terminen bien faenados. Entre los cuales hay una parejilla de idiotas (ella con buenas tetas, eso sí, como muestra en un plano fugaz) que se van a la búsqueda de un tesoro y terminan descubriendo lo que nosotros ya sabíamos, que hay tipejos en el subterráneo con los cuales es mejor no meterse. Y un par de tarados que se les ocurre inventar una máquina para matar ratas. En fin, el caso es que promediando la peli, el Fantasma empieza a impacientarse porque el Raoul sigue mosqueando a la Christine, así es que va y toma cartas en el asunto. Con extrema prepotencia, por supuesto. Y con extrema longitud, podemos presuponer también, porque a la Christine, ¡UPS!, igual le queda gustando la tontera. Quedando forjado el triángulo amoroso que, como no, al final tendrá su clásica resolución y enfrentamiento climático entre el aristócrata y el Chico Rata. Hagan sus apuestas.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Dario Argento se tiene bien ganado, y con razón, su nombre dentro del cine de terror. Junto con Lucio Fulci y Mario Bava, es uno de los grandes dentro del giallo, un subgénero de serie B de thriller de horror italiano de los '70s que se hizo una simple pregunta: ¿qué es lo verdaderamente interesante del cine de Hitchcock y sus imitadores, las delicadas tramas policiales, o el alegre tráfago de perturbados sexuales que lo pueblan? Así es que tomaron el cine hitchcockiano, lo despojaron de cualquier clase de argumento fuera de lo bueno (perturbaciones sexuales), y llevaron su envoltorio visual a la enésima potencia. Pasó lo que pasó, y eso fue la cruz posterior de Argento: fue tan popular que terminó siendo imitado. El giallo es, en muchos sentidos, el eslabón perdido entre el thriller hitchcockiano y el cine slasher, entre otras cosas. Porque, preguntémosnos, ¿qué queda para los realizadores originales de gialli por delante si es que el propio Hollywood se apropia de la fórmula y rueda un "Bajos instintos", que no será un giallo en sentido estricto, pero en donde la influencia es evidente? De ahí que Dario Argento haya ido un poco a los tumbos, en particular desde los '90s en adelante. O sea, cuando el pobre hombre termina reducido a rodar un autohomenaje en 2009 como única manera de reverdecer laureles ("Giallo" con Adrien Brody), y esa peli pasa sin pena ni gloria además, es como para pegarse un tiro. En fin, el caso es que en 1996 había conseguido ganar algo (énfasis en "algo") de la buena voluntad de la audiencia (la conocedora, al menos) con "El síndrome de Stendhal", con la vistosa de su hija, claro está. Y decidió entonces que su siguiente paso iba a ser... going classic. Con un bienamado hito de la literatura de terror, nunca exactamente bien adaptada al cine. "El Fantasma de la Opera" de Gaston Leroux. Porque tenemos entre otras un "Fantasma de la Opera" descafeinado de 1943 en donde la mejor parte es Claude Rains. Y un "Fantasma de la Opera" de 1962 en versión Hammer bastante interesante, pero tampoco muy fiel a la obra original. Y Dario Argento decidió que ésta iba a ser su nueva obra maestra. En qué hora. El resultado fue universalmente detestado por todo el mundo. Por los fanáticos de la novela original. Por los fanáticos de Dario Argento. ¡Joer, por los fanáticos de ASIA ARGENTO y eso que aparece desnudita y too! Sumergiendo de nuevo al pobre Dario Argento en la irrelevancia.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Frente a las hordas de gentes que preferirían quemar esta peli en efigie y en persona también, ¿me atreveré a defenderla? A medias. En realidad, TAAAAAAN mala no es. "Mediocre" es el concepto que mejor se le aproxima. Porque debemos partir de algunas bases. En primer lugar no es el Fantasma original de Leroux, ni podría serlo, sino que es la aproximación personal (y personalista) de Dario Argento, con todos sus tics y manías, el menor de los cuales no es la falta de algo que llamaríamos un argumento coherente. En realidad, es claro que el interés de Dario Argento no se encuentra tanto en el folletín decimonónico, ni en el romance cruzado, sino en crear una especie de habitación mental que a su vez sea un delirio perturbador. O cómo concebir la Opera como la caja craneal de tu cabeza, y diseccionar las verdaderas fuerzas psicológicas que laten detrás de la historia del Fantasma. Es decir, nada de romance ñoño como en "El Fantasma de la Opera" de Joel Schumacher (magnífica por otra parte, pero que en cuanto a elevar el romanticismo a la enésima potencia no es exactamente lerouxiana que digamos). La Christine de esta versión tiene una cierta perversión de niña-mujer, equilibrándose entre ambos extremos. A su vez, el Fantasma es aquí casi una fuerza sobrenatural: se comunica telepáticamente con la prota, y también pareciera controlar a las ratas con la mente. Una chorrada, vale, pero es una lectura tan posible como cualquiera otra (más o menos coherente) de la obra original. El Fantasma es aquí más que nunca un eventual reflejo de la mente perturbada de Christine, que aquí ya no es exactamente una ingenua (y de hecho, la peli tiene a bien mostrárnoslo como corresponde, o sea, sin hacer elipsis ni sugestión sobre EL MOMENTO DE LA VERDAD). Por otra parte, los asesinatos son tan gore y crueles como cabría esperar de un personaje con el trasfondo del Fantasma (este Fantasma es algo así como el Pingüino de "Batman regresa" de Tim Burton, pero llevado al extremo y con ratas en vez de pingüinos). Sumémosle a eso una puesta en escena oscurantista, incluso tenebrista, alejada de la pompa y esplendor de otras versiones que aprovechan el cartel "de época" para mostrar harto terciopelo y encaje, y deberíamos tener una peli ganadora aquí, si no por fiel al material original, al menos por ideas y conceptos. DEBERÍAMOS, escribí. ¿Qué falla entonces, por qué esta peli no termina de remontar? Simplemente porque la realización es mediocre. Las actuaciones no dan mucho ancho de sí (Asia Argento se esfuerza, pero su Christine no termina de mostrar toda la tensión psicológica que debería, mientras que Julian Sands como el Fantasma tampoco termina de dar el ancho como el personaje bigger than life al que interpreta). El presupuesto de serie B se nota a veces de manera dolorosa en algunos efectos especiales. El guión mismo de repente no termina de decidirse en qué dirección seguirá la historia, y se ve algo descoyuntado. Pero lo más criminal de todo es contar con Ennio Morricone en la banda sonora, y que la música, sin ser mala ni mucho menos, se haga perfectamente olvidable. ¡Joer, es que el tipo le puso la musiquita a "El bueno, el malo y el feo" y "La misión"! ¡Y aquí no estaba trabajando con un productito de terror más sino con EL FANTASMA DE LA OPERA! ¡¡¡CUYA AMBIENTACIÓN TRANSCURRE EN LA OPERA DE PARÍS!!! O sea, en definitiva tenemos una peli de la que intuimos podía haber sido algo grande, algo desusado (a diferencia de otras versiones más asépticas, el nivel de gore aquí es más o menos lo que debe ser un buen producto de horror macabro), pero que no termina de cuajar, no termina de hallarse con la grandeza del material de base y de las ideas subsecuentes añadidas. Una pena, una verdadera pena. Dario Argento es un tipo con talento, y estoy seguro de que en sus mejores días, hubiera conseguido darle forma al asunto con mucha más inspiración. Pero en los días de 1998...

IDEAL PARA: Fanáticos completistas de Dario Argento o del Fantasma de la Opera.

domingo, 31 de enero de 2016

"El cerebro del planeta Arous" (1957).


-- "The Brain from Planet Arous". Estados Unidos. Año 1957.
-- Dirección: Nathan Juran.
-- Actuación: John Agar, Joyce Meadows, Robert Fuller, Thomas Browne Henry, Ken Terrell, Henry Travis, E. Leslie Thomas, Tim Graham, Bill Giorgio.
-- Guión: Ray Buffum.
-- Banda sonora: Walter Greene.

-- "El cerebro del planeta Arous" en IMDb.
-- "El cerebro del planeta Arous" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

En un lab, dos científicos, uno adulto (pero no anciano-mentor, valga la aclaración) y un jovenzuelo imberbe, hacen un inquietante descubrimiento: en la montaña estoquello, aparecen fluctuaciones de radiación (en los créditos con música electrofantasmoululante hemos visto que en la montaña estoquello ha sobrevolao una lucecita, pero lo vimos de lejos porque'l porsupuesto no da pa' más). Como eso es INNATURAL, pues van los dos pa'llá. (Bueno, después de merendarse unas hamburguesas que les ha preparao LA JOVENCITA, una muuuuuu visible Joyce Meadows, fiel a su rol de SEÑORITA '50S). El caso es que llegan a la montaña, investigan un poco puaquí y puallá, y de pronto... ¡¡¡APARECE UN CEREBRO VOLADOR!!! (No es un chiste, no es una referencia a algún oscuro episodio de "Futurama", no es mi ironía habitual, no, no lo es. Juro por el más sagrado de los templos consagrados a Bastet que, por desopilante que sea, lo que aparece es un CEREBRO VOLADOR, o un CEREBRO FLOTADOR mejor dicho, y que se mueran todos mis acreedores si miento). El caso es que el cerebro flotador hace lo que toos los cerebros flotadores en esta clase de pelis, o sea, ATACA MUERE-HUMANO (y no, no dice eso de que "tu planeta está condenaaaaaadoooooo"... pero casi). Bueno, mata al jovencito y se apodera del mayorcito (que, por cierto, es el que se ha quedao con la chica, clarostá). Cuando regresa, el hombre ha cambiao porque está POSEÍDO por el CEREBRO FLOTADOR. ¿Qué tan poseído? Bueno, figúrense que... ¡¡¡TRATA DE TOMAR A LA CHICA POR LA FUERZA E INFLIGIRLE UN ULTRAJE PEOR QUE LA MUERTE!!! Por supuesto la chica, que es donosita y compuestita, dice que no, que sin argolla de matrimonio claro-que-nó, por lo que... por lo que... (hmmm... ahora que lo pienso... ¿no será que ser invadido por un CEREBRO FLOTADOR es una metáfora para la FALTA-DE-AQUELLO? Eso explicaría que el pobre fulano desarrolla SUPERPODERES y quiere CONQUISTAR EL MUNDO...). Y bueno, pasa lo que todos sabemos en estas pelis: que el tipo poseído se vuelve cada vez más loco, que trata de lanzarse a la conquista del mundo, y que la chica en vez de darle WIÑI-WIÑI, va y trata de detenerlo para que VUELVA A CONFORMARSE CON LA CASTIDAD (hmmm... sigo pensándolo... ¿de-verdá de-verdá de-verdá no es sexometafórico esto?). ¡Ah! Y de por medio aparece otro CEREBRO FLOTADOR, pero éste es bueno, y su misión es básicamente EXPLICAR EL ARGUMENTO, que en realidad no merece mucha explicación: vienen de un planeta que se llama Arous como podría haberse llamado de cualquier otra manera (aunque, por otra parte, andar calenturiento en inglés se dice "arousal"... ¿están REALMENTE seguros de que no hay subtexto calentón aquí...?), un cerebro es bueno porque ayuda a los humanos y el otro es malo porque quiere conquistarlos, es indestructible pero tiene un punto débil... lo de siempre, vamos. Es ESA clase de peli, no necesitan un CEREBRO FLOTADOR para darse cuenta, ¿verdá que no?

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

"After I'm gone, your Earth will be free to live out its miserable span of existence, as one of my satellites, and that's how it's going to be". Si no han visto esta peli, es posible que AÚN ASÍ conozcan esta línea, que ha sido sampleada hasta el hartazgo después ("Moar Ghost 'n' Stuff" de Deadmau5, "Lucy" de Tiamat, "In This Cage" de The Crest, "Shockwave" de Azam Syndrom, "Acid Theatre" de The Kovenant...). Nada mal para una peli que, originalmente, fue rodada para ser un programa doble (con "El monstruo adolescente", título redundante donde los haya, porque con decir "monstruo" o decir "adolescente", bastaba). La peli fue tan basurienta, que su director pidió ser acreditado como "Nathan Hertz". Y hablamos del hombre que ese mismo año dirigió "La bestia de otro planeta", que mucho muñequito de Ray Harryhausen y lo que se quiera, pero que, vamos, "El ciudadano Kane" tampoco era. Bueno, no lo miremos tan a huevo, que el señor Juran ha dirigido también otros pequeños clásicos de la serie B como "El séptimo viaje de Simbad", o "Los primeros hombres en la Luna" de 1964. Y... pobre hombre. Artesano competente y tal, pero no importa, siempre quedará sobre él, el manchón de haber rodado... ESTO.

¿POR QUÉ VERLA?

-- "El cerebro del planeta Arous" es básicamente otra de esas pelis producidas durante el esplendor del Atompunk, con premisas Sci-Fi básicas, poquitos actores, efectos especiales de vergüenza (en una escena, cuando estalla un avión, se alcanzan a ven los restos colgando del cable. Esta es ESA clase de pelis, hace rato que vengo diciéndolo), guiones mínimos y planteamientos intelectuales bajo mínimos. Podríamos decir que esta peli se ve redimida por un cierto encanto kitsch, en particular esos CEREBROS FLOTADORES que, y se hace muy obvio incluso para los estándares de la época, son maquetas insertas vía fotomontaje. Porque, díganme, cómo no terminar cobrándole cariño a una peli en donde aparecen CEREBROS FLOTADORES con ojos... pero los ojos ni se mueven, ni pestañean, nada. O que las personas son achicharradas por radiación, y el gran efecto especial es... tirarle todos los reflectores encima al fulano mientras éste se revuelta teatralmente en el suelo y se queda quietito para fingir que es un cadáver muriciado. Quizás el único efecto acojonante es el de los ojos que se le ponen negros al sujeto, y que con lo primitivo de la tech de los lentecontactos de la época, deben haber dolío la barbaridá (repitieron esos efectos figúrense que una década completa después, para no-sé-cuál capítulo de Star Trek). De manera que si te gusta la Sci-Fi basurienta de esa época, no te diré que la veas porque es altamente probable que YA LA HAYAS VISTO. Y si no, pues... ya sabes lo que te vas a encontrar.

IDEAL PARA: Frikis de la Sci-Fi cincuentera.

domingo, 24 de enero de 2016

"Gandhi" (1982).


-- "Gandhi". Inglaterra / India. Año 1982.
-- Dirección: Richard Attenborough.
-- Actuación: Ben Kingsley, Candice Bergen, Edward Fox, John Gielgud, Trevor Howard, John Mills, Martin Sheen, Ian Charleson, Athol Fugard, Günther Maria Halmer, Saeed Jaffrey, Geraldine James, Alyque Padamsee, Amrish Puri, Roshan Seth.
-- Guión: John Briley.
-- Banda Sonora: Ravi Shankar.

-- "Gandhi" en IMDb.
-- "Gandhi" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

En medio de hondos disturbios destoquello, camina... ¡¡¡MAHATMA!!! De pronto, un tipejo se le para delante con estoquello pretexto, y ¡¡¡BANG!!! in-ya-face (bueno, in-ya-chest). El dice "oh Dios" de una manera un tanto tembleque (y blasfema. Ya sabemos que no hay otro dios que la diosa Bastet, y General Gato es su profeta), y PATAPLAM al suelo. Vemos una escena de funerales ultramasiva, y un locutor nos informa de que el que se ha muerto es MAHATMA GANDHI, el apóstol de la India, el hombre admirado en todo el mundo blablablá. Y ahora paso a unos comerc... er... quiero decir... a la peli, eso es. 1893, Sudáfrica. Vemos al JOVEN GANDHI yendo el tren, y de pronto aparece el cobraboletos, y le dice que OYE-NIGGA, MI HOMBRE BLANCO - TÚ PIEL MORENA CUMBIA SOL Y ARENA, TÚ A TERCERA CLASE. El otro que no, que yo no soy nigga sino de la India, y además soy abogao pussom, qué te creí, y... bueno, dentro de la lógica de los tipejos de los trenes no hay negro abogao, así es que ¡PATAPLÁM! tren abajo se ha dicho. Y entonces Gandhi decide... ¡¡¡REBELARSE!!! Empieza entonces MEDIA DE HORA DE PELI con marchas pacíficas contra el WHITE MAN. Hasta que consiguen... consiguen... bueno, algo consiguen, no sé bien qué (la peli tiene un ritmo más bien monótono, así es que no me pidan que me acuerde de ella escena por escena). El caso es que en la década siguiente, aparece Gandhi en la India. El hombre, lo que menos quiere es meterse en política o cosas así, pero resulta que hay un movimiento destoquello que quiere... ¡¡¡LIBERAR A LA INDIA!!! Y Gandhi entonces decide... ¿unirse al movimiento y LIBERAR A LA INDIA? ¿Qué? No, joer, que es un biopic EPICO, y hay que rellenar, así es que vamos poniendo imágenes de Gandhi recorriendo la India y tal. Y más o menos RECIÉN COMO A LA HORA DE PELI... por fin Gandhi se pone a hacer lo que dijeron al principio de la peli que haría, o sea, liberar a la India. Con marchas pacíficas. Joer, con esta peli para qué quiere uno valium antes de dormirrrzzzzzzZZZZZZ!!! Ehrmjsnjjjrk... ¿Ah, sí, qué? Ah, sí, pasemos a...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

El siglo XVIII, Inglaterra hizo el MEJOR CAMBALACHE DE LA HISTORIA. Perdió las Trece Colonias, vale, pero ganó la India. Con eso construyó el que hasta la fecha es EL MÁS GRANDE IMPERIO DE LA HISTORIA MUNDIAL. (Estados Unidos en la actualidad es más poderoso en términos de números brutos, pero en términos comparativos de superficie planetaria controlada, esfera de hegemonía, fuerza militar, control financiero y manejo con otras superpotencias, la Inglaterra fue mucho más fuerte en el XIX que Estados Unidos en el XX o XXI). Pero, ¡ah!, resulta que a los de la India, esa cosa de la carga del hombre blanco de llevar la civilización a esos pobres desgraciaos que no han tenío la suerte de haber nacido británicos, como que les resudaba un poco. De manera que iniciaron un movimiento de emancipación. Y vamos a hacer algunas precisiones. El movimiento de independencia de la India no empezó con Mahatma Gandhi, él se subió al carro después (el Congreso Nacional Indio, actualmente un partido político de la India, fue fundado en... 1885, cuando Gandhi era todavía un adolescente y ni siquiera pensaba en marchar a estudiar Derecho en Londres). Lo que Gandhi aportó fue su famosa resistencia pacífica, pésima traducción popular de lo que en realidad es el satyagraha, doctrina por lo general mal interpretada como "quedarse quieto mientras la policía te muele a palos", cuando en realidad el núcleo del satyagraha es bastante diferente, a saber, encontrar dentro de uno el amor y la firmeza para sostener un principio de manera tal, que se pueda soportar los más enormes dolores y sacrificios, incluso la muerte, en pos de irradiar ese amor y firmeza en los demás (como cuando la policía te muele a palos. Por ejemplo). Con todos esos ingredientes es obvio que Gandhi iba a transformarse en una personalidad internacional, más allá de su cruzada, por la sencilla razón de que ES LO MÁS CERCANO QUE UN NATIVO PAGANO PUEDE ESTAR DE SER EL MÁS PERFECTO EJEMPLO DE SER HUMANO POSIBLE, QUE ES SER UN BLANCO OCCIDENTAL CRISTIANO (y varón, claro). Incluso hasta, créanlo o no, CASI fue merecedor del Premio Nobel de la Paz (sólo CASI). Nada de raro entonces que pronto surgiera una peli sobre él. ¡Joer, si la única razón de que haya más pelis sobre Abraham Lincoln que sobre Mahatma Gandhi es que el primero viene de la Tierra de Jólivu! De hecho ya había planes en los 60s para un biopic sobre el Mahatma, con David Lean en la dirección (el tipo detrás de "El puente sobre el Río Kwai", "Lawrence de Arabia" y "Doctor Zhivago", la original de 1965 y no el remake con escena de sexo con Keira Knightley, valga la aclaración), con Alec Guiness en el protagónico, así es que ya se figuran lo que hubiera sido eso. Por una razón u otra, los proyectos fueron naciendo y muriendo de una manera casi kármica, incluyendo un casi-casi en 1976, que duró hasta que Indira Gandhi (sin parentesco con el Mahatma, ojito con eso) declaró el estado de sitio porque, bueno, era la Indira Gandhi, la señora de oro y cabello de plata que era feliz gobernando con mano de hierro (hasta que le llenaron la panza de plomo, eso es. Entre metales anda la cosa). Finalmente Richard Attenborough, que había perseguido el proyecto como un Peter Jackson tras Tolkien cualquiera, consiguió llevarse el palo al agua, y rodó. Con Indira poniéndose con una cantidad substancial de dinero, porque se diga lo que se diga de la señora, ella tenía estatura suficiente como para poner el dinero de pelis propagandísticas en cosas como ésta, y no como Augusto Pinochet que le dio para puro "El último grumete de la Baquedano" nomás. El resto salió de los sitios más peregrinos, porque ninguno de los grandes estudios quería financiar un biopic monumental sobre un tipo que en su vida no mató a nadie, no es un artista atormentado por sus demonios internos, y no tuvo una vida sentimental de ésas tipo carrusel (bueno, parece que igual sí, pero estuvo casao toda su vida con la misma mujer, qué aburrío, ¿no?). David Attenborough consiguió parte del financiamiento haciendo trabajo de galeras (debió rodar "Un puente demasiado lejos" y "Magia") y vendiendo su participación en los beneficios de la obra "La ratonera" (un long-runner de la dramaturgia británica escrita por... ¡¡¡CHA-CHÁN!!!, la Gata Christie), su amigo Jake Eberts hizo lobby poraqui porallá... Para el protagónico contrataron a Ben Kingsley, un perfecto desconocido cuyo gran campo de labor en la época era la televisión, en una época en donde la televisión era un matarratos despreciable y no esa cosa con la que se llenan los hipsters actuales con eso de que las series de televisión son arte y otras cosas para partir el culo. Bueno, al menos el señor Kingsley tiene ascendencia ¡indostánica!, sorpresa, porque en un minuto estuvo interesado... Dustin Hoffman. Joer, hubiera sido el Gandhi más raro de la historia (Dustin Hoffman decidió después que no iba a rodar "Gandhi" sino "Tootsie", y se mandó peazo rol que hasta fue nominado al Premio Oscar por el Mejor Actor... y perdió frente a Ben Kingsley por "Gandhi", juasjuasjuás). Otros nombres considerados en algún minuto fueron Anthony Hopkins (!), Albert Finney (!!), Peter Finch (WHAT THE...) y Tom Courtney (who...?). Estos de Jólivu a veces tienen ideas un tanto extravagantes. Pero bueno, si siempre eligen a pijos rubios de ojos azules para interpretar a un personaje tan prototípicamente semita como Jesucristo, entonces... En fin, el caso es que la peli se estrenó, y fue un taquillazo bastante grande para la época (52 millones, algo por debajo de los 57 millones de "Annie", la décima más taquillera del año. Bueno, el consuelo de Dustin Hoffman fue que "Tootsie" fue la segunda más taquillera del año, recaudando 177 millones, sólo por debajo de "E.T. el extraterrestre"). Además de una adorada por la crítica, siendo alabada incluso (¡sorpresa!) por los historiadores (salvo por los revisionistas cenizos que no encuentran nada bueno, que los hubo también). E inició de paso una breve moda por los filmes y TV series de "británicos en la India" ("Oriente y Occidente", "La joya de la corona", "Pabellones lejanos", y el desquite de David Lean en India-Movies que fue "Pasaje a la India"). Nada mal para un personaje al que Winston Churchill llamó un "fakir medio desnudo"...

¿POR QUÉ VERLA?

-- Partamos por lo más general. Esta peli es bastante respetuosa con el personaje, y eso es al mismo tiempo un logro y una maldición. Porque la peli hace esfuerzos supremos por mantenerse lo más fiel posible al biografiado de turno, y puede decirse que logra plasmar bien las cinco décadas y media de su vida que transcurrieron entre Sudáfrica y su muerte. En ese sentido, no se pierde en dramatizaciones innecesarias destinadas a sacarle melodrama al personaje. Pero esto mismo también condena a la peli a ser ligeramente aburridona. Porque la cosa dura sus buenas tres horas, algo que quizás se antoje algo excesivo si se piensa que la vida de Gandhi estuvo relativamente exenta de grandes conflictos (vale, la independencia de la India, etcétera, pero en términos cinematográficos no tenemos ni podríamos en buena lid tener ingredientes que condimenten como escenas de lucha, escarceos amorosos y similares). En realidad, la peli tiende a hacerse un tanto monótona con su vals de: conversación - marcha - apaleo - vuelta a fojas cero. Con esa estructura episódica, da la impresión de que como miniserie en tres episodios hubiera funcionado mucho mejor. La peli tiene sus momentos álgidos, no se crea que no (la masacre de Amritsar, descrita con todo lujo de detalles, aunque sin gore por supuesto, pero aún así es algo bastante estomagante de ver), pero aunque hace todo lo posible porque entendamos la importancia y trascendencia por ejemplo de la Marcha de la Sal, falla en calar en la emocionalidad del espectador. La peli se esfuerza heroicamente porque entendamos lo que significa la resistencia pac... vale, vale, el satyagraha, pero no lo termina del lograr del todo. La peli al final termina siendo demasiado cerebral para su propio bien, lo que paradójicamente no impide algunas trasliteraciones algo impropias a la mentalidad occidental (por ejemplo: la última frase de Gandhi no fue "oh-Dios" sino "oh-Rama"... ¿qué tan importante puede ser eso? Bueno, Rama es una encarnación o avatar de Visnú, de manera que una traducción algo más fiel al sentido hubiera sido "oh-Jesús"... sólo que Gandhi no era cristiano, y al cambiar este detalle, la peli traiciona un poco algo de la cosmovisión de Gandhi, que era su Hinduísmo). Parte importante de la responsabilidad en esto es la dirección muy pulcra y correcta, pero particularmente poco imaginativa, de Richard Attenborough, el viejecito que quizás lo conozcas (surprise, surprise) por ser el dueño del parque de atracciones de "Parque Jurásico" (surprise, I said). Veamos algunas soluciones narrativas pobres. ¿Cómo nos dice la peli que Gandhi era tremendo tipo? Pues nos pone a un locutor al inicio a decírnoslo en plan relator de fútbol comentando el partido. ¿Cómo resuelve el problema de la aldea en Sudáfrica, con su propia esposa que no quiere fregar un WC porque eso es de PARIAS? Ella ve la luz porque Gandhi es mucho Gandhi, y listo, a fregar baños se ha dicho. ¿Cómo describe la ronda de negociaciones en Londres? Artículos periodísticos que eran perfectamente omitibles en la peli, dado que de esa secuencia NO SE SIGUE ABSOLUTAMENTE NADA. Es como si Attenborough respetara tanto al personaje, estuviera tan entusiasmado por construir una hagiografía, que quisiera ser lo más literal posible y evitarse cualquier vuelo que pudiera traicionar por accidente al biografiado (a pesar de que, como hemos dicho, hay detalles aquí y allá...). Es la misma peste que plagó a la correcta-pero-últimamente-latera "Lincoln", sin ir más lejos. Al final lo que queda es una peli técnicamente muy correcta, muy ajustadita a la realidad histórica, pero también una que debe verse a ratos con un enorme esfuerzo de voluntad. Uno ya casi puede escuchar el orgasmo (¡skwiq!) de Attenborough dirigiendo TRESCIENTOS MIL EXTRAS en la escena del funeral de Gandhi (la escena de masas más masiva de la historia del cine, y ahora que eso se hace por CGI, es muy probable que el récord quede ahí forever and ever hasta la consumación de los siglos), pero más no siempre es mejor. Hacer un biopic es siempre un negocio difícil, porque en crear un producto digerible para el espectador se necesita abreviar, recortar, dramatizar, y eso significa siempre un grado de traición en contra del material preestablecido. Nadie va a pedir que por el amor a una peli entretenida nos conviertan a Gandhi en un ACTION HERO o que lo pongan lanzando rayos con los ojos o qué se yo (o partiendo culos como en "Gandhi II", la hilarante parodia de la peli "Los telelocos"), pero es que, leñe, estamos hablando de un tipo cuya arma de lucha era marchar, marchar, marchar. Material muy poco digerible para el cine, de manera que lo que terciaba era abreviar, abreviar, abreviar. Ya nos enteraremos de los detalles por los libros de historia, los que queramos.

-- Ben Kingsley. Si hay una fuerza motora detrás de esta peli, es claramente el actor interpretando a Mahatma Gandhi. No en balde, su primer rol protagónico para el cine es también el momento álgido de su carrera. Después se puso a trabajar en un montón de mierdas, por desgracia ("El sonido del trueno", ¡"Bloodrayne"!, "El gurú del amor", "El príncipe de Persia"... no era tan mierdera, pero notable tampoco era, y "Iron Man 3" no era mierdera pero su personaje sí, premio al Mandarín más oligofrenoide de la historia Marvel). Bueno, fue Georges Melies en "La invención de Hugo Cabret", vale por eso. Pero aquí, Ben Kingsley está en estado de gracia: vemos a un personaje sinceramente convencido de su causa sin sonar como un fanático descerebrado, percibimos su bondad sin que nos irrite, y sobre todo vemos a un personaje nacido y que vive en la India en vez de, ya saben, un estereotipo Swami Salami. El vivaz y carismático retrato que Ben Kingsley hace de Mahatma Gandhi consigue evitar una peste muy común en esta clase de pelis inspiracionales: que terminemos más fastidiados que inspirados por un personaje al que nos quieren vender como el BIEN SUPREMO.

IDEAL PARA: Ver un biopic correcto sobre una de las grandes figuras históricas del siglo XX, pero sólo correcto y poquito más.

martes, 19 de enero de 2016

"Volver al futuro III" (1990).


-- "Back to the Future Part III" (título original en inglés), "Regreso al futuro III" (título en España). Estados Unidos. Año 1990.
-- Dirección: Robert Zemeckis.
-- Actuación: Michael J. Fox, Christopher Lloyd, Mary Steenburgen, Thomas F. Wilson, Lea Thompson, James Tolkan, Elisabeth Shue, Jeffrey Weissman, Flea.
-- Guión: Bob Gale, basado en una historia de éste y de Robert Zemeckis, sobre los personajes creados por ambos.
-- Banda sonora: Alan Silvestri.

-- "Volver al futuro III" en IMDb.
-- "Volver al futuro III" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Los protas están metidos en una situación con un auto que vuela y tal que, si no viste la entrega anterior, NO ENTIENDES UN P*** PIMIENTO. Y de pronto el auto desaparece por una razón que, si no viste la entrega anterior, NO ENTIENDES UN P*** PIMIENTO. Tristeza y lágrimas por un personaje que, si no viste la entrega anterior, NO TE IMPORTA UN P*** PIMIENTO. Hasta que de pronto llega alguien con un mensaje que, bueno, lo dejaron 70 años, pero THIS IS AMERICA, y si un completo extraño le dice a tu empresa de mensajería que ENTREGARÁS ESTE MENSAJE EN EXACTOS 70 AÑOS EN ESTE DÍA Y A ESTA HORA Y EN ESTE LUGAR, pues entonces VAS Y LO ENTREGAS (joer si esto hubiera sido Chile: "Oye, mira, dejaron un mensaje para entregarlo 70 años después", "¿Y para cuándo hay que entregarlo?", "No, si había que entregarlo hace diez años, esta cosa la dejaron hace 80 años, pero se quedó en la bodega con las polillas, y...", "¿Y vino alguien a reclamarlo?", "No...", "Ya, entonces tíralo a la bodega y si alguien viene a reclamarlo se lo pasamos, y si no, pues al incinerador", "¿Al incinerador? Y si es tóxica la custión?", "Entonces nos vamos silbando y a todos les decimos que YA ESTABA ASÍ"). El caso es que llega el mensaje y el prota (bueno, suponemos que es él) salta de alegría porque grita eso de que EL DOC IS ALIVE!!! Cortina musical de Alan Silvestri, y resulta que el prota va a hablar con el Doc, pero el de 1955 porque el que se fue a 1885 es el de 1985 que... er... ya me duele la cabeza. El caso es que va a hablar con el Doc de 1955, y lo encuentra en un lugar significativo pero que si no viste las dos entregas anteriores NO TE IMPORTA UN P*** PIMIENTO, y éste le ayuda a desenterrar la máquina del tiempo que, bueno... (un momento... si el Doc de 1885 sabía el curso de los acontecimientos de 1955, ¿por qué no se envió a sí mismo la carta, que tiene un domicilio conocido, le advirtió de todos los problemas que iba a causar viajar a 2015, elimina el 1985 paralelo y se salva a sí mismo de caer en 1885, y soluciona too de un plumazo...?). En fin, el caso es que el prota, el Marty McFly que le dicen, vuelve en el tiempo a 1885, pero sólo para que, luego de un encontronazo con los indios, su vehículo recibe un flechazo que le hace perder el combustible, y se queda atascado en 1885. Bueno, no es tan grave. Descubrimos que el Doc en 1885 se ha hecho herrero, y cómo no va a inventar algo para salir del paso y enviar a Marty McFly de vuelta a 1985, ¿verdad? Ah, pero es que en 1955, Marty McFly le ha tomao una fotito a una tumba en donde se dice que el Doc muere una semana después de la fecha, de manera que ahora tienen un deadline con el cual cumplir, énfasis literal en lo DEAD del deadline. La aventura por volver al futuro FROM THE WESTERN, acaba de comenzar.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

"Volver al futuro" había sido tan millonariamente exitosa, que los estudios decidieron hincharle las bolas a Robert Zemeckis para que se sacara una nueva entrega de la manga. Al final, el guión fue tan gargantuesco, que lo partieron en dos, rodaron las dos pelis back-to-back, y ya tenemos "Volver al futuro II", estrenada en 1989, y esta que nos ocupa, "Volver al futuro III", estrenada en 1990. Rodar dos pelis de una sola tacada no era ni es moco de pavo, y de hecho ésa es la razón por la que no se hace muy a menudo (ahí tenemos "Matrix recargado" con "Matrix Revolutions", o "Piratas del Caribe: El cofre de la muerte" con "Piratas del Caribe: En el fin del mundo", o la salvajada que fue rodar "El Señor de los Anillos" de una sola pasada). Pero la jugada resultó. "Volver al futuro II" fue la tercera peli más taquillera de 1989, sólo por debajo de "Indiana Jones y la última cruzada" y "Batman", aunque funcionó un poquito menos mejolll con la tercera parte, sexta en taquilla mundial (lo que no está mal, y detrás de "Ghost", "Mi pobre angelito", "Mujer bonita", "Danza con lobos" y "El vengador del futuro"), pero que bajó de los circa 330 millones de recaudación, a apenas por encima de 240. Joer, los tiempos en que con 240 millones estabas en el Top Ten, hoy recaudando 500 millones ni apareces ahí... En fin, el caso es que "Volver al futuro III" se transformó en la última entrada de la franquicia, la que cierra todo y deja todo atado y bien atad... ¿eh? ¿Perdón, qué cosa me dice usté? ¿Serie de TV? ¿De monitos? ¿Bujitos animados de la peli? ¿Pero qué clase de bruhería eh-ésa? ¿Ah, que existió una serie de monitos, que no es pitanza...? Ah, eh... no, no... no... NO-OIGO-NO-OIGO-SOY-DE-PALO-SOY-DE-PALO NANANANANÁ-NANANANANÁ... El caso es que, decía, no hay planes para un "Volver al futuro IV". O para un remake. O un reboot. Por el minuto. Zemeckis lo ha jurado por diosito santo, que es un juramento tan solemne como cuando yo juro por Bastet, que es la Unica y Verdadera Diosa. O eso, o no le han pagao suficiente, que todo hombre tiene su precio y toda mujer también, por aquello de la igualdá y tal. Aunque considerando lo que ha pasao con insignes cuartas partes de pelis ochenteras ("La amenaza fantasma", "Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal"... aunque considerando que "Rambo: Regreso al infierno" fue bastante buena... y también lo fue "Mad Max: Furia en el camino"... no sé, démosle un voto de confianza si llega a ser. Digo yo).

¿POR QUÉ VERLA?

-- A diferencia de "Volver al futuro II", peli cuyo argumento en realidad no tenía patas ni cabeza y en realidad era un costillar de culebra en donde íbamos costilla a costilla porque HAY DOS HORAS DE PELI QUE RELLENAR, "Volver al futuro III" sí que funciona, y la mar de bien. Quizás no tan memorable como la primera "Volver al futuro" porque es un poquito menos personal (la otra iba de que el crío no tenía que follarse a su propia mami, mientras que aquí es... menos lúbrico, digámoslo así), pero aún así. La primera parte es la introducción obligatoria para conectarla con "Volver al futuro II", y es todo el plomo que se puede presumir, pero una vez que el jodío DeLorean salta en el tiempo y arribamos al Western, la cosa mejora muchos enteros. Aunque construyendo sobre las bases de lo establecido en "Volver al futuro" por supuesto (hasta el punto que, en ciertos aspectos, podemos verlo no como un remake, pero sí como un guión reciclado), "Volver al futuro III" se beneficia mucho de su ambientación diametralmente opuesta (ya no es "la época de mis papis que es más o menos igual a la mía pero más blusera-rockera", sino el salvaje y primitivo Oeste) y le saca mucha más punta a los problemas logísticos que involucra tratar de hacer funcionar un cacharro high-tech en un medio en donde la electrónica es todavía esa gran desconocida. Algunas cosas se arreglan con magia, eso sí (esos leños termonucleares que le echan a la caldera...), pero bueno, si aceptamos que un condensadó de flux puede hacer que un DeLorean salte en el tiempo como un canguro, pues por qué no íbamos a aceptar esto, ¿no? También, después de ver a los dos protas viviendo aventuras en el tiempo a través de dos pelis, luchar ahora de común acuerdo para que el amigo sobreviva resulta muy emotivo, y más todavía cuando el Doc, eterno incomprendido (aunque, bueno, el hombre se la pasa sermoneando que la máquina del tiempo no es para provecho personal y luego se la pasa tres pelis enteras usándola para salvar su trasero o el de su amigo en vez de, no sé, impedir el asesinato de Lincoln o el de Dorothy Stratten), el Doc, decía, encuentra un alma gemela en una profesora que resulta una adelantada a su tiempo (ayudando de paso a limpiar un poco la enorme losa de la trilogía, que significa el haber dejado aparcada de la aventura a la novia del prota, aspecto éste que, si algún día hacen un remake, como inevitablemente acabará por suceder, ojalá se encarguen de corregir). La peli consigue también equilibrarse muy bien sobre la acción, el humor, la zensafixión pulpesca, el Steampunk y el Western, metiéndolo todo en una misma coctelera y creando una historia que consigue tener una personalidad única (compárese esta peli por ejemplo con "Cowboys & Aliens", que como peli de aventuras ligeras no la basura que la gente recuerda y la defiendo por eso, pero que no llega a lograr los estupendos resultados de "Volver al futuro III", y de hecho luce como un blockbuster mucho más genérico). Esta peli es justo lo que una secuela de "Volver al futuro" debía ser, o sea, una comedia-axión-zensafixión con un prota varado en otro tiempo y chocando contra las paredes de un mundo y una cultura cuyos detalles no conoce, y que "Volver al futuro II", por una razón u otra, no se atrevió a ser, o al menos, no hasta las últimas consecuencias. El final también, (((SPOILER, LEÑE, SPOILER, QUE HAY QUE DECIROS TOO))), con la destrucción física del DeLorean pero su reemplazo por un tren Steampunk, es también un excelente final para la saga en su conjunto, y además de dejar el gancho para secuelas que no llegaron (probablemente para mejor), deja esa idea de "futuras aventuras" que vivirán los protas, y que permite a nuestra imaginación volar.  (((FIN DEL SPOILER - FIN DEL SPOILER - FIN DEL SPOILER))). Vale, "Volver al futuro III" no es tan icónica como la primera, quizás no tiene un guión tan exquisitamente ajustado, no tiene el valor memético de la sección futurista de "Volver al futuro II", y bien mirado, con un poco de arriscar la nariz, huele un tanto a más de lo mismo, pero sin lugar a dudas es una de las terceras partes y cierres de saga más dignas y con mayor personalidad que se han rodado jamás, y eso no deja de ser un mérito importante. Peor le fue a otra tercera parte ese mismo, a "El Padrino III", ya ven...

IDEAL PARA: Ver un excelente cierre para las aventuras de los viajeros en el tiempo que al alcanzar las 88 mph van a ver serious shit.

lunes, 18 de enero de 2016

"Volver al futuro II" (1989).


-- "Back to the Future Part II" (título original en inglés), "Regreso al futuro II" (título en España). Estados Unidos. Año 1989.
-- Dirección: Robert Zemeckis.
-- Actuación: Michael J. Fox, Christopher Lloyd, Thomas F. Wilson, Lea Thompson, Elisabeth Shue, James Tolkan, Jeffrey Weissman, Crispin Glover (en imágenes de archivo), Flea.
-- Guión: Bob Gale, sobre una historia de éste y Robert Zemeckis, basados en los personajes creados por ambos.
-- Banda sonora: Alan Silvestri.

-- "Volver al futuro II" en IMDb.
-- "Volver al futuro II" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Un suburbio de esos media-alta en Yankilandia. Todo está lindo, todo está bonito, todo... un momento... ¿en dónde está el conflicto en esto? ¿Y por qué debería interesarme? Ah, verdá, porque ESTA PELI DA POR SUPUESTO QUE VIMOS LA PRIMERA, vaya narcisismo el suyo Mr. Zemeckis... El caso es que de pronto FOGONAZO EN EL BARRIO y aparece un vehículo que es la MÁQUINA DEL TIEMPO, y Marty McFly con su chica que es su OTRA chica (Elisabeth Shue en vez de Claudia Wells, lo que es una lástima porque la Shue después se desató, pero en esos años tenía una carita de inocentona que no tenía el mismo morbo que su predecesora en el rol) van a ver, y resulta que es el Doc que va y les dice que DEBES VENIR CONMIGO PORQUE EN EL FUTURO TUS HIJOS ESTÁN EN PELIGRO. Y Marty McFly se sube al vehículo en vez de, no sé, digamos... que el Dr. les diga CUÁL es el predicamento en el futuro (bueno, en 2015... era el futuro en ese tiempo, ¿vale?), que diga cuál es el predicamento en el futuro, decía, almacenar la información, hacer de buen padre de sus hijos y guiarlos por el camino del bien y la rectitud, y una vez llegada la fecha fatídica, arreglar las cosas para que nada de todo lo malo que deberá (debió, 2015... er...) que deba suceder, nada de eso suceda. Y con Marty se sube la chica porque son los hijos de ella, a pesar de que A LA PRIMERA LA NOQUEAN, por lo que por supuesto para qué carámbanos la subieron en primer lugar (y si la jodía es una pimpollo incapaz de entender que su noviecito le gustan los saltitos en el tiempo, entonces POR QUÉ SIGUE LIADO CON ELLA, ¿verdá? En particular que ahora es E.S. y no C.W., para colmo). En fin, el caso es que llegan a 2015, el Doc le da a Marty algunas instrucciones para funcionar en el futuro, demasiado vagas por aquello de que no queda tiempo (en vez de, no sé, digamos, haber viajado un día antes y haberle hecho a Marty un completo curso instructivo acerca del futuro, o haberse tomado una semana en 1985 para... bueno, me entienden, ¿no?), y luego dejan a la chica del prota tirada en un basurero porque MACHISMO OCHENTERO y tal, y habiéndose desecho de la mina, los dos machorros van a vivir sus avent... er... ALERTA HOMOERÓTICA EN 3... 2... Ehm. Estas pelis ochenteras. Mejor sigamos. El caso es que van y vienen por el futuro, viven sus aventurillas y tal (joer, lo que se habría cachondeado el mentesucia de Alan Moore con too esto), arreglan too el futuro (que ellos mismos en el presente -en su presente, eso es- todavía podían haber evitao), y vuelven al present... er... al pasao de... o sea, al presente de 1985 pero que ahora es el pasao mientras que 2015 es el fut... ahora el pasao... er... ya me duele la cabeza. ¿En qué estaba? Ah, sí, lo voy a decir con fechas y así queda objetivo. Viajan del ahora pasado de 2015 al jurásico de 1985, y... ¿too resuelto? ¡No! Porque resulta que uno de los villanos HA CAMBIAO EL PASAO, y ahora 1985 es un infierno casi-casi como de peli posapocalítica italiana. Ahora, los protas van a tener que viajar a 1955... OTRA VEZ... para salvar el futuro, y... leñe, tanta historia paqué. ¿Por qué no mejor se van a vivir a 1945 y se compran una casita y se dedican a lo suyo como dos respetables solterones que trabajan, no sé, escribiendo o dibujando historias de SciFi, y listo? Ah, claro, porque con eso no habría tercera parte, y entonces Zemeckis y Spílber cómo se forran, ¿no?

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Resultó que, miren ustedes por dónde, esa peliculilla en la que nadie creía demasiado, "Volver al futuro", que se la dejaron hacer al Zemeckis después de "En busca de la esmeralda perdida", y cambiándole un refrigerador por un DeLorean y quiensá cuánto más (pero el romance intertemporal madre-hijo no, y es que los yanketas debajo de su pátina conservadora igual tienen sus perversillos, ¿eh?), resultó un éxito rotundo. Absoluto. En los Yueséi fue la peli más taquillera de 1985, superando a leviatanes como "Rambo II", "Rocky IV", "La joya del Nilo" o "Los Goonies". Y los exec hicieron lo que se hace en estos casos: sacar colmillos. Queremos secuela. Que fluya el dinero. WE WANT BLOOD!!! Además, la peli original terminaba con CONTINUARÁ, ¿verdá? (bueno, el TO BE CONTINUED se lo añadieron a la edición en VHS, pero... ya me entienden). Y Zemeckis dio la gran respuesta de toas: ¡pero es que metimos a la chica en la aventura, y QUÉ CLASE DE PELIMERDA SERÍA SI LA CHICA TIENE UN ROL DE AXIÓN EN VEZ DE DEJARLE TOA LA PEGA A LOS MASHOS!!! Pero bueno, con lápices y máquinascribir se arregla too, así es que... VAMOS DEJANDO INCONSCIENTE A LA CHICA PARA QUE NO HAGA NÁ, y asunto arreglao, rodamos la secuela, y listo. En el camino, Crispin Glover se puso pesao con eso de que PÁGUENME LO MISMO QUE A MIS COMPAÑEROS DE REPARTO, y los productores en respuesta: 1.- Lo bajaron, 2.- Contrataron a un lookalike para las escenas del futuro, y 3.- Lo mataron en el 1985 alternativo, y asunto arreglao masho porque YOU'RE PLAYING WITH THE BIG BOYS NOW. Y como no hay dos sin tres, éxito garantizao, ¿no?, rodaron las dos secuelas en un mismo paquete, "Volver al futuro II" y "Volver al futuro III", ayudaos en parte porque el guión original era tan grande que se podía partir en 2 fácilmente. Y a estrenar que son dos días. ¿Resultados? Tercera peli más taquillera de 1989 después de "Indiana Jones y la última cruzada" y "Batman", relativa aclamación crítica, y terreno abonado para la secuela que llegó en 1990. Además de terminar transformao en clásico de culto que, cuando llegó octubre de 2015, inundó el internete de memes porque es más importante festejar la llegada del futuro de Marty McFly que intentar cambiarlo en medio de la crisis de mierda que vivimos, si los frikis siempre serán los frikis y por eso no son exactamente una gran ayuda para cambiar al mundo, total, qué más dan las injusticias sociales si tienen CONEXÓN A INTERNÉ. Pero volviendo a "Volver al futuro II", ¿qué más se puede pedir? Ah, sí. Se puede pedir una peli CON ARGUMENTO. Digo yo.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Lo diré de una. Al que le guste, bien. Al que no, que se joda. Que este es mi blog y en él maullo lo que quiero. "Volver al futuro II" simplemente no es una buena peli. Mala, tampoco. Aunque sea porque toda la artesanía funciona la mar de bien, los actores son carismáticos, tenemos a Alan Silvestri en sus mejores años como soundtrackista, y etc. Eso crea una peli OK, pero, ¿buena...? Definitivamente no. Es claro que los tipos intentaron un "El Imperio contraataca" aquí, una peli que sea una secuela-oscura, además sin un comienzo definido porque para eso está la primera entrega, y con un gran continuará que sirva para una tercera parte que cierre la franquicia blablablá (bueno, en la época, "El regreso del Jedi" había cerrado eso de Estárguar. No se sabía en ese entonces que vendría la trilogía precuela, ni menos que en 2015 no estarían exhibiendo en los cines Tiburón 19 sino "Star Wars: El despertar de la Fuerza". O "Avengers: La era de Ultron", ya puestos, porque, en 1989... ¿pelis Marvel? ¡¡¡GUAJAJAJÁ, ME PARTO DE RISA!!!). El problema es que la cosa se queda en puras intenciones, porque lo que los guionistas de "Volver al futuro II" no entendieron, es que "El Imperio contraataca" sí funciona porque, a pesar de ser la peli sánguche entre "La guerra de las galaxias" y "El regreso del Jedi", tiene una orgánica interna marcada por la historia de Luke Skywalker creciendo desde un joven aventurero hasta un hombre sabio y asentado vía enfrentamiento al Lado Oscuro (y pérdida de mano, etc., ya sabemos cómo se las gastan en estas pelis). "Volver al futuro II" en cambio no tiene una historia orgánica interna: es sólo un montón de cosas que pasan y ya, y luego de resolver su tercer arco argumental (porque tiene tres: el 2015 con el asunto de los chicos, sobrevivir en el 1985 alternativo, y el regreso a 1955), no pasan al cuarto arco sólo porque ya van en la marca de las dos horas y algo hay que dejar para la tercera. "Volver al futuro II" lo mismo podía haber sido una miniserie para la TV en tres episodios, désas que se estilaban en los '80s, y, pues, no hubiera pasao ná, masho. Para colmo, las tres historias tienen un interés que gira entre el algo y el mínimo. La historia de 2015, expandida, hubiera dado mucho jugo de sí (aunque, claro, hoy en día nos partamos la caja de risa con los pobres weones exigiendo su SKATE ANTIGRAVIDÁ, pero joer, un poquito de humor, o qué peli del futuro ha predecido exactamente cómo iban a ser las cosas, ¿eh?), pero la cortan abruptamente a los 30-45 minutos. El 1985 alternativo tiene su punto de interés, pero es un mundo tan distópico merda, que rompe con el carácter más bien ligero de la franquicia en su totalidad (porque, vamos, ver a Lea Thompson con relleno no deja de tener su punto morboso, aunque no pillemos bubis como en "Howard el Pato", pero, ¿una peli para niños en donde el villano se baña con mujeronas semimpelotas dentro de un jacuzzi...? Joer...). Y luego, como grande finale, tenemos el regreso a un 1955 que (aprendimos después) fue hecho por peseterismo porque en el original iban a viajar a la época hippie, lo que hubiera insuflado nuevo aire, pero después dijeron que no, que las pesetas, así es que volvamos al escenario de "Volver al futuro", con lo que terminaron de neutralizar una peli, porque vale que "Volver al futuro III" es casi un remake de la primera en clave de Western con toques de Steampunk, pero es que aquí ya ni de remake hablamos, sino simplemente de rizar el rizo respecto de las secuencias de la primera, crear paradojas temporales de órdago (como si la primera ya no las tuviera, porque joer, ¿los protas ven a Marty McFly adolescente y después al tener un hijo y verlo crecer, no se dicen a sí mismos que leñe, cómo se parece este tipo, en particular después de enterarse de que anda con un científico loco que a saber qué experimentos tira para afuera y tal?), y en general, convertir todo el espectáculo que ya desde el 1985 alternativo temblequeaba sobre sus patas, en una cosa pegá tipo chicle-en-el-zapato a la primera. O sea, hasta el minuto más o menos podías ver "Volver al futuro II" sin ver la primera, pero es que a partir del regreso a 1955, si no has visto la primera puedes entender el argumento, sin duda, pero es imposible que le pesques la gracia. Al final, después de dos horas de metraje, terminas descubriendo que todo lo anterior no fue más que una ENORME y fatigosa preparación para "Volver al futuro III". Por supuesto que los frikis que nacieron finales-70s-tempranos-80s, felices con los memes 2015 de tipo "HOY VIENE MARTY MCFLY DESDE 1985 EN VOLVER AL FUTURO II", pero, joer, nosotros esperamos un poquito más del cine en general. Así es que, ¿vale la pena "Volver al futuro II"? Probablemente no. Si la franquicia se hubiera detenido ahí, ya podías irla saltando. Pero después vino "Volver al futuro III", peli que sí vale mucho la pena de ser vista, pero para llegar hasta ahí, tienes que atravesar por... esto. Como decíamos, "Volver al futuro II" se redime por unos buenos valores de producción y algunos momentos de ingenio, que los tiene, no diré que no, además de evitar el cliché tan ochentero-noventero de "rehagamos la primera peli pero cambiemos el escenario y nos queda lo mismo pero con menos gracia", pero eso le da como para conseguir el aprobado y raspando. Es por eso que "Volver al futuro" es un clásico del cine ochentero y probablemente del cine en general, y "Volver al futuro III", sin tener el mismo estatus icónico, sigue siendo una peli de aventuras muy solvente, mientras que "Volver al futuro II" es... la peli de entremedio y el generador de memes, y poco más. O si no, piénsenlo: si sólo se hubiera rodado una peli de esta trilogía y nada más que una, "Volver al futuro" se sostiene sola (de hecho, tenía que hacerlo, era la primera y única, ¿no?) y lo mismo "Volver al futuro III". ¿"Volver al futuro II"? Ni en 1989, ni en casi ningún 1989 alternativo que ande dando vueltas allá afuera.

IDEAL PARA: Sentarse a la espera de la tercera parte y (por ahora) final de la franquicia.

domingo, 17 de enero de 2016

"Volver al futuro" (1985).


-- "Back to the Future" (título original en inglés), "Regreso al futuro" (título en España), "Retorn al futur" (título en catalán).
-- Dirección: Robert Zemeckis.
-- Actuación: Michael J. Fox, Christopher Lloyd, Lea Thompson, Crispin Glover, Thomas F. Wilson, Claudia Wells, Marc McClure, Wendie Jo Sperber, George DiCenzo, Frances Lee McCain, James Tolkan, J.J. Cohen, Casey Siemaszko, Billy Zane, Harry Waters Jr.
-- Guión: Robert Zemeckis y Bob Gale.
-- Banda Sonora: Alan Silvestri.

-- "Volver al futuro" en IMDb.
-- "Volver al futuro" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Bienvenidos al año de 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO. Un adolescente prototípico de 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO llega hasta un lugar que parece el laboratorio de un científico loco de 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO, con una chaqueta de fibra plástica a la moda de 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO. Allí recibe una llamada telefónica del dueño de casa (seriously, qué dueño de casa solterón llama a su propia casa, a ver...) que le pide ir a la una y algo de la madrugada a la esquina X con Y (bueno, a un centro comercial de 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO). A lo largo del día, el chico se gana una reprimenda del director, es funado por Huey Lewis en una audición (seriously, el tipo que aportó "The Power of Love" para esta peli), se encuentra con su muy atractiva novia con peinado estilo 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO, cena con su familia pobretona al estilo 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO, y finalmente marcha a encontrarse a su cita misteriosa, que es justamente Christopher Lloyd haciendo de científico loco. El científico loco le explica que ha construido una máquina del tiempo en un deportivo DeLorean, gracias al cual podría viajar de ida y de regreso entre 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO y cualquier otra época pasada o futura. Pero hay un problema. La cosa funciona con plutonio. Y ése es el menor de los problemas. El problema mayúsculo es que el plutonio se lo ha birlado a unos terroristas libios. Que ahora están muy molestos, tanto como un terrorista libio puede estarlo, porque ya sabemos, si quieres malvadismo concentrado y en cucharadas, terrorista libio para la faena, disolver en agua, y tenemos jugo sabor TERRORISTA LIBIO para esos días de calóh. Resulta que como los terroristas libios son mágicos, se las arreglan para encontrar al científico loco y al chico, y llegan al estilo terrorista libio, o sea, ametrallando a lo loco, porque si eres un terrorista libio, pues cuando ametrallas lo haces a lo loco, si por algo eres terrorista libio en primer lugar. Después de todo es 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO, un año antes de que Ronald Vaquero Reagan le enseñara modales a Gadafi partiéndole en dos unos cuantos edificios en Trípoli, que así se defiende la democracia, por no hablar de cuarto de siglo antes de que los propios libios se cansaran y lo derrocaran y ser terrorista libio empezara a perder un poco del aura que tenía en 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO. Pero que me desvío. El caso es que el científico loco es bárbaramente ametrallado, como si en vez de meternos a una comedia familiar hubiéramos terminado en la sala del lado viendo una de Chuck Norris, y el chico toma la única vía de fuga que le queda: montarse en el DeLorean y acelerar hasta las míticas 88 MPH y... ¡saltar en el tiempo! Sin llevarse una recarga de plutonio, por aquello de las prisas, si es que quién se acuerda de esas cosas cuando tienes por detrás a terroristas libios ametrallando a lo loco como lo hacen los terroristas libios. Ahora, nuestro joven héroe de 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO se encuentra atascado en 1955 - MIL NOVECIENTOS CINCUENTA Y CINCO, y su única posibilidad de regresar a su propio tiempo es... conseguirse 1.21 GW de potencia de alguna parte. Pan comido, ¿verdad...? Ahora, cántenla conmigo: tan-taaaaaan-taaaaaán - tatatatatataaaaaá...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

En 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO, había un novel director que después de algún que otro fracasillo tan ignorado que ni para reseña en Cine 9009 ha alcanzado, había dado el batacazo con "En busca de la esmeralda perdida", un medio-clon de Indiana Jones con Michael Douglas y Kathleen Turner de la cual lo mejor que se puede decir, es que la secuela ("La joya del Nilo") estaba mejor (algunos dicen que peor, pero joer, esto es mi reino privao, y aquí digo lo que se me antoja). Resulta que el guión andaba dando vueltas desde 1981, pero no fue grabado en ese tiempo porque los estudios no le tenían demasiada fe al material, o mejor dicho, al pringao que les presentaba ese material (sí, el mismo pringao que después se llevó Premio Oscar al Mejor Director por "Forrest Gump", y es que nadie sabe nada). Quizás nos hicieron un favor, porque ¿se imaginan a un adolescente de 1981, escuchando post-punk estilo Joy Division o sintetizadores de Depeche Mode cuando Vince Clarke todavía no se había ido de la banda para fundar Erasure? ¿O peor aún, con una moda similar a los últimos coletazos de la onda disco que aún se negaba a morir, o si no díganselo a Olivia Newton-John con su disquero éxito de 1981 que es "Physical"? Yiaks. Bueno, dejándonos de lo-que-pudo-haber-sido y volvamos al futuro, a 1985, a "Volver al futuro". El caso es que Robert Zemeckis se había llevado portazo-tras-portazo con su guión (que en una escritura inicial la máquina del tiempo era un refrigerador, y en una reescritura tenían que obtener los condenados 1,21 de una explosión nuclear en Nevada... figúrense rodar en Nevada, el lugar que mató de cáncer a todos los actores y extras del "Genghis Khan" de John Wayne en 1956). Hasta que por concatenaciones del destino, se forjó una alianza entre Steven Spielberg y Zemeckis (que ya habían trabajado antes, aunque sin éxito). Claro, después de que la Disney mandó el enésimo portazo, porque verán, ¿una peli familiar en donde una mami se enamora de su propio hijo, por muy paradoja temporal de por medio que haya...? Fueeeeeerte. El caso es que la avispada producción de Steven Spielberg y la acerada dirección de Robert Zemeckis hicieron el milagro. La peli costó casi veinte millones de dólares (seriosly: en los ochentas podías mandarte un blockbuster con un presupuesto que es un décimo de lo que se gasta Michael Bay un cuarto de siglo después), y recaudó algo más de 200 millones nominales de 1985 - MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CINCO, se transformó en la más taquillera de su año (por encima de "Rambo II", "Rocky IV", "La joya del Nilo", "Testigo en peligro" o "Los Goonies", que también llegaron al Top Ten), fundó una de las más potentes trilogías fílmicas de todos los tiempos, y se transformó en la obra maestra de un director que, buenoooooo... nos ha entregado buenas pelis después ("La muerte le sienta bien", "Forrest Gump", "Contacto", "Náufrago", "Beowulf"), pero ninguna de las cuales se siente tan catedralicia como ésta.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Partamos con una aclaración. Esta peli no es cine arte ni una peli filosófica por ningún lado. Esta peli es cine popcornero y de entretención pura y dura a la vena. Eso, porque existe una cierta tendencia a que si es entretenido y sólo entretenido, pues como que da un poco de vergüencita alabarla, y los comentaristas suelen mirar un poco por encima del hombro ("sí, igual estaba buena"). Existe una tendencia en los críticos a ensalzar las pelis más "filosóficas", aunque sean unos muermos, porque pueden lucirse a mansalva con sus "miren, yo la alabo porque yo sí que sé", mientras que en una peli de entretención que todo el mundo la entiende y no tiene mayor profundidad, el comentarista se queda al mismo nivel que el resto, y quién se hace comentarista para eso en primer lugar. Y de ahí que vienen los intentos por reivindicarla, por ver cosas en la peli que no hay... Porque más allá del tema de la paradoja temporal (tampoco resuelto bien al ciento por ciento aquí, vamos, admitámoslo), en realidad no tenemos sino otra peli del jovencito que es trasplantado a otra realidad y lucha desesperadamente por volver a casa. ¿Decepcionante? Oiga, si con esa misma fórmula se han rodado maravillas como "El mago de Oz"... Lo bueno de esta peli es que no se avergüenza de ser lo que es, y no es condescendiente en ningún minuto. Partiendo por un guión alambicado hasta los menores detalles, en el que casi cada línea de diálogo cuenta (y de hecho, esta peli se beneficia mucho de una segunda e incluso una tercera revisión, para pescar los detalles que en un primer visionado pueden pasar inadvertidos, y que son cruciales para la trama), y en donde hasta los elementos más aparentemente casuales cobran un sentido de cara a proporcionarle recursos al prota para sobrevivir en 1955. Para las pelis de entretención post-2000s en que el guión es apenas una excusa para montar una escena molona tras otra, este guión es una vergüenza, porque los pone en evidencia acerca de cuán flojos o cuán cobardes son los guionistas ahora (o los productores que mandan, digámoslo con todas sus letras) a la hora de ir más al hueso y atreverse. Porque esta peli, de ser atrevida, lo es. Después de todo, hablamos de una peli en donde uno de los principales conflictos es una potencial relación incestuosa madre-hijo. Matizado por el hecho de que la madre joven no sabe que el apuesto héroe en realidad es su propio hijo que viene del futuro, pero aún así ("Futurama" en el capítulo de Roswell sí se atrevió a llevar la idea hasta sus últimas consecuencias, pero bueno, hablamos de un cartoon supuestamente para adultos...). La peli explota también de manera notable cómo nuestro prota choca contra los usos, costumbres y convenciones de una época diferente, no tan distante en el tiempo, y aún así virtualmente desconocida para él. Resulta interesante que cuando van con los '50s, no lo intentan con una versión idealizada estilo "Grease" de la misma, sino que como debió haber sido en realidad... incluyendo la hipocresía social predominante (no sólo vemos racismo y el orgullo insano por el american way of life, sino que además la madre no es una señorita casta y virginal sino una suelta de cuidao). A la larga, el marcar tan a fondo el choque entre los '50s y los '80s ha hecho que esta peli, a diferencia de otras que por estar tan ancladas en la década hayan envejecido mal (las comedias adolescentes de John Hughes sufren su poco de esto, por desgracia), esta peli, decíamos, haya envejecido con dignidad y en realidad siga siendo tan actual a tres décadas de su estreno (¡hey, incluso después de la fecha del futuro de "Volver al futuro II"!) como en su propio día.

-- Las actuaciones. Visto a la distancia, tenemos un elenco soñado aquí, no porque los actores se hayan vuelto superestrellas después (estrellas sí, supers no), sino por lo bien que encajan con la atmósfera general. Robert Zemeckis tomó la arriesgadísima decisión de rodar no como una peli "seria" sino como una farsa, y de ahí que todos los papeles sean sobreactuados. Esto podría haber herido de muerte a la peli, pero como todos actúan así, además lo hacen igual de bien, y ayuda de paso a restarle dramatismo gratuito a la acción, entonces termina transformándose en un plus. Ni que decir que el prota Michael J. Fox quedó tan marcado por el rol que después, hiciera lo que hiciera, terminó siendo - ¡hey, es el chico de "Volver al futuro" otra vez! Y con razón, porque a la distancia, no se antoja que alguien más lo hubiera podido resolver tan bien (se supo que otra opción era Eric Stoltz, que incluso llegó a rodar escenas, pero vaya uno a saber). A su lado, Christopher Lloyd que se había divertido de lo lindo interpretando a un malvado Klingon en "Viaje a las Estrellas III: En busca de Spock" el año anterior, rodó también el que iba a ser el rol de su vida, como el científico loco-pero-simpático Emmett Doc Brown. El padre de Michael J. Fox viene interpretado por (¡sorpresa!) Crispin Glover, que después ha hecho carrera como secundario de lujo en Hollywood (fue el Flaco Tenebroso en "Los ángeles de Charlie" y secuela, además de tener algunas de las mejores escenas de la por otra parte anémica "Alicia en el País de las Maravillas" de Tim Burton). Lea Thompson la borda en su rol como la joven madre del prota, y es una desgracia que su carrera se haya ido básicamente al sumidero de subproductos fílmicos después de haber estado tan brillante en una peli de tan alto perfil como ésta (joer, fue la chica de "Howard el Pato", eso mata la carrera de cualquiera). Thomas F. Wilson como Biff es un villano realmente aterrorizante, dentro de los estándares de villano sin superpoderes o así, y mención especial para James Tolkan como Strickland, el director del colegio que se las arregla para figurar en primer plano en las poquísimas escenas que le toca protagonizar. (Para la trivia: uno de los matones de Biff es Billy Zane en su primerísimo papel para el cine. Sí, leñe, el malo de "Titanic" estuvo aquí en un rol casi sin diálogos).

IDEAL PARA: Ver una de las mejores pelis de aventura y de Ciencia Ficción de todos los tiempos.

domingo, 10 de enero de 2016

"Sicario" (2015).


-- "Sicario" (título original en... en inglés no, claramente), "Tierra de nadie" (título en México). Estados Unidos. Año 2015.
-- Dirección: Denis Villeneuve.
-- Actuación: Emily Blunt, Benicio del Toro, Josh Brolin, Daniel Kaluuya, Maximiliano Hernández, Victor Garber, Jon Bernthal, Jeffrey Donovan, Raoul Trujillo, Julio Cedillo, Hank Rogerson, Bernardo P. Saracino.
-- Guión: Taylor Sheridan.
-- Banda Sonora: Jóhann Jóhannsson.

-- "Sicario" en IMDb.
-- "Sicario" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

En ese peladero tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos que es... Arizona, en el sur de Estados Unidos, un equipo de agentes désos vestíos hasta el copete con ANTIBALAS y tal, y que son del FBI por más señas, llegan y entran a lo bestia, MATANDO Y AMETRALLANDO PORQUE DIS-IS-AMERICA. Los blancos son unos... blancos en el sentido de objetivos, porque se trata de mestizos mejicanotes mi cuate órale... los blancos son una panda de secuestradores que, bueno, dejan un último regalito: bombazo padre vaia-con-dió. Frustración de la Emily Blunt, que dirigía el operativo, poli-muuuuuu-dura ella y tal, aunque con SENTIMIENTOS (sí, como Sylvester Stallone pero en femenino, sin tantos esteroides, y mejor calidad actoral). El caso es que los superiores jerárquicos al mando se reunen en una reunión muuuuuu reuniosa, la Blunt y su compañero que es nigga (joer, pero, ¿qué pasa con Jólivu? La última de Star Wars venía hembra+nigga, ahora ésta... ¿qué vendrá ahora, un reboot de Lara Croft con Alexandra Daddario pareada con Idris Elba?), y la llaman a ella, no al nigga (no, no por racismo, pero la peli revela el motivo despué, y no es tan descabellao como parece), le hacen algunas preguntas de tipo "¿estás encoñá, tienes larvas humanas a cargo?", y le hacen una oferta: integrarse a un equipo de respuesta-contrachoque que sirva para EXTERMINAR a los BASTARDOS que andan dejando BOMBAS porái. Y ella qué dice: "¿Integrarme a un equipo que mezcla a varias agencias conocidas por sus manejos turbios, trabajando con gente que no conozco, en una labor que no me han terminado de explicar bien, para practicar operaciones que seguramente están al filo de la ley porque de lo contrario las agencias estarían haciendo su trabajo regular, y me están haciendo la petición de integrarme como voluntaria en vez de recibir una orden directa de mi superior jerárquico al mando? OK, ¿en dónde firmo?". Así se hace chica, desde la estratósfera, sin paracaídas, y sin compresas durante el día 28 del mes. El caso es que van y le dicen que vas-a-estar-tal-lugar-tal-hora, y por supuesto, ni palabra de para qué. Y ella, obediente, va y se sube al avión que lo mismo podría estársela llevando, no sé, a Colombia, Tailandia o el Vaticano. Pero no, al final es a México. Qué hace una agente del FBI metía en Ciudad Juárez, que técnicamente es los extramuros de su jurisdicción, y con armamento, lo que seguro debe ir contra la ley mexicana, eso la bruta ni se lo cuestiona (o sea, sí se lo cuestiona, pero el masho a cargo le dice básicamente SHUT UP THE FUCKING MOUTH y listo, asunto arreglao, y si después los machos las tratan como las tratan, es que el cine enseña, leñe, miren ustedes, y tan seriecita que se veía la peli). Y bueno, comienza así el lento descenso hacia los infiernos de lo que DE VERDÁ es el mundo de la guerra contra el narcotráfico, o sea, mucho tiroteo, mucho mejicanooote suelto mi cuate, y su pequeña cuota de diálogos español-pero-cantaditos-mi-carnal...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Cada generación debe tener su propia ANTINARCOTRAFÍADA, una peli en donde se nos diga que la guerra contra el narcotráfico es crueeeeeellllll y tal. Porque si hay algo que este subgénero del cine de Jólivu nos ha enseñao, es que los agentes de la DEA (o del FBI, o la CIA, o lo que se tercie) también lloran. La última venía siendo "Traffic" de 2001, en donde veíamos a Benicio del Toro, y ahora toca "Sicario", en donde vemos a Benicio del T... Hmmm... ¿Cuál fue la anterior? "Licencia para matar" de James Bond, con Benic... Joer, ¡¡¡BENICIO DEL TORO IS THE NARCO MAN EN HOLLYWOOD!!! Y no apareció en "Scarface" porque era un crío, seguro. El cineasta Denis Villeneuve se ha hecho de buenos créditos en el mundo del cine gracias a insignes pelis que aquí en Cine 9009 ni hemos repasao ni ná, pero los popes dicen que están bien, así es que estarán bien, supongo que sí, por qué no, ¿eh? Veamos: "Polytechnique", "Incendios", "La sospecha", "El hombre duplicado"... Que por melodrama los títulos no se queden, ¿eh? El caso es que Villeneuve, que se supone que va a rodar "Blade Runner 2" ahora que Ridley Scott se bajó, este hombre rodó su propia versión acerca de lo jodío que está el asunto del narcotráfico, o mejor dicho, de la guerra contra los carteles. Casi como "Traffic: The Spin-Off". "Sicario" se encontró con aclamación crítica casi universal, una de las mejores del año, joer con los protas están la mar de bien, etcétera, y el público más o menos respondió: recaudó 80 milloncejos, una caquita de cabra para los estándares de Jólivu, pero había costado 30, así es que se saldó con resultados positivos, en otra muestra de que DEBERÍAN RODAR MÁS PELIS BARATAS Y ASÍ SI LA COSA NO RECAUDA MUCHO, NO SE PEGAN ESOS FEROCES COSTALAZOS TIPO "JOHN CARTER" O "EL LLANERO SOLITARIO" O "TOMORROWLAND" O... De hecho, ya se rumorea un "Sicario 2" o un spin-off basao en el personaje de Benicio del Toro, lo que por supuesto es un spoiler grueso, porque con esto, si no lo sabía, acabo de darles una información clave: el personaje de Benicio del Toro sobrevive (bueno, podría morirse y aún así rodarse una precuela en donde esté vivo, pero joer, el Benicio ya es casi cincuentón y se le nota, será buen actor y too, pero a ése no lo rejuvenecen ni con Crema Ponds H, sería como haber rodado las precuelas de Star Wars con Alec Guiness en vez de Ewan McGr... er... no, mejor no, comparación demasiado necrófila para ser buena, mejor sigamos adelante).

¿POR QUÉ VERLA?

-- Bueno, qué puedo decirles, el grueso de las críticas tienen razón en buenos aspectos. La peli en cuanto thriller, es sólido. Tiene ese gustito a thriller setentero en que insiste en las ramificaciones sociales de su tema, en vez de irse por la AXIÓN X AXIÓN, ya me entienden. La realización estupenda, una banda sonora industrialoide que aporta mucha mala vibra a too el asunto, y unas actuaciones potentes tanto de Emily Blunt que es una de las mejores actrices de su generación, una de las pocas capaces de convertir una peli mala en buena y una peli buena en un clásico, y de Benicio del Toro bordándola como nunca antes, y vaya que ha hecho papeles bordes este tipo. O sea, todos los mimbres para ser una de las BEST OF THE YEAR. Y sin embargo... sin embargo... No. No me convenció en lo absoluto. De hecho, es una de las pelis más cretinas y oligofrénicas que me ha tocao ver en el cine en 2015. Y too por un detallito de guión que, bueno, tan detalle no es, igual es importante, pero ejke... bueno, cómo decirlo... La prota. O sea, no Emily Blunt que consigue convertir al personaje en bueno a punta de lucirse actuando, pero es que el personaje en sí es... bueno, por una vez en la vida que una peli de estas características la protagoniza una mujer, que ya iba siendo hora (sí, leñe, Jólivu es mashista, siempre lo hemos sabido y ojalá hubiera más pelis de éstas con mujeres de protas), y va y resulta que es tará terminal la pobre. Porque, veamos. La peli parte con una operación en terreno tipo SWAT (el FBI, pero ya me entienden) que sale terriblemente mal, y en donde a ella pareciera le van a dar un rapapolvos monumental porque, bueno, ya sabemos como son estas pelis. Hasta ahí, bien: no vemos que la prota haga nada fuera de tiesto ni se mande ninguna tontera, y si las cosas salen mal, es por una situación objetivamente más allá de su control. Pero a partir de ahí, la invitan a participar de voluntaria (bueno, "eres voluntaria pero si no aceptas, vamos a encontrar la manera de cagarte, mujé", pero aún así) en una misión mal definida, con compañeros de trabajo mal definidos, y ella va y acepta. OK, quiere vengarse por sus compañeros caídos, además cuadra con el perfil de hembra über-professional y tal, de manera que su elección es discutible en términos de neuronas en la azotea, pero es comprensible desde un punto de vista emocional. Lo que ya no es comprensible, es que a la jodía la terminan metiendo en una operación en Ciudad Juárez que ella, siendo la ubre... perdón, la über-professional que es, se da cuenta de que es hasta las chanclas de ilegal, y aún así, ella decide seguir trabajando con el grupo en vez de SCREW THIS SHITFUCK I GOTTA THE HELL OUT OF HERE. Y las inconsistencias se acumulan: al principio le han dicho que su trabajo es esencialmente servir de enlace entre el FBI y las otras agencias metías en la operación, pero luego, ella va y reporta que están sucediendo varias irregularidades a sus superiores, y le llega reto por parte de sus compañeros de trabajo porque "bebita fuiste a acusarnos con tu papito" y ella se queda callá con ORGULLO HERIDO a pesar de que lo que hizo es JUSTAMENTE EL TRABAJO QUE LE DIJERON QUE DEBÍA HACER, servir de enlace, y ella la tonta va y sigue con el grupo. En otra parte, le dicen que no se meta a cierto edificio en donde, con un poquito de observación, ella debería notar que ninguno de sus compinches va y se mete, y por supuesto, ¿qué hace ella? Pues que se encoña con que "hay que conseguir pruebas" (cuando a esas alturas del partido ya debería tener claro que toda la operación es más ilegal que esnifar polvo de cuerno de rinoceronte, y por ende, a quién mierda le importan las pruebas si la cosa ni se quiere ni se espera que llegue a juicio), va y se mete, y claro, después le pasa lo que le pasa (no, no voy a decir qué le pasa, pero no es bonito). Y así, la tonta, a lo largo de toa la peli. Las pelis de este tipo que son de AXIÓN DESCEREBRÁ que protagonizan tipos como Schwarzenegger y Stallone, generalmente le dan un motivo al prota para no salirse a pesar de toda la mierda que tenga que tragar por el camino (que estoy en esto porque estoy vengando a mi compañero/amigo/follante, que TENGO SÍNDROME DE HÉROE CRÓNICO, que me la tienen jurada y tengo que limpiar mi nombre, cualquier cosa, por básica que sea, pero que OBLIGUE AL PROTA A SEGUIR ADELANTE HASTA EL SHOOTDOWN FINAL), mientras que aquí, más allá del "se cargaron a unos compañeros a quienes no conocía de ná, y que en realidad sólo cayeron víctimas de los riesgos del trabajo que todos nosotros debemos asumir porque estamos en lo que estamos", la chica realmente no tiene ninguna motivación, pero lo que se dice ninguna, para no ir a reclamar de too el asunto con sus superiores, y si la cosa sigue oliendo, ir al Departamento de Estado o la Fiscalía o como se llame la tontera allá en los Yueséi, y denunciar too el tinglao, o por último, para extender su hoja de renuncia y aprovechar su experiencia en el sector público para pasarse al ámbito privao, montar su propia empresa de seguridá y forrarse porque THIS IS AMERICA. Y claro, cuando tenemos ese pequeño detallito de que la prota es más tonta que una puerta con termitas, pues apaga y vámonos. Porque, y esto es lo importante, si por último nos lo venden como un vehiculito de axión de así de ná, hasta se lo perdonamos y too, porque no es para tanto la cosa, pero ejke óigale, esta peli es SERIA leñe, un retrato DESCARNADO de lo JODÍA que está la cosa en la frontera, una peli que te tiene en vilo en el asiento y además TE HACE PENSÁ y poner ojitos llorosos en blanco con lo jodío que está el mundo (eterno motivo de autoflagelación para los progretas bienpensantes, por supuesto), y claro, cuando haces justo eso, que te detienes a pensar y la cosa no cuadra porque la prota misma es la que no piensa, pues como que entonces la cosa se nos deshace entre las manos. De manera que, ¿recomiendo esta peli? Depende. Si te gusta que una peli tenga una buena terminación técnica (buena fotografía, actuaciones, banda sonora, etc), entonces sí. Si te gustan las pelis de ésas que te muestran un mundo de porquería que es NUESTRO MUNDO DE PORQUERÍA y que ALGUIEN DEBERÍA HACER ALGO porque ¿ALGUIEN QUIERE PENSAR EN LOS NIÑOS?, entonces sí, adelante, esta peli te va a encantar. Pero si estas esperando que la peli cumpla con lo promete, o sea, que promete ser un acercamiento reflexivo y cerebral a la tragedia humana de la frontera, entonces olvídate, porque la prota lo que menos tiene es ser justamente reflexiva y cerebral, ni siquiera el mínimo de reflexivo y cerebral que uno esperaría de una agente fogueada en trabajar para una agencia cuya principal misión es lidiar con la escoria de la sociedad, y que por lo tanto, desde el inicio, ALGO debería saber o caerle la teja.

IDEAL PARA: Fanáticos de Denis Villeneuve (supongo), de Emily Blunt, de Benicio del Toro, o de las pelis de feds vs. narcos.

domingo, 3 de enero de 2016

"¿Y dónde está el piloto?" (1980).


-- "Airplane!" (título original en inglés), "¡Aterriza como puedas!" (título en España). Estados Unidos. Año 1980.
-- Dirección: Jim Abrahams, David Zucker y Jerry Zucker.
-- Actuación: Robert Hays, Julie Hagerty, Leslie Nielsen, Peter Graves, Lloyd Bridges, Robert Stack, Lorna Patterson, Stephen Stucker, Frank Ashmore, Jonathan Banks, Kareem Abdul-Jabbar, Craig Berenson, Barbara Billingsley, Lee Bryant, Nicholas Pryor, Joyce Bulifant, Marcy Goldman, Barbara Stuart, Ross Harris, James Hong, Norman Alexander Gibbs, Al White, David Leisure, Jill Whelan, Ethel Merman, Lee Terri, Howard Jarvis.
-- Guión: Jim Abrahams, David Zucker y Jerry Zucker, basados en el guión de Arthur Hailey sin acreditar, y en el guión de éste, Hall Bartlett y John C. Champion, también sin acreditar.
-- Banda Sonora: Elmer Bernstein.

-- "¿Y dónde está el piloto?" en IMDb.
-- "¿Y dónde está el piloto?" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

¡Vida moderna! ¡Aeropuertos! ¡El mundo es un tráfago incesante! Pestañea un minuto, y puede que todo lo que estaba ahí en el instante, ya no lo esté en el siguiente. Los pasajeros comienzan a arribar para el vuelo que los conectará a todos con la historia principal, in the good-old-fashioned way de las pelis de catástrofes de toda la vida. Al aeropuerto llega también un taxista que descubre a su antiguo amolcito, una azafata, partiendo en un vuelo directo al lugar de destino (lugar de destino que en estas pelis es lo de menos, ya saben, lo importante es lo que se cuece arriba), y va y se compra un pasaje. El avión despega y todo parece ir bien por un rato. Después de todo, tenemos a Peter Graves como capitán de vuelo pederasta a cargo, así es que, qué puede salir mal... Bueno, podría salir mal que el taxista comience a darle el latazo a todo el mundo a bordo acerca de su terrible y trágica historia sentimental a bordo (tan terrible, que en un flashback lo tenemos bailando a lo Travolta, así de terrible fíjense). Después de algunas incidencias, viene la cena. Y después de la cena, las terribles consecuencias: la gente empieza a ponerse malita. Incluyendo el capitán pederasta. Y su copiloto, que muy Kareem-Abdul Jabbar será, pero que inmortal tampoco es. Ahora el avión vuela sin piloto, directo hacia el desastre... ¡para que tú te rías! Y es que en el fondo nos conocemos muy bien: dentro de cada uno de nosotros los compuestitos, hay un cabrón siempre listo para reirse con la desgracia del prójimo. Así es como nos va.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

1980: el último año de los '70s (sí, pueh, si la década va de 1971 a 1980). Como hemos dicho en Cine 9009 hasta el punto del suicidio a lo bonzo de algunos de nuestros fallecidos lectores, los '70s fueron la década tenebrosa para el cine, reflejo de que el mundo mismo allá afuera era tenebroso, claro está. O sea, cuando el mundo libre es amenazado por engendros como Muamar Gadafi (sí, ése Gadafi), no es como para vivir una década descorchando champaña precisamente. ¿Y qué mejor para plasmar las fobias y pesadillas de la década, que el agradecido género de las pelis de catástrofes? Los '70s fueron la década de "La aventura del Poseidón", de "Infierno en la torre", de "Terremoto", y antes de que comenzara el inevitable declive con "El enjambre", tuvimos una saga en toda regla con "Aeropuerto" y secuelas (tres legítimas, y algunas otras cosas que se pusieron un título similar para pasar por tales, como "Concorde" por ejemplo). Nada mejor entonces para despedir los fúnebres '70s y recibir a los luminosos y regocijantes '80s que una peli para bombardear y despedir por todo lo alto el numeroso cúmulo de clichés de las pelis de catástrofes (gran catástrofe con mastodónticos efectos especiales que por supuesto son las escenas inevitables en el trailer, elenco coral que mezcla grandes glorias en decadencia con jovencitos hot, muertitos cada X minutos, circunstancias de supervivencia que cuando todo parece ir bien se enroscan un poquito más las jodías... lo típico, si tienen la edad suficiente para recordar). Los llamados para la gloria fueron unos jóvenes desconocidos ávidos de devorarse al mundo, que venían de rodar "Locura yanki" antes de lanzarse con esta peli. Sus iniciales, las de los hermanos Zucker y de Jim Abrahams, se transformarían en sinónimo de desmadre cinematográfico: desde aquí, los ZAZ se harían con el nombre que les permitiría rodar después "Top Secret" y la estupenda saga que comenzó con "¿Y dónde está el policía?", y que además de sepultar para siempre el género de pelis de catástrofes old-school (porque hay una new-school que respiró en los '90s, y una como-que-quiere-aparecer en los mid-2010s), daría incidentalmente nacimiento a todo un nuevo género cinematográfico, el de las pelis de satiras deconstructivas de otras pelis, en donde han bebido "Loca academia de pilotos" y secuela, "Scary Movie" y secuelas (desde "Scary Movie 3" a cargo de David Zucker, ex-ZAZ él mismo), y las locas pelis de esto o aquello ("Una loca película de Esparta", "Epic Movie", ¡"Disaster Movie", el círculo de cierra!)... todo lo cual indica que los ZAZ han sido imitados e incluso podríamos decir parodiados, pero jamás igualados.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Aunque esta peli ha perdido parte de su gracia hoy en día, consecuencia de que muchos chistes se refieren a pelis o sucesos que hoy en día se los ha devorado la historia (¿es que alguien recuerda quién fue Kareem Abdul-Jabbar? ¿Es que no les enseñan nada a los niños en el cole hoy en día...?), e incluso la parodia se dirige contra un género cuyas pelis hoy en día ya no las ven más que vuestro seguro servidor el General Gato y sus acólitos, lo cierto es que esta peli tiene un valor histórico tremendo. Fue la peli que creó el subgénero fílmico de las parodias de pelis tal y como las conocemos hoy en día (algo que no era desconocido en su día, pero nunca había sido hecho de manera tan... er... post-moderna). El guión (calcadito de una peli de catástrofes de 1957 llamado "La hora cero" que hoy en día nadie recordaría si no fuera porque los ZAZ compraron los derechos para ahorrarse problemas por eventuales acusaciones de plagio) en realidad es un pretexto tan bueno como cualquiera otro para hacer lo que mejor saben hacer los ZAZ: disparar artillería rápida y pesada con la muy saludable filosofía de que si un chiste no te gustó, en dos segundos tendrás el siguiente y ya no tendrás tiempo de amargarte la vida. Servidor piensa que no es la mejor peli de los ZAZ (esta misma fórmula después la repitieron ahora con un músculo mucho más entrenado, y por ello con mejores resultados, en "¿Y dónde está el policía?"), pero a cambio, como decíamos, es la peli que sepultó un género, y a la vez le dio vida a otro. Unas pelis hacen una cosa, otras hacen otra, pocas hacen las dos al mismo tiempo, y eso vale mucho, por supuesto.

-- El humor. Decíamos que la mitad de los chistes hoy en día han perdido su gracia, pero la otra mitad, en cambio... El humor es tan denso e irreverente que hoy en día sería imposible rodar algo así. ¿Qué asociación de infelices de "buena moral" dejaría hoy en día pasar una peli en donde una chica de ocho años dijera "los hombres me gustan como el café"...? ¿Qué sujeto que se considere a sí mismo decente (otra cosa es que lo sea, mientras menos decentes son, más posan de ello) dejaría pasar las bromas sobre el piloto pederasta tratando de comerse a un cabro chico? Seriously, el mismísimo Peter Graves no quería tomar el rol y se sintió insultado cuando se lo ofrecieron, aunque después se dejó convencer por un montón de otra gente (por suerte para nosotros). Las fuentes del humor de esta peli son básicamente dos (para que ustedes, odiosos niñatos devenidos en supuestos cineastas de fuste en España y Latinoamérica, vayan aprendiendo un par de cosas de alguien que sí sabe). Por un lado, meter cuanto chiste se pueda en la trastienda, con guiños y referencias puestos ahí para que el espectador los descubra solito, lo que por supuesto hace ganar a la peli con cada nueva vez que se revisita. En segundo lugar, el ahora conocido truco de poner a un grupo de actores conocidos por su empaque serio y rudo, haciendo justamente esa clase de rol en una peli de humor a metralleta, lo que hace aún más gracioso todo (Peter Graves de la serie de TV "Misión Imposible", Robert Stack de la serie de TV "Los intocables", y Leslie Nielsen que créase o no hoy en día, en esos años tenía a sus espaldas una bien ganada reputación de actor serio, siendo incluso en sus años de mozalbete un joven capitán Kirk antes del capitán Kirk en el "Planeta prohibido" de 1956). Y funciona muy bien. Ver a Leslie Nielsen con toda la seriedad del mundo diciendo un diálogo tan over-the-top como "no sólo debemos encontrar un pasajero que sepa pilotar un avión, sino además que no haya comido pescado", es una pura explosión de alegría (de hecho, éste fue el rol que le hizo dar el giro desde los dramas a las comedias). Ayuda, claro está, que el llamado para el soundtrack sea el inmenso Elmer Bernstein, que no en balde tiene en su currículum haber musicalizado a Moisés, joder, en "Los diez mandamientos". A cambio, volviendo a los actores, el prota Robert Hays luce un poco desangelado, y de hecho no tuvo una muy promisoria carrera actoral posterior, aunque siempre podemos consolarnos con la buenorra de Julie Hagerty, que donde esté ella que se quite Sandra Bullock (si piensan que ella era original con repetirse marrones como en "Máxima velocidad 2", piensen en que la Hagerty hizo lo propio y antes con "Y dónde está el piloto 2", aunque en el caso de ella justificado porque es azafata, después de todo).

IDEAL PARA: Ver la madre de las comedias de parodias.

Seguidores