11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

lunes, 18 de febrero de 2013

"Sueños de fuga" (1994).


-- "The Shawshank Redemption" (título original en inglés), "Sueños de libertad" (título en Argentina y México), "Cadena perpetua" (título en España). Estados Unidos. Año 1994.
-- Dirección: Frank Darabont.
-- Actuación: Tim Robbins, Morgan Freeman, Bob Gunton, William Sadler, Clancy Brown, Gil Bellows, Mark Rolston, James Whitmore, Jeffrey DeMunn, Larry Brandenburg, Neil Giuntoli, Brian Libby, David Proval, Joseph Ragno, Jude Ciccolella.
-- Guión: Frank Darabont, basado en la novela corta de Stephen King.
-- Banda Sonora: Thomas Newman.

-- "Sueños de fuga" en IMDb.
-- "Sueños de fuga" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

1947. Un tipo está bebiendo como cosaco (es yanketa, eso sí) mientras que su esposa le cría cornamentas con otro sujeto. Se le ve con una pistola. Salto a... escenas de investigación CSI-1947-version, y escenas de juicio. Al prota (un Tim Robbins con esa misma cara de buenoide que ha paseado por peli sí y peli también) le caen dos cadenas perpetuas a falta de una, porque bueno, según el sistema, si la señora te pone los cuernos entonces debes soportarlos con santa paciencia y resignación (y pagar la pensión de alimentos para la señora so pretexto del cabro chico que a lo mejor se parece más al patas negras que a tí). Va a dar a la cárcel, y ya no tiene nada más en la vida que... todo el tiempo del mundo. Crap. Cuando llega a la cárcel hay un negro que le echa el ojo (en el buen sentido del término, no se piense mal), el negrata que tiene también un cuantuhay de años por delante porque siempre se sienta frente a los examinadores de la libertad condicional y les dice siempre el mismo discurso y los otros no se lo compran. Resulta que el negro (Morgan Freeman cuando todavía le ponía wendy a la actuación) piensa que el whiteass se lo van a cagar rápido, sea que de verdad se lo caguen, o sea que se pasaporte él mismo pa'l otro la'o. En particular porque esta cárcel no es gobernada como las cárceles para banqueros o para gente de la DINA, sino que la cosa va en serio, con un alcaide que anda con la Biblia en una mano y la luma en la otra (ya saben, la clase de cristiano de mierda que siente que Dios lo ha llamado a cagarle la vida a todos los pecadores porque él es JUSTO y BUENO). Andando el tiempo, Morgan Freeman empieza a descubrir que el blanquito a lo mejor tenga una expectativa de sobrevida algo mayor. En particular cuando en un lance, el blanquito, que a todo esto es contador, le enseña a los gendarmes a hacer ciertos trapicheos con las cuentas bancarias. El negro, que a todo esto tiene algo de poder en la cárcel porque es el que consigue cosas, y el blanquito, ambos se hacen amigos, y empiezan a redescubrir un nuevo sentido a la existencia a través de la amistad, los sueños de libertad, etcétera, todo lo que esas pelis hechas con un rótulo de "¡¡¡OSCAR YA!!!" llevan tatuados en la frente desde que el cine es cine.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

¿Stephen King? El escritor de terror, ¿verdad? Por ése pregunta ud., ¿cierto? Sí, sí. Pero Stephen King no es sólo un escritor de terror. De tarde en tarde, se deja caer con otro material. Lo que pasa es que en este mundo cruel, alguien te deja caer la etiqueta, y ya no puedes ir para otra parte. ¿A Isaac Asimov le pagarán por escribir una nueva novela? OK, pero por "nueva novela" quieren decir SciFi, y por SciFi quieren decir "de la Fundación". Como el capítulo ése de "Los Simpsons" de "haz lo tuyo Bart". Stephen King, tres cuartos de lo mismo. Que si no escribe algo con fantasmas, cementerios malditos o similares, no se vende, y si no se vende, pues para qué publicarlo (pues para ver si se vende igual, genios, quién sabe...). Incluso, para escribir un género pariente (Ciencia Ficción), debió escudarse tras el seudónimo Richard Bachman (después, cuando la cosa tuvo éxito e incluso una de sus novelas fue adaptada para el cine como "Running Man", sí, la del Chuarche que fue plag... er... sirvió de inspiración para "Los juegos del hambre", Bachman salió del armario y se reveló que era King all along). Resulta que nadie quería dar cuatro duros por un "King realista", así es que estas novelitas cortas, Stephen King las agrupó en un volumen de cuatro y las mandó publicar así, quien sabe, a lo mejor por el reclamo de ser cuatro compensa que no sean de terror. Al final, sorpresa de sorpresas, terminaron tres de ellas adaptadas para el cine ("Cuenta conmigo", la que nos ocupa, y "El discípulo", por orden cronológico de las pelis). Y es que en este mundo, nadie sabe nada. "Sueños de fuga" hizo un recorrido bastante breve por el cine, y si bien no fue un fracaso en forma, estuvo muy lejos de ser un exitazo (recaudó 28 millones, calificando de éxito comercial sólo porque costó la miseria de 25). Pero después ganó estatus de culto, gracias en parte a que Ted Turner la amó tanto que dijo al programador que si no la programaba en su canal de TV cada semana, lo despedía y lo demandaba de indemnización por daños y perjuicios. Debe resultar significativo que un magnate multimedia que tuvo el mundo a sus pies y a Jane Fonda en la cama, se sienta identificado con un personaje que acaba en cadena perpetua sin poder escapar de prisión y a punto de perder la esperanza, eso debe decir algo de la condición humana (o la condición del sr. Turner en específico, vaya uno a saber). El caso es que hoy en día "Sueños de fuga" es OMAIGÓ una de las mejores pelis de la Historia etcétera. No discutas eso. Jamás. Hereje. ¿Qué cosa? ¡¡¡QUE ES LA MEJOR, TE DIJE!!! Caray, de filisteos está lleno el mundo...

¿POR QUÉ VERLA?

-- Partiré diciendo que esta peli no me parece tan-tan-tan grandiosa como dicen. ¿Interesante? Sí. ¿Buena? También. ¿Bien hechita? Por descontado. ¿Obra maestra que debería ser incluido en el listado de 100 blurráis que poner en un OVNI cuando lleguen a hacer picadillo la Tierra? Creo que no. La peli pertenece al género del chato buena gente que por un motivo u otro termina en prisión (la peli tiene la amabilidad de mantener la ambigüedad sobre si mató a la señora con amante incluido o no, y si no es inocente, y si es sí, es culpable pero es comprensible porque en 1947 un macho debía defender su honor, leñe). Hasta ahí, bien. Luego vemos su historia frente a los otros presos que lo hostilizan, y los guardias de prisión que lo hostilizan... Lo mismo que "Expreso de medianoche" y cincuenta millones de otras pelis, pero bueno, no hay originalidad en este mundo, así es que bueno, con tal de que esté bien contado el cuento... y lo está, bien por eso. Pero lo que chirría aquí es el enfoque. Porque esta historia trata de ser SIGNIFICATIVA. O sea, que no sea "Condena brutal" con Sylvester Stallone, con malos muy malos y un bueno enfermo de bueno que aguanta y todo, con un gran final de opereta etcétera. En vez de eso, trata de retratarnos con fidelidad la historia de un everyman, un perejil como tú o yo, tratando de sobrevivir en la jungla carcelaria. Y aquí es donde la peli (imagino que la historia original también) hace una trampa de campeonato. Porque este tipo al que nos presentan como un cualquiera... ¿es un cualquiera? No. Es un contador. Y de los buenos, además. Qué casualidad. Y además escucha una conversación entre los gendarmes en donde hay un elemento que justo entraba en el examen de los contadores. Qué casualidad. Y eso le permite sobrevivir. O sea, en definitiva tenemos a un fulano corriente que no es un fulano corriente. La peli por un lado trata todo el tiempo de susurrarte sensualmente al oído: "mira, la peripecia de este hombre común y corriente en la cárcel es una metáfora de la peripecia tuya como hombre común y corriente en la cárcel de la existencia, y esta peli te enseñará a que ni en medio de las mayores calamidades, debes perder la esperanza". Bien por eso. Sólo que a renglón seguido, este no es un hombre común y corriente (no es un supermacho tampoco, no es Sylvester Stallone en "Condena brutal", ya que la mencionábamos, que era mecánico y no Rambo, pero es que, leñe, es el Estalón, ¿no?), sino un contador tan currao el gil, que no sólo hace malabares de tres cuartos con la contabilidad de la cárcel, sino que ADEMÁS parece que de una manera u otra consigue mantenerse actualizado con todas las novedades tributarias en como no sé cuántos años, que el IRS (el equivalente del SII en Yankilandia) no lo pilla nunca. Sólo que el común de los mortales no son tan espectaculares ni siquiera en algo, si no, no serían comunes en primer lugar. Y además, ¿cómo el prota consigue abrirse camino por la vida/cárcel? ¿Con honestidad moral? Nones. El tipo lo hace defraudando el Fisco en beneficio de sus gendarmes. Al tiempo que busca su oportunidad para fugarse, claro. O sea, tenemos al bueno que por no perder la esperanza ni la moral, está bien ser un defraudador y un evasor de prisión. Que el fin justifica los medios, vamos ("¡por una más grande justicia!"). Vaya cagada de moraleja ésa. Quizás esto pueda explicarse si nos metemos de lleno en las coordenadas de la moral religiosa puritana yanketa de que "el esfuerzo recompensa" y "el trabajo santifica", sin importar qué clase de trabajo sea (en este caso, el doble trabajo de defraudar y tratar de evadirse de prisión), pero en una moral decente como corresponde, esta peli está simplemente mal. Además, no explica el carácter medio mesiánico que adquiere el prota. Comprenderán que cuando llega el gran final (((SPOILER DEL FINAL, LEÑE, SPOILER DEL FINAL, SI NO QUIEREN SABER CÓMO TERMINA, SÁLTENSE AL SIGUIENTE PÁRRAFO))), y llega ese momento emotivo en donde cae la lluvia purificadora sobre Tim Robbins, y oímos la voz en off de Morgan Freeman hablando del fulano que "cruzó un río de mierda y salió limpio al otro lado", la emoción que me produjo no fue una genuinda lágrima de emoción por nuestro esforzado contador como-tú-o-como-yo que por fin ha alcanzado la tan merecida libertad, sino una sonora y profunda carcajada por lo ridículamente grosero del parlamento y por lo cristianoide reborn-again de la metáfora. Y es saludable que una peli sea cómica porque reir rejuvenece el alma y mejora la longevidad y todo eso, pero claro, cuando una peli trata de venderse como severa, sentimental, emotiva, etcétera, y lo que genera es una risotada, pues bien... (((FIN DEL SPOILER, CLARO, PUEDEN SEGUIR LEYENDO TRANQUILOS))).

-- Dejando de lado la deshonestidad de la peli, ¿hay algo rescatable de ella? Bueno, todo el resto. El guión está bastante bien, y la dirección está muy afinada. Es una peli hecha con mimo, y se nota. Ayuda, claro, que el duo protagónico está por todo lo alto. Tim Robbins interpreta de manera muy convincente su rol de pobre weón pescado por las ruedas del sistema, y podría ser alguien como tú o yo (bueno, excluyendo todo lo dicho de la parrafada anterior). Morgan Freeman por su parte descuella en un rol que podría haberse prestado fácilmente para la caricatura (ya saben, negro buenoide y sabio etcétera), dotando a su personaje de varios matices humanos y haciendo creíble que él también, a pesar de ser mentor del prota, tiene algo que aprender de la vida etcétera. La notable interpretación de ambos tiende a opacar a sus antagonistas, también muy bien caracterizados en lo suyo, en particular a Bob Gunton como el alcaide de mierda, y Clancy Brown como el infaltable gendarme de mierda. Mención especial debe ser hecha, casi para la trivia, de que aparece Gil Bellows metido en el cacao, poquito antes de comerse a Mia Sara en una peli de ínfima categoría ("Black Day Blue Night", recordada únicamente por el topless de la srta. Sara), y antes de hacerse reconocible como el jodío Bill de "Ally McBeal".

IDEAL PARA: Esos días en que una peli feeling-fine es necesaria para levantar los ánimos.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].



-- El prota les toca ópera a sus compañeros de prisión [en inglés y en el que sea que sea el idioma en que cante la tonadillera en el 33RPM, sin subtítulos].


2 comentarios:

Fidel Castro Ruz dijo...

a mi me gusto sobre todo por la parodia de padre de familia.

General Gato dijo...

A mí la parodia de Padre de Familia no me terminó de gustar. Simplemente no me hizo reir. Pero bueno, se los perdono porque el programa me ha dado varias otras risotadas de las grandes, así es que por una vez...

Seguidores