11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

domingo, 13 de abril de 2008

"Juno" (2007).


-- "Juno". Estados Unidos / Canadá. Año 2007.
-- Dirección: Jason Reitman.
-- Actuación: Ellen Page, Michael Cera, Jennifer Garner, Jason Bateman, Allison Janney, J.K. Simmons, Olivia Thirlby, Eileen Pedde, Rainn Wilson, Daniel Clark, Darla Vandenbossche, Aman Johal, Valerie Tian, Emily Perkins, Kaaren de Zilva.
-- Guión: Diablo Cody.
-- Banda Sonora: Matt Messina.

-- "Juno" en IMDb.
-- "Juno" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Todo partió con un sillón. No porque el sillón sea Luis XV o de forma poliédrica. El sillón en realidad fue el pretexto: allí fue donde dos adolescentitos de la nueva hornada semiindie deciden, un día en que se pasan con el vodka sabor a durazno, hacer cochinaditas. Y cuando te metes a juegos de grandes, las consecuencias son también grandes. La chica se hace los exámenes pertinentes, y descubre que, ¡ups!, pasa lo que las señoras chapás a la antigua llaman con siutiqué: "el milagro de la vida". Sólo que este milagrito, a nuestra prota, llamada Juno, maldita sea si le hace gracia. De manera que resuelve abortarlo. Para su desgracia, una de esas compañeritas métomentodo ayudoalmundo le arruina el calendario con la idea más estúpida posible (no, no la adelantaré, me gusta destripar pelis, pero también soy considerado con mis lectores que se la van a downloadear impunement... perdón, a arrendar en DVD, como la gente civilizada). Ahora Juno tiene una única salida. No, no es concebir la criatura, que la chica no es Opus Dei tampoco. Se trata de entregarla en adopción, apenas nazca. Sí, es el material con el cual están hechos los sueños de los guionistas de culebrones venezolanos. Juno y su padre emprenden entonces el viaje a conocer a los nuevos futuros padres, encontrándose con una familia perfectamente funcional, en la que el pater familiae ha renunciado a sus locos sueños indies prostit... perdón, vendiendo su arte a la composición de absurdos jingles publicitarios, mientras que la madre es una obsesiva/perfeccionista mujer Millennium-3. ¿Conseguirá Juno, entre el pazguato de su no-pololo, la chorrilla de su amiga, los chorizos de su familia, y los ultralimpios nuevos papás, sobrevivir a su propio embarazo...?

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

¡Ah, las pelis indies...! Pareciera que fuera por hornadas, el asunto. Es decir, las décadas pares ('60s, '80s, 2000) son de la sofisticación y el artificio (ese ultraproducido look basuriento de los hippies, esos escarmenados ochenteros, esos darkgothies yutuberos...), y las décadas impares ('50s, '70s, '90s...) son de la rebeldía y el indismo (ese meneo de caderas del rock and roll, ese cine independiente a lo Scorsese, esos wannabies pseudotarantinescos...). En cierta medida, puede verse a "Juno" como una peli atrasada en su tiempo. O como una adelantada que preludia la retirada de lo retroochentero y la llegada de lo retronoventero. No digan que no se los dijimos. Usted lo leyó antes en... ¡¡¡CINE 9009!!! Pero a lo que nos ocupa. Los '90s puso de moda un tipo de problemática adolescente nuevo para el cine. En los '80s, las preocupaciones de los jovenzuelos era mojar, y escapar del psycho-slasher de turno. En los '90s, era deprimirse porque nadie entendía lo maravillosos que eran (a lo mejor no eran tan maravillosos, pero no parecían darse cuenta de esa posibilidad tampoco) and do the Narcissus. "Juno" es, en cierta medida, heredera de ese cine indie sobre adolescentes con problemas pequeños y cotidianos (un embarazo, nada del otro jueves, o no lo será en particular después de que los trogloditas conservadores chilenos votaron contra la píldora del día después, acá en Chile). O quizás es la bisagra para lo que vendrá. De hecho, la peli costó apenas seis milloncitos de los verdes, una suma misérrima para los estándares hollywoodenses, y ha recaudado por lo menos 30 veces su costo en taquillas. Y los de "Superman regresa", preocupados por si podían duplicar su inversión...

¿POR QUÉ VERLA?

-- ¿Una peli sobre una adolescente problema, en una familia no completamente funcional, que queda embarazada y decide que es buena idea celebrar un contrato para donar su criatura como si fuera un paquete de popcorn? Parece material para uno de esos melodramas baratos made-for-TV, o para una de esas pelis de chantaje emocional que de tarde en tarde nos regalan los estudios de Hollywood, con la esperanza de pagarse las lágrimas con algún par de estatuillas del Tío Oscar. Pero no. La peli insiste especialmente en no descarriarse por la lacrimógena senda melroseplacera, y en cambio prefiere un tono naturalista, sin énfasis ni en las sonrisas ni en las lágrimas. La historia es un melodrama en clave de comedia, o una comedia en clave de melodrama, como prefieran verlo, y mantiene el equilibrio entre ambas de una manera muy saludable. O sea, te ríes sin caer en lo grotesco, y te emocionas sin caer en lo sensiblero. Ya por eso, se instala en el diez por ciento de lo mejor que ha producido Hollywood dentro del año.

-- Ellen Page. Aunque para la mayoría no pasaba de ser una secundaria de lujo en "X-Men 3", ya la había roto en "Hard Candy", y en "Juno" vuelve a demostrar por qué es la creepy favorita de la nueva generación de estrellas fílmicas. Bien mirado, su rol es el de una repulsiva sabelotodo, y realmente dan ganas de agarrarle esa bendita pipa que luce con tanta prescindencia y metérsela por la garganta, a ver si supura un poco de veneno en el proceso, pero Ellen Page le da múltiples dimensiones a su personaje, consiguiendo transformar a ese esperpento de condescendencia rebelde, bien enraizado en otros esperpentos de la vida real que pupulan por ahí (y tienen blogs y fotologs), en alguien querible y entrañable. La tal Juno podría abrir un tarro de conservas con esa lengua afilada que tiene y mantiene, pero también es inteligente, sabe lo que quiere, es capaz de darse cuenta de un error, y no trata de esconder demasiado su fragilidad emocional frente a la gente con la que se siente en confianza. Hay que tener talento actoral para dar vuelta de esa manera un personaje, que en otras manos hubiera sido un desastre sin remedio. Y, ¡hey!, incluso con pancita de nueve meses se ve sexy. Y sin esforzarse, no como Demi Moore cuando se fotografió en cueros en circunstancias de ese tipo...

-- El resto del elenco está más que bien. Michael Cera como el wannabetheboyfriend de Juno está impecable y muy querible, dentro de lo tontorrón que es el pobre (algo muy natural, por lo demás, porque esta juventud de ahora, criada sin autoridad y malograda sin remedio por esos psicólogos "no traumen al niño"...). La pareja de padres adoptivos vienen interpretados por el gran Jason Bateman, bien conocido como el prota de "Arrested development", y por Jennifer Garner (Alias en "Alias", y Elektra Natchios en "Daredevil" y "Elektra"), cuya carrera actoral parecía querer sepultarse cada vez más, pero aquí consigue el tránsito desde casiestrella veinteañera a actriz madura, en un rol que no se aparta mucho de lo que ha hecho antes, y actuado sin grandes desplantes actorales, pero con corrección y eficiencia. El padre de Juno, por su parte, es el gran J.K. Simmons, que para el fanático de "Spiderman" y secuelas será el irascible jefezuelo J.J. Jameson, y que también ha circulado como secundario de lujo por varias otras partes; aquí está irreconocible, y se manda un lujo de actuación. No tan conocidas, Allison Janney como la madre de Juno, y Olivia Thirlby como su mejor amiga, completan este impecable elenco.

-- El guión y los diálogos. Si alguien en la parroquia está buscando llegar a guionista de algo alguna vez, esta peli es de visionado obligado para él. Ninguna escena sobra, todas son significativas, y los diálogos son estupendos. Diablo Cody, la guionista de esta peli, se llevó el Premio Oscar al Mejor Guión Original por esta peli, batiendo a "Michael Clayton" y "Ratatouille" (y por una vez, el premio fue dado con justicia).

-- Grandes momentos: El test de embarazo, la cara de pánfilo del pobre individuo al que van a hacer papá sin que lo dejen seguir siendo novio, la dación de la noticia a los padres, la primera entrevista con los padres adoptivos (seriota abogada incluida), la ecografía... Sí, el final es un poco blandengue y vuelve a los cauces más almibarados de las pelis feeling fine de toda la vida, pero sigue siendo un buen cierre para la peli.

IDEAL PARA: Ver una muy bien ejecutada comedia indie sobre un tema que, lo quieran los conservadores y su presuntamente existente Dios, llegó para quedarse.

2 comentarios:

ayaxsoul dijo...

saludos, otra reseña inmaculada y que captura el espiritu de la pelicula felicidades... solo queria comentar como todo el pulso narrativo de la historia recae en una chica que a primeras parece algo fragil como para cargar con tanto peso, pero se saca una actuacion que no he visto en años, es cierto que a Juno al principio dan ganas de estrangularla pero al final solo quieres abrazarla y mimarla, el guion es soberbio, inmaculado, increible como una actriz como elektra (no recuerdo su nombre jejeje) es zarandeada en cada escena que comparte con Page, el final es algo controvertible y Cera haciendo de tontazo le queda de perlas al pobre... jeje

General Gato dijo...

El paso del tiempo nos ha confirmado que Ellen Page terminó transformándose quizás no en una superestrella, pero sí en esos grandes nombres de Hollywood. Y lo que hace ya casi media década profetizaba, sobre el regreso con fuerza de lo indie, pareciera estar en vías de cumplirse, aunque sea porque ya hay bastante voz crítica contra los blockbusters descerebrados de Hollywood, e incluso cosas como la saga de los mercenarios de Stallone tratan de regresar un poco a otro tipo de cine, más crudo y con menos concesiones. Wassa'Allah...

Gracias por las felitaciones, y saludos igualmente.

Seguidores