domingo, 22 de marzo de 2015

"El aprendiz" (2014).


-- "The November Man" (título original en inglés), "La conspiración de noviembre" (título en España). Estados Unidos. Año 2014.
-- Dirección: Roger Donaldson.
-- Actuación: Pierce Brosnan, Luke Bracey, Olga Kurylenko, Bill Smitrovich, Amila Terzimehic, Lazar Ristovski, Mediha Musliovic, Eliza Taylor, Caterina Scorsone, Akie Kotabe, Will Patton, Patrick Kennedy, Dragan Marinkovic, Ben Willens, Milos Timotijevic.
-- Guión: Michael Finch y Karl Gajdusek, basados en la novela de Bill Granger.
-- Banda Sonora: Marco Beltrami.

-- "El aprendiz" en IMDb.
-- "El aprendiz" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Bond, James Bond está... er... ¿No es James Bond? Pero es Pierce Brosnan. ¿Qué cosa me dices, James Bond ahora es Daniel Craig? ¿O sea, Pierce Brosnan es un agente secreto pero no es James Bond? OK, entendido, vale, gracias por el tip. En fin. NO James Bond está en misión. Algo de proteger a algo o a alguien, qué se yo. El caso es que están en esas locaciones que tanto les gusta grabar de Iuropa Oriental, ocurre una balacera, y sucede lo inevitable: un niño cae muerto. Perdón, lo dije sin emoción. Ahora va de nuevo, como corresponde: ¡¡¡UN NIÑO CAE MUERTO!!! Y nuestro héroe, muuuuuu él porque está bien ser espía y asesino, pero no cargarse niños si no es en un país en donde Al Qaeda reclute niños, se retira del negocio del espionaje, y rompe relaciones con un agente más joven que es su protegido y blabl... er... si, por lo visto sí, me quedó un poco gay la redacción. Acostúmbrense, porque la peli tiene esa vibra. O sea, agente viejo contra agente joven, ambos se respetan pero están enfrentados... joer, el slash fic se escribe solo aquí. En fin, en qué iba. Ah, sí. A James B... er, perdón, al Brosnan van y lo buscan en su nuevo refugio en un café en Suiza, porque si hay algo que hacen los espías retirados es viajar a Suiza y abrir un café, a que cualquier perguazo del pasado vaya y les dé el bajo por estoquello. En fin, el caso es que un antiguo contacto de la CIA va y le dice al Brosnan que lo quiere para una última misión, que ya sé questás retirado, pero qué te cuesta, ya-puh, porfavorcito, porfis-porfis-porfis, ¿sí? Así es que tenemos a Jam... er... perdón, al Pierce Brosnan embarcado para una nueva misión. El STAGE 2 en este caso consiste en extraer a una espía, por lo que vendrá la consabida nueva escena de acción, blablablá, saltémosnos esto, y finalmente, después de todos estos merengues, es que llegamos a la VERDADERA TRAMA de la peli. Joer, más vueltas que un perro buscándose una pulga. El caso es que hay una chica que sabe cosicas de un criminal de guerra, blablablá, pero esa chica nadie sabe dónde está, blablablá, el único nexo con la chica es una organización que reubica víctimas de guerra con familias adoptivas, blablablá, la fulana de la organización es Olga Kurylenko, BABA-BABA-BABA, etc. O sea, hay que proteger a la chica para encontrar a otra chica que va a soltar la pepa sobre el criminal de guerra. Y en medio de todo esto está el criminal de guerra, la CIA, y la serie de traiciones sobre traiciones etcétera. Bon apetit, Mr. Bond... er, perdón, Mr. Brosnan.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Y pensar que en su época se pitorrearon en Timothy Dalton porque sus dos pelis Bond ("Su nombre es peligro" y "Licencia para matar") eran OSCURAS, y ahora a todo el mundo se le cae la baba con Daniel Craig. Ahora más que nunca, las pelis de espías de esmóquin y bikini y martini se hacen casi en tono de parodia, de no tomémosnos mucho esto en serio cumpa're, que son dos días y a morirse. Aunque después de que en "Skyfall" metieron varias piezas de la mitología Bond de regreso en la saga, y en "Spectre" vamos a tener de regreso a, bueno... a SPECTRE, claro está, pues a saber qué va a pasar, si vamos a seguir con el Bond gritty de mucho disparar y poco de follar, o vamos a volver al Bond amable y simpático de mucho disparar y mucho follar. El caso es que en medio de todo eso, alguien decidió que era buena idea adaptar una saga de novelas llamada November Man o algo así, porque el prota recibe como nombre código Noviembre. Pero, genios que son, decidieron partir por... la séptima novela. ¿Por qué? Bueno, ¿por qué no? Que son mis derechos sobre las novelas de otros, y yo me follo mis derechos sobre las novelas de otros como quiero. El caso es que ahí los tienen. Partieron por el séptimo libro. Y terminaron ahí. Porque con el batacazo padre que se llevaron (recaudó apenas 30 millones, y eso que costó apenas 15... y se nota el bajo presupuesto, por no hablar de las horrorosas críticas), con el batacazo padre, decía, es dudoso que hayan nuevas secuelas, o precuelas, o secuelas que en realidad sean precuelas porque si adaptan la sexta novela después de la séptima o... er... ya me hice un enredo. Ustedes me entienden. O quizás no. En fin, qué más da. Eso es todo lo que necesitan saber, así es que pasemos a lo siguiente.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Cualquiera diría que una peli de espías protagonizada por Pierce Brosnan interpretando a un espía viejuno más cabrón que su 007 (y es que en "Goldeneye" Brosnan era medio brutito, pero después, en las tres siguientes, lo fueron ablandando hasta esa payasada sublime en su ridiculez de tener a 007 surfeando en "Otro día para morir"), basada en una saga de novelas de espionaje escrita por un tipo como Bill Granger, un periodista que estuvo dos años metido en el Ejército, y dirigida por Roger Donaldson (el tipo que nos dio "Sin salida", "Cocktail", "Arenas blancas", "Especies", "La furia de la montaña" también con Brosnan, "Trece días", "El discípulo" y "El gran golpe"), como mínimo iba a ser un espectáculo entretenido. Quizás no demasiado substancioso, quizás no la clase de peli que gana Oscares o es mentada por los libros de historia del cine o siquiera de las que aparece en los obituarios ("hoy día acaba de fallecer Pierce Brosnan, se lo recuerda por haber protagonizado EL APRENDIZ sobre una saga de novelas"...). Pero sí la clase de peli que va a ser diversión pura y dura por un par de horitas. ¿Y qué tenemos? Una peli flojita, flojita. Principalmente porque es tan cliché que duele. ¿Matan a un crío y entonces al buenito le baja cargo de conciencia? Joer, ¿se hubiera retirado 007 por eso? (Por cierto, es un comienzo calcado en "Caminando entre las tumbas", no sé cuál le copió a cuál). Todo gira en torno a un mcguffin, que en este caso no son los míticos PAPELES, sino una persona que sabe la verdad, blablablá... y el lugar en donde esa persona se encuentra es tan dolorosamente obvio que cuando llega la gran revelación, nos quedamos como... bueh... obvio, ¿no? Además de espía, tonto del culo el sr. Brosnan. La dirección en general está bien, la peli se siente como bien llevada de un punto a otro, pero con una historia tan básica, simple hasta el punto de simplona, y una incapacidad para remontar más allá y hacer un poco de exploración sobre la ambigüedad moral del mundo del espionaje (cosa que han hecho varias otras pelis de manera harto mejor, y se me ocurre "La carta del Kremlin" para empezar), pues no hay mucho de dónde sacar. Lo más misericordioso que podemos decir de la peli es que se deja ver de manera distraída, y se olvida igual de fácil. No es mala. No es buena. Es simplemente olvidable. De manera que es muy poco probable que tengamos una saga sobre el personaje, si para cuando saquen una segunda todos se habrán olvidado de la primera, de manera que no creo que tengamos... más... pelis... acerca de... este espía... que... se llamaba... er... uh... er... el que... ya saben... estaba en la peli... la peli... er... ¿qué peli, cómo se llamaba? ¿De qué estaba hablando? Joer, se me olvidó...

IDEAL PARA: Nada en particular.

domingo, 15 de marzo de 2015

"El francotirador" (2014).


-- "American Sniper" (título original), "Francotirador" (título en Argentina y México). Estados Unidos. Año 2014.
-- Dirección: Clint Eastwood.
-- Actuación: Bradley Cooper, Sienna Miller, Max Charles, Luke Grimes, Kyle Gallner, Sam Jaeger, Jake McDorman, Cory Hardrict, Navid Negahban, Eric Close, Eric Ladin, Rey Gallegos, Kevin "Dauber" Lacz, Brian Hallisay, Ben Reed, Elise Robertson, Keir O'Donnell, Marnette Patterson, Leonard Roberts, Sammy Sheik, Mido Hamada.
-- Guión: Chris Kyle, Scott McEwen y James Defelice, basados en el libro de Jason Hall.
-- Banda Sonora: Joseph S. DeBeasi (música adicional).

-- "El francotirador" en IMDb.
-- "El francotirador" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Las tropas yanketas se pasean por las calles de Mierdistán, y ya se sabe cómo es esto: moro que aparece, es moro que quiere darte bazuka y después recoger tus restos para tener un festín caníbal, así de salvajes son. Tenemos a un francotirador que está en la duda: aparece una mujer ataviada con la burja, con todas las credenciales de que va a DEFENDER SU PAÍS (joer, de pronto el héroe se me antoja bastante menos héroe), a cuyo lado sale un pergenio mugroso tipo Oliver Twist pero en moro, que parece que van a disparar, parece que van a disparar... Nuestro francotirador suda frío, porque: 1.- Dispara y era, héroe de guerra, 2.- Dispara y no era, corte marcial (seriously?), 3.- No dispara y era, bye-bye a sus camaradas, 4.- No dispara y no era, no pasa ná, masho. Vemos el dedo en el gatillo, el dedo en el gatillo, apretando, apretando, ¿disparará? ¡¡¡EL SUSPENSO ME ESTÁ MAT...!!! ¡¡¡BANG!!! Cae un venado muerto. ¿Eh? ¡Que me hacen trampa! Yo quería saber en qué terminaba la otra escena, ¿¿¿Y TENEMOS UN MUGROSO FLASHBACK EN REEMPLAZO??? Joer, esto va a ser de esas pelis de CÓMO LLEGAMOS HASTA AQUÍ... Crap. El caso es que vemos a un American Dad criando a sus hijos American' style. O sea, AMARÁS A AMÉRICA, DEFENDERÁS AL DÉBIL, todo eso A CORREAZO LIMPIO, joer, que con los valores no se juega. Pasa el tiempo, y nuestro joven correazado crece hasta transformarse en la encarnación máxima del masho yanki: cowboy de GÁNESELA AL TORO. Lo que no impide que la chorba que se echa encima le ponga cuernos y too, total, para trabajar con animales cornudos, nada mejor que ser uno, ¿verdá? El caso es que de pronto ve por la tele que los moros están HACIENDO ATENTADOS TERRORISTAS. Y nuestro héroe toma la decisión viril de ir y reclutarse. Ah, entre medio se echa una fembra que, no negaremos que está wena (Sienna Miller a sus tretitrés regalándonos escena de lencería negra de encaje y... qué... ¿no puedo darme el lujo de ser frívolo, acaso?), está wena, digamos, pero buena también pa' llorar como ella sola. Porque ejque óigale, la criatura va y se casa con un soldao, y después se queja de que'l soldao se va pa' la guerra y que se lo pueden matar, si hay que ser tonta como una regadera... El caso es que volvemos a la escena del comienzo, resolvemos el cliffhanger de si disparaba o no, y la verdá, ejke la escena tampoco aportaba mucho, tanto suspenso pa'ná. En fin. El caso es que comienza la vida en el frente de batalla, su camino para convertirse en francotirador, blablablá. Y, ¡ah!, se supone que está basado en hechos reales, así es que spoilers a mansalva a partir daquí, porque bueno, está en los libros de historia, después de todo, kids...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

"Necesitamos un nuevo Vietnam para adelgazar sus filas", decía Bart Simpson. Deseo cumplido: el XXI lleva ya dos guerras para los Yueséi, la de Afganistán y la de Irak. A cual más catastrófica que la otra. Dejemos de lado el costo en vidas humanas, que ha sido notablemente menor que Vietnam y la WWII que son las otras dos guerras épicas yanketas (como buenos capitalistas neoliberales, han hecho que el costo humano se lo banquen otros, en concreto la morería). Lo cierto es que la guerra hundió a los Yueséi en el desprestigio internacional, les ha costado un churratazial de dinero, y desbarajustó el mapa internacional a tal punto, que ahora hay un califa a punto de cerrar la llave del petróleo del mundo. Así se hace, tarados. Como de costumbre, a Jólivu se le ha hecho la picha chica tratando de digerir eso, que muuuuuu triunfalistas son en la ficción, pero con la realidad suelen tener problemas. Hasta la fecha, la peli más exitosa, no sé si en taquilla pero sí en reconocimiento, es "The Hurt Locker", que no en balde le birló el Oscar a la Mejor Peli in-ya-feis a James Cameron y su "Avatar". ¿La clave del éxito? Rodar una peli sobre Irak que no se refiriera a Irak en lo absoluto (en realidad, como comentábamos acá en Cine 9009 en su día, "The Hurt Locker" es una peli sobre la temática recurrente de la Bigelow, que es la drogadicción, y que el asunto vaya de Irak es más bien incidental). Media década después viene el siguiente asalto a la taquilla, a cargo de Clint Eastwood. En un proyecto que inicialmente iba a dirigir Steven Spielberg, aunque ya sabemos el historial que tiene Stivi en los últimos años de anunciar que va a rodar tal y cual cosa, y al final ná (y probablemente salimos ganando, porque el Spílber le baja todo el ñoño cuando se mete con hechos de la vida real). Y que iba a protagonizar... Chris Pratt. Los estudios WB dijeron que weno-yá, pero me la protagoniza Bradley Cooper, porque a ese Chris Pratt, ¿quién leñe lo conoce? (todavía no rodaba "Guardianes de la Galaxia", por supuesto). ¿Resultados? Más de 500 millones de los green en el bolsillo, la peli bélica más taquillera de todos los tiempos en números absolutos (batiendo el récord de "Salvando al soldado Ryan" y sus 481 millones, aunque ésta conserva el récord si se hacen los ajustes por inflación), y la peli más taquillera de Clint Eastwood. Además de una buena recepción crítica. En lo único en donde fue a patinar, es que fue nominada a seis Oscares, incluyendo Mejor Peli y Mejor Actor, y terminó ganando apenas Mejor Edición de Sonido, que es más o menos como si inauguras un restorán, todos lo adoran, la crítica gastronómica te alaba, te postulan a Restorán del Año en los Premios Restorán, y al final te llevas la estatuilla al Restorán con Mejor Acústica. Pero no siempre se puede ganar. Y de todas maneras, sigue sin estar mal para un cineasta que ya está llegando a las ocho décadas y media (seriously), cuya última peli no la vieron ni las bacterias que se quedan profitando de las bebidas derramadas en el interior del cine ("Jersey Boys", y cuando decimos no verla, ni siquiera acá en Cine 9009 la vimos, y eso que nos hemos bancado todo el Eastwood del XXI), y que lo último que recordábamos de él, era el espectáculo alzéimer que dio hablando con una silla vacía en donde veía a Obama.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Clint Eastwood hace muy bien lo que todo viejo ha refinado en una vida entera hasta convertirlo en un arte: cagarse a gusto en todo. Después de una racha de triunfos que culmina en "Gran Torino", el tipo va y rueda un biopic así de ná ("Invictus"), luego una peli de tintes sobrenaturales ("Más allá de la vida"), luego un biopic de un tipo demasiado opaco para sacar de ahí un buen biopic ("J. Edgar"), y finalmente una peli sobre una banda musical hoy en día olvidada ("Jersey Boys"). O sea, nada que lo relacione con la dureza del Spaghetti Western o con "Harry el Sucio", sus roles más icónicos. Y cuando va y rueda una sobre la Guerra de Irak, ¿qué rueda? Según los Yueséi, la peli patriotera definitiva sobre cómo los americanos le pusieron las peras a cuatro a los irakíes, que no se los puede dejar solo, leñe. Según el resto del mundo, un bodrio que comete el pecado imperdonable de GLORIFICAR la invasión militar más cuchufleta que el mundo ha visto desde la instalación del Estado de Israel (y vino una más cuchufleta después todavía: la de Crimea por Rusia contra Ucrania en 2014). Pero en verdad, ¿qué ha rodado Eastwood? Cualquiera que conozca su filmografía con dos dedos de frente, sabe que la respuesta no es ninguna de las anteriores. Porque esta peli sigue la estela de "The Hurt Locker" en el sentido de no ser una peli política acerca de la Guerra de Irak, sino de tomar ésta como trasfondo para un planteamiento bien diferente, en concreto la psicología del soldado, y más genéricamente, del espíritu yanketa. O si se quiere, una exploración o análisis de qué define lo yanketa y sus credenciales para ir a imponer la democracia a balazos en el resto del mundo. La respuesta eastwoodiana es tan cínica y desencantada como lo esperábamos. Porque hay quienes ponen bastante énfasis en que en la peli, todos los SEAL y todos los héroes son buenos y tal, y todos los moros son malos, y por ende, es una peli maniquea y una lamida de glande en pleno al Fascismo Imperialista Americano (TM). Olvidándose de que la peli viene enmarcada con un prólogo y un epílogo que, sin ser demasiado extensos, ponen esto en un contexto bastante diferente. El prólogo nos hace una pregunta: ¿qué clase de pringao es tan tarao que se cree eso de que los Yueséi tienen un derecho sagrado e inalienable de ir a sodomizar a otras naciones, sin que otros los sodomicen de vuelta? Y la respuesta es: un pringao de pueblo pequeño, sin mayor educación, un simplón a quien todas las ideas políticas le llegan por la retórica de los modernos medios de comunicación de masas, y cuya idea de respetar la tradición yanki le ha venido inculcada literalmente a correazo limpio. Es decir, la peli nos está diciendo casi desde el minuto uno que el prota no es un héroe ni mucho menos. Incluso hay una cierta ironía en que la peli se llame "El francotirador" ("Francotirador americano" sería una traducción más adecuada), y el jodío se pase la mitad de la peli no siendo un francotirador, que se supone deben permanecer a distancia cubriendo a sus compañeros fusil en mano, sino entrando a las casas a hacer un trabajo que, admitámoslo, sus compañeros pueden hacer mejor, y por tanto devaluándose profesionalmente en el camino. La historia misma de la guerra sigue el guión estándar de Jólivu, de los buenos bem buenos y los malos muito malos, pero este planteamiento maniqueo en realidad sólo resalta aún más lo ficticio del patrioterismo yanketa mal entendido de los blockbusters tipo Michael Bay, después de habernos mostrado que el jovencito en realidad no es un héroe. La peli no se preocupa en dibujar a los musulmanes como personajes, y esto parece ser a propósito. Aunque hay un guiño interesante: el francotirador enemigo, el malo, es un atleta olímpico, es decir, un tipo dedicado en cuerpo y alma a mejorarse a sí mismo como persona y ser humano, que ha tomado la decisión consciente de luchar por los musulmanes después de haber sido agredidos, mientras que el prota es un cowboy paleto que se cree todo lo que le dicen los mass media. Por eso la peli no termina allí donde debería acabar todo blockbuster jolivudense promedio, que es con la derrota del villano y un breve epílogo lacrimoso estilo "Salvando al soldado Ryan" o "Pearl Harbor" (a la que tuvieron que impostarle el ataque a Tokio porque si acababa en Hawai, los yanketas iban a salir del cine deprimidos), sino con una extensa coda en donde se nos narra el absurdo y el sinsentido de la vida del prota después de haber salido de la guerra, y que remata por supuesto en (((SPOILER DEL FINAL, LEÑE, SPOILER DEL FINAL))) una muerte que resulta tanto más trágica por lo absurda, asesinado por un antiguo camarada de armas al que pretendía ayudar, en un comentario acerca de cómo la máquina de la guerra devora a sus hijos y sigue marchando incólumne adelante. (((FIN DE LOS SPOILERS))). Eastwood no es un extraño al cine bélico. Su obra maestra en este sentido es quizás el díptico de "La conquista del honor" y "Cartas desde Iwo Jima". Pero incluso en pelis en apariencia más triunfalistas como "El guerrero solitario", hace algunos planteamientos bastante crudos acerca de lo que significa luchar por la patria, y examina de manera bastante interesante lo que significa el heroísmo, deconstruyéndolo hasta lo esencial y casi eliminándolo del mapa. "El francotirador" es la adecuación de las ideas eastwoodianas sobre el patrioterismo barato y sobre la guerra, a un contexto del siglo XXI, y por lo tanto, un lúcido comentario no acerca del amor a la Patria, sino de la manera descarriada en que dicho amor puede ser vertido.

-- Toda la larguísima parrafada anterior no significa que la peli esté libre de defectos. Que los tiene. "El francotirador" no llega a las alturas del díptico de "A la conquista del honor" y "Cartas desde Iwo Jima". En el guión hizo la apuesta arriesgada de mostrar a sus personajes sin explicarlos mayormente, y esto le pasa factura en que la peli no termina de entenderse del todo. Como decíamos, muchos la ven como una apología del fascismo americano. No pocos echan de menos un poco más de contexto, de mostrarnos lo mala malísima que es la Guerra de Irak, o sea, que le falta crítica social porque no hay contexto geopolítico. Por supuesto, ayuda mucho para entender cuáles son las ideas sobre las que trabaja Eastwood, el estar familiarizado con su cine de antemano. Pero el grueso de las audiencias no tienen por qué darse ese trabajo. El cine de Eastwood es siempre recomendado porque no en balde el hombre se ha transformado en uno de los mejores directores yanketas de todos los tiempos, pero toda peli debería defenderse y pararse por sí misma. En ese sentido, hay algo de fallido en esta peli, si es que para comprenderla a cabalidad es necesario retroceder a pelis más antiguas de Clint Eastwood. Es claro que Eastwood tomó la opción narrativa de mostrar los hechos y no juzgar a los personajes, hasta el punto que ni siquiera intenta influir a las audiencias por el manido recurso de la banda sonora plañidera de rigor, borrándola de un plumazo (algo en lo que son especialistas por ejemplo la dupleta Spielberg y Williams, malintencionados como ellos solos a la hora de querer remarcar el MENSAJE de la peli con violines y orquesta bombástica para que veamos quiénes son los BUENOS, y si no, pruebas son "La lista de Schindler" o "Lincoln"). Pero esta opción narrativa es arriesgada porque priva de cabos a los cuales el espectador pueda atarse. Y eso es justo lo que pasa acá. La peli está soberbia desde el punto de vista narrativo, y aunque a ratos se torna un tanto tediosa por repetitiva, Clint Eastwood la dirige con su rigor acostumbrado, y nunca suelta. Pero todo eso está al servicio de unos planteamientos que necesitaban un par de vueltas de tuerca adicionales para acabar de funcionar. Dicho de otra manera: "El francotirador" es buena, pero no alcanza las alturas de... creo que es tercera vez que lo digo... el díptico ése que mencionaba. Otro cineasta estaría rezando a los dioses dando gracias por haber tenido el genio para rodar algo así, pero de Eastwood esperábamos más, y la verdad, uno se malacostumbra con lo fino.

IDEAL PARA: Ver cómo un republicano de verdad se las gasta con las guerras que los propios republicanos iniciaron en primer lugar.

domingo, 8 de marzo de 2015

"Juntos pero no tanto" (2014).


-- "And So It Goes". Estados Unidos. Año 2014.
-- Dirección: Rob Reiner.
-- Actuación: Michael Douglas, Diane Keaton, Sterling Jerins, Annie Parisse, Austin Lysy, Michael Terra, Sawyer Tanner Simpkins, Maxwell Simkins, Maurice Jones, Yaya DaCosta, Scott Shepherd, Andy Karl, Frances Sternhagen, Frankie Valli, Luke Robertson.
-- Guión: Mark Andrus.
-- Banda Sonora: Marc Shaiman.

-- "Juntos pero no tanto" en IMDb.
-- "Juntos pero no tanto" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

El tipejo éste, el prota, er... ¿cómo se llama? Eh, no importa, mejor le decimos Michael Douglas que es el actor que lo interpreta, y yastá. Michael Douglas sube un montículo y se cansa porque el jodío ya está al borde de la setentena (seriously), y el montículo es de la señora, o mejor dicho (porque resulta creepy pensar en el montículo de venus de la señora... er... no, no tanto. Ahora que recuerdo, la señora es CZJ), mejor dicho, decía, de la muertita, porque él es viudo, y él va y se queja ante la señora muerta de que por qué pidió que la enterraran tan alto y tal (porque un personaje que SE CAGA EN EL RESPETO A LOS DIFUNTOS es, ya sabemos... GRACIOSO). El caso es que el individuo de marras deja unas flores después de un discurso de tipo "soy un cabrón y me cago en todos, pero i miss you the same". Listo, todas las viejitas de la platea mojando bragas. El caso es que, además de eso, trata de vender una casa y tal. Siendo un sinvergüenza porque el cliente es chino, entonces va y pone una foto oriental (pero la caga: la foto es vietnamita. O el cliente es vietnamita. No sé. No me importa) para decir que el dueño anterior era de la etnia, y luego viene un cliente nigga, y va y pone una foto nigga. En paralelo, vive en un antro de mala muerte (bueno, no tanto, es peli yanki, pero no es casa de peli softcore, a eso nos referimos). Con Diane Keaton de vecina, una viejuna que, admitámoslo, ya no está tan buena (y que en sus años tenía pega porque, bueno, le daban el puesto a una ACTRIZ y no a una buenorra), y que canta en un cabaret... o que lo intenta, porque ella es viuda, se acuerda de su marido, no puede seguir cantando, joer es casi un gimmick de la vieja ésta. Ya, listo, tenemos el escenario armado, ahora, ¿qué falta? Ah, sí, el detonante de la acción. Resulta que aparece el hijo del Máikeldougla y le dice que oye papá, hemos estado distanciados, nunca nos entendimos, pero ahora necesito de tu ayuda, me voy a la capacha por un crimen que no cometí (¿se va a poner gritty la cosa? No, el crimen es de ésos de "cuello blanco"), y mi hija va a quedar sin nadie, y como eres el abuelo, pues... El caso es que al Máikeldougla, maldita la gracia que le hace, porque bueno, han puesto tan cabrón al prota que adivinamos, ésta va a ser una de esas pelis de CABRÓN ENTRAÑABLE REDESCUBRE LOS SENTIMIENTOS POSITIVOS Y MADURA Y SE RECONCILIA CON LA VIDA Y SE ECHA A LA CHICA DE PASO. Charles Dickens se forró con la fórmula, aunque como nada sabía de marketing el tontón, pues el Scrooge al final no se echó chica. Pero me desvío. El caso es que al Máikeldougla le endilgan la chica y tal. El tipo, al principio pasa con todo el aire macarra de Máikeldougla, ante lo cual la Diane Keaton reacciona de la manera esperada, o sea, POBRE CHICA CUIDÉMOSLA y tal. Y bueno, la chica es tan-pero-tan-pero-tan, que poquito a poco consigue derretir el corazón del viejo y too. Ya se saben el resto, para qué se los predico.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

El 25 de septiembre de 2014, Michael Douglas CAMBIÓ DE DÉCADA. Cumplió SETENTA. Sí, lo escribo de nuevo, repetido, ahora con números: 70-70-70. Así pasa el tiempo. Y mientras le llega el contrato para actuar en "Ant Man" (joer, los de la Marvel de verdá les gusta eso de balancearse en la cuerda floja, miren que apostar por "Guardianes de la Galaxia", y ahora...), algo tiene que hacer. A veces le tocan pelis como "Liberace". Pero más frecuentemente, thrillers de mierda como "El centinela". O secuelas colgás como "Wall Street: El dinero nunca duerme". O bien, rodar cosas como "El último viaje a Las Vegas", en donde se cachondea con elegancia de sí mismo (que la peli misma sea elegante, eso es otro cuento, pero bueno...). En su último trabajo garbancero, Michael Douglas se pone a las órdenes de Rob Reiner, tipo que alguna vez fue grande, muy grande ("Esto es Spinal Tap", "Cuenta conmigo", "La princesa prometida", "Cuando Harry conoció a Sally", "Misery", "Cuestión de honor", "Mi querido Presidente"), pero con los años se reblandeció, empezó a rodar comedias Herbalife, y en general perdió esa cosa edgie para transformarse en un cineasta no especialmente aburrido, pero sí bastante predecible ("Antes de partir"). Basados en un guión de Mark Andrus, otro que trata de reverdecer laureles (¿les parece que la idea del viejuno mañoso cascarrabias a quien la vida se encarga de endulzarlo hasta que al final se queda con la chica, es un plagio de "Mejor Imposible"? Normal, hombre, normal, ES EL MISMO GUIONISTA. Ah, y su gran crédito anterior es... "Las reglas de Georgia". Crap). ¿Qué podía producir entonces la unión de un actor que todavía sigue trabajando para cuando llegue el día en que Catherine Zeta Jones se quiera desaparecer de su lado y tenga que pagar un pastón en abogados de divorcio, y un director que ya no está en edad de incomodar o reventarle pulgas a nadie? Pues... "Juntos pero no tanto". A la crítica, la peli no le gustó. Pero aún, al público no le gustó. Recaudó 18 millones. Y la cosa costó apenas 30, apenas un 15% de un blockbuster promedio (joer, la remuneración de Johnny Depp para "Piratas en el Caribe: Navegando aguas misteriosas" solita era MÁS de lo que costó TODA ESTA PELI). Den por hecho que esta peli será olvidada rápido, pasará al cable al horario de las féminas neuróticas estrujapañuelos, y en general será por completo olvidada. Bueno, si hubieran contratado a alguien distinto a Diane Keaton, la chica que pasó desde (tomen aire aquí) "El Padrino" (y Oscar a la Mejor Actriz por "Annie Hall") a "¡Porque lo digo yo!"...

¿POR QUÉ VERLA?

-- El director de "Cuando Harry conoció a Sally" con el actor de "Atracción fatal", con la actriz de "El Padrino", con el guionista de "Mejor imposible", TODOS ELLOS EN HORAS BAJAS. ¿Todavía sigues pensando que es una buena idea ver esta peli? Pero seamos amables. El que tuvo, retuvo. Rob Reiner tiene ojo para su material (aunque no genio). Michael Douglas hace lo que mejor sabe hacer un setentagenario, o sea, cagarse en todo y en todos, y la verdad, eso lo hace magnífico (después, cuando le bajan los buenitos, se pone aburrido, admitámoslo). Diane Keaton puede que haga material mierdero, pero de alguna manera se las arregla para mantener las cosas a flote. ¿El guión? Una tontera de principio a fin. O sea, cuando para rellenar metraje tienes que sacar una escena de parto hecha como comedia, entonces... Porque el guionista, puesto a plagiar, decidió copiar una de las escenas más horrorosas de "El plan B" con Jennifer Lopez, joer, eso es fusilarse en la gamba. O sea, la peli vale de algo porque tiene actores de primera línea que más o menos salvan la papeleta con más oficio que talento, que por algo son zorros viejos. Pero tampoco es que te van a cerrar las puertas del Cielo si es que no la ves. (Bueno, puede que se te abran. Algunos pensarían que viendo esto, la mayor parte de tus pecados deberían quedar expiados).

-- Sterling Jerins, como la nieta de marras. Tiene diez años, y ya asoma maneras de que podría bien ser la BIG REVELATION del cine de aquí a una década más. A condición de que elija buenos papeles, por supuesto. El caso es que la chica brilla como una nieta que, por una vez en la vida, y sin que sirva de precedente, NO ES LA CHICA QUE TERMINA SIENDO MÁS SABIA QUE LOS ADULTOS, ni tampoco una niñata insoportable. A medida que la vida la putea (porque hay que ser puteado para ser un niño y que manden a tu progenitor a la cárcel, además de no conocer a tu propia madre), es imposible no sentir ternura por la chica. Claro, después la cagan con eso de que "voy a filmar orugas convirtiéndose en mariposas porque es SIGNIFICATIVO", pero no me han escuchado decir que la peli es buena en ninguna parte, ¿verdad...?

IDEAL PARA: Damas románticas y vaporosas ya en la tercera edad, que suspiran por un Michael Douglas salvaje al que les gustaría domesticar.

domingo, 1 de marzo de 2015

"El destino de Júpiter" (2015).


-- "Jupiter Ascending". Estados Unidos. Año 2015.
-- Dirección: Andy Wachowski y Lana Wachowski.
-- Actuación: Mila Kunis, Channing Tatum, Sean Bean, Eddie Redmayne, Douglas Booth, Tuppence Middleton, Nikki Amuka-Bird, Christina Cole, Nicholas A. Newman, Ramon Tikaram, Ariyon Bakare, Maria Doyle Kennedy, Frog Stone, David Ajala y Doona Bae.
-- Guión: Andy Wachowski y Lana Wachowski.
-- Banda Sonora: Michael Giacchino.

-- "El destino de Júpiter" en IMDb.
-- "El destino de Júpiter" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Rusia, la tierra de los rusoskas, obviously. En una época que parezques nuestro presente, pero no tan nuestro presente, vemos a un astrónomo de levita y telescopio de esos chiquititos tipo Isakniuton en vez de, digamos, un Monte Palomar de los de toda la vida. Joer, que esta peli va a ser laaaaaargaaaaaa... Ya, el caso es que pasa una rusoska y tal, mira al pobre jodío cogiendo frío ahí, empiezan a conversar, se enamoran... y ella queda embarazada. A tiempo para que... ¡¡¡JOERQUEVIENENLOSMALOH BALA-BALA-BALA!!! Porque THIS... IS... SPART... perdón... THIS... IS... RUSSIA!!!, y en Rusia hay criminalidad y tal, vivan los estereotipos. El caso es que balean al marío por ná, y ella, ahora flamante viuda, se marcha embarazá al Nuevo Mundo, la tierra en donde le pasan cosas buenas a todos los que creen en la VIDA, LA LIBERTÁ Y LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDÁ, justo a tiempo para que a bordo del barquito nazca una chica, que como el planeta tal y cual está en tal y cual posición (astrología, para honrar al papi científico ya muricido, estos rusos sí que saben), la llaman Júpiter. Júpiter Jones, porque tener nombre y apellido que comienzan con una mesma letra, mola. Menos mal que la configuración astral era la que era, o si no, el bullying que le hubieran hecho a la chica en el colegio si se llamara urANO Jones, hubiera sido de antología. El caso es que pasan los años, y la familia termina haciendo lo que todo inmigrante ruso que no es Isaac Asimov ni Irina Shayk: fregando excusados. Jupiter Jones ahora es una joven demacrada y de piel amarillenta papiro, destrozada por la vida, con el rostro desfigurado por la lepra, las manos llagadas de tanto limpiar mierda... no, mentira, Jupiter Jones ahora es Mila Kunis. Les volvió el alma al cuerpo, ¿verdad? El caso es que Mila K... perdón, Jupiter Jones está limpiando WCs en vez de, digamos, fotografiarse para Playboy o meterse a Hollywood y rodar series televisivas sobre los 70s, brindarle la voz a dibus animados, o darse un revolcón con Natalie Portman. Sí, y yo me lo creo. En fin. MEEEEEENTRAS TANTO en el espacio, tenemos un escenario chupigaláctico en otro planeta, que Antonio Gaudí se hace en los pantalones, y en donde asistimos a una conversación más o menos críptica entre tres hermanos y tal, acerca de la Tierra, unas cuestiones de herencia y bienes raíces (herencia y bienes raíces. En una peli de ciencia ficción. Apasionante, Huashoskis, apasionante). Y por alguna razón, deciden que deben encontrar y masacrar a Mila Kunis. El caso es que envían los correspondientes asesinos en plan seek-and-destroy, y en medio de todo eso aparece un tipo lo más majo de lo majo, Channing Tatum tratando de poner cara de malo otra vez... Sí. Y yo me lo creo. (Y es que no hay caso. Con esa cara de bebé que se gasta, a Channing Tatum no me lo creo de tipo duro. Puede que si me pilla en la calle me haga trizas y me lleve al pelagatos para venderme por kilo, pero imposible que ponga cara de malo en el proceso. Es Channing Tatum, después de todo). El caso es que viene una secuencia de acción en donde Channing Tatum le dice a Mila Kunis VEN CONMIGO SI QUIERES VIVIR (no me acuerdo si sí o si no, la verdad, pero queda bonito hacer el chiste acá). Después de una tropospidante secuencia de aXión contra un cyborg indestructible venido del futur... er... perdón, contra los asesinos interplanetarios y tal, el Tatum se lleva a la Kun... er... a Jupiter Jones, y le explica un poco destoquello. Y se lo lleva a... ¡¡¡SEAN BEAN!!! Motivando otra secuencia de acción, luego de lo cual, ¡al espacio! Y luego de lo cual, ¡intriga palaciega! ¡con algo de acción! Luego de lo cual, ¡¡¡MÁS INTRIGA PALACIEGA!!! ¡¡¡CON ALGO MÁS DE ACCIÓN!!! Joer, si yo dije que la cosa iba a ser laaaaaargaaaaaa...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Pobres Wachowskis. Ya es sabido que acá en Cine 9009 les tenemos cariño y respeto. Genios, lo que se dice genios, no son. Nos han dado una de cal por una de arena. Nos dieron la entrañable "Matrix", y luego los dos puntapiés en tó lo que es la panza con sus dos secuelas. Nos dieron la incomprendida "Meteoro". E incluso aunque "Cloud Atlas" sea una peli en definitiva fallida, a lo menos es fallida a su manera y no a la manera de tanto blockbuster clónico made in Hollywood. Eso sí, después de la paliza de "Cloud Atlas", como que se les anduvo haciendo un poquito. O sea, otra metida de pata por la misma línea, y ZAZ, adios mondo cane. Porque después de castañazo tras castañazo, ¿los pondrían ustedes a rodar otra peli? O sea, si el dinero lo ponen ellos de su bolsillo, OK, pero ¿y si el dinero es DE USTEDES? ¿De ustedes que, como productores, han tenido que conseguírselo con el sudor de su lengua? No, ¿verdad? De manera que los Wachowskis tenían que jugarse una última carta. Una que significara el regreso a Jólivu por todo lo alto, si no querían terminar como Mila Kunis en la peli: fregando excusados (metafórico, Huashoskis, metafórico). Y lo hicieron con una historia original de ellos (aplausos). Sobre una chica pobre como rata pero muy mona, que resulta ser la princesa prometida de tal y cual reino interplanetario (OOOOOO... K por eso, ya, igual a lo mejor sale algo con vidilla y entretiene y tal). Con un guión estándar la primera mitad (Ehm... Bueno). Y con uno bastante complicadito en la segunda (INSERTAR RONQUIDOS AQUÍ). E iremos directo al grano. Castañazo padre. Reacciones displiscentes de la crítica, y el público no muy convencido que digamos. Por no convencido, queremos decir que la cosa no ha recuperado ni lo que ha costado. 176 millones de presu, menos de 120 de recaudación bruta, a algo menos de un mes de su estreno. Joer, que los darnais y las marvelíadas se hacen esa cifra en su primera semana o menos. Una lástima.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Bueno, la peli de por sí es un tanto desconcertante. Por una parte, la premisa es tan cliché, que llega a ser ultraquemada: una chica está hundida en mierda (literalmente), pero de pronto descubre que es la princesa galáctica heredera de blablablá. Pero bueno, asumámoslo como los Wachowski queriendo ir a la segura y darle al público lo que pide (cuentos de hadas con tecnoblablá), como un producto más bien encargaticio. Hasta ahí, nada de malo. Que hay que comer, después de todo, y total, si al público le cuelan "50 sombras de Grey" o "El Hobbit" como ejemplos de gran cine cada una en su género, pues por qué no iba a pasar. No es la chicha en cacho, pero si está bien hecho, si entretiene a lo menos... Y bien, la primera parte más o menos lo consigue. Igual se demora su cacho en poner las piezas en posición, lo que considerando lo ultrapredecible del guión, no es exactamente un beneficio. Pero bueno, a lo menos tenemos algunas buenas piezas de acción, y eso compensa. Es en la segunda parte, cuando los protas viajan al espacio, cuando la cosa empieza a ponerse más espesa. Porque los guionistas no hacen más que acumular incidente tras incidente, sin mayor progresión dramática, generando incluso subtramas completas que, de quedar rematadas quedan rematadas, masho, pero es que tampoco añaden demasiado, en otro clarímbamelo ejemplo de que a veces las pelis no quedan más épicas por meterle y meterle cosas (lo que podríamos llamar el síndrome "John Carter", que igual estaba bien, pero hubiera quedado mejor sin la trama del Mark Strong estorbando), sino por el contrario, depurándola echando por la borda cuanto se pueda para quedarse con lo básico ("La guerra de las galaxias", sin ir demasiado lejos). Para el recuerdo el cliché del villano que le propone matrimonio a la heroína, y el héroe que tiene que irrumpir en la boda por todos los medios destructivos posibles. Joer, que ya "Flash Gordon" lo metía en plan homenaje paródico, y de eso hace sus tres décadas y media ya. Los Wachowski al menos se preocuparon de diseñar un universo más o menos completo, pero luego, a la hora de meternos en él, se complican un montón, con el resultado de que muchas veces no vamos siguiendo demasiado bien la intriga corporativa. Y cuando llegamos a entenderla, no es que fuera la gran cosa tampoco. Y todo con un cierto tufillo triunfante que trata de decirnos que es aventura SERIA. Que, salvando las distancias de guión, "El quinto elemento" iba más o menos de lo mismo (chica heroica que salva al mundo, su guardián, el malo muuuuuu malo con dedicación a la maldad, mensaje anticorporativo antiglobalización, mucha sai-fai con decorados ultrabarrocos, etcétera), pero se lo tomaba en plan cachondeo que sacaba resultados mucho más memorables por lo mismo, por partir desde el guiño cómplice al expecta'or. Frente a eso, ni todo lo piringulis rococó de las preciosas naves espaciales y tal pueden rescatar al asunto del pantano. En particular con un Michael Giacchino en la banda sonora que, triste es decirlo, ya no es el tipo que nos regaló soundtracks maravillosos como "Los Increíbles" o "Star Trek", y que para la secuencia final abusa de lo lindo de coros gregorianos que, ejke ya han pasao década y media desde el soundtrack de Howard Shore para "El Señor de los Anillos" y ya tuvimos una revolución completa en materia de BSOs con el soundtrack de "The Dark Knight" hasta el punto de la saturación, así es que termina siendo cansino. Y si a eso le sumamos uno de los finales más mierdas que ha visto el cine en años (sin spoilers), entonces apaga y vámonos. O, bueno ya... (((ZONA DE SPOILERS, ZONA DE SPOILERS, ZONA DE SPOILERS, SI NO QUIERES ENTERARTE DE CÓMO TERMINA, SÁLTATE AL SIGUIENTE PÁRRAFO))) La chica descubre que es la princesa galáctica y tal, los villanos están derrotados, se supone que ella es multimillonaria a nivel planetario y es la dueña de la Tierra, ¿y qué hace? ¿Irse a vivir a un palacio con su familia? ¿Darse un crucero de placer alrededor de la galaxia? ¿Dedicarse a mejorar la condición humana? Noooooo... lo que hace es... volver con su familia a limpiar excusados, y mantener como secretito eso de que yo soy dueña de la Tierra. Una cosa es crear una historia fantástica en clave Sci-Fi, y otra muy distinta es tomarnos el pelo. Que eso funcionaba con "El mago de Oz" cuando Dorothy volvía a Kansas porque las audiencias en esa época eran descerebradas, pero ¿hoy en día...? O a saber. Que igual no falta la hembra humana que hasta lo encuentra tierno y tal, AWWW-corazoncito-corazoncito, miren cómo se quieren con su familia. Si hay gente pa'tó, después de todo. (((FIN DE LA ZONA DE SPOILERS, FIN DE LA ZONA DE SPOILERS, FIN DE LA ZONA DE SPOILERS))).

-- A pesar de todo, la peli tiene algunos aspectos positivos a remarcar. El diseño de las naves espaciales y escenarios es enormemente creativo, todo lo que se puede conseguir con el CGI de ahora, pero no sólo funcional sino un verdadero esfuerzo por buscarse una estética propia. El universo narrativo, los Wachowski a lo menos se toman la molestia de diseñarlo tan a fondo como pueden, y hay un intento serio por crear su propia cosmología en vez de colgarse a soluciones más convencionales, y eso siempre se aplaude, porque como decíamos, es preferible una peli que naufrague probando cosas nuevas, que una que se hunda en el marasmo de lo-mismo-de-siempre (¿"Transformers" y secuelas, alguien?). También gana puntos por Eddie Redmayne, el galancete de tres al cuatro de "Los miserables", componiendo un villano que's un bastardo arrogante y odioso hasta decir basta, un monstruo completo sin remisión. Es de predecir que el cataclismo de esta peli no lo va a tocar, habida cuenta de que en el mismo año se está llevando un pelón dora'o por interpretar a Stephen Hawkins en "La Teoría del Todo", dicho sea de paso, aunque a saber, ¿no? Ciertos detalles del argumento también consiguen remecer al respetable (por ejemplo, uno puede preguntarse qué clase de criatura era la famosa madre en cuestión, toda vez que tres de los personajes tienen conflictos bastante jodíos con ella). No es demasiado, claro. Es la diferencia entre una peli simplemente aburrida y un desastre. Pero algo es algo.

-- Otra cosa que se agradece, es la voluntad anarquista de la peli. Los Wachowski no se cortan un pelo en montarse una ideología anarquista a tope aquí (así como en "Matrix". Y en "Meteoro"). A diferencia de otras pelis algo más complacientes con los ricachones, de tipo "dejemos que el sistema siga adelante, que las instituciones funcionen, y que los perdedores sigan perdiendo porque se lo merecen, por perdedores", aquí se describe al sistema político-socio-económico intergaláctico en esencia como una sociedad ultracapitalista en donde los intereses empresariales han llevado a la creación de auténticos monopolios u oligopolios sobre muchos bienes, incluyendo el más preciado de todos: la vida humana. Dándole un poco la vuelta a ideas como "El precio del mañana", aunque descartando el elemento TIEMPO de manera pura y dura e incluyendo el factor vital de manera más sutil (no tanto que no se adivine lo que está pasando, joer, que varios ya nos hemos visto "Cuando el destino nos alcance" o sus sepetenta millones de clones), el concepto de cuál es el propósito de la Humanidad es, cuando menos, un golpe bajo en toda la jeta contra el sistema. La solución final, eso sí, es un tanto complaciente, aunque sospecho que eso tiene que ver más bien con el afán de brindarle un cuento de hadas a la audiencia que otra cosa. Porque aunque se nos pinta que la cosa acaba en final feliz y tal (sin spoilers aquí... bueno, eso de "final feliz" fue un semispoiler supongo. Pero, vamos, ninguno esperaba un final tipo Shakespeare en donde todos mueren acribillados a espada limpia o envenenados, ¿verdad?), lo cierto es que a poco que uno lo piense... la Tierra sigue condenada igual. Basta que ocurra esto o aquello, y listo, Apocalypse ist hier. Aunque a estas alturas del partido, uno puede preguntarse si este final feliz que no es un final tan feliz, es otra ironía sutil de los Wachowski, o por el contrario, los tipos han perdido tanto la brújula que tanto les da esto como aquello, y la cosa al final termina como termina. (O sea, lista para la secuela. Que, dado los resultados de la taquilla, es ímprobo que llegue).

IDEAL PARA: Curiosos que se preguntan en qué andan los Wachowski por estos días.

domingo, 22 de febrero de 2015

"El Planeta de los Simios: Confrontación" (2014).


-- "Dawn of the Planet of the Apes" (título original en inglés), "El amanecer del Planeta de los Simios" (título en España). Estados Unidos. Año 2014.
-- Dirección: Matt Reeves.
-- Actuación: Andy Serkis, Jason Clarke, Gary Oldman, Keri Russell, Toby Kebbell, Kodi Smit-McPhee, Kirk Acevedo, Nick Thurston, Terry Notary, Karin Konoval, Judy Greer, Jon Eyez, Enrique Murciano, Larramie Doc Shaw, Lee Ross.
-- Guión: Mark Bomback, Rick Jaffa y Amanda Silver, sobre los personajes creados en estos dos últimos, e inspirados en la novela de Pierre Boulle.
-- Banda Sonora: Michael Giacchino.

-- "El Planeta de los Simios: Confrontación" en IMDb.
-- "El Planeta de los Simios: Confrontación" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Una animación de ésas con mapa de líneas computacionales estilo pantalla de radar de aeropuerto, nos muestra la expansión de un virus muy virulento el jodío, que se carga a buena parte de la humanidad y manda al resto al Madmaxlítico. Salto en el tiempo, diez años. En un bosque estilo la Tierra sin humanos, una cuadrilla de monos se dedica a cazar. Y aquí es donde los flojonazomerdas que les gusta la cosa doblá... (o sea, que les doblen las pelis del idioma original al ezpañóh, no se piense otra cosa, malintencionados), los que les gusta la peli doblada al ezpañóh, decía, a joerse tocan porque vienen SUBTÍTULOS. Porque la peli nos describe una sociedad de simios que SE COMUNICAN POR LENGUAJE DE SEÑAS Y RUIDITOS. Eso les pasa por no aprender inglé, que es el idioma más mejol de toos porque es el IDIOMA DE LOS YANKIS. El caso es que vemos una cantidad de monadas muy monas, incluyendo la sociedad simia cazando y tal. Y entonces aparecen James Franco y Freida Pinto, y se reencuentran con Caesar, una escena muy emotiva y tal, ¡¡¡HAHAHAHAHÁ!!!, no, estoy bromeando, a estos dos se supone que se los llevó la epidemia por delante, y no aparecen en la peli. Por una vez que tienen personajes simpáticos en estas franquicias McCine, y se los cargan sin más, si a estas alturas del partido uno no sabe cómo aguanta Jólivu. El caso es que aparecen humanos que son nuevos y originales (sentando las bases para una interesante mecánica: ELENCOS PRESCINDIBLES QUE NO PUEDEN COBRAR AUMENTO DE SUELDO DE SECUELA A SECUELA). El FIRST CONTACT termina en desastre, cuando un humanito pierde los estribos y se encomienda al espíritu de Buffalo Bill (y dado lo que se muestra, con úrea y feces de por medio, nos imaginamos), y BANG-BANG contra los monos. Caesar, mucho se mosquea. Los simios entonces van a LA CIUDAD DE LOS HUMANOS (un San Francisco que parece Chichen Itzá de maleza) y les dicen que YOU DON'T MESS WITH US. Los humanos, de una pieza, porque estos simios... ¡HABLAN! (y yo, ya pensando en el épico episodio de Los Simpsons ése de "he can talk, he can talk, he can talk, he can talk..." - "I can SIIIIIING" - "Dr. Zaius Dr. Zaius - Dr. Zaius Dr. Zaius - Dr. Zaius Dr. Zaius - Oh Dr. Zaius"...). Pero divago. El caso es que vemos que los humanos están retejodíos porque ya no les queda de dónde sacar combustible para electricidá (cómo les duró para una comunidad entera durante malditos diez años completos sin que la gasolina se volatilice, eso no se explica), su única esperanza es echar a andar una minirrepresa, y los simios la agarraron como domicilio. Y los simios, por su parte, liderados por Caesar, no quieren hostilidades con los humanos... salvo por Koba, el monicaco infernal de la peli anterior, que ése odia a los humanos porque EXPERIMENTARON con él y por eso se ha transformado en un GENOCIDA (joer, ¡Koba es sionista!), y le hierve la sangre por ponerse a masacrar monos desnudos. El caso es que los humanos envían una misión diplomática compuesta por un pringao, la pringá que es esposa del pringao, el pringao que es hijo del pringao y la pringá, y un ingeniero que, algo de drama tiene que tener la cosa, ODIA A LOS MONOS. Porque RACISMO = KAKA. Sutiles los guionistas, sutiles. La cosa entonces es negociar con los simios para que éstos le den luz verde a la hidroeléctrica, en plan MI HOMBRE UNO, MIS AMIGOS HOMBRE DIEZ, TÚ UNGABUNGA, TU DARNOS HIDROELECTRICIDAD, NOSOTROS DARTE NADA. (Lo de "nos haremos fuertes con los recursos que extraeremos de tus tierras y fabricaremos armas con las cuales destruirlos más tarde", no lo dicen). Ah, por supuesto, el líder de los humanos, al tiempo que la embajada marcha, está preparando también su propia solución final, atacar a los simios en su propia represa porque, buenoooooo... construir una sociedad híbrida humanosimia que deje atrás el especismo tradicional y encare un nuevo mundo postapocalíptico en donde marchen ambos juntos, no parece ser una opción. Con estos mimbres, el polvorín dispuesto y tal, la tragedia está servida. ¿Irán a pelear o no? Les daré un par de pistas. Acá en Latinoamérica la llamaron "Confrontación", así es que si no la hay, el público saldrá muy jodío del cine. Y otra pista más: es un blockbuster de Jólivu. ¿Han visto un blockbuster que no se salde con bonicas escenas de acción? ¿No? Pues eso.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Los simios han tenido mala suerte en el cine. "El Planeta de los Simios" de 1968 fue un taquillazo, aunque ha quedado algo ensombrecida por salir el mismo año que la mucho más pretenciosa y amuermante "2001: Odisea del espacio". Luego vino una secuela que más o menos mantuvo el tipo ("más o menos" es la expresión clave aquí), en concreto "Bajo el Planeta de los Simios", y luego vinieron las infrasecuelas "Escape del Planeta de los Simios" (decente), "La conquista del Planeta de los Simios" (tirando a malilla y aburridona) y "La batalla del Planeta de los Simios" (infumable). En una época en donde todavía no se hablaba in extenso de reboot ni ná, o sea por allá por 2001, alguien tuvo la genial idea de contratar a Tim Burton para rodar la infame "El Planeta de los Simios", que tan-tan-tan mala no era, si exceptuamos la de giros argumentales chorras con el pasado y el futuro en plan "Lost", o sea, que todo lo vamos a explicar en una secuela que, loada sea Bastet, nunca llegó. Pero ustedes no creerán que las sarmentosas garras de Jólivu iban a descansar, ¿no? Claro que no. De manera que pronto llegó otro reboot. Contrariamente a lo que se esperaba, "El Planeta de los Simios: Revolución" resultó ser un SciFi epic muy digno, en particular gracias al magnífico trabajo de Andy Serkis como Caesar. De hecho, es quizás uno de los mejores reboots de la historia del cine ever (aunque como peli tiene sus debilidades... bueno, tienen el enlace para el comentario que publicamos acá en Cine 9009, en su día). De manera que pronto llegó la secuela. Con nuevo director. Echando a prácticamente todo el elenco original (James Franco hace un cameo, pero no como personaje sino en una cinta dentro de una videocámara, lo que lo pone en términos de presencia escénica al nivel de Lisa Boyle en "Carretera perdida", porque si voy a ser malhablado, voy a serlo hasta el final, hehehé). Porque eso haces cuando has dado en el clavo con una franquicia, para las entregas siguientes: reemplazas a todo el mundo, a ver si los nuevos sí que consiguen cagarla en vez de, ya sabes, mandarse un nuevo exitazo. Pero eso sí, tenemos al omnipresente Andy Serkis interpretando una vez más a Caesar. La peli encontró éxito crítico y de taquilla, y logró encaramarse fácil al Top 10 de recaudación de 2014, resistiendo incólumne los embates de leviatanes como "Transformers 4", "El Hobbit 3", "Los Juegos del Hambre 3", "Capitán América 2" (AKA "Marvel 9"), "X-Men... ¿5? ¿7? - ya ni sé", etcétera. Pero una cuestión más acuciante: ¿es buena? ¿o es "Guerra Mundial Z" con monos en vez de zombis...?

¿POR QUÉ VERLA?

-- En realidad, "El Planeta de los Simios: Confrontación" son dos pelis por el precio de una. La primera mitad es cine del bueno, cine en estado puro, y si bien tiene algunas carencias lógicas por aquí y por allá (¿tres días apenas para reparar una hidroeléctrica? ¿y no se les ocurre mejor manera de gestionar al supuestamente INDISPENSABLE ingeniero racista que... la forma en que lo hacen? ¿y a nadie se le ocurre tratar de gestionar un tratado que beneficie mutuamente a humanos y simios?), resulta formidable en lograr algo que no siempre los blockbusters consiguen: darle real entidad a los simios. Porque vemos simios en pantalla, no seres humanos que da la casualidad que son simios. Es decir, se comportan como simios, se comunican como simios, y su visión del mundo es la propia de criaturas cazadoras recolectoras que viven en los árboles. Muchas escenas en donde se comunican con gruñidos y señas, no tienen nada que envidiarle a otros exitosos tour de force por el estilo como "WALL-E". Además, la peli desarrolla muy bien la idea de tragedia, de que en realidad humanos y simios son más parecidos de lo que podría pensarse, y que en realidad todos los personajes tienen su punto de razón en comportarse como lo hacen... y la sumatoria de todo eso es lo que más tarde o temprano conducirá a que todo salte por los aires. En definitiva, vemos algo que no siempre logran traernos los blockbusters: personajes, no meros monigotes haciendo lo que tienen que hacer para que la peli funcione. Todo eso, durante la primera mitad. Después viene la segunda mitad, cierto personaje toma una decisión crucial y desarrolla un plan para provocar la guerra total, y entonces todo lo logrado se va por el caño. ¿Todo? No, en realidad no. No seamos injustos. La peli sigue siendo potente y sigue rondando un halo de tragedia, pero toma el camino de los blockbusters más convencionales, los personajes más trágicos devienen en villanos y los más resueltos devienen en héroes, ambos de una pieza (cuando la tridimensionalidad de los personajes era la gran baza de la primera mitad), y el guión empieza a dar las clásicas vueltas de serie pulp. Sigue siendo un blockbuster con empaque, vemos una guerra-guerra y no un desfile de YO MOLO (aunque en versión todo espectador, eso sí, sin mucha sangre ni miembros mutilados ni ná, claro), y en eso sigue estando por sobre la media del blockbuster jolivudense corriente. Pero es un claro descenso desde la primera mitad. Por decirlo de alguna manera, la segunda mitad es cine palomitero del bueno, pero la primera mitad era cine del bueno a secas.

-- ¿Es una buena adición a la mitología de la franquicia? A medias. Se agradece que demos un salto en el tiempo de diez años, y no nos embolinen la perdiz con un "ya vamos a llegar hasta allá". Se supone que, si seguimos más o menos el hilo de la peli original de 1968, se supone que debemos llegar, decía, a un mundo dominado por los simios y con los humanos como esclavos, y esta peli marca bien el rumbo en esa dirección. El hecho de prescindir de los personajes de la primera entrega (salvo Caesar, Koba, Maurice, y no sé que otro mono más) es un arma de doble filo, porque por un lado aumenta la épica haciéndonos considerar que el mundo es más grande de lo que parece (a diferencia de Star Wars, en donde llega a ser ridículo que en una GALAXIA se topen una y otra vez los mismos personajes, mira que Chigüaca conocía a Yoda y acaba de matón de Han Solo que será el mejor amigo de Luke Skywalker que es el hijo de Darth Vader que conoció a Yoda que... me estoy mareando, mejor sigamos adelante), aumenta la épica, decíamos, pero por otra parte produce una cierta desconexión respecto de los eventos de la primera parte. Además, mientras que en la primera entrega todo acababa en un evento de ésos que cambian el mundo (los monos se rebelan y se independizan), el final de esta peli no modifica demasiado el status quo entre su inicio y su final. Vemos la primera batallita entre humanos y simios, vale, pero no es una batallita de la que se sigan grandes consecuencias. El continuará tampoco ayuda (no es que la peli quede directamente en un cliffhanger, pero igual que como en la Generación 2 de Robotech nos anunciaban que "vienen los invid" para sentar las bases de la Nueva Gen, aquí también dejan dicho que "viene un ejército con el cual nos vamos a liar a tortazos en la entrega 3"). En ese sentido, me da la idea de que quieren rodar una trilogía y esta peli es más bien de compromiso, un puente entre la 1 (monos se rebelan) y la 3 (que, suponemos, irá de cómo los monos van a esclavizar a los humanos, que es justo lo que deberíamos haber visto aquí en primer lugar). Si ése es el caso, entonces la historia de los astronautas que regresan a la Tierra y se la encuentran hecha unos monos, que era "El Planeta de los Simios" original de 1968, debería ser la entrega 4, cuando en realidad debería haber sido la entrega 3 (¡oh, guionistas de Jólivu abusando de la popularidad de una franquicia para estirarla como chicle! ¡Lo nunca visto!), y podrá sentar las bases para una segunda trilogía en la que, suponemos, esta vez no va a saltar la Tierra en pedazos como "Bajo el Planeta de los Simios" (ups, debí avisar del spoiler. Aunque, por otra parte...). Habrá que esperar hasta 2017 para salir de dudas. Supuesto de que Cine 9009, que va a ser un venerable abuelito blog de más de una década de existencia, siga vivo para esas fechas, considerando que (guiño - guiño) hubo gentes que lo daban por muerto. Y gatos también. No, gentes, no me había ido a crear el Planeta de los Gatos, aquí estoy de regreso con ustedes, hasta que Bastet así lo disponga.

IDEAL PARA: Ver una adición en general buena a la franquicia de los simios, aunque pudo haber sido incluso más de lo que es.

jueves, 19 de febrero de 2015

9 años de Cine 9009.

Cómo pasa el tiempo, Bastet, cómo pasa el tiempo. Parecía que fuera ayer en que comenzó su andadura este blog Cine 9009, y ya son nueve años. NUEVE. Cuéntenlos bien. Desde el 19 de febrero de 2006 hasta la actualidad. Qué tierno gatito era yo entonces, y qué grande era el mundo por esos años. En la actualidad... sigue siendo grande. Es lo que tienen los bienes raíces, que ni crecen ni menguan, salvo que les demos unas cuantas eras geológicas de tiempo para que las placas tectónicas hagan lo suyo.

Durante el año 2014, Cine 9009 tuvo un importante parón. Esto es un eufemismo para decir que el blog quedó chantado en firme, varado en dique seco, abandonado cual damisela decimonónica llorando por la pérdida de su murri-murri. Bueno, ESPERO que el jodío blog me haya llorado. O de lo contrario, lo entierro para siempre.

Pero en fin, a lo nuestro. Para los viudos de Cine 9009, hay buenas noticias. Bueno, lo que se llama buenas... hasta cierto punto. Pero buenas, si esperaban un regreso. Porque, sí... En eso me estoy dando tantas vueltas al explicarlo (por otra parte, qué remerchis esperan de un gato, caramba). Y sí, es eso. Cine 9009 regresa. A partir de este domingo.

La mitad salobre de esta noticia es que es un regreso más o menos parcial. Indefinido, sí, lo que quiere decir hasta que el pellejo aguante (o no haya un peletero por ahí, que a los gatos nos gusta conservar la piel bien puesta y las carnes lejos de la olla para guiso de conejos). Pero la velocidad de los posteos disminuirá a uno por semana. Los días domingo, por más señas. O mejor dicho, considerando el (nulo) ritmo de publicazón del último tempo, AUMENTARÁ a uno por semana, sería más honesto decir, creo. En fin, a lo que voy es que éste será el último posteo de día jueves durante un tiempo, porque los tiempos no están para más. Además dicen que van a hacer la de los Cazafantasmas 3, así es que me voy a esconder por si me confunden, que ya me han dicho, me estoy pareciendo a un fantasma.

¿Y más o menos qué vendrá? Bueno, por el minuto, una ristra de estrenos de 2014 que, aunque escritos con sagrada puntualidad (bueno, no tan sagrada. Bueh-EHEM, algo profana. No, seamos honestos: con una puntualidad sacrílega, eso es), con no tan sagrada puntualidad para el blog, concluíamos, al final nunca editamos ni publicamos. Bueno, AHORA es el tiempo.

Así es que, ya lo saben. Es hora de sacar los zapatos del armario, y prepararse para apuntarlos contra la baranda en donde nos da por maullar de noche y despertar a los vecinos, porque su gato cinéfilo fastidioso favorito regresa a las pistas. Medio paticojo y a media máquina, pero regresa. Nos vemos el próximo doming... er... esteeeeee...

¿En dónde están? ¿En dónde se metieron?

Joer, uno deja botado un blog medio año, y de pronto, todo el mundo se marcha.

Bueno, se lo pierden.

Los cuatro pelagat... er... los cuatro fieles que queden, nos vemos el próximo domingo. Que tengan un feliz 2015, con retraso, y... no olviden apagar sus celulares.

domingo, 27 de julio de 2014

"Armagedón" (1998).


-- "Armageddon". Estados Unidos. Año 1998.
-- Dirección: Michael Bay.
-- Actuación: Bruce Willis, Billy Bob Thornton, Ben Affleck, Liv Tyler, Will Patton, Steve Buscemi, William Fichtner, Owen Wilson, Michael Clarke Duncan, Peter Stormare, Ken Hudson Campbell, Jessica Steen, Keith David, Chris Ellis, Jason Isaacs.
-- Guión: Jonathan Hensleigh, J.J. Abrams, con material adicional de Tony Gilroy y Shane Salerno, basados en una historia de Hensleigh y de Robert Roy Pool.
-- Banda Sonora: Trevor Rabin.

-- "Armagedón" en IMDb.
-- "Armagedón" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Hace millones de años, nos cuenta... ¡¡¡CHARLTON HESTON!!!, en off eso sí, un asteroide tuvo la mala idea de irse de picnic cerca de la Tierra, cayó en su campo gravitacional, y se hizo papilla lo que se llama papilla contra nuestro mundo. Se vengó matando a todos los dinosaurios el muy cabrón, y con lo que molaban las iguanas con esteroides ésas. En fin. Es el presente (bueno, el presente finales-XX, eso es, un mundo casi alienígena porque no tenía Facebook ni Twitter ni drones). La gente camina por NY toda feliz y contenta, y de pronto comienza un bombardeo. Edificios caen, edificios se agujerean, nativos sin personalidad se mueren. ¿Es acaso un ataque terrorista contra los Yueséi? ¿Al Qaeda por fin se sacó los machos? No. Porque mientras tanto un astrónomo descubre que hay algo grande, gigante allá afuera. Pronto al Presi de los Estados Unidos, que es el único Presi del mundo que cuenta (uno al que además no se le va el censo, miren ustedes) le informan de que un asteroide del tamaño de Texas viene hacia la Tierra. ¿Y eso es muy grande? Bueno, le dicen, uno como taintitas veces más pequeño fue el que liquidó a los dinosaurios, así es que cuando éste llegue a la Tierra, no van a quedar ni bacterias para contar el cuento. (Que un asteroide brutalazo de grande como ése tendría la cuarta parte del tamaño de la Luna y debería generar mareas y asín, se lo dejan convenientemente en el tintero. No en balde, esta peli es utilizada en la NASA como concurso para los postulantes a astronautas ENCUENTRE LOS SIETE ERRORES y tal). La solución no es enviar misiles nucleares porque sería un arañazo y punto (porque siendo los Yueséi, quieren DESINTEGRARLO, no solamente desviarlo de su trayectoria, lo que con todo el arsenal nuclear de la Tierra probablemente sí sea posible). No, resulta que hay que horadar al desgraciao para enseñarle que con ESTADOS UNIDOS NADIE SE METE (con la Tierra, pero ya sabemos, los Yueséi son el mundo). ¿Van a enseñarle entonces a un equipo de astronautas a excavar? No, leñe, que eso sería demasiado fácil, y nos gusta complicarnos la vida porque hay que rellenar horas de metraje. Mejor tomamos excavadores de petróleo y les enseñamos a ser astronautas. ¿Quiénes son los astronautas? Ahora viene lo hilarante. Bruce Willis, conocido por la permanente cara de asco y es-lo-que-hay estilo John McClane ante cada misión. Ben Affleck pre-Daredevil con una cara de mijo que ni con vaselina, oigan (y comiéndose además a Liv Tyler en sus mejores años). Steve Buscemi actuando de sí mismo y cobrando por sí mismo también. Owen Wilson, sorpresivamente (en la época no lo conocía nadie, así es que resulta hilarante verlo en un rol que en realidad es un chaqueta roja). Y Michael Clarke Duncan también, porque una peli de éstas tiene que tener un negro grandote, y el Clarke Duncan era mucho Clarke Duncan. Comienza lo inevitable: el entrenamiento, no están listos, pero no hay plan B, hacemos lo mejor que podemos, la noche antes, las despedidas lacrimógenas, el despegue. Y por supuesto, después viene la misión misma, que no es llegar y perforar, sino que tiene que tener cagazo tras cagazo tras cagazo porque o si no qué suspenso y en qué gastamos el presupuesto para FXs. El brutal impacto de un asteroide contra las taquillas de todo el mundo, ha comenzado.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

En la segunda mitad de los '90s volvieron a ponerse de moda las pelis de desastres, un poco porque la gente estaba nerviosa en los felices '90s, como que no pasa ná después de la caída del Muro de Berlín, y con algo hay que asustarse. "El día de la independencia", "Daylight" y "Twister" abrieron los tiros. Y hubo una breve moda de pelis en competencia. En 1997 fueron los volcanes ("La furia de la montaña" versus "Volcano") y en 1998 fueron los asteroides ("Impacto profundo" y "Armagedón"). Ambos con argumentos similares, irónicamente, ya que parten de la premisa de que destruir el asteroide implica llevar una nave tripulada cargando nenes atómicos para destruir el cometa (una peli muy anterior y olvidada, pero probablemente el arqueoejemplo del subgénero, "Meteoro", bastaban los misiles nucleares disparados desde sendas estaciones orbitales en el espacio, y el drama se centraba en coordinar los esfuerzos de Estados Unidos y la Unión Soviética en plena Guerra Fría). Para la faena, a toda prisa (16 semanas de rodaje) se contrató a Michael Bay, fresco su éxito con "Dos policías rebeldes" y "La roca", y que aquí hacía su primera incursión en un género nuevo para él, la Ciencia Ficción (y que en retrospectiva se transformó en su gran mina de oro, ya que le permitió desatar todo lo que en pelis de acción policial más "realista" no podía darse el desmadre sin chirriar: EXPLOSIONES). La peli contribuyó a la Historia del Cine de cuatro maneras. Por un lado, cimentó la fama de Michael Bay como director descerebrado incapaz de construir un buen guión o personajes interesantes (lo que no es cierto como lo desmiente cada aparición en público de Michael Bay: no es que sea incapaz de ello, es que no le interesa porque lo que le molan son las explosiones, y sabe bien que EL PÚBLICO ES IMBÉCIL). Por el otro, se transformó en la peli definitiva sobre asteroides cargándose la Tierra (cuando se habla de asteroides, ¿de qué pelis se acuerdan ustedes primero? ¿De "Meteoro" con Sean Connery?). Por un tercer lado (confirmando que EL PÚBLICO ES IMBÉCIL) con sus 553 millones de dólares se erigió en la peli más taquillera de 1998, bastante por encima de "Salvando al soldado Ryan" y su segundo lugar con 481 millones. Y para rematar, junto con la mencionada "Salvando al soldado Ryan" le infligió a la Humanidad ese horrible mal que nos ha plagado desde entonces, que es la ACCIÓN CÁMARA EPILÉPTICA EN MANO que no tienes idea de qué carajo pasa en la pantalla, pero de que se ve ACTION MOVIE, se ve (y de que pasado un rato de abuso sensorial, como que viene un efecto anestesia y te entregas a que te sodomicen los ojos y todo lo demás... Michael Bay sí que sabe).

¿POR QUÉ VERLA?

-- Se quiera o no, "Armagedón" a estas alturas es un clásico del cine de desastres, del cine de Ciencia Ficción, y del cine de los '90s. ¡Pero qué clase de clásico...! "Armagedón" en realidad es una peli de acción vulgar y corriente, disfrazada de gran cine con todo el hiperbolismo de "somos la última línea de defensa de la Humanidad". Y no es ni siquiera una buena peli de acción, para colmo. Pero vamos por partes. La peli sigue la clásica secuencia del cine de desastres: un puñado de personajes reunidos alrededor de un cataclismo, el cataclismo en marcha, eventos que se cargan a X personajes cada Y minutos... No hay nada de malo en una peli que sea de fórmula, pero es que la lata dura como dos horas y media, y se nota como le meten un montón de cacao para hacerla funcionar. Peor aún, uno de los puntos fuertes de una peli de desastres es caracterizar bien a los personajes para que, bueno... para que nos importe su supervivencia, eso es. No estoy hablando de psicología profunda ni mucho menos, incluso con que sean clichés basta, pero es que con el guión y las actuaciones que tenemos, ni para clichés les da. Con poner un cartón tamaño natural de Bruce Willis y Ben Affleck hubiéramos tenido más o menos lo mismo. Porque el Affleck nunca nos transmite la angustia del chico que ama a una chica y le cuesta estar con ella (estoooooo... por el padre, no por impotencia. Por si acaso), Bruce Willis es una caricatura ambulante, Liv Tyler actúa como una completa autista (pero rica por todas partes, incluso a bordo de una plataforma petrolera, porque nunca vas a una plataforma petrolera sin tu Revlon, mujer), Steve Buscemi salva algo el tipo con algún que otro chascarillo supuestamente ingenioso, Michael Clarke Duncan está claramente desaprovechado, los militares y técnicos de la NASA son perfectamente intercambiables entre sí... Es fácil ver esta peli con un buen poco de bilis y pensar "si ésa es la Humanidad a la que hay que salvar... que venga el jodío asteroide y se los cargue a todos". Las comparaciones son odiosas, pero veamos "Impacto profundo". Ahí tenemos actuaciones un poco más sensibles (personajes clichés, sí, pero mejor servidos por sus actores), y cuando algunos de ellos deben afrontar su inevitable destino final (porque alguien DEBE morir en estas pelis), no voy a decir que duele o emociona hasta el alma, pero por lo menos tiene una cierta cuota de dramatismo. De la Ciencia Ficción ya ni digamos, no es que la peli se salte la Física por amor a lo cool, es que mete cosas sin sentido a propósito para incrementar la tensión y el dramatismo (la secuencia en la estación espacial rusa en donde PONEN LA ESTACIÓN EN ROTACIÓN PARA EL ACOPLAMIENTO es de una brutalidad rayana en el atentado al sentido común). Pero Michael Bay lo sacrifica absolutamente todo, incluso un mínimo de sentido, por el amor puro y simple a la acción. Y en eso...

-- ...la peli también es un desastre. Michael Bay no es un mal director y sabe rodar bonito cuando quiere (joer, es capaz hasta de sacar pelis buenas, como "La roca" por ejemplo), pero su persistencia biliosa en apuntar al mínimo común denominador, a ofrecerle a la platea sólo pornoxplosiones tras pornoxplosiones, le pasa la cuenta. A pesar de tener un guión en donde sus cuatro guionistas se lo tragaron todo porque miren ustedes lo anoréxico que quedó el pobre, Michael Bay es capaz de sacarse alguna que otra buena escena (la escena en donde todos los ojos de la Humanidad, de día en todas partes del mundo, están puestas en el despegue de los transbordadores espaciales, aunque cliché hasta la náusea, está rodada con serenidad suficiente como para que hasta resulte emotiva y too). Pero cuando ya promediamos la mitad de la peli y los miembros de la operación de rescate están en el asteroide, todo se transforma en un festival de cámara en mano, explosiones, pantallas negras con la oscuridad del espacio, más explosiones, más cámaras en mano... llega un minuto en que no sabes quién está muerto o quién está vivo, ni tampoco interesa la mayor mierda. Tras un rato de rodaje, es fácil anestesiarse. Supongo que el viejo lobo de Bay lo sabía bien cuando la rodó: VOY A AMONTONAR LA PANTALLA DE AWESOME, Y LLEGARÁ UN MINUTO EN QUE EL PÚBLICO ÁVIDO DE EMOCIONES FUERTES ESTÉ TAN SATURADO, QUE SEA INCAPAZ DE PREGUNTARSE O CUESTIONAR NADA. Dicho en otros términos, "Armagedón" no es una peli, es un espectáculo místico, es algo con lo que debes entrar en comunión o no. O de manera más sórdida, es una peli porno. ¿Alguien ve una peli porno por la trama, los personajes, los diálogos, las actuaciones? Por supuesto que no. "Armagedón" debe ser vista no como una peli, sino como una concatenación de escena molona tras escena molona. No es que el cine de acción nunca pise el palito de esto, pero en "Armagedón" se hace especialmente agresivo. Defecto que después se repetirá, incluso amplificado, en "Transformers", que tiene todos los defectos de "Armagedón" pero llevados al paroxismo. Lo que es peor, Michael Bay jamás saldrá de ese pozo creativo en que está metido mientras no deje de hacer dinero, y no dejará de hacer dinero mientras la gente sólo pida más y más explosiones. Después de las auspiciosas "Dos policías rebeldes" y "La roca", "Armagedón" es la peli en que perdimos a Michael Bay, probablemente para siempre. Ojalá nunca se hubiera pasado a la Ciencia Ficción, el reino en donde puede meter más y más explosiones sin límite porque es... Ciencia Ficción. En fin.

IDEAL PARA: Nostálgicos de los noventas, los que suspiren con eso de "I Don't Wanna Miss A Thing", fanáticos de los efectos especiales, gente adicta al porno de explosiones...

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, sin subtítulos].



jueves, 24 de julio de 2014

"El quinto elemento" (1997).


-- "The Fifth Element". Francia. Año 1997.
-- Dirección: Luc Besson.
-- Actuación: Bruce Willis, Milla Jovovich, Gary Oldman, Ian Holm, Chris Tucker, Charlie Creed-Miles, Brion James, Tricky, Clifton Lloyd Bryan, Tom Lister, Jr., Christopher Fairbank, Lee Evans, John Bluthal, Luke Perry, John Bennett, Kim Chan, John Neville, Al Matthews, Maïwenn Le Besco.
-- Guión: Luc Besson y Robert Marc Kamen.
-- Bandas Sonoras: Eric Serra.

-- "El quinto elemento" en IMDb.
-- "El quinto elemento" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

1914. Egipto. Una expedición arqueológica descubre una puerta a las estrellas a cuyo otro lado hay una civilización alienígena pseudoegipc... er... esperen... no, me equivoqué de peli. En fin. Allá voy. 1914. Egipto. Hasta ahí, bien. Un arqueólogo está descifrando jeroglíficos en la pared de unas ruinas egipcias, y se le va la pinza con cosiacas como "hay cuatro elementos, luego un quinto, es una especie de superarma", blablablá. ¿Acaso los egipcios sabían algo que nosotros no? Sorpresa-sorpresa, ¡SÍ! (acostúmbrense, esta peli es un festival de clichés). Y entonces... ¡aparecen los extraterrestres! Unos seres mecanoides que van y dicen que "la llave que ha estado escondida acá nos la llevamos, porque ya no está segura entre ustedes. Pero cuando el mal regrese dentro de 300 años, se las traeremos. Si antes no nos hemos extinguido. O no hemos sido arrasados por otra civilización alienígena. Porque las armas de destrucción masiva no pueden quedar en manos de gentes con turbantes, sino de los que saben, los guardianes de la justicia y la democracia... ¡¡¡PREMIO NOBEL DE LA PAZ - YA!!!". Bueno, la calculadora de los alienígenas debía estar fallando, porque pasan MÁS DE 300 AÑOS (349 en concreto, porque saltamos a 2263). Se está formando un peazo planeta negro quetecagas, y los milicos siguiendo el viejo proverbio de que cuando lo único que tienes es un misil termonuclear todos son blancos de diana, van y disparan. El sacerdote pelotillero al lado del Presidente le dice entonces que el planeta negro es EL MAL, y que como disparar es malo, pues eso no lo destruye sino que LO HACE MÁS FUERTE. Dichohecho. El milico a cargo descubre que no tiene armas para luchar contra el mal, y muere (suponemos, porque sucede ofscrín) con carita de "me gustaba cuando me tocaba ganar". Pero... ¡no os preocupéis! Que los mondoshowan (los aliens del comienzo) habían ofrecido regresar para ayudarnos. ¡Y regresan! ¡Para ser emboscados! ¡Y estrellarse! Listo. Estamos jodíos. Debemos estarlo, si el Presi en esta peli, adelantándose en un año a Morgan Freeman en cierta peli de impacto asteroidal, es negro. Entretanto nos enteramos de la vida, pasión y milagros de... un taxista. Para que la cosa no sea tan rasqueli, resulta que antes de ser taxista era MILICO FORZA SPECIALE o algo así, porque o si no, a quién mierda le importaría, ya estaríamos yéndonos a otra peli. Aún así, es uno de los héroes más grandiosos y nobles que ha pasado por el cine jamás, debido a dos razones: 1.- Es el jodío Bruce Willis, y 2.- Tiene un gato. SERIOUSLY. El caso es que en paralelo vemos que han conseguido rescatar así como así algunas células de ná, del estrellonazo de los mondoshowan, y con ellas consiguen, maravillas de la tecnología moderna, reconstruir vía clonación al SER PERFECTO. Y como esta peli en el fondo se juega la carta de la coña elegante, el famoso ser perfecto no viene con el cuerpo de Cindy Crawford o, a ver qué otra modelo estaba topísima en esos años... Helena Christensen, ya puestos, sino con el más bien esmirriado físico de Milla Jovovich pre-Resident Evil. El caso es que la tipa es tan perfecta que se las arregla para escaparse porque, joer, en estas pelis siempre el engendro de laboratorio se escapa o no habría peli, y acaba cayéndole encima al taxi volador de Bruce Willis. Literalmente. (Esto de escribir un poco en plan de joda hace que cuando hablo en serio, tengo que puntualizarlo porque o si no, nadie me cree que la peli venía así). Y bueno, resulta que las famosas piedras que se habían llevado los mondoshowan no venían en la nave estrellada sino por otra ruta. Así es que ahora van al rescate de las condenás piedras: 1.- El Bruce Willis, apoyado por el Gobierno, pero muy en el fondo, porque siendo milico bruto metío a taxista no le dan las neuronas para estar por encima del síndrome "quiero mojála con la Milla", 2.- El sacerdote por su cuenta, 3.- El malo maloso, del que no hemos hablado, pero también anda dando vueltas porque, leñe, en estas pelis de SciFi tiene que haber un malo o si no qué gracia, y 4.- Una panda de mercenarios alienígenas brutos que por estas vueltas o revueltas del guión se la tienen jurada al malo. Ya podrán figurarse la de zorros que se arman. Zorros espaciales, en este caso. En sentido figurado esta vez. Que hay que decíroslo todo. Bueno, estamos en una peli de DESAFORADA COLECCIÓN DE TÓPICOS CHORRAS SCI FI, así es que si me dijeran que en esta peli aparecen zorros espaciales (y no, no aparecen), yo también me lo creería.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Había una vez un jovenzuelo hipertoxicado de Metal Hurlant, 2000 AD y un cuanturreón de cómics europeos '70s-'80s, y quería hacer su propio sci fi epic que fuera básicamente una coctelera en donde meter todo, pero absolutamente todo lo que oliera remotamente a sci-fi y pudiera hacerle tragar a la pobre peli. Pero era un crío en los '70s, la era en donde todavía no se había implementado la nefasta sociología de YOUNG POWAH, así es que nadie le hizo demasiado caso (después, como sabemos, pendejos nerds como Bill Gates o Mark Suckerb... er... Zuckerberg, sí, eso quise escribir, cambiaron las reglas, y ahora si no tienes cien millones de dólares antes de los 25 eres un PUTO LÚSER). Este fulanillo, debemos decirlo, era Luc Besson por supuesto. Ya en los '90s decidió que quería intentarlo, y empezó las labores de preproducción, pero... ¿una peli de SciFi? ¿En Francia? Vale, el tipo había dirigido "Azul profundo" y venía de rodar "Nikita", tan excelente que Hollywood le hizo el mayor homenaje que puede hacerle a una peli extranjera, que es rodar un remake ("La asesina"). De manera que tuvo que salirse porque no había financiamiento, dejar la cosa en stand-by, y embarcarse en "El perfecto asesino". El morbillo de ver a Natalie Portman catorceañera haciéndole carotas de lo más sugestivas a Jean Reno hizo la magia, y la peli cosechó lo suyo. Vía libre para "El quinto elemento". Por supuesto que por el tema decorados y FXs, la peli resultó la más cara de todas las producidas fuera de Hollywood hasta la fecha. Pero la jugada salió redonda: fue también la más taquillera en el mismo ítem. 90 millones de dólares de costos versus 263 de ingresos. La crítica la ha tratado algo más mal: a algunos les gustó, a otros no. Con el paso del tiempo acabó transformándose en una peli de culto. Por no hablar de que puso a Milla Jovovich, hasta entonces una oscura cantante de canciones de pseudofolk ruso (seriously: ver el disco "The Divine Comedy" de 1994) además de actriz en cosas como "Seducción de dos lunas" (seriously), "Regreso a la laguna azul", y un cameíto de pestañea-y-piérdetelo en "Chaplin"... bueno, a ella, esta peli la convirtió en una estrella de serie A. Tipo que mantuvo con la saludable política de encamarse con directores: Luc Besson primero (que rodó "Juana de Arco" para mayor gloria de la Milla) y Paul W.S. Anderson después (dupleta "creativa" detrás de la franquicia que pone el pan en la mesa del hogar Anderson-Jovovich que es Resident Evil). No es un mal legado, bien mirado.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Existen dos maneras de rodar una peli que se la juegue por el hiperclicheísmo al máximo. Una de ellas es muy bien, asumiéndose por lo que es sin ninguna vergüenza ni asco ni seriedad tampoco ("The Expendables", "Meteoro", "Stardust"... ¡"La guerra de las galaxias" misma es tópica hasta la náusea, y nadie se atrevería a calificarla de mala!). La otra es muy mal, tratando por todos los medios de llevarte A LA MÁS SERIA Y ASOMBROSA EXPERIENCIA DE TU VIDA sólo para que tu olfato empiece a rebelarse cuando sienta el humeante aroma de los clichés ("Daylight: Infierno en el túnel", "Calabozos y dragones", "G.I.Joe: El origen de Cobra"). Para nuestra fortuna, "El quinto elemento" pertenece al primer grupo. No hay absolutamente ninguna escena de la peli que no responda a un cliché de la Ciencia Ficción, incluyendo una tonelada de referencias a otras pelis (¿taxis voladores? ¿"Blade Runner", alguien...?), pero todas ellas incluidas con un completo y desprejuiciado afán lúdico. ¿Prólogo con alienígenas ancestrales? Hazle un ticket. ¿Planeta a punto de cargarse la Tierra? Ticket. ¿Chica misteriosa que es la clave para la salvación del mundo mundial mundialoso? Ticket. ¿Héroe en horas bajas al que le cae la chica y se embarca en su misión POR AMOLLL? Ticket. ¿Militares bien militares, de los de dispara primero y piensa después? Ticket. ¿Presidente con autoridad pero razonable? Ticket. ¿Malvada corporación omnívora con un maquiavélico supervillano a cargo? Ticket. ¿Sacerdote pelotillero con conocimientos ancestrales difíciles de aceptar en un escenario hipertech actual? Ticket. ¿Alienígenas feos causando problemas? Ticket. ¿Villano omnicida sin otra motivación que la de destruir cosas por el puro gusto de ser un villanomierda que destruye cosas? Ticket. ¿La receta para luchar contra el gran mal es una superarma? Ticket. ¿La superarma es el PODER DEL AMOR? Ticket. ¿Sigo? ¿No ticket? Bueno. La gracia de esta peli es que todos esos clichés los juega por la vía de la exageración, del homenaje amable. El guión en el fondo es un gigantesco pretexto para meter escena molona tras escena molona tras escena molona... y funciona porque en ningún minuto baja las revoluciones, en ningún minuto siente vergüenza de ser lo que es, en ningún minuto intenta deconstruir o subvertir los clichés que está ejecutando para mayor gloria de la aventura... es decir, en ningún minuto adopta esa actitud condescendiente hipster irónica de "miren, estoy usando unos clichés divertidos, pero lo hago desde arriba, como despreciándolos, para que vean cómo molo yo que puedo permitirme jugar con estos clichés y seguir siendo molón". Es, en definitiva, un homenaje hecho desde el afecto, desde el cariño al material retratado. ¡Joer, si una de las más increíbles secuencias de la peli es una ÓPERA EN EL ESPACIO dentro de una peli que se adscribe al subgénero de la SPACE OPERA! Es cierto que el fanático de la Sci Fi se lo va a gozar más, en particular con las referencias más oscuras (el rollo del taxista parece tomado de manera palmaria de "Heavy Metal"... aunque a saber cuántos han visto esa peli), pero otros son tan conocidos, que es imposible no llegar a enganchar con ellos. Por supuesto que hay imbéciles sin sentido del humor que piensan que toda la Ciencia Ficción, o todo el cine, o ambos, tienen que ser SERIOS, e incluso hasta la comedia tiene que ser COMEDIA SERIA, y si una peli pretende ser únicamente un homenaje, o peor aún, una diversión para dos horitas de pasar el rato, entonces INFIERNO SATANÁS CONDENACIÓN. Pero, hablando bien en serio... ¿Quieres que uno de esos cenizos aguafiestas que pudren las plantas allí donde van con sus efluvios de LA VIDA ES DEMASIADO SERIA PARA GOZARLA, se siente al lado tuyo, o peor aún, SEA TU AMIGO? ¿Verdad que no? Pues eso. De manera que, si no has visto "El quinto elemento" (y supuesto de que quieras verla), entonces siéntate a verla disfrutando del viaje, sin buscarle la quinta pata al felino, y todo va a estar muuuuuu bien.

-- Parte importante de por qué la peli funciona, es por la entrega de todos y cada uno de los actores a sus roles. Todos ellos se lo toman en serio, pero un "en serio" que tiene un buen punto de farsa. Bruce Willis hace su rol macarra de siempre, y encaja a las maravillas. Milla Jovovich por su parte (una excelente actriz cuando quiere actuar... pero no siempre quiere) se manda el que probablemente es el rol de su vida, comunicando al mismo tiempo fortaleza y fragilidad de una manera insuperable. Gary Oldman por su parte es quizás uno de los villanos más inolvidables de la Ciencia Ficción, camaleónico como siempre, y dándole mucha substancia a un personaje que sobre el papel es en realidad un supervillano de opereta al que sólo le falta retorcerse el bigotito eduardiano (bueno, usa perilla para compensar). Ian Holm como el sacerdote no se roba la pantalla ni mucho menos, pero considerando que su personaje en realidad es más que nada un secundario cómico, pues está bien (aunque lo más cómico de su personaje tiene algo de "meta": va para todas partes con su joven acólito, ehm...). Chris Tucker está insoportable como el conductor de un programa de no sé qué, pero como ése es el punto del personaje (eso, y recibir unas cuantas collejas por pesao), pues también funciona (las collejas son más divertidas cuando odias al personaje de manera previa). Roles secundarios para Brion James como milico bruto-pero-bienintencionado (¡uno de los replicantes de "Blade Runner"!) y ¡Tricky! en esos años en que hacía alguna que otra clase de rol (apareció poco después en "El mundo no es suficiente").

-- Ni qué decir, la realización es majestuosa. Porque si vas a tener una extravaganza futurista, pues contratas a Moebius para que haga los diseños de tu peli. Y a Jean-Paul Gaultier como diseñador, ahí es nada. La banda sonora corre por cortesía de Eric Serra, colaborador habitual de Luc Besson en estas lides, y cosa curiosa, considerando que Eric Serra tiende a ser un tanto repetitivo de soundtrack a soundtrack (seriously, vuelvo a escuchar uno de esos golpecitos que llamaremos "martillo con eco" en uno de sus soundtracks, y no respondo de mí), aquí en donde su estilo semiindustrialoide con ecos étnicos hubiera encajado de maravillas con una ambientación futurista, decide alejarse un poco de su estilo habitual y componer un soundtrack algo más florido, el que probablemente sea su Catedral de Reims en términos de discografía.

-- Aunque esta peli sea en realidad una gran extravaganza y nadie debería esperarse que tenga demasiada filosofía consigo (y no la tiene, de hecho, más allá de lo más obvio: el bien contra el mal), hay dos puntos de interés camuflados en el guión que en realidad son sorprendemente profundos para... bueno, para lo que es esto, un divertimento sin más. Uno de ellos es lo que bien apunta Milla: ¿para qué mierda ustedes quieren una vida, si después hacen lo que hacen con ella? La peli podrá discurrir acerca del bien y del mal en términos quizás algo maniqueos (el villano existe únicamente porque existe la vida, VERBUM DEI, punto), pero también deja deslizar la idea implícita de que en realidad no se necesita un jodío planeta negro para exterminar la vida, porque los humanitos hacemos el trabajo de lo más bien solitos (de hecho, esa es la primera razón por la que los ETs se llevaron la llave en la primera escena, en primer lugar). Y en segundo término, la genial escena en donde el villano explica que la destrucción es buena porque a partir de ella se puede construir, poniendo de manifiesto el gran absurdo de la premisa de la "destrucción creativa", e implícitamente el "dejemos funcionar al mercado y que se cargue a los más débiles", del darwinismo social en definitiva, porque bueno, después de que el villano gane, no va a quedar mucho sobre lo cuál construir (de hecho, tomando la peli a la pata de la letra, no van a quedar ni bacterias rondando, figúrense). Ambos temas y ambas escenas van relacionadas, por supuesto. Puede que el conflicto principal de la peli (los buenos y "la vida" versus el villano y el jodío planeta negro que viene a palmarla) sea un tanto caricaturesco, a tono con el resto de la peli, pero como de costumbre, esas cosas que suceden en escenarios imaginarios tienen proyecciones con bastante más garra de lo que esperaríamos en nuestras vidas cotidianas.

IDEAL PARA: Ver un glorioso homenaje a la Ciencia Ficción aventurera de toda la vida.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, sin subtítulos].



-- La danza de la diva [en... cual sea el idioma en que canta. Sin subtítulos].



Seguidores