11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

jueves, 7 de febrero de 2013

"Batman" (1989).


-- "Batman". Estados Unidos. Año 1989.
-- Dirección: Tim Burton.
-- Actuación: Michael Keaton, Jack Nicholson, Kim Basinger, Robert Wuhl, Pat Hingle, Billy Dee Williams, Michael Gough, Jack Palance, Jerry Hall, Tracey Walter, Lee Wallace, William Hootkins.
-- Guión: Sam Hamm y Warren Skaaren, sobre una historia del primero, basados en los personajes creados por Bob Kane.
-- Banda Sonora: Danny Elfman.

-- "Batman" en IMDb.
-- "Batman" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Una parejita con un niñito es tomada por asalto. Los ladrones huyen. Cuando se están repartiendo el botín, uno de ellos comienza a hablar acerca del "hombre murciélago" que por ahí ronda. El otro dice que son tonterías, nonsense, cuentos de viejas. Pero su compinche es yeta, porque el murciélago efectivamente aparece. Luego de propinarles una buena paliza, el murciélago tiene el descaro de pedirles un favor. "Dile a tus amigos quién soy yo". "¿Y quién eres tú?". "I'M BATMAN". (Frase después ultraparodiada hasta en SNL, figúrense). Buscando la leyenda del murciélago, una atractiva periodista llamada Vicky Vale (Kim Basinger en sus años de gloria) al que le echa los tejos su colega el perdedor de turno, termina encamándose con el extraño multimillonario Bruce Wayne, sin saber que éste sale por las noches vestido en traje sadomasox... (mujer, por Bastet, si ves a tu tipo durmiendo colgado cabeza abajo en vez de, digamos, tenerlo encima tuyo, ya deberías preguntarte un par de cosas, ¿no?). Cierta noche Jack Napier, un matón al servicio del malvado Grissom, sufre una emboscada por parte de su jefe, quien le ha traicionado por una mujer (siempre las mujeres, ¿lo ven?). Pero Napier sobrevive para transformarse en una criatura terriblemente desfigurada y psicótica, el Guasón, quien quiere venganza del Batman, porque le echa la culpa al murciélago por haberle echado a un caldero con ácido. Ahora Batman está liado de problemas: la periodista encontró tan buena la noche de amor que quiere repetirla, el Guasón anda tras el poder de los bajos fondos en Ciudad Gótica, y además, pretende las curvas de la tal Vale. ¿Ves, Bruce? Todo eso te pasa por tener gustos de viejo solterón raro...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Desde 1980 que, colgándose del éxito de "Superman" y "Superman II", venía hablándose de una peli de su colega el murciélago con manos. Incluso comisionaron a Tom Mankiewicz, coescritor de "Superman" y guionista de varias Bond movies ("Los diamantes son eternos", "Vive y deja morir", "El hombre de la pistola de oro"), para el trabajo. El asunto no prendió. El proyecto pasó por varias manos, hasta radicarse en las de Tim Burton, el por entonces novel creador de "Beetlejuice". El baile de actores fue abismante. Michelle Pfeiffer era la opción de Tim Burton para Vicky Vale, pero por suerte no prosperó, ya que quedó abierto su camino para Gatúbela en la secuela (todos salimos ganando con eso, porque donde está la Pfeiffer que se quite Anne Hathaway). Sean Young ("Blade Runner") estuvo a punto, pero se quebró practicando equitación para una escena de la película (¡que después fue eliminada!), y el rol cayó en manos de Kim Basinger. Los nombres barajados para el Guasón incluían a Willem Dafoe, David Bowie (¡hey, yo hubiera pagado por ver eso...!), John Lithgow, James Woods, Tim Curry, Robin Williams, ¡Ray Liotta! Y para el de Battie: Mel Gibson, Alec Baldwin, Charlie Sheen, Bill Murray (¿Bill Murray...? Pero... ¿qué se fumaron éstos?), Pierce Brosnan y ¡Tom Selleck! La música original, esa magnífica banda sonora de Danny Elfman, había sido encargada primeramente a John Williams ("Superman", "Tiburón", "La guerra de las galaxias" y secuelas y precuelas). Aunque los jodidos ejecutivos de la Warner decidieron que había que vender la música bien, así es que obligaron a la pobre peli a tragar... ¡Prince! Y nos fue bien: la primera opción era Michael Jackson (que se murió con una cara desfigurada que habría estado más que bien en una galería de villanos de Batman, hmmmmmm...). En definitiva, el "Batman" que hoy conocemos fue el resultado casi mágico o milagroso de un montón de opciones que pudieron haber llevado a un resultado muy diferente, y eso si no al desastre. Un "Batman" que, como hoy en día sabemos, se tomó por asalto la taquilla de una manera impresionante, recaudando la por entonces exhorbitante suma de 411 millones de dólares (superada eso sí por la aún más exhorbitante "Indiana Jones y la última cruzada" con 474), dejando atrás a varias segundas partes que eran consideradas valores seguros para esa temporada ("Volver al futuro II", "Arma mortal II", "Los cazafantasmas II"...). En un mundo en que las pelis de superhéroes todavía eran una cosa rarísima que nadie sabía muy bien si se venderían o no (y de hecho, no se vendieron bien durante todos los '90s, hasta "X-Men" ya amarradito el 2000). Que engendró tres secuelas, una muy superior ("Batman regresa"), una malilla pero entretenida ("Batman Forever") y una bosta con Mr. Frío que te deja helado ("Batman y Robin", y sí, fue un chiste fácil, y qué). Aunque "Batman" hoy en día es universalmente denostada por todos los desgraciaos malagradecidos que la ven como inferior a OHMYFUCKINGGOD "The Dark Knight" cuando en realidad es lo más oscuro y edgie que se podía rodar en una época en donde la conciencia popular acerca del personaje era la serie de televisión de los '60s más la inefable peli de "Batman" con Adam West ("Batman regresa" fue incluso más oscura y deprimente, y un montón de idiotas la criticaron porque "no era para niños"). El "Batman" de 1989 puede ser mejor o peor que la Trilogía del Dark Knight de Nolan, pero no es una cosa o la otra (bueno, los fanáticos dicen que es más mala) porque "no sea tan sicótica", "no sea tan oscura" o "no interprete de manera tan fiel al personaje". Este "Batman" es una propuesta alternativa al personaje, y todo lo consistente que podía serlo con un Tim Burton en su mejor época. Y no dejen que su friki de mierda favorito los convenza de lo contrario y los contagie con su poserismo de mierda, denostando este "Batman" sólo porque sí, porque se puso de moda denostarla: si ellos son frikis de mierda, es porque son unos malfollados a los que el exceso de retención de semen se les ha ido al cerebro, de ahí todas las pajas que se mandan con Heath Ledger. Aunque pedirle tolerancia a un fanático de un personaje tan nietzscheano como Batman es lo mismo que pedírsela a un sionista o un nazi, me imagino.

¿POR QUÉ VERLA?

-- A pesar de ubicarse cronológicamente en 1989, y su estética colorinche es muy de esa década (ese peinado de Kim Basinger, esas canciones de Prince...), lo cierto es que este filme literalmente inaugura los '90s. Y lo hace de manera brillante. Su oscuridad (para la época) y sus valores de individualismo alienado definieron lo que iba a ser el cine de masas, y por qué no, parte importante del independiente y de élite, en esa especie de dark age que fue el cine desde ahí hasta "Mátrix". Gracias a "Batman" fue posible ser oscuro y cool otra vez, después de una década de pelo colorinche y peinados punkies (¡si hasta "Terminator II" de 1992 tuvieron que aclararla respecto de la oscurísima y deprimente "Terminator" original!). Es un valor arqueológico, pero si quieres saber de dónde salió, tienes que verla, no queda otra opción.

-- Presenta un guión inteligente en grado sumo. A través de éste descubrimos una relación casi simbiótica entre Batman y el Guasón: ambos se crearon mutuamente, de manera inadvertida, pero cuando se reencuentran, descubren que se necesitan para poder definirse a sí mismos. Batman lucha contra el Guasón no por sus muy deslavadas ideas de lo que es "el bien", sino por los traumas que carga, que el villano le ha ocasionado en su niñez. Y el Guasón lucha contra Batman porque en verdad es el único oponente que le hace sombra, y que le ha condenado a ser un fenómeno de circo (en su percepción de las cosas). Esto se manifiesta en diálogos soberbios, en donde no sobra prácticamente ni una sola palabra. Muchos criticaron la idea de que el Guasón haya sido quien asesinó a los padres de Batman, pero eso no está mal: no es canónico, o por lo menos no es canónico respecto de los cómics, vale, pero dentro de la peli funciona muy bien (un buen guionista/cineasta no es el que sigue el material original a la pata de la letra como las Santas Escrituras, sino el que lo reelabora de una manera coherente y personal. Pueden citarme a la pata de la letra como las Santas Escrituras en esto). Aunque el Guasón de Jack Nicholson ha sido criticado por payaso después de la soberbia interpretación de Heath Ledger en "The Dark Knight", lo cierto es que en esta peli esa relación simbiótica está mucho mejor desarrollada. En "The Dark Knight" el mal es algo extraño, foráneo a Batman. Acá, el Guasón es casi carne viva del héroe, y eso lo hace más doloroso. Acá la batalla no es por la salvación o perdición de Ciudad Gótica como en "The Dark Knight" (enfoque válido, pero no tiene por qué ser el único), sino directamente una pendencia personal entre los dos, lo que le confiere un nuevo y terrorífico matiz a la peli. ¿Necesitamos a nuestros héroes? Posiblemente sí, pero eso porque no hay en realidad mucha diferencia entre el héroe y el villano, en lo que a trasfondo sicológico se refiere. O de cómo combatir al mal contra el mal. O de cómo si miras demasiado tiempo al abismo, el abismo podría devolverte la mirada, y además, pedir que votes por él en las próximas elecciones...

-- Relacionado con lo anterior: la película da vuelta de campana un lugar común clásico del cine, y en particular del cine Bond, cual es la dicotomía entre héroe hipersexuado (James Bond) y villano con sexualidad perversa. En esta película funciona exactamente al revés: es el Guasón el que es una criatura insaciable de mujeres (tiene a la amante de su antiguo jefe, y se anda buscando otra), y es el héroe Batman el sexualmente reprimido. Y por si el mensaje no queda claro, hay una definición explícita de esto: cuando Batman, armado con su enorme y poderoso avión (que es el símbolo de Batman, pero también es redondo, igual que un óvulo), ataca al Guasón, éste se saca su larguísima pistola del pantalón (literalmente, pero también puede entenderse como metáfora...), y lo derriba a los pies de la catedral de Ciudad Gótica. Elocuente. Es una lectura de psiquiátrico, vale, pero se agradece tener una peli de superhéroes que se permita ser tan cruda respecto a un tema usualmente tan "¡qué la van a ver los niños, horror!" como es la sexualidad. Y sus disfunciones.

-- El elenco está por todo lo alto. En su tiempo se criticó enormemente que el rol del heroico Batman cayera en un tipo canijo y permiplís como Michael Keaton, pero con el paso del tiempo, su interpretación como un Bruce Wayne incómodo con su rol social, y que sólo es feliz asumiendo su alienada personalidad paralela, se ha revitalizado grandemente. Y si no, miren las miserias de roles que con ese mismo material hicieron Val Kilmer ("Batman eternamente") y George Clooney ("Batman y Robin"). Christian Bale lo hizo muy bien por supuesto en la Trilogía de The Dark Knight, pero dicha trilogía funciona en otra cancha, es otro tipo de enfoque sobre Batman, y uno no es necesariamente mejor que el otro, sólo son diferentes. Para el tipo de peli mugrienta, bruta y realista que son "Batman inicia" y secuelas, la interpretación de Christian Bale es perfecta, pero para este enfoque de Batman, que responde un poco más a la lógica del cuento de hadas retorcido y perverso (en particular ese final en la catedral gótica, prácticamente una reversión moderna del viejo cuento de asaltar el castillo para matar al dragón y rescatar a la princesa), el Batman de Michael Keaton está muy bien. En cuanto a Jack Nicholson, su rol del Guasón luce algo deslavado hoy en día, aparentemente no a mucha distancia del interpretado por César Romero en el "Batman" de 1966, y ampliamente criticado por eso. Sin embargo debemos reivindicarlo: Jack Nicholson tenía la dificilísima tarea justamente de hacernos olvidar en 1989 el Batman de 1966, y escenificar a un Guasón mucho más retorcido y siniestro. Y lo logra bien, para los estándares de la época. Si hoy en día luce desteñido no es porque su trabajo esté mal, sino porque hemos corrido el límite mucho más allá. Un Guasón como el de Heath Ledger en el "Batman" de 1989 hubiera sido impensable, y además hubiera rechinado. Para el tipo de peli que es el "Batman" de 1989, Jack Nicholson está muy bien. Bueno, algunos dicen que se interpretó más o menos a sí mismo, porque el bueno de Nicholson peli en que aparece es peli que lo ves con cara de que nada bueno va a salir de ahí. OK por eso, pero como dicen... si funciona, no lo toques.

- El elenco de secundarios está en su salsa. No se puede decir que sea el mejor rol de Kim Basinger, pero no está mal (es básicamente una scream queen, pero si fuera tan fácil interpretar esa clase de roles, entonces todas las pelis de terror serían obras maestras). El venerable Michael Gough, presencia constante de millones de pelis de la Hammer en donde actuaba no pocas veces de villano, es rescatado para un último entrañable rol, interpretando a un Alfred que, dentro de todo lo respetuoso que es, sabe ser sumamente socarrón. Y Jack Palance, a pesar de sus cinco minutos, consigue imponer más presencia que el mismísimo Jack Nicholson (no en balde arrasó al Imperio Romano en el "Atila" de 1953, ahí es nada).

-- El soundtrack de Danny Elfman es mítico. Volvió a hacerlo en "Batman regresa" e incluso se superó. Además, su tema fue más o menos la base del tema de "Batman: La serie animada". Cuando Hans Zimmer y James Newton Howard tuvieron que musicalizar "Batman inicia", entre los dos titanes no fueron capaces de sacudirse por completo el legado musical de Elfman, y fue recién con el soundtrack de "The Dark Knight" que consiguieron dotar a la Trilogía de The Dark Knight con una banda sonora con personalidad propia. Suena algo devaluado hoy en día porque, bueno, Danny Elfman se dedicó después a autoplagiarse hasta el cansancio, pero eso no quita el buen quehacer acá.

IDEAL PARA: Ver una peli de superhéroes filmada con la cabeza y el corazón.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].


6 comentarios:

Cidroq dijo...

Cuando esa película se estrenó yo tenía 9 años y me llevaron a verla al cine junto a unos primos y salimos alucinados.

Y tienes razón es una buena cinta que no merece la bola de inútiles que la critícan por compararla con la sobrevalorada al menos para mí nueva trilogía, porque son incompatibles en concepción y desarrollo, a ver si no me mandan fusilar, pero yo prefiero esta a la de dark knight rises

Galo Nomez dijo...

Quizá lo mejor de este filme -entre sus múltiples virtudes- sea que rescató a la historieta clásica de Batman en desmedro de esa versión colorinche que se impuso en la década de los 1960 (nada contra ella, pero distorsiona a nivel de la sospecha la trama original). Con lo que de paso permitió rescatar la importancia del más famoso de los superhéroes que no tienen poderes.

Martín dijo...

Pero entre otras cosas, Bruce Wayne es millonario, atleta de nivel olímpico, domina muchísimas artes marciales, tiene un genio detectivesco sólo comparable a su genio financiero (porque para permanecer millonario haciendo donaciones a diestra y siniestra, amén de los montones de plata que se lleva su trabajo nocturno, hay que ser todo un mago de las finanzas), es una enciclopedia andante, además es apuesto... Si todo eso no es tener superpoderes...

Martín dijo...

Ahora en serio, esta película me encantó, y lo único reparo que le encuentro - y es un aspecto que encuentro mejor en las películas de Nolan - son los roles que juegan Alfred y el comisionado Gordon, que los encuentro (sobre todo en el comisionado) muy deslucidos.

General Gato dijo...

A CIDROQ: Creo que estás a salvo por aquí, que Cine 9009 parece ser demasiado blog para lo que en Vicisitud y Sordidez llamaban cariñosamente (sarcasmo-sarcasmo) los darnáis. A estas alturas del partido Batman ya no es sólo un personaje con derechos de autor, sino también un bastión de la cultura popular, y por lo tanto, es recurso válido jugar con el personaje y dar distintas visiones e interpretaciones del mismo. Reclamar que tal o cual versión es mejor porque "se ajusta al personaje" es cerril, y en el fondo refleja un "tal versión es mejor porque es la que me gusta a mí, Y YO SOY LO PUTO MEJOR EN ESTE MUNDO". Lo de todos los fanatismos desde que el cine es cine, joer.

A GALO GÓMEZ: Fuimos muchos los que con esta peli descubrimos que Batman podía ser algo realmente oscuro y siniestro, y no un chiste ambulante. Hoy en día, el Batman de los Superamigos es de risa frente a los Batman de las nuevas series de dibus desde La Serie Animada hasta ahora.

A MARTIN: Aunque vaya de joda, la verdad es que hay un montón de análisis muy en serio allá afuera acerca del tópico de los "superpoderes" de Batman. Que se llenan mucho la boca diciendo que "me identifico con Batman porque a diferencia de otros superhéroes no tiene superpoderes y es un ser humano que puede ser herido, mutilado y muerto, y por lo tanto es un ser humano como yo", y luego resulta que el tipo tiene baticueva, batimóvil, batidora y no sé cuántos churrocientos millones en el banco. Supongo que es la misma gente que vota por el candidato de la derecha en las elecciones porque "él es un clase media igual que yo". Que todavía me falta conocer al fanático de Batman que sea izquierdista, vamos. Respecto del Comisionado Gordon, es cierto que su rol es mínimo, aunque francamente no lo echo de menos (por otra parte Pat Hingle no es Gary Oldman, digámoslo claramente). Pero no creo que Alfred desluzca, aunque no tanto por el guión que tiende a dejarlo de lado, como por la magnífica interpretación de Michael Gough en la tetralogía noventera.

Lupita Belmonte dijo...

Considero que la mejor película de Batman es la de 1989 realizada por Tim Burton ya que es excelente con una historia muy buena, con personajes fantásticos y con una recreación perfecta de Ciudad Gótica, tiene todos los elementos que la llevan a ser una de las mejores perlículas de este famoso superhéroe; es muy recomendable para todo público aunque no sean fanáticos de los comics.

Seguidores