jueves, 17 de abril de 2014

"Corazón satánico" (1987).


-- "Angel Heart" (título original en inglés), "Corazón de ángel" (título en México), "Corazón diabólico" (otro título en México), "El corazón del ángel" (título en España). Estados Unidos / Canadá / Inglaterra. Año 1987.
-- Dirección: Alan Parker.
-- Actuación: Mickey Rourke, Robert De Niro, Lisa Bonet, Charlotte Rampling, Stocker Fontelieu, Brownie McGhee, Michael Higgins, Elizabeth Whitcraft, Eliott Keener, Charles Gordone, Dann Florek, Kathleen Wilhoite, George Buck, Judith Drake, Gerald Orange.
-- Guión: Alan Parker, basado en la novela de William Hjortsberg.
-- Banda Sonora: Trevor Jones.

-- "Corazón satánico" en IMDb.
-- "Corazón satánico" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Nueva York, 1955. Mickey Rourke en sus días de mijorrico-malote, es un detective privado que, conforme a la más rancia tradición noir, mantiene su estudio a saber cómo, ni las ratas lo contratan, blablablá. Lo de siempre, vamos. El caso es que entra un abogao que se ve fino y tal, y le dice que hable con su cliente. Al Mickey, maldita la gracia que le hace el tema porque, bueno, admitámoslo, es como un poco extraño ver entrar a un tipejo tan empingorotao a una oficina de mierda como la del Mickey. Pero después de una breve escena de no-no-no-no-buenoyá (o no hay peli, claro), va el Mickey y habla con el cliente del abogao. Que se llama Louis Cyphre (joer con el nombrecito, que casi se adivina el misterio desde el fotograma 1. Casi). El caso es que el detective, que se llama Harry Angel (justificando el título inglés de "Angel Heart" o "Corazón de ángel", ¿eh, lo pescan, lo pescan?), recibe el encargo de enoontrar a un tipejo llamado Johnny Favorite. El caso es que Louis Cyphre tenía un contrato con Johnny Favorite, pero por tales o cuales circunstancias, el tipejo ése terminó en un hospital psiquiátrico, y parece que en dicho hospital han estado falsificando los registros y tal, porque parece que el tal Johnny quiere salirse del contrato y too. Harry Angel, como que no muuuuuu convencido de tomar el trabajo (porque, joer, ¿en qué peli noir o neonoir se ha visto a un detective privado cantando con júbilo "¡¡¡QUÉ GRAN TRABAJO!!! ¡¡¡LO TOMARÉ CON GUSTO Y GANAS!!!"?). Y va al hospital en cuestión. Sorpresa, sorpresa, Johnny Favorite no está ahí. Harry Angel se ha quedao sin pistas, pero él, ah-no, que él es muuuuuu masho (porque, vamos: 1.- Mickey Rourke en sus años SOYCACHERO, 2.- interpretando a un detective privado, 3.- en una peli neonoir ambientada en la era machista por excelencia, los años inmediatamente previos a "Mad Men"), así es que descubre la manera de seguir su investigación. Y siguiendo tal o cual rastrojo, en la mejor tradición Noir, terminará derivando hacia Nueva Orleans. En donde irá descubriendo poco a poco el dantesco pasado de Johnny Favorite, y de cómo todo el asunto (no es un gran spoiler, es una peli neonoir después de todo) en realidad es una gigantesca tapadera para... ah, no, vean la peli mejor. Sólo diremos que las cosas se pondrán... extrañas. Pero bueno, con el título de la peli, qué de normalito te esperabas, digo yo, ¿eh?

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

En 1978, un tal William Hjortsberg escribió una novela llamada "Falling Angel". El concepto de la misma parecía representar algo novedoso, y que si bien no ha terminado de transformarse en un género por sí mismo debido a la escasez de representantes, sí tiene un sello distintivo: el Noir+Horror (pensemos por ejemplo en los episodios de "Batman: La serie animada" con Ra's al Ghul, o "Al borde de la locura", y más en un contexto Sci-Fi, "Dark City"). Quizás el problema de este subgénero es que a sus cultores se le va la pinza con lo que podríamos llamar lo lovecraftiano, por una cuestión de fanáticomerda-vuelto-escritor, y por lo tanto lo noir termina sepultado en el rincón. El caso es que poco después de haber guionizado "Leyenda" (sí, la de Ridley Scott con Tom Cruise y Mia Sara), el hombre éste se encontró con que Alan Parker adaptó su novela para el cine. En esta peli, precisamente. O mejor dicho, Alan Parker escribió el guión asesorado por el propio Hjortsberg, amigotes autor de la obra original y guionista/director por una vez en la vida (¿el cambio de setting desde el Nueva York en la novela a Nueva Orleans en la película? Sugerencia del novelista mismo, créanlo o no). Desafortunadamente, la peli no se benefició demasiado de la polémica que se suscitó en torno a los tres minutos de metraje en que LA CHICA DEL PROGRAMA DE BILL COSBY APARECE EN BOLAS HACIENDO COSAS GUARRAS. Sí, leñe, si no ubicaban esta peli por título, seguro que han escuchado de eso. O al menos el rumor de que a una de las hijas de Bill Cosby (en la ficción televisiva, eso es) la echaron a patadas porque nada más hacerse mayor de edad (bueno, técnicamente 19) se dedicó a dejarse fotografiar y rodar con toda alegría su entonces bien tonificado cuerpo (no sé ahora). Porque, lo dicho: hoy en día todo el mundo conoce esta peli como LA PELI EN QUE LA CHICA DEL PROGRAMA DE BILL COSBY APARECE EN BOLAS HACIENDO COSAS GUARRAS.  Incluso, seguro que este comentario a futuro va a ser uno de los más visitados en Cine 9009, porque joer, ya os veo gugleando "LA PELI EN QUE LA CHICA DEL PROGRAMA DE BILL COSBY APARECE EN BOLAS HACIENDO COSAS GUARRAS", y dándole acá como primera expresión de búsqueda. (O no. Después de todo, el grueso de ustedes llegáis por las fotitos. Que en este blog no abundan. Y como NO puse una foto de LA CHICA DEL PROGRAMA DE BILL COSBY está en bolas HACIENDO COSAS GUARRAS...). ¿La peor parte? Que 1.- La escena es absolutamente necesaria para la trama, desnudos incluidos, y 2.- La escena misma tiene más bien poco de erótico, porque parte con lo bueno (exhibición de carnaza a tope), pero después... no, no voy a mandarme un spoiler aquí. Si no han visto esta peli... mejor olvídense de la escenita ésa porque se van a privar a sí mismos de disfrutarla sin la presión de esperar "a ver cuándo sale, a ver cuándo se empelota". Aunque ustedes no lo crean, el resto del metraje en donde Lisa Bonet aparece vestida, e incluso en las escenas en donde ella no aparece en lo absoluto, igual son buenas. Nunca lo hubieran imaginado, ¿verdad?

¿POR QUÉ VERLA?

-- Trataré de comentar esta peli tratando de mandarme la menor cantidad de spoilers (y no hablando una sola palabra del final), porque es mejor verla cuán virgen se pueda. Viendo la peli, se me antoja un poco "Chinatown" pero con un giro sobrenatural a la trama (porque vamos, que uno de los personajes se llame Louis Ciphre no engaña a nadie, no creo que cuente como spoiler siquiera). El guión es diferente, pero la trama general de PROTA QUE DESCUBRE UNA INMUNDICIA CADA VEZ MÁS GRANDE QUE LA ANTERIOR hasta llegar a la inmundicia última y suprema que desentierra, es más o menos similar. Esta comparación quiere ser honrosa, valga la precisión para aquellos quienes conocen mi afición al cinismo y a la chanza. "Chinatown" es una peli monumental, y "Corazón satánico", sin llegar a igualarla, es también sólida como una estatua de mármol. Tanto, que incluso se beneficia de un segundo visionado, ya que en el primero (sin saber el gran secreto final) es fácil desconcertarse a medida que van pasando cosas, y en el segundo, ya sabiendo cómo termina... viene el desconcierto de que MUCHAS ESCENAS COBRAN UN SENTIDO TODAVÍA MÁS SINIESTRO. En ese sentido, el giro aquí está tan notablemente bien ejecutado, que es fácil predecir que esta peli no sólo hizo nacer un subgénero (el Noir+Horror) sino que además prácticamente lo liquidó en la cuna, simplemente porque es difícil llegar más lejos de lo que aquí.

-- Alan Parker. El tipo no es alguien que asociaríamos de inmediato con un componente sobrenatural. Repasemos su cinematografía: "Bugsy Malone" (una comedia, o eso dicen, de gángsters), "Expreso de medianoche" (la peli que puso las cárceles turcas en el mapa mundial), "Fama" (musical), "The Wall" (¡joder, claro que saben cuál es!), "Alas de libertad" (una ñoñería sobre discapacitados que quieren volar blablablá), etcétera. ¿Un tipo cuyas pelis más finas tienden a ser musicales como "Evita", rodando un NOIR? ¿Que además tiene un componente SOBRENATURAL? Y, créanlo... funciona. Alan Parker tiene un ojo clínico para el estilo pero sin pasarse de roscas ni volverlo un desfile kitsch, como otros cineastas que creen que resucitar u homenajear a un género significa volverlo un desfile chillón de estereotipos sin alma ni personalidad. Parte importante de la decisión de la peli es no recurrir al desfile desatado de efectos especiales, y mantenerlo todo en un nivel, diremos, mundano o terrenal (a diferencia por ejemplo de "El abogado del diablo", caso magnífico de cómo hacer un thriller de horror sobrenatural cagándola en el camino por falta de confianza en el material, el guión y las actuaciones). Eso sólo consigue hacer mucho más inquietante el resultado final: SABEMOS que algo oscuro ronda allá afuera, SABEMOS que ese algo oscuro es algo con lo que no quieres meterte porque las cosas no suelen terminar bien por ese camino, pero mete más miedo porque NO LO PODEMOS VER. La peli es en general un ejercicio de estilo, pero uno excelemente bien llevado. Para muestra, la secuencia final, la absolutamente final (sin spoilers), la secuencia de créditos finales que a vuelapluma parece simplemente una manera cool de terminar la peli... hasta que reparas en que esa escena de créditos TAMBIÉN tiene un sentido y significado, sólo que no es necesariamente el más obvio a partir de la visualidad. ESO es hacer cine, ESO es explotar las posibilidades del viejo invento de Lumière, y no las mierdas en que guiones escritos por parapléjicos mentales y llevados a imágenes por directores zombis le dan a la audiencia todo limpio y masticadito porque, bueno, las audiencias son tontas. Si tuviera que definir esta peli en una sola palabra, ella sería... ELEGANTE.

-- Una buena parte de la peli son sus actores. El rol de prota iba a ser inicialmente para Al Pacino, Jack Nicholson (¡la de chistes que nos hubiéramos mandado a costa de "Chinatown" de haber sido!) y ¡Robert De Niro!, pero Mickey Rourke realmente la clava con el personaje, dándole una textura que evita que lo miremos como la caricatura típica de detective privado ultraduro y ultramacho, retrato que con Humphrey Bogart colaba (en parte porque en la época era lo nunca visto, y en parte porque, buenoooooo... HUMPHREY BOGART, leñe). Robert De Niro por su parte se la pasa en grande como Louis Cyphre. Se dice que Alan Parker lo llamó, Robert De Niro le dijo algo así como: "¿Tú eres el votante registrado que dirigió "Alas de libertad"? ¡Pues estoy arriba, baby!". Se dice también que Alan Parker terminó por cobrarle miedito a De Niro, hasta el punto que lo dejó dirigirse a sí mismo (lo que redundó en beneficio de la peli, porque en esa época Robert De Niro era un señor del cine, no la pobre piltrafa que se arrastra por comedietas de mierda que es hoy en día). De Lisa Bonet, lo primero que se hace es hablar de su impecable academia, pero mirando un poco más allá de lo obvio, resulta que ella ACTÚA BIEN AQUÍ. Una lástima que la polémica por haberse dejado manosear haya después masacrado una carrera actoral que debió haber sido mucho más exitosa de lo (poco y nada) que fue. (Es también para envidiar a Mickey Rouke, que de rol en rol se trajinó a Kim Basinger en "9 semanas y media", a Lisa Bonet aquí, a Carre Otis en "Orquídea salvaje"... y años después en "El luchador" aunque la sangre no llegó al río, igual vio madurita-pero-buena a Marisa Tomei). La presencia de Charlotte Rampling aquí por desgracia es casi testimonial, aunque bueno, admitámoslo, igual se da maña para hacer una de las suyas (que la buena señora tiene no esqueletos sino escenas de cuero en el armario). Y mención aparte para Trevor Jones, buen señor que le dio una estupenda banda sonora a la peli.

IDEAL PARA: Gustadores del Noir, del Horror, y de los que les gustan las buenas pelis en general, por supuesto (salvo esas santas señoras que no quieran ver escenas demasiado squick, eso sí).

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, sin subtítulos].


domingo, 13 de abril de 2014

"Philomena" (2013).


-- "Philomena". Inglaterra / Estados Unidos / Francia. Año 2013.
-- Dirección: Stephen Frears.
-- Actuación: Judi Dench, Steve Coogan, Sophie Kennedy Clark, Mare Winningham, Barbara Jefford, Ruth McCabe, Peter Hermann, Sean Mahon, Anna Maxwell Martin, Michelle Fairley, Wunmi Mosaku, Amy McAllister, Charlie Murphy, Cathy Belton, Kate Fleetwood.
-- Guión: Steve Coogan y Jeff Pope, basados en el libro de Martin Sixsmith.
-- Banda Sonora: Alexandre Desplat.

-- "Philomena" en IMDb.
-- "Philomena" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

A comienzos bien comienzos del XXI, un periodista del Partido Laborista pierde su peguita como asesor. Obligado a jubilarse, decide dedicarse a su vocación. ¿Será un buen británico que plantará geranios? ¿O calabacines? ¿O escribirá agudos guiones para series de TV que no verá nadie antes de que los yankis hagan un remake? No, señores. Quiere dedicarse a otro típico deporte de jubilado british: escribir de... ¡¡¡HISTORIA!!! ¿Militar? ¿Las Malvinas? ¿La Segunda Guerra Mundial Mundialosa? Tampoco. Se le ocurre escribir... ¡¡¡HISTORIA DE RUSIA!!! Y como todo el mundo lo mira con car'e pasmao, el tipejo como que empieza a dejarlo de lado. En particular cuando se le aparece una historia que podría devolverlo al mundo del periodismo y tal. Porque resulta que una chica nada más mona (bueno, no tanto como los estándares de Jólivu, hablamos más bien de "vecina corrientita pero igual") le presenta a su madre, que es una señora que está algo pallá (no tanto como para terminar en un manicomio, sólo lo justo y preciso para proporcionar alivio cómico a lo largo de la peli), y que ha dicho con tono de perfecto misterio a su hija: "Hoy cumple 50". (¿Quién cumple 50? ¡Misterio, misterio, sigan viendo la peli para salir de dudas!). Una serie de oportunos flashbacks puestos aposta sobre la narración de la 'iñora al periodista, nos van informando. Resulta que la viejuna, cuando era joven (reemplazo de... ¡¡¡JUDI DENCH, JOER!!! por una Sophie Kennedy Clark no tan mija como en las fotos de alfombra roja... sí, lo busqué, qué pasa con eso), había un gañán que la puso tóa caliente y tal, y salió... bueno, lo que suele salir a los nueve. De manera que a la chica la recluyeron en el convento porque ser madre soltera es un... ¡¡¡DESHONOR!!! ...y en el convento debía pagar el alojamiento con trabajo sin remunerar. Porque si eres una calentorra sucia, lavar ropa es un castigo perfecto para ti, más aún si es ropa de monja. Por la pureza, digo yo. El caso es que el chico se cría con otro chico más (sí, había otra madre de ésas que surgen como hongos... por culpa de los... hongos, eso es...). Y de pronto, ¡sorpresa!, las monjas entregan a los dos niños en adopción. De manera tan caraja, que sin avisarle a las mamis ni nada. Vuelta a... ¡¡¡EL PRESENTE!!! Resulta que ahora el periodista huele que hay una historia, y se hace el remilgao un poco sí un poco no porque, verán, la vejeta igual parece media gagá, pero weno-ya, echémosle pa'lante y a ver qué sale. De manera que van a hablar al monasterio. (En realidad la vieja ya había ido, y las monjas súper dijes y tal, fíjate linda y coteá). En el monasterio, el periodista empieza a preguntar. ¿No se pueden ver los registros? Er, no, se quemaron en el GRAN INCENDIO. Ah, pero hablar con la monja responsable, entonces... No, es que tampoco, es que ya eran viejitas y pararon las chalas. Bueno, ya, pero las que no están todavía en el patio 'e los callaos... Ah, no, es que están enfermitas. Ahí es donde la monja se lleva a la vieja a hablar por separado, y lejos de las miradas del periodista, le muestran un papel en donde dice que ella ha renunciado a todos los derechos para ver, buscar o hacerse exámenes de sangre y epitelio con su hijo, blablablá. Después, el periodista se pone suspichosón porque, verán, ¿cómo es que justo los papeles para encontrar a los críos ardieron todos, pero la exención de responsabilidad, ésa sí que se salvó? Mira qué conveniente pa' las monjas, ¿ah? Y la cosa se pone mejor cuando en el bar del pueblo, a alguien se le va la lengua como tres kilómetros, y suelta que el gran incendio en realidad fue una quema de cuadernos y libros en el patio del monasterio. ¡Ah! Y que Jane Russell se había comprado un crío precio contado y sin intereses (sí, la actriz, lo que quizás porque por esos años, esto verídico, la Russell adoptó un crío porque la actriz había quedado infértil por un aborto mal practicado en su lejana juventud. Ah, y las monjas tenían una foto autografiada de la Jane Russell en la pared, figúrense). Sobre la pista del caso, nuestro periodista... ¿va a desenterrar una trama de corrupción y tráfico de niños con la Iglesia Católica de villanos invitados? Bueno, sí. Con Judi Dench dando la tabarra todo el camino, también.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Ya le habíamos perdido la pista acá en Cine 9009 al ínclito Stephen Frears; lo último que habíamos comentado de él era "La reina" y "Chéri", y ya sus años desde eso. En el intertanto ha rodado otras cosas, que acá no hemos comentado porque no hemos visto porque... qué... ¿se creen que esto es un blog de cine, acaso...? ¿Ah? ¿Ah...? Eh... Bueno, sí lo es. Pero no importa. Acá vemos las pelis que nos da la gana, comentamos lo que nos da la gana, y a veces hasta comentamos de cine también. Porque ya estamos afilando los machetes para festinarnos una vez más sobre lo que queda de las ruinas del prestigio de la Iglesia Católica. En fin, el caso es que en medio de la oleada de escándalos que ha azotado a los eclesiásticos, está el tema de cómo curas y monjas se cepillaron a todo lo largo y ancho a la iglesia de Irlanda. Alcanzando su punto álgido en la esclavitud de jóvenes en el asunto de las hermanas de la Magdalena, que dio pie a la peli "Las hermanas de la Magdalena" de 2002 precisamente. En medio de todo eso, se metió culebreando un tipo llamado Martin Sixsmith, que apuntó en su currículum trabajar para comedias de la BBC ("The Thick of It"... y yo que ponía lo de guionista para series de TV como chiste, más arriba. Así me pillo los dedos yo). Y entre medio, trabajar medio como asesor para el gobierno de Tony Blair y medio para los medios de comunicación. Después de lo cual, desgraciado por un e-mail filtrado por los mismos amigos acuchillaspaldas de siempre, acabó... ya lo dije más arriba, vamos. Escribiendo libros sobre Rusia. ¡Ah! Y entre medio esta investigación. La misma que terminó en esta peli. Con sus correspondientes libertades narrativas, por supuesto. La peli fue recibida... ¿con éxito de taquilla? Naturalmente que no, qué creen, que esta no va de supers ni de robots. Pero sí con aclamación crítica. Le dio hasta para postularse a cuatro calvos dorados, aunque por supuesto no sacó ninguno (¿una comedieta simpática sin mayor temática social en donde los villanos son los católicos? Estás de broma). A los que le dio puntada son a los círculos religiosos, que odian con las brasas del infierno a todas las pelis en donde los católicos no son los HÉROES del cuento, porque ellos felices de crucificar a cuanto personaje los pone mal, poniéndose ellos como los crucificados. Pero en fin, la crítica seria sí ha respaldado esta peli. Y nosotros también.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Bueno, de partida el tema es inusual. Hay varias pelis que han denunciado las tropelías del catolicismo en los últimos años, y ésta es una de ellas. Y en eso de recordarnos cuán fanático puede ser un católico, esta peli es incluso mejor, créanlo, a "El Código da Vinci". Vale, la conspiración no es tan grande (la guagua perdida del culebrón no es tan llamativo como LA GUAGUA PERDIDA DE JESÚS Y MARÍA MAGDALENA, claro), pero a cambio, ésta es REAL (diga lo que diga Dan Brown en contrario). ¿Estamos por tanto frente a una rampante peli anticatólica que te incite a salir a quemarlos en efigie? Señores, aprendamos algo, Stephen Frears es algo más sutil que eso. La verdadera crítica no va por el lado de que los católicos vendan guaguas a cambio de dinero. Total, igual la cosa no es "Erin Brockovich" en donde son cientos de hogares los salvados en una cruzada social liderada con armas de mujer. O más cercano el terreno, el "Amén" de 2002 en donde se hacía una panorámica acerca de los católicos frente a la Solución Final. No, aquí la cosa es más intimista, más "el caso de la semana" y punto, y por lo tanto, la denuncia no va por ese lado. La sutileza está en contraponer dos tipos de catolicismo diferentes. Por un lado el de las monjas: rigoristas, reglamentarias, prepotentes, felices de ser LA VOLUNTAD DE CRISTO EN LA TIERRA y tal. Por el otro: la señora humilde, de fe simple pero firme, y que trata de ser todo lo buena persona que se pueda. Y si ampliamos el círculo al cristianismo en general, tenemos además a Ronald Reagan y los republicanos (¿qué tienen que ver ellos? Vean la peli y sabrán), con su cristianismo pechoño conservador que no por protestante se parece menos al catolicismo de las monjas. La peli tiene el tremendo acierto de no resultar maniquea, con la señora ultrabuenapura con auras semidivinas versus un grupo de monjas de carcajadas diabólicas blablablá. Las monjas pueden ser tercas y tener trancas mentales, pero no se ve que hagan lo que hacen por sadismo, e incluso no tienen más que una opaca conciencia de estar obrando mal al vender a los niños, en un ejercicio al estilo la banalidad del mal que predicaba la Hannah Arendt. La señora por su parte es una mujer simple y de pueblo, pero no simplona ni tonta. Algo cabezota porque tiene la cabeza envenenada por novelas rosa de mierda, pero bueno. Pero no una santa. Ni una pecadora. No más que ustedes o yo, por lo menos. (Bueno, si revolcarse por ahí fuera pecado... digo yo...). Un poco el tercero del vértice es el periodista que es agnóstico tirando pa'ateo, pero lejos de ser el héroe de la función porque es el ENEMIGO DE LA FE CIEGA Y TONTA, y aunque retratado esencialmente como buena persona, también de repente se pasa demasiado de listillo y llega a ser algo insultante en sus convicciones (no demasiado) religiosas. En definitiva, esta no es tanto una peli antirreligiosa o anticatólica como una peli agnóstica. No insiste en que la religión sea mala o negativa, sólo que hay maneras y maneras de vivirla, y ni la gente que la vive de una manera que afirme la vida es especialmente santa, ni la gente que la vive de manera rigorista castradora tienen por qué ser particularmente satánicos. No es una mala moraleja, por lo demás. Salvo que seas católico, porque claro, hoy en día es difícil ser católico practicante cuando después de dos mil años de historia, el manto del apóstol ha llegado a pesar lo que una mortaja funeraria. Pero claro, esta peli no se dirige a los católicos fanáticos, sino al público más racional. (Tampoco se dirige a los ateos ultrafanáticos que te miran feo porque te atreves a decir que QUIZÁS DIOS EXISTE... sino al público más racional, lo ya dicho).

-- ¿La realización? Notable en su simplicidad. Partiendo por un guión que se las arregla para ser bastante contundente en apenas 90 minutos (aprende, Peter Jackson), siguiendo por una Judi Dench genial en su rol de vieja media loca media genial (o un cuarto de cada cosa, mejor dicho), un Steve Coogan que la acompaña muy bien, la siempre agradecida directo-al-hueso dirección de Stephen Frears ("Relaciones peligrosas", "Héroe por accidente", "Alta fidelidad"), una excelente banda sonora de Alexandre Desplat... La peli no alcanza para genialidad ni la pipa en cacho, pero sí que está bien empacada y ejecutada. Sabe ser socarrona cuando corresponde, es intimista sin chantajear emocionalmente al espectador, y lo que más se agradece, no refriega la moralina en la cara (aunque tiene una, y bien clara, por supuesto). Una de las buenas herencias que nos dejó el 2013 cinéfilo, sin lugar a dudas.

IDEAL PARA: Ver una peli de denuncia social que tiene más de una arista acerca de cómo vivir la fe.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].

jueves, 10 de abril de 2014

"El último viaje a Las Vegas" (2013).


-- "Last Vegas" (título original en inglés), "Ultimo viaje a Las Vegas" (título en Argentina y México), "Plan Las Vegas" (título en España). Estados Unidos. Año 2013.
-- Dirección: Jon Turteltaub.
-- Actuación: Michael Douglas, Robert De Niro, Morgan Freeman, Kevin Kline, Mary Steenburgen, Jerry Ferrara, Romany Malco, Roger Bart, Joanna Gleason, Michael Ealy, Bre Blair, Weronika Rosati, Redfoo, Curtis "50 Cent" Jackson.
-- Guión: Dan Fogelman.
-- Banda Sonora: Mark Mothersbaugh.

-- "El último viaje a Las Vegas" en IMDb.
-- "El último viaje a Las Vegas" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

1950yalgos. Cuatro niñitos se ven involucrados en lo típico, una reyerta con otros niñitos, y la cosa remata en que, figúrense, acaban... robándose un whisky, los críos. Para que luego digan que hoy en día están precoces. Niños, no hagan esto en casa. Aunque se vea muuuuuu cool. (Bueno, admitámoslo, ningún pergenio va a ver una peli con cuatro vejetes, y es muy probable que los apellidos Douglas/Niro/Freeman/Kline no les digan absolutamente nada a la Generación Transformers o acaso). Salto en el tiempo a... el siglo XXI (joer, si esta peli en efecto hubiera sido de 1950yalgos, esta peli hubiera sido con robots y platos volantes, pero como es de ahorita, pues que el siglo XXI se ve demasiado... siglo XXI, eso es). Los cuatro niños ahora son cuatro vejetes que, como corresponde en esta sociedad capitalista sin valores sociales, han seguido sus vidas aparte unos de otros y casi sin reunirse. Lo de aquello de juntarse para matrimonios y funerales, a tope. Y hablando de matrimonios... Bueno, recapitulando, uno de ellos está retirado en Florida (Kevin Kline, sí, todavía sigue en activo, y si no saben quién es él... ustedes son demasiado jóvenes para recordar), otro tiene que aguantar a su condescendiente familia después de haber sufrido un pequeño derrame cerebral (que, eso sí, no lo tiene gagá, porque interpreta Morgan Freeman, y Mr. Freeman no suele interpretar roles de gagá), otro vive solo porque es un viudo cascarrabias (Robert De Niro en un rol a la talla de su desgana actoral de los últimos veintiaños), y el último es un magnate destoquello que está a punto de casarse con una chica mitad su edad (Michael Douglas, y considerando lo de la Zeta Jones, debe ser alguna clase de chiste a costillas del actor). El caso es que... eso, está a punto de casarse y too, redescubre la famosa botella de whisky ésa (sí, la secuencia inicial con los niños en 1950yalgos tenía un sentido), y decide llamar a sus dos amigos. Digo dos y no tres porque, bueno, el Michael Douglas está peleado con Robert De Niro, en lo que dadas las circunstancias, merecería ser llamado CLASH OF DINOSAURS. El caso es que los otros dos amigos logran convencer a Robert De Niro (o mejor dicho lo engañan porque le dicen que el Douglas no va... por supuesto que no le dicen que es la despedida de soltero del Douglas precisamente). Y así tenemos al cuarteto de ancianos que entre todos suman 281 años (seriously: Douglas 69, De Niro 70, Freeman 76, Kline el mocito con apenas 66), embarcados en una despedida de solteros de la Tercera Edad en Las Vegas. Diversión asegurada. (Bueno, eso esperamos. O incendiamos la boletería).

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Las despedidas de soltero se han ido transformando poco a poco casi en una tradición dentro del cine. "Despedida de soltero" (Tom Hanks poniéndose guarro antes de transformarse en un carcamal aburrido y conservador). "¿Qué pasó ayer?" (una fiestoca en Las Vegas en que se les acaba perdiendo el novio). "Malos pensamientos" (una fiestoca en Las Vegas en que a Kobe Tai terminan cargándosela por accidente, clavándole un cuelgatoallas en la nuca... seriously). El matrimonio flash de Britney Spears. ¿Qué falta en el listado? Pues una despedida de soltero en Las Vegas en donde el novio y los amigotes sean criaturas de la tercera edad. ¡Dan Fogelman al rescate! ¿Dan quién dijo ud., mi General? Dan Fogelman, guionista cuyo mejor crédito es haber sido uno de los churretecientos escribanos tras "Cars" (y que tuvo ocasión de cagarla después, metiendo su gamba entre los de la historia original para "Cars 2". Aunque mandarse cagazos con los guiones no es obstáculo para incluso llevarse Oscares, o si no díganselo a Akiva Goldman). El se mandó entre pecho y espalda el guión para una comedia sobre el particular. Que acabó dirigiendo Jon Turteltaub. El hombre tras... bueno, juzguen ustedes. "Tres pequeños ninjas". "Jamaica bajo cero". "Mientras dormías". "Fenómeno". "Instinto". "La leyenda del tesoro perdido" y secuela. En su primera peli en una década que NI ACTÚA NICOLAS CAGE NI PRODUCE JERRY BRUCKHEIMER (añádase al listado acá "El aprendiz de brujo"), reune a cuatro de los más insignes vejetes de Hollywood. O mejor dicho, a tres de los más insignes vejetes de Hollywood, y a Kevin Kline. (Sin desmerecer, que el sr. Kline estuvo en "Los enredos de Wanda", pero no tiene el mismo cartel que los otros tres). A la peli le fue bastante bien, con críticas no especialmente elogiosas pero tampoco cancerígenas, y una recaudación de más de diez veces lo que costó. Aunque eso es fácil si se considera que costó la mugre de 28 millones, y a saber cuántos de esos 28 se los tragaron las remuneraciones del cuarteto (por otra parte, un blockbuster de 200 millones cuesta entre seis y siete veces lo que ésta, ¿y puedes de verdad decir que dicho blockbuster era exactamente seis a siete veces más divertido? ¿No? Qué bueno que nos entendemos).

¿POR QUÉ VERLA?

-- Dicho de manera directa y brutal: "El último viaje a Las Vegas" se siente un poco como una versión de "¿Qué pasó ayer?", sanitizada para gusto de la tercera edad. La historia es más o menos la tópica de siempre, o sea, la despedida de soltero que se supone al principio partirá más o menos dentro de los márgenes, pero después una cosa se irá enroscando sobre la otra hasta una gigantesca rosca final, en la cual los personajes aprovecharán de crecer, madurar, blablablá. Lo de siempre, vamos, que esta peli no reinventa la pólvora ni nada. Ahora bien, la peli consigue esquivar algunas trampas casi ciertas en este tipo de pelis. El humor no diremos que es ingenioso o elegante (a ratos incluso francamente zafio, como meter un gag de gángsters únicamente para hacerle un guiño al De Niro, ahora como peatón en Las Vegas en vez de mandamás como en "Casino"), pero evita una serie de tópicos acerca de lo mucho que apesta la salud de los viejitos. Aparece el viagra por supuesto, porque qué clase de peli de viejitos sería ésta si no hubiera un chiste de viagra, pero créase o no, termina transformándose en un punto clave de la peli (sin spoilers, joer. Además, ese giro es casi predecible). La mayor fortaleza es el buen gusto que se lleva el quinteto haciendo lo suyo, sin estridencias, simplemente pasándoselas bien y too. Sí, escribí quinteto y no cuarteto. Porque ya en Las Vegas aparece una Mary Steenburger bastante infartante para su... sesentena, créanlo o no (ayudada por unos vestidos apretaditos, y muy probablemente armados, vale). Sí, la profesora que leía Julio Verne en "Volver al futuro III", aparece acá un cuarto de siglo después. (Y también la abogada cabrona de "Filadelfia". Currículum, que le llaman). En definitiva, una comedia simpática y amable, con la que echarse un par de risas, con su cuota de drama sin caer en la cebolla barata. La recomendación depende, una vez más, de lo que se ande buscando acá. Si esperan una comedia grande y genial, con un reparto superlativo rompiendo la pantalla a punta de COOL, olvídenlo, esta peli no da la talla para eso. Pero si buscan algo llevadero para pasar un par de horitas de vida (de preferencia en compañía de esa personita especial en sus vidas con la cual acurrucarse, eso es), entonces es una carta segura.

IDEAL PARA: Ver a cuatro vejetes pasándosela pipa antes de que (presumiblemente y por desgracia en no muchos años más), tengamos que ir a dejarlos uno a uno al cajón.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].


domingo, 6 de abril de 2014

"Robocop" (2014).


-- "RoboCop". Estados Unidos. Año 2014.
-- Dirección: José Padilha.
-- Actuación: Joel Kinnaman, Gary Oldman, Michael Keaton, Abbie Cornish, Jackie Earle Haley, Michael K. Williams, Jennifer Ehle, Jay Baruchel, Marianne Jean-Baptiste, Samuel L. Jackson, Aimee Garcia, Douglas Urbanski, John Paul Ruttan, Patrick Garrow, K.C. Collins.
-- Guión: Joshua Zetumer, basados en el guión de Edward Neumeier y Michael Miner.
-- Banda Sonora: Pedro Bromfman.

-- "Robocop" en IMDb.
-- "Robocop" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

El futuro, año... ¡¡¡2028!!! ¡¡¡UN AÑO ANTES DE QUE APOFIS SE CARGUE LA TIERRA!!! Vemos en televisión (¡pero cómo! ¿todavía existe la TV? ¿¿¿NO INTERACTIVA???) a un nigga republicano (yes, seriously... Samuel L. Jackson, no podía ser de otra manera, quién otro hubiera podido ser tan BADASS como para combinar en un único cuerpo semejante mercocha química) anunciando que ROBOTS ARE THE FUTURE. Porque robot sí y robot también, los Yueséi han... ¡¡¡PACIFICADO EL MUNDO!!! Para muestra, Irán (supongo que porque el director es brasileiro, o pais mais faveloso do mundo, y por tanto hubiera sido dolor que la escena hubiera sido en Río). Vecindario de mierda lleno de ululalalamuhaidines suicidas. Que deciden mostrar lo sanguinarios que son los robots... ¡¡¡CARGANDO EN UN ATAQUE SUICIDA CONTRA ELLOS!!! (por alguna razón, el arte de televisar una guerra ha retrocedido horrores en los casi 40 pasados desde CNN y el Golfo). Después de que los ED-209 (vamos, saben que querían que yo escribiera la dichosa sigla aquí, ¿eh? Allá va de nuevo: ED-209, ED-209, ED-209, ¡¡¡NERDGASMOOOOOO!!!) dejan escabechina terrorista y too (perdón, ¿escribí "terrorista"? Quise decir: "freedom fighters"), el locutor nos dice que MIREN COMO LOS ROBOTS IMPONEN LA PAX AMERICANA AL MUNDO, POR QUÉ NO DEJAN USAR ROBOTS EN LAS CALLES DE LOS YUESÉI. Negro mala leche, quiere vengar cuarto milenio esclavitud ahora esclavizando con robots al HOMBRE BLANCO. En fin, el caso es que en paralelo, en Detroit, una operación encubierta sale todo lo mal que debiera salir. Porque la cosa es interceptar el tráfico de armas, así pa'callao porque los polis son más corruptos que Ciudad Gótica, figúrense. Pero no falta el jodío chivatazo, QUE ÉSOS SON COPS ENCUBIERTOS, LEÑE, y tiroteo vamos porque iba haciendo falta uno en la peli. El amigo negro del prota (sí, leyeron bien, ahora no es una chica rubia de armas tomar sino un negro musculoso quetecagas, no sé qué clase de implicaciones habrán querido meter... introducir... er... sugerir con el cambio) termina en el hospital, y nuestro prota, Murphy por supuesto, acaba siendo CUESTIONADO POR THE CHIEF. En paralelo, la firma Omnicorp está tratando de conseguir que esos senadores de mierda (¡joer, el sistema político funciona!) derogue la ley que impide poner robots policías en las calles, así es que, ¿cómo lograrlo? Fácil: ponemos a un cerebro humano en un cuerpo robótico, y legalmente no es un robot, ¿no? El problema es encontrar un donante para la ciencia. Ah, pero misteriosos son los caminos del guionista, así es que de manera muy conveniente, a Alex Murphy le ponen una bomba que lo deja en la condición justa, o sea hecho mierda pero no muerto, lo justito mierda como para quitarle todo ese estorbo de carne y hueso llamado CUERPO HUMANO y reemplazarlo por METAL. Ha nacido ROBOCOP. ¿Ha nacido una franquicia? (O sea, una nueva franquicia a partir de este reboot, eso es, porque ya existía la trilogía, las series de TV... ¡la serie de monitos!). Por lo discreto de la taquilla, no parece ser.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Parece mentira que hubo una época en donde se rodaban pelis CRÍTICAS CON EL SISTEMA. No como "Los Vengadores" en donde un grupo de superhumanos mesiánicos a cargo de una organización que no parece responder a ninguna autoridad democrática, impone EL BIEN y LA JUSTICIA porque, bueno, son tan superpoderosos que... ¡joer, NO SE PUEDE SER TAN PODEROSO SIN TENER LA RAZÓN! O pelis perfectamente antiokupas como "The Dark Knight Rises". Una de esas pelis, a casi tres décadas de distancia, es el "Robocop" de 1987. Un delirio tan delirante que el director Paul Verhoeven no quería ni leer el guión (después lo leyó, le gustó, el resto es historia, como dicen). Un clásico que, y me voy a echar a toneladas de fanáticos aquí... igual se le notan el paso de los años. Esos FXs. Esa cosa tan ochentera. Lo delirante de tener a un cyborg ambulante SIN TELEFONÍA CELULAR NI INTERNÉ. No es que la "Robocop" original sea mala o haya envejecido fatal, pero un bebito lo que se llama un bebito, la peli no es. Y ahí es donde me van a decir que óigale usté, mi General, métase su displiscencia por todo lo que se llama el desaguadero, que la peli sigue vigente porque es CRÍTICA CON EL SISTEMA. Por supuesto, nada que objetar en ese respecto. Son LOS OTROS RESPECTOS los que son MUY DE SU ÉPOCA, muy 80s. Porque lo que en los 80s era ultraviolento a tope, ahora parece casi cine de matiné al lado de cosiacas como "300", el torture porn estilo "El juego del miedo" u "Hostal", u otros engendros similares. O de cómo la realidad supera a la ficción. ¿Eso quiere decir entonces que los estudios decidieron rodar un remake porque ya iba siendo hora de actualizar EL MENSAJE? Por supuesto, claro que no, qué idiota podría pensar eso de Jólivu. En realidad es que los estudios MGM se pegaron un batacazo tan padre que acabaron en la quiebra. Cosiacas de no tener éxitos taquilleros encadenados, en conjunción con la crisis económica más macanuda desde 1929. Momento entonces de... ¡reactivar las franquicias dormidas! ¡De traer de regreso a la vida a ROBOCOP! Si, hay una ironía que MGM en una movida de capitalismo voraz resucitó a Robocop, una franquicia en donde Omnicorp en una movida de capitalismo voraz resucita a un policía que... bien, dejemos eso de lado. El caso es que para el reboot llamaron a José Padilha, tipo que ha resultado un éxito en eso del cine medio marginaloide (léase, no blockbuster de Jólivu) gracias a "Escuadrón de élite" y secuela. La cosa iba a ser de un presupuesto de 60 millones, pero se encaramó como a los 130, lo que obligó por supuesto a rebajarle el rating y captar tanto público adolescente como se pudiera, cargándose de paso una de las señas de identidad más características de la serie, que es su espíritu Elizabeth Bathory. Finalmente se estrenó. Con bombos y platillos. Bueno, no tanto, se estrenó en temporada baja porque a saber qué tanto hubiera podido competir contra los blockbusters de mediados de año, que son los realmente jugosos. Al final, su competencia fue... "La gran aventura Lego". Porque si hay algo ultrajante en el mundo del cine, es que una peli que mezcla dos de los mejores elementos de peli de acción (polis y robots) en un solo personaje, es que barran con ella en el piso una peli que es un comercial de 100 minutos sobre un juguete de piecitas para 3-99 años (y que además costó 60 millones... los mismos que "ROBOCOP" IBA A COSTAR ORIGINALMENTE). Joer la mala pata. Eso, y la ira de los fanáticos porque ¡¡¡OMAIGÓ!!!, este Robocop no se parece al Robocop de 1987. O mejor dicho... tiene un airecillo a "Robocop 3" (al menos, esta peli es mejor que las versiones televisivas del personaje. Todas ellas).

¿POR QUÉ VERLA?

-- Partamos desde la base que este "Robocop" no es el "Robocop" de 1987. El concepto y las ideas de fondo son más o menos las mismas, pero las realizaciones son diferentes. Las críticas dirigidas contra este "Robocop" por no ser igual al "Robocop" de 1987 son imbéciles porque a estas alturas del partido Robocop no es solo una peli (una trilogía en realidad) o una franquicia, sino que es parte del folclor popular, y por lo tanto, es perfectamente válido hacer un ejercicio de reimaginación del mismo. Afirmar que el "Robocop" de 2014 es una mugre porque no se parece al "Robocop" de 1987 es tan imbécil como criticar a "The Dark Knight" porque no se parece al "Batman" de Tim Burton. La verdadera cuestión es: ¿esta reimaginación funciona? ¿Tenemos un caso de que "esta no es la peli que la gente quiere, pero es la peli que la gente necesita"? ("a dark robocop...", ya los oigo). La respuesta es: sí, en algunos aspectos, no tanto en otros. De partida es bastante transparente que quisieron hacer una peli algo más seria, con menos sátira y sangre. Claro, ésas eran las señas de identidad del "Robocop" original, por lo que en el camino corrían el riesgo de construir una franquicia genérica. O peor aún, un triste rip-off de "The Dark Knight", algo que amenazaba desde el trailer con ver a ese Robocop de armadura negra. Por suerte, tenemos a cambio otros aspectos interesantes. En primer lugar, la acción. En esta peli, los robots (Robocop, pero también ED-209) dan la impresión de ser más ágiles, más máquinas de combate, las peleas son menos estéticas y más sucias en cuanto a movimientos y estrategia, lo que está bien. Podría ser mejor, pero por desgracia los FXs no siempre acompañan (las secuencias de Robocop vs. ED-209, y vamos no me digan que es spoiler porque es adivinable este duelo, parecen más un videojuego estilo "Call of Duty" que una peli de verdá). Y en segundo lugar, uno de los mejores puntos a favor...

-- La cosificación del cuerpo. La idea estaba en el "Robocop" original, por supuesto (que es el punto central de la franquicia, a fin de cuentas), pero aquí es llevada a un extremo que la peli de 1987 no llegó a tocar, probablemente porque nadie podía imaginarse hasta dónde podía llegar la cosa. La peli remarca en profundidad todo lo que significa transformarse en un cyborg. A diferencia de la peli de 1987, la personalidad de Alex Murphy no es anulada para luego aflorar, sino que está siempre presente ahí, y cuando empieza a conflictuar, empieza a ser alterada y disminuida lentamente con un montón de químicos. Este escenario es por supuesto mucho más horroroso que el "Robocop" de 1987, en donde se asumía que Alex Murphy estaba muerto y, bueno, su cerebro iba pasando por el lugar y era de la talla del cráneo metálico de Robocop, así es que a encajarlo en el traje de metal y a rodar. Esta peli plantea de manera incluso más aguda el problema de qué nos hace humanos. ¿En algún punto, Murphy deja de serlo? Legalmente no: el punto entero de Robocop, dentro de la peli, es crear un robot que sortee la legislación antirrobótica con una trampa legal (si un cerebro humano comanda, entonces no es un robot, técnicamente hablando). Pero luego, le introducen a Robocop un dispositivo que le mutila su capacidad de decisión mientras está en combate, TODO ELLO MIENTRAS ALIMENTA AL CEREBRO DE MURPHY CON LA ILUSIÓN DE LIBRE ALBELDRÍO. Es decir, Murphy combate como Robocop creyendo sinceramente que toma las decisiones él mismo, cuando el complejo robótico lo hace por él. ¿Sigue siendo entonces humano? ¿Sigue siendo responsable por sus acciones? Piénsenlo un minuto. Ustedes se crean un perfil de Facebook y se creen que son libres para conversar con sus amigos... sólo que la página de inicio de Facebook selecciona las noticias por ti. Crees que seleccionas leer las notas más importantes para ti, pero es una ilusión: Facebook seleccionó por ti, a saber con qué criterios. Otro ejemplo: ustedes navegan por Google. Creen que tienen la libertad de introducir el término de búsqueda que quieran, ¿no? ¿No? Y entonces, chico listo, respóndeme, ¿cómo funciona el jodío algoritmo de Google? ¿Cómo sabes que Google no te está escamoteando una expresión de búsqueda por cualquier motivo? Tenemos la promesa de que Google no lo hace, pero, ¿estás seguro de eso? Robocop estaría seguro de su libre albeldrío, figúrense. En ese sentido, esta peli de "Robocop" supera de lejos a la peli de 1987, en lo que a las implicaciones de ser un medio humano y medio máquina corresponde. Incluso, parte importante del horror responde a que en esta peli, como técnicamente Alex Murphy no ha muerto... sigue casado con su señora y sigue siendo madre de su hijo. A pesar de que su armadura no tiene con qué... ya saben. Hay una escena familiar que refleja lo incómodo de tener a un papá cyborg, de lo seriamente disruptivo que sería un escenario así para cualquier familia. Claro, luego tenemos que el personaje de la señora no está escrito con exceso de profundidad, y es interpretado de manera bastante anémica por una Abbie Cornish en su salsa cuando se trata de verse rica (paseándose en bikini como en "Un buen año", o pegando patadas como en "Sucker Punch", eso es), pero que acá no consigue tampoco darle vuelta a un personaje no demasiado bien escrito. Vale. Pero la implicación de todas maneras está ahí.

-- ¿El resto de la peli? Está OK. No deslumbrante, no maravilloso, no genial. Tampoco está mal ni es un desastre. El guión tiene sus cosas lunáticas (¿de verdad le van a cargar toda la información al cerebro de Murphy, arriesgando a una sobrecarga, dos minutos antes de presentarlo en público?), y la traca de acción final se queda en deuda (seriously, la batallita final es tremendamente anticlimática), pero lo compensa con una historia en general bien llevada, bien guiada, y que como decíamos en el apartado anterior, explota bien su premisa. La banda sonora es... funcional, dejémoslo así (acompaña bien, pero tampoco es para tirar cohetes, y lo mejor es por supuesto el haber importado el tema original de Basil Poledouris de 1987). Las actuaciones son comsí comsá, con un Joel Kinnaman eficiente pero no descollante, un Michael Keaton que tiene el talento para haber interpretado un villano memorable, pero en vez de eso eligió memorizar las líneas, recitar, y cobrar callado el cheque, y Gary Oldman como el doctor por un lado y Samuel L. Jackson como el presentador televisivo por el otro, ambos robándose escena sí y escena también. Se agradece que el guión sea autosuficiente, sin tramas a medio resolver o cabos sueltos para una eventual secuela, de manera que si no llega a rodarse, nos quedamos con un producto íntegro. Y hablando de ello: ésta es una peli seriamente necesitada de una secuela que asiente mejor los conceptos, elimine puntos débiles y explote todavía más los fuertes. Secuela que, por desgracia, es muy poco probable que llegue, atendido a que no ha resultado la bomba en taquilla que se esperaba (tampoco la bomba en el sentido contrario, al menos).

-- ¿Soy yo, o esta peli tiene un sutil tono paródico respecto de "The Dark Knight"? Esta peli se encuentra respecto del "Robocop" de 1987 en la misma posición que la Trilogía de Nolan respecto del "Batman" de 1989: menos extravagancia visual, menos estetizante, más seria y más con los pies en la tierra. Pero a su vez, establece distancias. Batman y Robocop ambos se enfundan en un supertraje negro, tienen vehículos cool, usan realidad aumentada (uno hackeando celulares, el otro conectado 24/7 a interné), y tienen una actitud más que un poco fascista respecto de la delincuencia. Sólo que Batman es HEROICO porque él HA ELEGIDO SER UN HÉROE a través de un doloroso y agonizante proceso de maduración interior y autocontrol, mientras que Robocop es... bueno, es un pobre diablo metido en el traje sin que nadie le pregunte y después de que le estalló una bomba en la cara, eso es. Y que además ni siquiera tiene libre albeldrío aunque se lo figure, porque el programa computacional toma el control cuando cae el casco. No se puede ser más paródico respecto de la agresiva afirmación del individualismo que hace la Trilogía de Nolan. ¿Y la explicación del supertraje negro? En Batman, infundir terror en los villanos porque son cobardes supersticiosos, debo transformarme en un símbolo y en leyenda, blablablá. ¿En Robocop? MARKETING. (Seriously: va el malo y dice algo en plan "a este Robocop, como que le falta algo... ya sé, háganlo en negro"). Digan lo que digan, después de ver este remake/reboot de Robocop, ya nunca volveré a mirar al Batman de Nolan de la misma manera.

IDEAL PARA: Ver un digno remake/reboot de la bienamada franquicia ochentera, aunque sea más un ganador punto a punto que por K.O.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].


jueves, 3 de abril de 2014

"Las aventuras de Peabody y Sherman" (2014).


-- "Mr. Peabody & Sherman". Estados Unidos. Año 2014.
-- Dirección: Rob Minkoff.
-- Actuación: Voces de (en el original en inglés) Ty Burrell, Max Charles, Ariel Winter, Stephen Colbert, Leslie Mann, Allison Janney, Stephen Tobolowsky, Stanley Tucci, Patrick Warburton, Zach Callison, Dennis Haysbert, Leila Birch.
-- Guión: Craig Wright, con diálogos adicionales de Robert Ben Garant y Thomas Lennon, y material adicional de Michael McCullers, basados en la serie producida por Jay Ward.
-- Banda Sonora: Danny Elfman.

-- "Las aventuras de Peabody y Sherman" en IMDb.
-- "Las aventuras de Peabody y Sherman" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

El Señor Peabody es un perro cool. No, no escribo "perro" como lo hacen los chanantes, como sinónimo de "compa`re" o "bródah". El Señor Peabody es literalmente un perro. Que cuando estaba en la perrera le gustaba leer a Platón (pero, joer... ¿qué clase de sociedad de mierda es ésta que a criaturas sintientes e inteligentes los venden en tiendas para mascotas? Ah, sí, una como la nuestra). Y ya sabemos lo que pasa cuando a un chico le gusta Platón, que... no, no haré el chiste fácil de que Platón te mira de vuelta y... qué caray, ya hice el chiste de todas maneras. El caso es que a los niños no les gusta un perro que lea a Platón, así es que el quiltro crece solito en el mundo. De alguna manera que no se nos dice (quizás para evitar esa tendencia malsana del cine de hoy de que todo tiene que ser DARKIER AND EDGIER), el quiltro se transforma en... bueno... voy a tratar de no exagerar, ¿eh? Por favor, traten de no odiarlo. Es un genio. Es un superatleta. Es espadachín. Es inventor. Es multimillonario. Joer, que Tony Stark queda hecho un pobre weón al lado suyo. ¿Y qué hace un perro genio insufriblemente repelente en su perruna genialidad, cuando nada en la vida es un desafío normal para él? Pues encontrarse con un bebé en un callejón y adoptarlo. (Sí, ya sé que en la serie de TV original el niño era una especie de asistente, pero aquí lo enfilaron por el lado "un perro y su hijo humano". Tan WEIRD como suena). Y así como quien no quiere la cosa, como ejercicio antes del desayuno, el perro decide construir un juguetito para ayudar en la crianza del niño. ¿Un lego, un playmobil? Claro que no, esas cosas son para losers. El construye UNA JODIDA MÁQUINA DEL TIEMPO. Y con ella... bueno, viajan por el tiempo. Como hasta ahora no hay mucha acción, viene una secuencia de acción en la Francia de 1789 porque... bueno, por qué no. (No esperen un agudo comentario sociopolítico aquí, todo es en plan de farsa, que es una peli comercial, así es que la crítica social, de la puerta para allá por favor...). Llega el primer día de clases del niño, y éste hace lo que todo niño sabidillo sabe hacer tan bien: ganarse enemigos. Porque la profe de historia le hace cincuenta millones de preguntas, y el chico, claro que se las sabe todas. Y peor aún... CORRIGE UN ERROR HISTÓRICO DE UNA COMPAÑERA DE CURSO. Y ya se sabe cómo es la gente, que en vez de decir "¡huy, estaba equivocado, gracias por corregirme y ayudarme a saber más y ser una mejor persona!", son más del tipo "quiero lucirme como sea, aunque esté equivocada y desinformando y sembrando el pánico en las calles, así es que cállate la boca", lo que podríamos llamar el Síndrome Salfate aquí. Así es que la otra por supuesto que le agarra mala, ayudada por los compañeros de la filosofía de "no importa decir algo equivocado porque todos los mediocres tenemos derecho a nuestra libertad de opinión", y hace lo que nosotros mismos, confésemoslo de todos modos, querríamos hacer con el críomerda: BULLYING. El chico se defiende, y claro, la asistente social en estos casos debe ser una tarada para que haya peli, porque en el cine de Jólivu las únicas asistentes sociales que sirven para algo son las de las pelis inspiracionales (y sólo la mitad de ellas, claro está), así es que va la asistente social y dice que al Señor Peabody le vamos a quitar el chico que nunca debió adoptar en primer lugar y tal, porque ella es una obesa mórbida a la que pareciera ser que le falta follar, así es que seguimos adelante con la desadopción... porque sí, por joder, porque eso es lo que hacen las asistentes sociales en estas pelis (claro que la asistenta ésa es una pesada de mierda, y la peli se encarga de que no simpaticemos con ella, pero... mirándolo bien... en la secuencia de Francia 1789 vimos como Sherman casi se muere porque Peabody se lo ha llevado hasta el tiempo del Terror, así es que al final, algo de razón tiene la jodía). En fin, volviendo al falible plan infalible. El Señor Peabody invita a la chica y sus papás para hacer buenas migas, y además a la asistenta social para que vea que todo es como retrato de foto publicitaria blablablá. Por supuesto que todo sale mal, el chico (a pesar de la prohibición del perro, porque sabe más el diablo por perro que por diablo) le muestra la máquina a la chica, y ella termina atrapada en el Egipto Antiguo. Y después de todo esto, POR FIN principia lo bueno. O sea, los viajes en el tiempo. Porque no veníamos a verla por el caniche ése, ¿no?

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

"Peabody y Sherman" es un clásico de la animación. Lo que quiere decir que sólo los más viejitos se acuerdan, o la ven en reposiciones, y a los pendejos las tiras ésas les suda porque ellos de preadolescentes ven CN y después crecen para descubrir el ANIME. Ojalá con tentáculos. Que ya me tiene enfermo un jodío que lo único que hace es hablar de Toriko (y ya podía ir el condenado Toriko comiéndose al quiltro ése, si total se ha comido bichos más raros todavía...). La cosa iba de un perro petulante y resabidillo que viajaba en el tiempo con un chico, y vivían aventuras que... bueno... eran en realidad medio satíricas, a medio camino entre enseñar (pero no mucho) y satirizar (pero no mucho tampoco). Pasó que un individuo llamado Rob Minkoff alucinaba con el personaje y tal, y quería hacer su propia adaptación. Pobre hombre. Trabajó para los estudios Disney hace un porrón de años, y su primera peli directorial (en codirección con Roger Allers, eso sí) fue... "El Rey León". Piénsenlo: ¿a dónde más se puede ir cuando tu debut en la dirección es una de las pelis más respetadas, recordadas, icónicas y bienamadas ya no de su año sino DE SU DÉCADA? ¿Qué más puedes hacer si tu primera peli es considerada universalmente, y no sin razón, como uno de los más grandes clásicos cinematográficos de todos los tiempos? Además de rajarte las venas en una bañera, claro. El resto de su carrera por supuesto que no ha estado a la altura (tampoco es que haya estado tan mal, pero es que óigale... "El Rey León", ¿no?): "Stuart Little", "Stuart Little 2", "El Reino Prohibido"... y entre medio el guatacazo abismal de Eddie Murphy que fue "La mansión embrujada". Bueno, ESTE TIPO quería dirigir una de Peabody y Sherman ya en 2003. Como para que un escalofrío te recorra la espalda, porque lo mismo podías esperar una genialidad de esas que hacen historia, o por el contrario una miasma pútrida lovecraftiana que... En fin, la cosa es que el proyecto acabó en manos de DreamWorks, y a trabajar que son dos días. ¿Resultado? Una peli relativamente bien recibida por la crítica, pero que dejó frío al público. Apenas 220 millones de ganancias y contando al momento de escribir esto (todavía le falta algo de rodaje en los cines, pero no parece que de para mucho más), un margen no tan mal pero igualmente un tanto discreto por encima de los 145 millones que costó. Y ni de lejos cerca de los 400 millones que se ha embuchado la contemporánea "La gran aventura Lego". No pareciera que fuera a haber secuela. O si la habrá, será direct-to-DVD. Supuesto de que ese agónico formato todavía consiga sobrevivir, que cada mes que pasa pareciera ser el último.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Sumando y restando, "Las aventuras de Peabody y Sherman" es una peli que se agradece. No es la pipa en cacho ni lo más de lo más, pero al menos trata de mantenerse inteligente en vez de rendirse ante la venta de muñequitos o el humorismo barato (o peor aún, el de baño). Muchas pelis basadas en cortos animados o en programas de media hora, para generar más conflicto que justifique las dos horas y la entrada del cine, se van por el camino de media peli de aventuras y humor, y otra media peli de drama para culminar con gran secuencia de acción y reencuentro tierno entre personajes que PUAJ. Bueno... esta peli también. Pero no se le va el pizarrón en ello. Aparte del detalle de cambiar el tipo de relación entre los dos personajes (de científico perro y asistente humano en los monitos, a padre perro e hijo humano en la peli), puede decirse que es relativamente respetuosa con el material de base. La peli se estructura como viñetas de varios saltos en el tiempo, hilados a veces de manera un poco forzada. Pero lo compensa con algunas secuencias excelentes, como la del antiguo Egipto y la Florencia del Renacimiento. ¿Se puede hacer algo interesante con Leonardo da Vinci sin transformarlo en un payaseo como cierto infausto episodio de "Padre de Familia", o un mojabragas como en la de los demonios de da Vinci? Sí, si se puede, y esta peli es la prueba. A cambio, la secuencia del caballo de Troya es medio deslucida, y da como para empezar a mirar el reloj con impaciencia (eso, y cierta salida narrativa plagiada de manera palmaria de "Indiana Jones y la última Cruzada"). El final es algo cliché, pero es congruente con el resto de la peli, así es que no molesta tampoco. El humor está bastante bien trabajado, no demasiado intelectual que desconecte al público en general (aunque mejora con la inserción de algunos guiños y chistes históricos por aquí y por allá), ni tampoco demasiado básico que tome a la audiencia por tonta, o peor aún, por niños (tiene un par de chistes de referencia escatológica, pero no son groseros). Los dos personajes protagónicos son tan insufribles como pueden ser esos dos grandes enemigos de nosotros los gatos que son los perros y los niños, pero a cambio el resto está bien. Haber transformado el duo aventurero en un trío con la inserción de la chica podría haber resultado en una mugre, pero por suerte la chica no resulta antipática ni siquiera cuando le baja el complejo de PERRA ALFA, así es que también funciona. No pueda decirse que esta peli remonte demasiado por encima del nivel que solemos considerar como "cine familiar", pero dentro de su género (el cine familiar, vamos), funciona excelente. De hecho, es de esas pelis que se merecía una mejor suerte de la que tuvo en la taquilla. Aunque siendo honestos, ¿quién tenía bola de cristal para adivinar que la aplanadora en los cines por estos meses iba a ser "La gran aventura Lego"?

IDEAL PARA: Ver cine familiar de aventuras que ni se avergüenza de serlo, ni se bota a cool por el gusto de ser cool.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].


domingo, 30 de marzo de 2014

"300: El nacimiento de un imperio" (2014).


-- "300: Rise of an Empire" (título original en inglés), "300: El origen de un imperio" (título en España). Estados Unidos. Año 2014.
-- Dirección: Noam Murro.
-- Actuación: Sullivan Stapleton, Eva Green, Lena Headey, Hans Matheson, Callan Mulvey, David Wenham, Rodrigo Santoro, Jack O'Connell, Andrew Tiernan, Igal Naor, Andrew Pleavin, Ben Turner, Ashraf Barhom, Christopher Sciueref, Steven Cree.
-- Guión: Zack Snyder y Kurt Johnstad, basados en una novela gráfica inédita de Frank Miller.
-- Banda Sonora: Junkie XL.

-- "300: El nacimiento de un imperio" en IMDb.
-- "300: El nacimiento de un imperio" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Comienza como un susurro... una promesa... la más ligera de las brisas danza sobre todo lo que nos forramos con la peli de los espartanos con tableta chocolate. Esa brisa se volvió un viento. Un viento que nuestros actores sacrificaron. Un viento de utilidades... un viento de codicia... un viento de QUEREMOS MÁS. Todo partió cuando los persas nos invadieron en Maratón. Y yo, la Reina Gorgo, les narraré los eventos de la siguiente media hora de peli con la más irritante voz en off desde la muerte de Roy Beatty. Aunque esté hablando de lugares en donde jamás estuve, como el lejanísimo corazón del Imperio Persa. En parte por los medios de comunicación, y en parte por haber estado ocupada actuando en Juego de Tronos. Les referiré primero como en la Batalla de Maratón nos cargamos a una invasión militar persa con una eficiencia que hace preguntarnos cómo es que la invasión después en la que murieron los 300 llegó hasta donde llegó. Les referiré a continuación como Temístocles se cargó al rey persa Darío de un solo flechazo, a pesar de que los historiadores griegos posteriores referirán al futuro que Darío y Temístocles nunca se encontraron en persona, y de hecho Darío sobrevivió a la batalla de Maratón y murió sofocando una rebelión en Egipto cuatro años después. Les referiré como Temístocles es tan tarado que comete el error típico no de los héroes sino de los villanos, de matar al rival pero dejar al hijo vivo para que se vengue. Que nos dicen que es Jerjes aunque no se ve como el chulogay de la peli anterior. Les referiré luego como Darío va y le pide a Jerjes que no se vengue, que los griegos no pueden ser derrotados porque ellos son... ¡¡¡LA LIBERTAD!!! ¡¡¡LA DEMOCRACIA!!! ¡¡¡AMERIKA UBER ALLES...!!! ...ah-no-perdón-me-entusiasmé. Luego les contaré como Artemisa, una griega metida en la corte persa vaya uno a saber cómo, algo que por ahí contaré metiendo flashbacks cuando se puedan encajar, les contaré como esa mujer que está más comestible que yo, va y le dice a Jerjes que se transforme en un dios para matar a los griegos. Entonces les contaré como Jerjes se va a una montaña sagrada destoquello y se mete en el Pozo Lázaro para salir convertido en Ra's al Ghul, perdón, en Superjerjes, un peazo macho vestido como chuloputo gay de disco decadente etcétera. Entonces les contaré cómo Jerjes va y ataca a Grecia, porque joer, los persas son el IMPERIO MALVADO, y seguro no tienen nada mejor que hacer en Egipto, Babilonia, Ectabana o la India, se aburren como ostras, y no tienen nada mejor que venir a jorobar la pita los cabrones. Y les referiré como recién ENTONCES comienza la peli. Que NO DURA TRES HORAS. Y que TAMPOCO ES UNA TRILOGÍA. Y que por suerte NO DIRIGE PETER JACKSON.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Hola, aquí el General Gato de regreso al habla otra vez. En 2006, la peli "300" se forró en taquilla. Fue tan famosa, que cuando aquí en Cine 9009 anunciamos que llevábamos 300 pelis, hubo gente que se acercó a leer porque pensaban que era nuestro comentario de la peli en vez de, bueno, una noticia sobre que llevábamos comentando 300 pelis en total. (En esas fechas ya habíamos comentado "300", eso sí). La cosa funcionó muy bien, salvo por un pequeño detalle. Un ínfimo detalle. Secuela. Resulta que la cosa se basaba en un cómic de Frank Miller que... bueno, no hay problema, que se dibuje otro cómic y listo. O incluso nos vamos por libre, si total la cosa estaba basada en hechos históricos... en donde los protas mueren. Ups. ¿Cómo hacemos una secuela con los protas muertos? ¿Los traemos a la vida en plan El Fantasma Revoltoso? Fantasmas repartiendo yoyah, pagaría por ver algo como eso. O hacemos bueno eso de que "TONIGHT! WE DINNER! IN HEEEEEELLLLLL!!!" y hacemos que Leónidas vuelva hecho Spawn y ataque a Zeus en plan "Furia de titanes", blablablá. El caso es que por una razón u otra, la idea de una secuela se fue alargando y eternizando, hasta el punto que algunos pensábamos que la cosa iba a terminar en reboot. Pero finalmente hubo algunos acuerdos, dólares de por medio con toda probabilidad. Frank Miller se puso a trabajar en un cómic que parece se llama Jerjes, aunque de él no se ha visto ni un solo cuadrito. Y como hay Guerras Médicas (invasiones persas) para rato, pues a inspirarse en... Temístocles. Porque ya en "Los 300 espartanos" se nos había presentado a los dos grandes héroes Leónidas y Temístocles en un mano a mano, por qué no (aunque Leónidas por supuesto era el que terminaba palmándola, y Temístocles vivía para otro día, la Batalla de Salamina, blablablá, si no lo sabían o reclaman por los spoilers, vuelvan al colegio kids porque eso se enseña en las clases de historia). Al final, la cosa salió. Media renga, quizás, pero salió. Y con 250 millones recaudados a finales de marzo de 2014, ya se instaló como la segunda peli más taquillera del año, inmediatamente por debajo de... "La gran aventura Lego". (Aunque viene "Capitán América: Soldado de invierno", "Río 2", "Trascendencia", "El asombroso Hombre Araña 2", "X-Men: Días del futuro pasado", "Maléfica", "Cómo entrenar a tu dragón 2", "Transformers: La era de la extinción", "El amanecer del Planeta de los Simios", "Guardianes de la Galaxia", "The Expendables 3", "Sin City 2", "Los juegos del hambre 3" y "El Hobbit: Historia de una ida y una vuelta", así es que a ver cuánto le va a durar el trofeo). Incluso hasta se habla de una eventual tercera parte aunque, siendo honestos, con esta segunda se quemaron todo lo que quedaba de las Guerras Médicas (la primera terminó de una manera más bien rápida), y la Tercera pasó como tres décadas después, incluso cuando Temístocles ya estaba muerto, así es que... ¿Irán con las Guerras del Peloponeso? Quiensá... A lo mejor deciden rodar una trilogía. "300: Peloponeso: Una guerra inesperada", "300: Peloponeso: La desolación de Sicilia" y "300: Peloponeso: Una paliza de ida y de vuelta"...

¿POR QUÉ VERLA?

-- Servidor quien esto escribe no puede menos que celebrar el talento y la habilidad de los creadores de esta peli para vendernos otra vez lo mismo haciendo que parezca diferente. Aplausos que no tienen ni un miligramo de ironía: de verdad se los merecen. Con esto no quiero decir que tengamos gran cine ni mucho menos: hablamos de popcorn palomitero acá, no de Cahiers du Cinema, por supuesto. Incluso hasta como peli popcorn, quizás se queda un poco en deuda. Pero sabemos cómo funciona la maquinaria de Hollywood: la idea es que las secuelas hagan más o menos lo mismo que las originales, pero MÁS. Para que el público se asombre, pero no termine de perder la sensación de familiaridad. La peli es una precuela/intercuela/paracuela/secuela de "300", TODO ESO A LA VEZ, labor de contorsionismo que tiene su mérito, óigale. Precuela por la escena de Maratón, intercuela por una escenita perdida en Esparta (en paralelo a cuando Leónidas está consultando al oráculo en "300", convenientemente en otro punto del escenario porque al final Gerard Butler no quiso hacer cameo, hombre orgulloso, y eso que su carrera desde "300" no es que sea para tirar cohetes), paracuela porque el grueso de la peli transcurre en paralelo a lo que está pasando en las Termópilas (a ratos los personajes conversan sobre que "un mensajero nos ha informado que, MIENTRAS TANTO EN EL SALÓN DE LA JUST... er... perdón... MIENTRAS TANTO EN LAS TERMÓPILAS...), y secuela porque el final ya está claramente ambientado después de que a Leónidas y sus 300 se los escabechinaron. (¡Cómo! ¿Indignado porque te reventé el final de "300"? ¡Joer, que eso está en los libros de historia!). O sea, ninguna posibilidad de calcar el guión, ¿no? Créanlo o no, eso es exactamente lo que hicieron. Veamos... (((DESTRIPAMIENTO A MANSALVA DE LA PELI A PARTIR DE ACÁ, OJITO))): 1.- Narración en off (el soldado espartano allá, la reina chupeteable acá), 2.- Prólogo en donde se nos informa lo mu machos que son los protas (Leónidas con un lobo allá, Temístocles peleando en Maratón acá), 3.- Movimiento de piezas para la batalla que ocupará el grueso de la peli (Leónidas con el oráculo y la marcha allá, Temístocles tratando de mover la escuadra y convencer a los señores políticos acá), 4.- El escenario de la batalla allá en donde ellos son muchos y nosotros poquitos pero igual THOU SHALT NO PASS (las Termópilas allá, mar abierto acá, con escena de estrecho demasiado estrecho para pasar incluida), 5.- Primer choque militar, brazos descuartizados a golpe de espada, spluits de sangre contra la pantalla, etcétera (a pata allá, sobre barcos acá), 6.- Conferencia de mitad de tiempo en donde el malo mu malo trata de seducir al bueno (Jerjes muuuuuu gay poniéndole caritas al macho Leónidas allá, Artemisa literalmente follándose a Temístocles acá), 7.- Más batalla y contundente victoria del malo (Leónidas enterándose de que los traicionaron allá, Temístocles siendo barridos en toda regla), 8.- WE SHALL FIGHT UNTIL THE END (Leónidas TONIGHT!!! WE DINNER!!! IN HELL!!! allá, Temístocles dando también un discursito acá, aunque no tan épico), 9.- Ultrabatalla final en donde por supuesto los dos villanos se encuentran cara a cara (Leónidas tratando de meterle peazo lanza en la boca a Jerjes allá, Artemisa y Temístocles cascándose a bordo), y 10.- Espartanos salvando el día al final (la batalla de Platea allá, los barcos espartanos acá). Joer, es para felicitarlos por haber conseguido el imposible de rodar una peli basada en hechos históricos (buenoooooo...). O a lo mejor querían citar a Marx, eso de que la historia se repite dos veces, una como tragedia y la otra como comedia. Dicho en otros términos... ¿Te gustó "300"? Fuertes posibilidades de que te guste "300: El nacimiento de un imperio". ¿Te fastidió "300"? Adivina qué posibilidades hay de que te pase lo mismo acá. ¡Ah! Por cierto, si andan buscando respetabilidad histórica o algo, déjenme ahorrarles la pena: no la hay. Heródoto es aquí un pretexto para montarse batallitas molonas, nada más. Si estás bien con eso, OK. Si no, siga usted participando.

-- Eva Green. La peli tiene la simpatía de cambiarnos una batalla terrestre por una naval para que no sea demasiado como "300" y tenga algo que podamos llamar novedad. La peli a ratos es entretenida y a ratos se arrastra un tanto latera. Pero si hay algo que la rescata, y la convierte en un clásico instantáneo del popcorn, es ver a Eva Green como Artemisa. Porque la chica y sus franceses 33-casi-34 muy bien llevados se divierten de lo lindo como la villana de la función. Olvídense por supuesto de la Artemisa histórica aquí (que como personaje histórico existió, pero darle historicidad a la Artemisa de "300: El nacimiento de un imperio" es como considerar histórico al prota de "El joven Einstein"). Olvídense también de cualquier intento de caracterización plausible (mina violada y violada y violada cuando chica, que ahora está convertida en peazo general que adora las masacres y carnicerías bélicas porque NECESITA HOMBRE, Manual de Psicología de Jólivu a tope aquí). Sobre el guión, el personaje es un desastre (más aún si se piensa que, bien mirado, la mina que es puesta en la peli como lo más de lo más del ejército de Jerjes, al final termina siendo tan incompetente como el Barón Ashura en "Mazinger Z"). Y luego viene Eva Green muuuuuu sexy ella (escena de topless incluida, ehm), y la cosa remonta mucho porque ella se roba la función por completo. En "Casino Royale" casi pasó lo mismo y sin topless además (bueno, escena de ducha, pero con ropa y sin amor), pero allá era frente a Daniel Craig la cosa, que por algo se ganó al público como James Bond, pero acá el pobre Sullivan Stapleton como Temístocles, que no lo desmerezcamos mucho porque igual se esfuerza en sacar avante su personaje, pero es que óigale, el tipo simplemente no tiene la presencia de... de... de Gerard Butler como Leónidas en "300", ya puestos, así es que Eva Green se lo come entero (actoralmente hablando, y de la escena de sexo entre ambos ya ni hablamos). Por cierto, la idea de meter a una supervillana mala malosa mujer en vez de a Jerjes quizás fue para limitar los aspectos homoeróticos tan jugosamente comentados en "300" (esa escena en donde Jerjes le hace cariñitos harto tiernos a Leónidas...), pero con hacer a la villana mujer, la cosa se volvió todavía más criptogay si es que cabe. Porque Temístocles es muuuuuu macho, se va de campamento militar con sus amigotes a pelear con los persas, todos hombres recios musculosos abdominales marcados, va una mina y trata de hacerlo cambiar de bando con armas de mujer, y ella se lo empieza a follar y too, y él va y dice que mejor no, que me quedo con Grecia, en donde todos los milicos son machos. Joer, no recuerdo cuál fue la última peli de cine comercial en donde el héroe prefería la compañía de sus cariñosos camaradas de armas en vez de LA ÚNICA MUJER QUE LE GUSTA EL SEXO en esta peli (la otra mujer es la reina de Esparta, pero ella es muuuuuu casta pura). Por no hablar de que la villana mujer, al final (((SPOILER DEL FINAL, QUE SI NO QUIERES SABER COMO TERMINA LA PELI, ENTONCES SÁLTATE LO QUE RESTA DE ESTE PÁRRAFO Y A SEGUIR CON EL SIGUIENTE, SPOILER DEL FINAL, YA DIJE...))) era mala y villana porque necesitaba que UN HOMBRE LA ATRAVESARA CON SU ESPADA (literal y metafóricamente hablando). La escena en donde Temístocles se carga a Artemisa, con ella siendo atravesada por el útero con una larga y dura espada y ella cayendo rendida de rodillas ante la masculinidad de Temístocles antes de morir exhalando un suspiro de éxtasis sexual, debe ser la muerte de villano más sexista que hemos visto en el cine en lo que va del XXI. Puro humorismo involuntario aquí. Uno políticamente incorrecto, claro, pero humorismo involuntario al final del día. (Nótese que el cine popcorn de hoy en día tiene mucho menos empelote que el de los '80s, y por una vez que aparece una mina mostrando las lolas... es también una peli con el sexismo girado hasta el fondo del dial. No creo que sea coincidencia).

-- Mención especial para la banda sonora de Junkie XL. Sigue el mismo estilo que la de Brian Tyler para "300", pero incurre menos en ese horrible defecto que tiene Tyler de ser demasiado machacón. No el mejor soundtrack de todos los tiempos, pero consigue ser épica (bueno, más o menos) en vez del tronido insufrible que algunas pelis épicas tratan de hacer pasar por música en estos días.

IDEAL PARA: Quienes les gustó "300", claro está.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].

jueves, 27 de marzo de 2014

"El Hobbit: La desolación de Smaug" (2013).


-- "The Hobbit: The Desolation of Smaug".
-- Dirección: Peter Jackson.
-- Actuación: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Benedict Cumberbatch, Orlando Bloom, Evangeline Lilly, Luke Evans, Lee Pace, Stephen Fry, Graham McTavish, Ken Stott, Aidan Turner, Dean O'Gorman, Mark Hadlow, Jed Brophy, Adam Brown, John Callen, Peter Hambleton, William Kircher, James Nesbitt, Stephen Hunter, Cate Blanchett, Mikael Persbrandt, Sylvester McCoy, Craig Hall, Ryan Gage, John Bell, Mark Mitchinson, Manu Bennett, Lawrence Makoare, Ben Mitchell, Nick Blake, Richard Whiteside, Dallas Barnett, Michael Mizrahi.
-- Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens, Peter Jackson y Guillermo del Toro, basados en la parte del medio y sin principio ni fin de la novela de J.R.R. Tolkien.
-- Banda Sonora: Howard Shore.

-- "El Hobbit: La desolación de Smaug" en IMDb.
-- "El Hobbit: La desolación de Smaug" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Escena en una taberna (¡FLASHBACK-FLASHBACK!). Vemos a Gandalf conversando con Therion... er... con Thorin acerca de estoquello de los destinos de la Tierra Media, y de cómo reclamar el reino de Thorin. Exacto, los enanos que ya no se veían exactamente heroicos en la primera entrega, acá se consagran oficialmente como los bitches de Galdalf el Marrullero. Luego, salto a una escena en donde aparece un... er... ¿hombre lobo? No. Es un hombre oso. Por aquello de la originalidad, supongo. No queremos que esta cosa se parezca a Crepúsculo, ¿verdad? El caso es que los enanos y el hobbit van y se esconden, pues en dónde más va a ser, en la casa del hombre oso, que justito andaba en su fase de hombre oso y por lo tanto afuera. Joer, invadiendo así una propiedad ajena, cualquiera los aloja de manera hospitalaria y tal. El caso es que la cosa viene bien porque los enanos y el hobbit están siendo perseguidos por... qué más da. El caso es que tienen un poco de conversación que ayuda a crear MITOLOGÍA (léase: leñe que tenemos que rellenar tres pelis de éstas, TRES, de TRES HORAS de duración cada una, partiendo de un panfleto de 300 páginas, tenemos que sacar de donde sea sin que importe lo mierdero que sea el resultado). El caso es que le hacen la quitada a los orcos que les venían a la siga y... STAGE 1 COMPLETE. STAGE 2... READY!!! Van caminando por ahí, y a Gandalf le da por, bueno, hay cosas más importantes que hacer, total estos peones de mi tablero de ajedrez se mueven solos, me largo me voy síyabeibi. Con Galdalf ex machina fuera de la partida, sucede lo inevitable. Que los enanos se pierden dentro de un bosque muuuuuu tenebroso, porque si hay algo que saben hacer los bosques, es ser tenebrosos. Para que después digan que Tolkien era un ecologista. Pero como perderse a lo tonto es como un poco banal y no mete mucho miedito, pues, veamos, qué más les metemos... ¿Qué no hemos metido en esta trilogía todavía? ¡Ah, sí! Arañas. ¿O ya lo hicimos? Bah, qué más da. De manera que van unas jodías arañas y se agarran a los enanos y los convierten en capullos de seda y... ¿se los devoran para que termine nuestra agonía y no tengamos que pasar por la caja del cine una tercera vez? Eh, no, que para eso está el hobbit. Que la peli se llama por el hobbit, leñe. ¿El hobbit entonces los rescatará con su profundo ingenio o haciendo uso de grandes dosis de heroísmo? No, claro que no, en qué clase de peli se creen que están, ¿una inteligente, acaso? No, va el jodío hobbit, el Bilbo que le dicen, se pone el anillo de invisibilidad, y asunto arreglao, macho, que con un anillo de invisibilidad cualquier idiota es valiente. Incluso hasta la clase de idiota que... antes de terminar la batalla... VA Y SE SACA EL ANILLO QUE ERA JUSTO EL ARMA DECISIVA EN LA BALANZA A SU FAVOR. Sucede lo previsible: que los enanos, que hasta el minuto iban ganando, empiezan a recibir la paliza padre, en la cual los enanos van cayendo heroicamente uno a uno... eso es lo que hubiera escrito si estas pelis tuvieran un mínimo de realismo, pero na, fíjense, las arañas inútiles no se meriendan a ningún enano a pesar de la clara incompetencia de éstos para luchar (y son los que quieren habérselas con un dragón, los mendas). ¿Los enanos se salvan porque AL FIN descubren su heroísmo y AL FIN hacen algo por ellos mismos en vez de ser salvados por el enésimo Jackson ex machina? ¿Qué? ¡No, joer, en qué clase de peli creen que están! No, llegan unos elfos y los salvan. Y los capturan. STAGE 2 COMPLETE. STAGE 3... READY!!! Y así.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Desde que "El Señor de los Anillos" marcara un antes y un después en la historia del cine épico, después de que los estudios New Line Cinema se forraran con casi 3.000 MILLONES DE DÓLARES DE UTILIDADES, y después de una coronación con aromas a santidad en donde "El regreso del rey" fue recompensado con los mismos 11 Oscares que son el récord mundial sostenido entre "Ben Hur" y "Titanic", el hambre por más tolkieníadas creció y creció como... como... (inserte su chiste favorito sobre la ambición por el Anillo Unico aquí). El problema es que el jodío Tolkien, como buen erudito inglés, pues ni puta idea de negocios. Nada de sacar tomo tras tomo tras tomo que se pueda hacer adaptación tras adaptación tras adaptación, sino que... una novelita más o menos corta llamada "El Hobbit", que se adapta en un plisplás. Eso, y un mamotreto intragable llamado "El Silmarillion" que cuenta el grueso de la historia de la Tierra Media y tal (bueno, después vinieron las historias inconclusas y las historias de la Tierra Media y no sé qué más). Pues que así no se puede. ¡Cómo se va a forrar uno de dinero si es que... si es que...! ¿O a lo mejor sí se puede? Bueno, adaptamos "El Hobbit" entonces. Y para que los pajarracos pasen por caja, la convertimos en trilogía con un par. Con un par de tres, eso es. Total, en la trilogía del Señor de los Anillos cada peli adaptaba un tomo entero de 500 páginas, mientras que aquí la novela entera apenas tiene 300, pero no vamos a dejar que esas menudencias nos detengan, ¿no? Total, 1.- Decompressive storytelling a mansalva, y 2.- Importar lo que sea del material semiapócrifo publicado por el hijo, y 3.- Inventarse el resto, total qué tan difícil puede ser. ¡Somos los guionistas de Hollywood, hemos conseguido arruinar una tonelada de tesoros de la literatura universal antes, y PODEMOS HACERLO DE NUEVO! "El Hobbit: Un viaje inesperado" resultó toda una sorpresa. Por lo laterilla que fue. Joer, que si querían sacar cuartos de los bolsillos de la audiencia, ya, tres pelis, vamos, si los zombis en estos tiempos tú no los encuentras en "Guerra Mundial Z" sino en el frikerío pasando por caja, pero, ¿de tres horas cada una? ¿Para qué? Si acortándolas a dos horas, la gente pasa más rapidito por caja, eso es razonamiento básico. O quizás para copar las carteleras de los cines y acogotar a la competencia, mira que el jodío Woody Allen con "Blue Jazmine" mandarse una de 90 minutos, qué loser el judío ése. Pero el público, algo escarmienta, figúrense. Poquito, pero algo. "El Hobbit: Un viaje inesperado" recaudó algo más de mil millones de dólares (del cuarteto de pelis que en 2.012 pasaron la barrera de los 1.000.000.000: "Los Vengadores", "The Dark Knight Rises", "Skyfall" y la hobbíada), mientras que ésta ya no llegó a los 1.000 millones (bueno, casi 950 millones, igual si ellos lo encuentran indigno de ellos, ya pueden ir dándomelos a mí, que falta me hacen. Aunque la humillación de quedar por debajo de "Mi querido enemigo 2" debe doler). Porque por mucho 48cuadrosporsegundo y por mucho tridí que le metan a las pelis, igual la gente como que se cabrea un poquito si es que no le ofrecen algo más substancioso. Historia. Personajes. Lógica interna. Bueno, el sector de la platea que todavía valora esas cosas. Porque los tarados que van al cine a conversar y tuiteárselo todo como reporteros en vivo y en el lugar de la acción, de ésos también los hay. A ellos se les podría vender una peli sobre culos como en "Idiocracia", y pagarían igual. O 3 pelis de 3 horas sobre 1 novela de 300 páginas. Y pagan igual. Eso, y... er... también mi dinero entró a la caja. Tarado que es uno, que no escarmienta.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Dejémonos de idioteces. Sabíamos a lo que íbamos. No se pueden sacar tres pelis de tres horas cada una de una novela de trescientas páginas, sin inventarse cosas por el camino o bailarle encima de la tumba a Tolkien. Lo sabíamos con "El Hobbit: Un viaje inesperado", sabíamos que era el aperitivo, y por eso aguantamos un par de cosas. Es una manera tramposa de hacer cine, y que a veces estalla en la cara de los productores (trataron de hacer un poco lo mismo con "Robin Hood", dejándose cosillas para la secuela, pero el público se anduvo cabreando y no respondió lo suficiente como para repetirse el plato). Pero bueno. Es lo que hay. Lo tomas o lo dejas. Si no quieres ver la peli, no la veas. Si te ensartaste con la primera parte, no veas la segunda. Pero por otra parte... si la primera era un preludio o prólogo, pues ahora vamos a lo bueno, ¿verdad? ¿¿¿VERDAD...??? Esa es la idea, por supuesto, pero al final, resulta que "El Hobbit: La desolación de Smaug" defrauda, y mucho. La primera mitad de la peli cumple con entretener. Tiene una estructura de videojuego, vale, pero total, ver a los enanos haciendo el mongo sobre unos barriles hasta es divertido y too. Los fanáticos se van a mosquear cosa madre, pero ser fanático de un meapilas como Tolkien es y siempre ha sido algo más bien para cachondeo. En fin, espectáculo puro y duro, la primera mitad, eso habíamos pagado por ver, ¿no? Hasta ahí, bien. Sin superlativos, sin alabanzas, pero bien. Pero luego viene lo triste. Los personajes llegan a la ciudad del lago. Y se la pasan UNA HORA DE PELI haciendo básicamente nada. O sea, tratando de conseguirse armas, lidiando con la política local que no es muy política tampoco, con una ciudad gobernada por una guardia militar compuesta por soldados que aparecen cuando le conviene al guión y están todos de franco cuando también le conviene al guión... Lata, en definitiva. Con el riesgo subsiguiente de que para cuando POR FIN los jodíos enanos y el hobbit viajan a la montaña, pues como que se corre el riesgo de que el espectador haya perdido todo el interés, que no en balde ya vamos en la marca de las 2 - 2 1/2 horas. ¡Ah! Entretanto Gandalf sigue en sus marrullerías, descubre el refugio del enemigo, ¿y qué va y hace? Manda a su amigote el cabezacagaopájaro a avisar en donde están los malos, y se mete él solito a luchar contra la más grande amenaza que ha existido sobre toda la Tierra Media. En las de James Bond funciona porque, bueno, el villano siempre es bruto para perder tiempo con el clásico "pero antes de matarte, dejaré que atestigües la hora de mi triunfo final" y tal, pero ESTO... ES... ESPART... er, no, esto es la Tierra Media. Joer, el no tener programas televisivos de cops en la Tierra Media, a lo mejor Gandalf hubiera aprendido así a no entrar sin refuerzos (y claro, sucede lo que sucede después. No tan gore como el "Robocop" de 1987, pero igual. Que lo de ser capturado por Saruman después en "La Comunidad del Anillo" es casi un running gag). La cosa repunta un poco gracias a que Benedict Cumberbatch se roba la platea como el dragón Smaug. Porque cuando sobreviene la inevitable batalla final, después de ver a los enanos cagándola minuto sí y minuto también, no haciendo nada por sí mismos para salvar su propio trasero de según qué circunstancias, dependientes de un hobbit que a su vez es dependiente de un anillo de invisibilidad que en la peli anterior estaba casi con un cartel de "SOY UN ANILLO MALTRATADO, SÁLVAME MI HÉROE Y PROTECTOR Y LLÉVAME LEJOS DE AQUÍ, ENSÁRTAME CON TU DEDO Y SERÉ TUYO POR SIEMPRE", después de todo eso hasta dan ganas que un dragón tan imponente y soberbio como Smaug se los cargue a todos (y nos ahorre la tercera parte, de paso). Y ojito, que eso no pasaba leyendo la novela original, ni tampoco viendo "El Hobbit" de 1977. La batalla final, por supuesto, en lo que podríamos llamar el Síndrome "Transformers 2: La venganza de los caídos", se alarga y se alarga y se alarga, y... ¿culmina con LA DESTRUCCIÓN DE SMAUG, dejando el escenario preparado para la Batalla de los Cinco Ejércitos? Joer, no, eso sería la decisión lógica, y qué decisión lógica se han mandao hasta ahora con la saga, Jackson y su estado mayor. O la otra decisión lógica habría sido cortar la peli antes, y dejar la peli justito en las primeras líneas de diálogo entre Smaug y Bilbo, y sugerir lo que podría llegar a pasar en la tercera. En vez de eso, después de una batalla larga y no muy decisiva, el dragón extiende las alas y se larga de su morada (dejando de paso el tesoro que tanto se esfuerza por conservar, a merced de unos enanos codiciosos revoloteando en el interior de su montaña sagrada, cargándose de paso el respeto que le teníamos a la inteligencia de Smaug), a... a... veamos, qué puede ser lo más villano que se haga... destruir la aldea del lago, sí, eso haré, porque eso es lo que hacen los malvados, hacer cosas malas (en la novela original y en "El Hobbit" de 1977 tenía más sentido: Smaug se lanzaba a atacar la aldea en el lago en un arrebato de ira ciega, PENSANDO QUE HABÍA DESTRUIDO A LOS INVASORES). Eso, con una línea tan cliché que le quita toda la imponencia que Smaug había reunido hasta el minuto: "Soy fuego. Soy MUERTE". ¿Tantos cientos de años viviendo en la Tierra Media y tanto tiempo tranquilito en tu montaña para pensar a conciencia, y no se te ocurre una línea más original? Smaug, muy grande y mucho escupir fuego, pero al final del día... apestas. Y ése es el momento que eligen para dejar caer el CONTINUARÁ. No uno en donde los héroes estén en peligro mortal o el mundo entero se encuentre en la estacada, sino uno en donde los enanos y el hobbit aunque apaleados están a salvo, y lo que está en peligro es una aldea de casuchas miserables que no tiene significación geopolítica ninguna ni sus habitantes nos importan tampoco. Guau, cuánto suspenso. Y no avisé de los spoilers porque, joer, ustedes se leyeron la novela, ¿verdad? ¿¿¿VERDAD...??? La inclusión de Evangeline Lilly, de lo mejorcillo (por una vez no por fanservice ya que la moza no muestra paños menores ni ná), la banda sonora de Howard Shore más bien anodina (y pensar que este tipo inventó el soundtrack épico del siglo XXI con "El Señor de los Anillos"), y... creo que no se me ocurre nada más. Después de todo lo anterior, ya ni siquiera me atrevo a escribir el "es de esperar que para la tercera remonten" de rigor, porque a saber qué estropicio harán allá. Viene la muerte de Smaug y la Batalla de los Cinco Ejércitos, y además tienen que unir los cabos sueltos con "La Comunidad del Anillo". La tercera parte se llamará "El Hobbit: Historia de una ida y de una vuelta", según tenemos entendido. Y nosotros iremos y volveremos del cine, y nos volverán a apalear. Somos animales de costumbres, y ellos lo saben, y así nos explotan. Pero para cuando adapten el "Silmarillion", ahí sí que no cuenten conmigo, ¿eh? Ahí sí que no.

IDEAL PARA: Aburrirse como una ostra.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].


Seguidores