jueves, 21 de mayo de 2009

"Star Trek" (2009).


-- "Star Trek". Estados Unidos. Año 2009.
-- Dirección: J. J. Abrams.
-- Actuación: Chris Pine, Zachary Quinto, Leonard Nimoy, Eric Bana, Bruce Greenwood, Karl Urban, Zoe Saldana, Simon Pegg, John Cho, Anton Yelchin, Ben Cross, Winona Ryder, Chris Hemsworth, Jennifer Morrison, Rachel Nichols.
-- Guión: Roberto Orci y Alex Kurtzman, basados en la serie televisiva creada por Gene Roddenberry.
-- Banda Sonora: Michael Giacchino.

-- "Star Trek" en IMDb.
-- "Star Trek" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

El espacio. La frontera final. Estos son los viajes de la ¡¡¡SÁLVENSEQUIÉNPUEDAJOPUTASNOSESTÁNATACANDO!!! Las naves de la Federación podrán ser todo lo grandes que se quieran, pero la otra nave es tanto más grande todavía, y no le cuesta nada hacer escabechina de federaditos asociados. (Ahí van los primeros casacas rojas. Habrá más). De pronto, cuando la nave de la Federación está a punto de rajarse en dos, los invasores que han llegado por un agujero negro le espetan un "que su capitán venga para acá". No hay que ser perro para oler la trampa. Al capitán, no se lo vuelve a ver más, mientras que el primer oficial, en una maniobra desesperada, ataca con todo a la otra nave: muchas naves de transporte dependen de que la nave principal las cubra, a pesar de que el primer oficial (paladeando eso de ser capitán durante apenas unos minutitos) tendrá que sacrificarse en el proceso. En una de esas naves viaja la esposa parturienta del nuevo capitán, que luego de salvarse, da a luz un niño al que llamarán... JAMES TIBERIUS KIRK (ya, ahora, tóquenla conmigo: TARARAAAAAÁ-RARARARARAAAAAÁ...). Y menos mal que no le pusieron nacimiento virginal, o si no... Mientras tanto, lejos de ahí, en el planeta Vulcano, hay un niño que es medio humano y medio vulcano, y que cuando le tocan a la madre, se convierte en un Terminator imparable: ¡¡¡SPOCK... MACHACARÁ!!! Ambos, por diferentes caminos, terminarán llegando a la Academia Estelar. Kirk, haciendo uso extensivo de chulería espacioflaite. Spock, por los nobles y venerables caminos de la lógica. De pronto, comienzan los problemas. Se reporta que los indios están insurrectos en la Frontera. A bordo de varias naves viajan sendas tripulaciones listas para contener la amenaza. Entre ellas la Enterprise, con una tripulación marcada para hacer historia: Kirk, Spock, el cascarrabias McCoy, Uhura, Chekov, Sulu... Todos bajo el mando de Christopher Pike. Listos a plantar cara al enemigo. Que por una vez en la vida no es un maldito Klingon, sino un romulano (ahí es donde el no-friki pone cara de WTF). De malas pulgas. Que viene del futuro. Con tamaño jamón de nave. Listo a hacer Historia. Literalmente. Cambiándola. Un Hitler cualquiera, el niñito. Y van... ¿11...? Falta una para "Star Trek XII: Demasiado cansados"...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

El espacio. La frontera final. Estos son los viajes de los productores de la franquicia de Star Trek. Su misión permanente: explotar extrañas nuevas historias, buscar nuevas formas de frikismo y de klingonismo, y reventar taquillas allí donde nadie ha llegado antes. STAR TREK partió como una serie televisiva de presupuesto medio en 1967. Nadie le tenía demasiada fe. Hasta el punto que se inventaron el FX del teletransporte (ya saben, ahora estás, luego juego de luces, luego ahora ya no estás) para ahorrarse el presupuesto de las maquetas de aterrizaje y despegue. Pero con tres temporadas, se volvió un fenómeno de culto. Y como los acólitos de la Iglesia Trekkie crecieron, hubo que escribirles nuevas Biblias: 10 películas en 23 años ("Viaje a las estrellas: La película" en 1979, "Viaje a las Estrellas: Némesis" en 2002), amén de una serie de dibujitos animados, cuatro series televisivas con actores de carne y hueso contra pantallas azules ("ST: La nueva generación", "ST: Abismo espacial 9", "ST: Voyager" y "ST: Enterprise", cada una más estirachicles que la anterior, si no contamos la simpática última que mencioné), e incontable mercadishing narrativo en forma de novelas, cómics y otras cosiacas más mostrándonos cosas tan interesantes como los hábitos cagaticios de Spock y etcétera. Después de toda sea trekplotation, es lógico que la mina se broceara, si ya quien aguanta (como decían en Los Simpson: "Viaje a las Estrellas XII: Demasiado cansados"; "¡Señor, los klingon nos atacan!", "¡Oh, no, otra vez los klingon! ¡Scotty, máxima potencia!", "¡No puedo, señor, estoy demasiado barrigón para alcanzar los mandos!"). Pero como los productores de Star Trek dudosamente iban a tener la creatividad para inventarse toda una nueva franquicia que, además, quién sabe si tuviera éxito o fracasara, y mal que mal ya tenían bien instalada la franquicia, pues bien, qué hacemos para que el asunto no se nos escurra de entre los dedos. A ver, qué está de moda... ¡Claro, eso es! ¡¡¡Hacemos el reboot de la serie original!!! Total, si les funcionó en "Batman inicia" o en "Casino Royale", por qué no iba a funcionar acá, ¿no? Además, traemos a J. J. DedosMágicos Abrams, que todo lo que toca lo convierte en oro (bueno, "Cloverfield" era mierda pinchá en un palo, pero eso cuándo ha sido un impedimento para hacer dinero), que nos haga el favor de relanzar la franquicia. Además, con poner a Spock y Kirk jovencitos apelamos a los imberbes para quienes las sesudas y filosóficas historias de la antigua Star Trek como que ya quedan demasiado arriba para sus intelectos internetizados y fotologuizados, y se los vendemos como los nuevos héroes que aprenderás a amar. Que está muy bien eso de que Star Trek sea una serie con ideas, una serie filosófica y todo eso, pero siempre supimos que la parada filosófica era para cobrar el cheque, que hasta los catedráticos universitarios especialistas en Heidegger tienen que pagar la hipoteca, caramba. Y J. J. Abrams cumplió. Sobradamente. O no. Cuestión de perspectiva. Y si la cosa no funciona, en 150 años más puede venir alguien desde el futuro a hacer un reboot del General Gato que aprendiste a amar, y hacerlo menos filosófico y más hiperhormonado, a gusto de las nuevas audiencias. Los por ese entonces dueños de la franquicia de Cine 9009 y sus derivados "Cine 9009: La nueva generación", "Cine 9009: Abismo espacial 9009" y "Cine 9009: Voyager" te lo agradecerán.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Esta es una de esas pelis que puedes ver de varias maneras distintas. En este caso, tenemos una peli de aventuras o una Space Opera el uso, pero también una peli trekkie, una precuela y un reboot. ¡Caray, qué lío! Bueno, partamos por si la peli es una buena peli de aventuras o no, o sea, un blockbuster genérico en regla, de los buenos, o no. Y la respuesta a este respecto es un rotundo sí. Ya en los primeros minutos tenemos una atronadora secuencia inicial con una batalla espacial como hacía tiempo no veíamos en el cine. Luego vemos a los dos héroes principales corriendo por carriles separados, pero nos muestran cómo los héroes están surgiendo y llegando a ser lo que serán. Y cuando la aventura parte, vemos espectáculo por todo lo alto. La secuencia en que ingresan desde el espacio exterior a la atmósfera para habérselas con un taladro perforando un núcleo planetario, debe ser de las más impactantes que nos ha entregado el cine de acción en mucho tiempo. Además, la banda sonora de Michael Giacchino, si bien no tan inspirado como en "Los increíbles", cumple con poner punch de su parte (aún así, considerando que Giacchino siempre se ha confesado admirador de los soundtracks sesenteros como el James Bond de John Barry o... ¡diablos! ...la mismísima ST original, quizás no hubiera sido mucho pedir un poco más de fidelidad, que no todo es despeinarse tanto, ¿no?). No se sale del estándar de lo que se espera de una peli palomitera, eso sí (acción, héroes que se odian cordialmente devenidos en amigos a la fuerza, gotas de humor, escena con lencería femenina), pero con dichos estándares cumple soberbiamente. En momentos llega incluso, joya rara en el cine de acción palomitero, a ser touchy y clavársete en el corazoncito (esa secuencia en que vemos nacer al futuro James Tiberius Kirk mientras su padre está sacrificándose para proteger su existencia... mesiánico over-the-top y todo, pero aún así llega al alma). Con todo esto, uno hasta les perdona que el guión sea tan mañoso, y que muchas cosas estén arregladas simplemente porque puestas ahí es como la peli funciona (mira la puntería de Nerón para acertar a qué punto preciso debía viajar). Bueno, esa técnica era ya vieja en tiempos del folletín decimonónico, y si funcionaba entonces puede funcionar ahora, ¿no? ¿O no...? ¿O no...? Er... ¿Me están leyendo todavía?

-- Vamos al siguiente respecto. ¿Es una buena precuela? La verdad... Sí. Los personajes de la Star Trek original son tan icónicos, que poner a otros actores de reemplazo podría rozar el sacrilegio. Tampoco ayuda que en "Viaje a las estrellas: La película" adoptaron la costumbre de que las pelis se harían con los actores de las series televisivas (la original hasta "Viaje a las estrellas VI: La tierra desconocida", la Nueva Generación a partir de la siguiente), por lo que se reforzó la identificación del público con los actores que encarnaban a los personajes, al costo de que a medida que los actores envejecen, hay que darse cada vez más revueltas para meterlos en la franquicia (hay que ver lo acabado que está el pobre Leonard Nimoy...). En lo de "Casino Royale" lo tenían más fácil, si después de todo han existido como cinco o seis 007s, qué tanto más difícil iba a ser para Daniel Craig transformarse en tu nuevo Bond... Por eso, si iban a hacer una precuela, tendrían que cuidar muy bien el elenco de nuevos actores que tomaran el testigo. Y los resultados en este respecto son superlativos. El que se roba la función con todo es Zachary Quinto, quien se hiciera sus pinitos con un olvidable secundario en "24" antes de hacerse famoso como el malvado Sylar de "Héroes", que cumple bien con interpretar a Spock, aunque admitámoslo, a ratos pareciera que fuera Sylar interpretando a Spock (no creo que a sus fans femeninas les importe eso, si es que les gustan los chicos malos al final del día). En fin, no podía ser perfecto tampoco, pero como está, está más que bien. A su lado, Chris Pine interpreta al Capitán Kirk con todos los vicios y defectos de William Shatner (y por Dios que los tenía, esa vulgaridad Mid-West...), pero sin ninguna de las virtudes que lo redimían como personaje (su sentido del humor, su seriedad a la hora de afrontar el peligro...). No es que Chris Pine esté tan mal, pero desde luego que es difícil verlo como un Kirk joven. O quizás, si lo hubiera interpretado un poco más cercano a Shia LaBeouf como Indiana Jones Jr. en "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal"... Y un poco menos como un adolescente "The O.C." o un chuloputo de cantina... Karl Urban, por su parte, es una elección inmejorable para el doctor McCoy (y pensar que este tipo estuvo en "Doom"... Bueno, todos tenemos cadáveres en el armario). Zoe Saldana, sin ser un prodigio de interpretación, le da vida a un personaje que tampoco necesitaba serlo, como es la siempre bien decorativa Teniente Uhura (¡cómo se pitorreaban de su personaje en "Héroes fuera de órbita"!), así es que un aprobado también. En el elenco de secundarios tenemos al siempre bien recibido Bruce Greenwood como el capitán Pike (personaje conocido por los trekkies y por nadie más, y que en el primer piloto de Star Trek, porque hubo dos, venía interpretado por ¡Jeffrey Hunter, por el Jesucristo de "Rey de Reyes" himself!). Y el villano viene también más que bien servido por Eric Bana, dándole musculatura a un personaje que, sobre el papel, bien mirado, en realidad no hace mucho más que estar sentado y dar órdenes, pero que el señor Bana, a punta de presencia, consigue sacar adelante y que nos creamos de verdad que él es una amenaza (no yerran quienes le llaman el más grande villano en una peli trekkie desde el Khan de Ricardo Montalbán, con mención especial para la reina Borg de Alice Krige en "Viaje a las Estrellas: Primer contacto"). Y el giro maestro, para asegurarse de que la precuela funcionara como tal y a nadie se le ocurriera comparar a esta manada de actores con la meznada original...

-- ...¡es pasarte esta precuela no como tal, sino como un reboot desde casi cero! El truco de guión, no lo contaré. Es consistente con el universo trekkie, eso sí. Pero los trekkies de toda la vida ya pueden empezar a rabiar: resulta que con este reboot, más de 40 años de continuidad se van a la basura. Bueno, no tanto. La serie televisiva "ST: Enterprise" sigue dentro del canon, una de cinco sigue siendo algo. Pero imagínenselo. Se lo pasan una vida entera engordando a papas fritas y snacks varios, viéndose como 500 capítulos de cinco series televisivas, privándose de follar para ver alguna maratón de las seis pelis con la tripulación original (y si no hay maratón, se la inventan arrendando el DVD o dándole a la mula), y privilegiando los manuales de idioma klingon por sobre el alcohol, y todos esos años de vida para qué, para que llegue un c----- h---d-p--- que escriba un guioncito al tres y al cuatro en que todo eso que aprendiste ya no vale, y vamos aprendiendo mitología de nuevo. Y peor: resulta que todos los no-trekkies a quienes despreciaste de toda la vida por no saber hablar klingon, ahora están exactamente al mismo nivel que tú: en el casillero uno. Y sin esforzarse como tú. En lo de "Casino Royale" y "Batman inicia" no era tan grave la cosa, siendo cada peli más o menos autocontenida y autoconclusiva respecto de las otras, pero en lo de Star Trek, es que oigan, si hasta llegaron a rizar el rizo de armar sagas dentro de la saga (la trilogía conformada por "La ira de Khan", "La búsqueda de Spock" y "El regreso a casa", sin ir más lejos). Claro, los fanáticos de afuera, felices: ahora pueden empezar a ser trekkies sin tener que empollar horas y horas de estudio. Considerando como vienen las nuevas generaciones, eso es bueno para ellos (hay que ver cómo piensan que por ver dos o tres docenas de mangas y animes, consideran que ya lo saben todo sobre la vida, pasión y milagros de la evolución de las civilizaciones desde el Cromagnon hasta el más lejano futuro). Y admitámoslo: los productores sabían donde estaba la pasta. Había que complacer a la gran audiencia que va a desembolsar 200-300 millones de dólares, no a los trekkies que en conjunto iban a desembolsar... ¿20-30...? Porque los trekkies serán trekkies y verán las pelis hasta que les sangren los ojos, pero es que oigan, cada trekkie no tiene más que un par de ojos y no puede ver más de una peli a la vez... Amplias audiencias, ésa es la clave.

-- Y esto nos lleva al último y más desconcertante rubro: ¿es una buena peli trekkie? La veeeeeerdad... Mmmmmm... No estoy tan seguro. Sí tiene muchos elementos propios de la mitología trekkie. Ahí está el famoso test Koyabashi Maru o Kobayashi Maru, como demonios se escriba, y que ya había sido presentado en "Viaje a las Estrellas II: La ira de Khan". O Spock diciendo: "Fascinante". O Kirk acostándose con una chica de piel verde (Rachel Nichols, ricurita casi irreconocible acá, y que mostrará academia en la sobreviniente "G.I. Joe: El origen de Cobra"). O el infaltable casaca roja, puesto ahí para que la palme rápido y demuestre que el peligro para los protas es real (incluso, qué arteros, hasta le preguntan el apellido para que parezca que no...). Pero aparte de eso... Déjenme explicarlo así. En una saga como James Bond, en donde han tratado de mutar e ir acorde con los tiempos, que Bond haya sido campy en los '60s, horteradisco en los '70s, synth-pop en los '80s, políticamente correcto en los '90s y Jack Bauer en los 2000s no le sorprende a nadie: nos acostumbraron a eso, asumimos que 007 ha ido cambiando, y cuando le den la enésima vuelta de tuerca al asunto, lo recibiremos como una saludable bocanada de aire fresco, y así es como han parido 22 pelis hasta "Quantum of Solace" sin que nadie luzca visiblemente fastidiado por eso y sin que la franquicia tenga visos de bancarrota. Pero en lo de Star Trek, los productores se empeñaron en que todo siguiera siendo como en los '80s, como en "Viaje a las Estrellas II: La ira de Khan", como en "ST: La Nueva Generación". "Viaje a las Estrellas: Primer contacto" podrá ser una muy buena peli trekkie e incluso una buena peli a secas, pero sigue siendo una especie de episodio larga duración de ST:TNG, y de empalamientos vladraculianos como "Insurrección" o "Némesis" ya no hablemos. Incluso, la filosofía de ST se mantuvo más o menos como en los '60s, con el énfasis en la Prime Directive y todo eso (aquello de que el Enterprise no puede interferir con civilizaciones inferiores, etcétera). Todo eso estaba muy bien para la contracultura de los '60s, pero en el 2000, digámoslo francamente, ya no calienta a nadie. Lo que la lleva en el XXI no es una dupla Kirk-Spock respetuosos con los nativos, sino un Jack Bauer que agarre al maldito nativo, le espete un "WHO ARE YOU WORKING FOR!!!", y le vuele la rodilla (en caso de tenerla, son alienígenas después de todo, y eso lo hace más fácil, si al final no es humano lo que estás matando). De esta peli podemos decir que es muy 2000s en ese sentido. Había pelis trekkies en las cuales se rozaba la idea de que la Federación podía ser víctima de su propio militarismo, que podía acabar consumiendo sus ideales ("Viaje a las Estrellas VI: El país desconocido", o "Viaje a las Estrellas: Insurrección"), pero en este caso siempre eran los malos, mientras que los buenos respetaban la Prime Directive, eran paternalistas con las otras civilizaciones, etcétera. Acá, en cambio, no hay términos medios: la Federación es un ejército en toda regla, fascista hasta la médula, a pasitos de "Starship Troopers", que sigue a pie juntillas la filosofía de "el Gobierno no negocia con terroristas". El romulano malvado, por su parte, en vez de ser una especie de reverso de los vulcanos como en la serie original, es ahora más alienígeno que nunca, para mostrarnos claramente que es un genocida y un terrorista. Que el complot de Nerón, el romulano malvado, es un 9-11 cualquiera, y que Nerón viene a ser el Osama bin-Laden del universo trekkie, así dicho claramente. O sea, Star Trek emprendió todo el viaje desde la amplitud y la tolerancia cultural de los '60s, hasta el más descarado fascismo americano del XXI. ¿Bueno, malo...? Quién soy yo para juzgar, yo soy simplemente un gato sentado frente al teclado. Son los signos de los tiempos, así es como ha evolucionado la sociedad, y es lógico que la franquicia de Star Trek (que cualquier franquicia, en realidad) evolucione en esa dirección si quiere sobrevivir cortando boletos en la taquilla. Tampoco seré yo quien llore porque el antiguo y venerado Star Trek de Roddenberry esté muerto y enterrado, que harto abusaron estirando el elástico de la paciencia de los espectadores. En particular si lo que tenemos a cambio es la peli trekkie más dramática desde "El país desconocido" y más adrenérgica desde "La ira de Khan". Pero eso debemos dejar en claro: a partir de esta peli vemos un nuevo Star Trek no sólo por tripulación de actores nuevos y no sólo por reboot, sino también por espíritu. Algo que compartirá con el Star Trek sólo el nombre y los personajes (los más clásicos y perdurables en la memoria popular extratrekkie, que nadie espere aquí un cameo de la capitana Janeway o del doctor-holodeck ése cómo-se-llame). O acaso una nueva lectura de un universo mitológico con cuarenta años de historias a cuestas. Las relecturas de los viejos mitos, después de todo, siempre es negocio válido desde un punto de vista narrativo. Esta relectura lleva una peli a cuestas, y la anterior lectura lleva diez pelis y cinco series de varias temporadas cada una, lo que hace difícil equilibrar la balanza. Habrá que ver entonces cómo se desarrollan las cosas, si este nuevo Star Trek se consolida como una buena relectura, o si quedará como una purulencia embarazosa al costado, como "Superman regresa" al costado del "Superman" de Richard Donner? Sólo el tiempo (y la recaudación en taquilla, no seamos ingenuos) lo dirá.

IDEAL PARA: Ver un Star Trek con músculo y una Space Opera con buen pulso en general.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].

2 comentarios:

Eva Vidaru dijo...

Respecto a este "review" solo tengo que decir mis motivos por los cuales fui a ver "Star Trek":

- Soy mujer, por eso y por que estoy caliente por Zachary Quinto lo fui a ver.

- Soy chaquetera, soy fans de "Star Wars" y queria ver como terminaban de "cagar" a la ultima gran competencia que tenia mi adorada saga y ver si el "Sr. Spock" era tan Bakan como lo recordaba (solo vi la peli en que moria).

... pero sali aun mas loca y caliente del cine ¿como explicar algo asi? eso da como para sicoanalisis.

Rei a destajo, mi corazon se convirtio en un puño apretado en otros y estuve a punto de gritar, con voz de "legalmente rubia":"lo esta besando, galla" (mientras a mi lado dos treintones con pintas de ejecutivos desfiguraban sus rostros en una mueca que decia: "Nuestros Dios ha sido "Violado")

Le doy 4 chocolates capris de 5.

Bye.

P.D.: RECUERDA, SOY MUJER =)

General Gato dijo...

Bueno, algo debe tener Zachary Quinto, conozco a una chica muy poetisa y para nada friki, que se ha mamao todos los capítulos de "Héroes" porque ahí aparece de villano... (y no es un caso único, así es que, como dije... algo debe tener). Y bueh, no vas a ser la primera que caiga en ver tal o cual peli porque aparece tal o cual, ehm... ¿O acaso crees que me vi las dos de Tomb Raider en el cine porque eran obras maestras del cine o trepidantes piezas de acción...? (No estoy bromeando. Lo hice. Vaya crítico de cine que estoy hecho...).

Seguidores