11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

domingo, 25 de julio de 2010

"Kung Fu Panda" (2008).


-- "Kung Fu Panda". Estados Unidos. Año 2008.
-- Dirección: Mark Osborne y John Stevenson.
-- Actuación: Voces de (en el original inglés) Jack Black, Dustin Hoffman, Angelina Jolie, Ian McShane, Jackie Chan, Seth Rogen, Lucy Liu, David Cross, Randall Duk Kim, James Hong, Dan Fogler, Michael Clarke Duncan, Wayne Knight, Kyle Gass, JR Reed.
-- Guión: Jonathan Aibel y Glenn Berger, sobre una historia de Ethan Reiff y Cyrus Voris.
-- Banda Sonora: John Powell y Hans Zimmer.

-- "Kung Fu Panda" en IMDb.
-- "Kung Fu Panda" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Un día cualquiera, llega a la aldea... ¡Un panda! ¡Y ese panda es...! ¡Tengan miedo...! ¡...! ¡¡¡KUNG... - FU!!! El Panda Kung Fu te va a partir la jeta, el Panda Kung Fu te va a devolver al Foso de los Dioses de los Nueve Abismos del Caos, el Panda Kung Fu va a masacrarte y ponerte en tu sitio, pequeño saltamontes. El Panda Kung Fu... despierta de su sueño y es enviado por su jefe, que también es su papi, una asfixiante grulla de la escuela filosófica del "te quiero mucho pero no te escucho porque te hablo porque te quiero mucho". Porque ambos atienden un restaurante de esos fideos chinos que vienen en cuencos de sopa, ya sé que los otakus entre ustedes los conocen. El caso es que mientras tanto, en el mismo valle, pero muy-muy-muy-muy arriba, en un templo ubicado sobre churretecientas escaleras, una vieja y venerable tortuga ha tenido un sueño. Y ya sabemos que, a diferencia de los sueños occidentales, que suelen ser húmedamente ariagiovannescos, los sueños chinos son paradójicos porque en la nada expresan el todo y en el todo expresan el tú, y cuando sueñas estás mirando la realidad que es sólo un sueño de un soñador que es tu sueño sobre la realidad. Si no me entienden no importa, ésa es la gracia, que por eso son chinos, o si no, no hablarían ese condenado idioma que hablan. Bien, el caso es que el sueño de la tortura no versa sobre hacer un trío con dos tortugas hembras con busto y caderas, sino sobre un criminal que antiguamente fue discípulo del templo de artes marciales del cual nuestra tortuga es el gerente general en funciones. Atribulado, su discípulo que es una especie de oso panda enano y peludo (así decía en IMDb, a mí no me miren, a mí me parece más bien como una especie de Splinter de las Torturas Ninjas después del Holocausto Nuclear y cubierto de musgo a lo Rambo) manda un mensajero a ver si el criminal prisionero sigue prisionero. Y claro, como esto es una historia china, resulta que con ese gesto destinado a evitar la fuga de la prisión, lo que consigue el pobre maestro, con una concatenación imposible de acontecimientos (son chinos, ¿recuerdan?) es justamente que se fugue el prisionero. ¿Y qué va a hacer el prisionero? Pues ir de regreso al templo de artes marciales a matar a sus guerreros, violar a sus mujeres, descuartizar a sus sirvientes e incendiar sus instalaciones, y después de eso vengarse en serio. Mientras tanto, la tortuga y el oso panda peludo que parece la rata Splinter etcétera, mandan a convocar a un concurso en el que elegirán al futuro Guerrero Dragón que tendrá el secreto del pergamino sagrado que contiene una técnica marcial secreta tan mortal, que su maestro ha decidido que sólo unos pocos probados a los más altos estándares éticos tendrán acceso a ella (siempre en estas pelis hay un pergamino sagrado que contiene una técnica marcial secreta tan mortal, que su maestro ha decidido que sólo unos pocos probados a los más altos estándares éticos tendrán acceso a ella). Y adivinen quién, por accidente del destino... (me corrijo: esto es una peli con filosofía china, por tanto no existen los accidentes del destino) ...acaba recibiendo el honor de ser el Guerrero Dragón. A despecho de los Cinco Guerreros más calificados de todos. Sí, adivinaron, el panda restorantófilo del comienzo, el que secretamente sueña con ser el Panda Kung Fú. Para la otra hubieran agarrado una jodida galletita de la suerte, y todo habría resultado más fácil.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Había una época en que ser Hijo de Occidente... er, perdón, lo escribí mal. Ahora sí. Había una época en que ser HIJO DE OCCIDENTE, así con mayúsculas, era lo más chupi de lo chupi. Los caballeros aplastaban cabezas moras, los conquistadores arrasaban precolombinocracias, los galeoneros cañoneaban siameses (de Siam, no los pegados por la cintura, entiéndase). Pero después, con ese espíritu de "soy guai, yo la llevo", los occidentales empezaron a prenderse de las culturas bárbaras locales que habitaban el vasto planeta Tierra. Cambiaron la leche por el té y la belladona por el tabaco. Empezaron a escuchar marchas otomanas. Sus pintores pintaron odaliscas desnudas y palacios chinos. Y luego vino la invasión china. Esa civilización de cultivadores de arroz que durante siglos fue una fortaleza asediada, hasta que las cañoneras occidentales le metieron cañones hasta por el Yangtsé (va en serio, los bastardos lo hicieron, no es un chiste sexual). Pero los chinos se vengaron. El prototipo del malvado científico loco chino que nos presentaron pelis como "La máscara de Fu Manchú", dio paso a la admiración por sus artes marciales y por la penetrante filosofía oriental. En realidad, dárselas de filósofo chino no es tan difícil, no es apenas más que empezar a pensar en paradojas y buscar el contraargumento para todo, para imbuirse en un trance místico, y yastá. En la tradición occidental, Sócrates había inventado lo mismo solito, sin tener que leer textos chinos. Se dice que China va a ser la potencia mundialosa del Tercer Milenio. Si le siguen dando a los críos ración de héroes regordetes pandas que saben kungfú, en vez del bueno y viejo occidental Ivanhoe de toda la vida, entonces eso dénlo por hecho...

¿POR QUÉ VERLA?

-- Sarcasmos sinófobos aparte, debo reconocer que "Kung Fu Panda" es una buena peli, CASI una muy buena. El único detalle es... bueno, el Kung Fu Panda mismo. Un regordete de mierda que es un parásito emocional, que trata de buscar atención por la vía de ser patoso y dar lástima (el síndrome Chavo del Ocho), y que para llegar a ser alguien en la vida había que... es que me atraganto de escribirlo... había que COMPRENDERLO. Y peor aún, había que ¡¡¡QUERERLO!!! Para más inri, resulta que este flaite cágomentodo es el que tiene razón (eso es confundir humildad con chantaje emocional), y todos los que lo ven como lo que en verdad es (un pobre diablo), ésos son los malos, miren así para cuándo va a progresar la sociedad... Pero aparte del nefasto ejemplo que este panda le da a los niños, de que no importa cuán penoso o patético seas, al final igual eres especial (el síndrome "si todos son especiales entonces nadie lo es" que denunciaba con sabiduría el crío de "Los increíbles"), el resto de la peli está más que bien. A líneas generales, y voy a decir algo increíble tratándose de una peli hecha en Yankiland, esta peli se interesa, e incluso es respetuosa, con la cultura china, la cual está traspuesta hasta con los menores detalles. ¡Joder, es que esta peli tiene el alma más china que pelis auténticamente chinas como "El tigre y el dragón" o "Héroe"! Las técnicas de artes marciales, los templos y edificaciones (una patada en los que-te-dije a la mucho más artificiosa "Mulan"), el estilo de vida, los animales, el dibujo de los animales, la historia misma, la manera de entretejer la filosofía china delicadamente en la trama... Todo huele, es y se respira a chino. Ojalá todas las pelis de Hollywood fueran así de respetuosas con sus ambientaciones y tramas, porque estamos en las antípodas de las pelis de James Bond, en donde siempre que 007 está en un paraje exótico, se encargan de remarcarnos todos los aspectos folclóricos de ese lugar para montarse un museo de etnografía para el público popcórnfago del Primer Mundo ("Quantum of Solace" debe ser la excepción, y hasta cierto punto). O por no acordarnos de la horripilante descripción de España que nos legó "Misión Imposible II".

-- Las secuencias de acción. Es cierto que el fuerte de las pelis de animación muchas veces es la acción desenfrenada, dada la posibilidad de mostrar escenas desde ángulos y a velocidades imposibles con una cámara real, y de que sus personajes hagan cosas imposibles para los stunts de toda la vida (bueno, ahora con CGI cambia un poco la cosa). Pero aún así, las escenas de acción de "Kung Fu Panda" marcan un punto alto dentro del cine de animación de acción. La fuga de la cárcel, con el villano haciendo el más imposible todavía, es simplemente un ejemplo de buen quehacer fílmico. La lucha entre los cinco guerreros y el villano es también de vértigo. Incluso una secuencia en apariencia inofensiva como es la pelea entre el panda y su sensei por el último bollito de arroz, tiene más cine en sus escasos minutos que muchas pelis de acción en todo su metraje.

-- El soundtrack. Así como en "Batman inicia" y "The Dark Knight" vimos a Hans Zimmer unir provechosamente fuerzas con James Newton Howard, acá el señor Zimmer, soundtrackista de varias otras pelis de DreamWorks como "El príncipe de Egipto" o "Madagascar", lo hace con John Powell (el tipo que compuso el espectacular soundtrack de "La pasión de Cristo"). Y los resultados son brillantes. La música se siente como china, sin perder un ápice de épica (con todo, el tema central me suena un poco parecido a "The Tao of Love", un tema tardíosetentero del electrónico Vangelis... escuchen y comparen, si pueden, y de ahí me confirman o refutan).

IDEAL PARA: Ver una peli de entretención sólida.

OTRAS PÁGINAS SOBRE "KUNG FU PANDA":

-- "Kung Fu Panda" en el Rincón del Cine.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [doblado al español].



-- Inicio de la peli [en inglés].

2 comentarios:

Fidel Castro Ruz dijo...

LA pelicula me gusto fue mejor de lo que me esperaba camino del heroe la ambientacion es respetueos auque igual a los chinos no les gusto eso de que un panda sea hijo de una gruya.

me emociono el final cuando tira el kameha o lo que sea que dice haber aprendido por si mismo.

Lo que comen es ramen osea fideos chinos entre otras cosas, yo nunca los he probado auque me encanta el chao mei.

General Gato dijo...

Bueno, es que genéticamente un panda hijo de una grulla es como... buenoooooo... En cualquier caso, estamos de acuerdo en que la peli era mejor de lo que cabía esperar. Y la escena final es genial.

Y el ramen es conocido coloquialmente por estos lares frente al teclado como "el salvavidas cuando hay que postear con hambre"... XD

Seguidores