11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

domingo, 11 de abril de 2010

"El secreto de sus ojos" (2009).


-- "El secreto de sus ojos" (título original en castellano), "The Secret in Their Eyes" (título para distribución internacional en inglés). Argentina / España. Año 2009.
-- Dirección: Juan José Campanella.
-- Actuación: Ricardo Darín, Soledad Villamil, Pablo Rago, Javier Godino, Guillermo Francella, José Luis Gioia, Carla Quevedo, Rudy Romano, Mario Alarcón, Alejandro Abelenda, Sebastián Blanco, Mariano Argento, Juan José Ortíz, Kiko Cerone, Fernando Pardo.
-- Guión: Juan José Campanella y Eduardo Sacheri, basado en la novela de este último.
-- Banda Sonora: Federico Jusid y Emilio Kauderer.

-- "El secreto de sus ojos" en su página oficial en Internet.
-- "El secreto de sus ojos" en IMDb.
-- "El secreto de sus ojos" en la Wikipedia en inglés.
-- "El secreto de sus ojos" en la Wikipedia en castellano.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Recordaba la última mañana en que la vio, en que ella usaba un vestidito de flores, y le había dado un desayuno con mermelada de grosellas que tanto le gustaban y que nunca más probó, y se la quedó mirando como el sol caía y se derretía como mantequilla por sus mejillas que estaban ahí anheland... ¡¡¡NO-UAAAAAAJJJ!!! Qué asco, qué ñoño, qué cursi, no, empecemos de nuevo. A ver, ¿en qué estaba? Así se las pasa un pobre tipo que no halla cómo comenzar su historia. La de un caso criminal que lo dejó con el teléfono ocupado hace 25 años atrás, en 1974. Así es que va a pedirle ayuda a una vieja amiga. El tipo está retirado de las ligas judiciales, trabajaba como oficial en un juzgado, y la amiga está todavía adentro de... ¡¡¡EL SISTEMA!!! ¡¡¡UAAÁ, TENGAN MIEDO!!! En fin, el caso es que va, ella lo recibe con ojitos de "qué bueno verte, te pesco como amigo, pero igual quiero", y él le conversa que quiere escrebicir una novela sobre ese caso de hace 25 años, etcétera. Y comienza el largo e inevitable flashback, en el cual nos muestran el primer encuentro de estos dos pájaros judiciales, hace 25 años atrás, él como oficial de sala, ella como secretaria del tribunal. A poco les cae el caso cantarín. Se trata de una chica bárbaramente desnudada, violada y asesinada en su cama (bárbaro el hecho, sí, y bárbaro también el cuerpo que se gasta la chica, que en estas pelis nunca matan a ninguna fea). Al tipo, el caso lo deja un tanto metido. Aunque, admitámoslo, esa heroicidad suprema en tratar de resolver el embrollo contra viento y marea tiene su nota lujuriosa: en realidad, inconscientemente, está tratando de lucirse haciendo puntos ante la secretaria del tribunal porque quiere puro... bueno, eso. Síndrome del pavo real en celo que le llaman. Pero las cosas no van a ser tan fáciles, primero porque no hay muchas pistas (1974, no CSI, ¿recuerdan?), y en segunda porque las cosas con el principal sospechoso no son todo lo que parece. Además no es como las pelis yankis en que como hay democracia, la investigación policial hace como si el Gobierno no existiera, mientras que aquí, Argentina, 1974, dictadura...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

El tema de la memoria es un poco más complicado para los sudacas que para los europeos. En Europa, civilización milenaria ésa, las instituciones funcionan y hay un mínimo de urbanidad. El ejercicio de la memoria no es tan complicado porque a nadie se le ocurre subvertir el sistema hasta sus mismos cimientos. Ni siquiera la Revolución Francesa marcó un cambio tan grande en ese sentido (sí, mandaron a unos cuantos aristócratas al farol, pero después llegaron los burgueses que mantuvieron todo el sistema pero con ellos a cargo del cotarro, y aquí no ha pasao ná, macho). Después de las atrocidades del Tercer Reich, a nadie se le ocurrió que bueno, hagamos una ley de punto final, todos amigos y ya nadie se acuerda, y de hecho es la contraria, que si niegas el Holocausto te vas una temporadita a ser alimentado en una habitación cómodamente provista por el Estado. En América Latina las cosas son más complicadas. El suelo social es un poco más movedizo. A nadie le conviene que se recuerden las cosas, porque eso hace más difícil, bueno, las volteretas de toda la vida (como que por ejemplo un Augusto Pinochet haya llegado a la Comandancia en Jefe como leal allendista y dos semanas después estaba ayudando a meterle a los Hawker Hunter en La Moneda, y años después haya estado tan de amigui con los gobiernos concertacionistas). En Europa un ñoño como Marcel Proust puede escribir siete tomos sobre cómo merendándose magdalenas revive sus tempranas masturbaciones viendo a las muchachas en flor por los jardines de Germaine y recobrando el tiempo etcétera, pero en América semejante ejercicio es un imposible. Porque a la semana siguiente de que recordabas una cosa, tienes que ponerte orwelliano y doblepensar y recordar exactamente lo contrario, no vaya a ser cosa que digas algo que te traicione. ¿Qué dicen todas las dictaduras latinoamericanas cuando arriba la democracia? Perdón y olvido para todos (pero bueno, que seamos los más necesitados de ser perdonados y olvidados, eso es pura casualidad, no se crea, ¿eh?). ¿Y qué dicen todos los demócratas cuando arriba la democracia? Bueno, mejor olvidar, no vaya a ser cosa que por ser tan elefantes con la memoria, los tanques marchen otra vez. En ese sentido, una peli como "El secreto de sus ojos" sólo podía ser rodada en Latinoamérica. Imagino que el único país europeo en donde el tema pueda tener algún sentido, más allá de lo folclórico de ver a actuarios cosiendo expedientes en un tribunal, pueda ser España y su experiencia postfranquista. "El secreto de sus ojos" sólo podía ser rodada en un país sudaca que, siguiendo la tradición de todos los países sudacas, lejos de enorgullecerse de tener memoria, se avergüenza de la suya.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Hay pelis de género que son brillantes porque utilizan bien los códigos de género, bien sea siguiéndolos, bien sea subvirtiéndolos. Y hay pelis de género que son brillantes porque trascienden su género y se desbordan en otros campos relacionados, y lo hacen bien. "El secreto de sus ojos" es una de éstas. El hilo conductor de toda la peli es el tema de la memoria, eso claro está, pero hay muchos otros tópicos que los aborda, y todos ellos con éxito: es una historia romántica, es una historia sobre el crecer y envejecer, es una comedia, es un thriller, es una peli sobre las dictaduras, es una peli sobre la justicia... Esta peli es rica en niveles, subniveles, tramas y matices, como pocas pelis (y hablo no a nivel del cine latinoamericano, sino a nivel general, Hollywood y Europa incluidos) lo consiguen. Esta peli está hecha con la madera en que se tallan los clásicos, porque no tiene nada que envidiarle a las pelis de toda la vida.

-- Insistamos sobre el tema de la memoria, antes de que se me olvide. Decíamos que éste es su tema principal. Que venga enmascarado con los ropajes de un thriller de quien-violó-y-mató, en realidad es secundario (un poco como en "Desde mi cielo", sólo que en bruto realismo sudaca). Esta peli se estructura en dos niveles cronológicos: el presente (bueno, 1999, pero el presente de los personajes) y el pasado (1974). A medida que la trama de 1974 avanza, nos damos cuenta de cómo los personajes de 1999 se han visto condicionados por la misma. El único que insiste en lo bondadoso y terapéutico de recordar es el prota, porque en realidad todos los demás quieren seguir adelante con sus vidas, aunque sea poniéndole una tapadera a todas esas cositas de antaño, no sin su gota de autocomplacencia (¡ay, es que éramos tan jóvenes!). No tendría nada de malo si de verdad pudieran, pero no pueden. Es un autoengaño. Los asuntos no resueltos siguen allí para revolverles la conciencia e impedirles ser felices. Claro, si todos los personajes hubieran evitado sacarle el culo a la jeringa, todos habrían resuelto sus cuentas pendientes y habrían sido felices, y la memoria traicionera, como las Furias de la mitología griega, no los estaría persiguiendo (y no habría peli tampoco, pero en fin). Como decía, acá en Latinoamérica estamos muy acostumbrados a ese discurso de olvidar, de dejar atrás, de water under the bridge, etcétera. Y podemos entender que un personaje se rebele y no quiera dejar atrás, quiera resolver todo lo que está pendiente, porque las porfiadas cosas siguen ahí paradas y pendientes, precisamente. La peli en ese sentido es un ataque feroz contra la cultura del olvido tan común en Latinoamérica, que nos lleva a olvidar los crímenes antiguos, los artistas antiguos, incluso la propia vida de uno más allá de un cierto tiempo. Un guiño: no debe ser casualidad que la única personalidad creadora en toda la peli (el prota, que es creador porque sublima el episodio más importante de su vida escribiendo una novela) es tambíén el único que (implícitamente, eso sí) reivindica el valor de la memoria para apoyarse en el pasado y construir desde ahí el futuro.

-- Una lectura un poco más superficial, no la principal, nos enfoca en el tema tan sudamericano de la dictadura. Como alegaba Alejo Carpentier en un brillante ensayo, sería impensable que la Royal Navy se alzara en armas contra la Corona británica, pero acá en Latinoamérica, los generalitos listos para derribar gobiernos con dos cojones son parte del paisaje. No en balde, ese género literario llamado informalmente la "novela de dictadores" es un género tan sudamericano, y cultivado poco y mal al norte del Caribe y al este del Atlántico. Y eso conlleva a la inestabilidad política, y también a la ley de la jungla social: los que están con el dictador de turno, les va bien, y los que no, se joden. No se trata de justicia, sino de darwinismo. El resultado es la impunidad. O peor, la justicia a la medida de los cojones. No hay thriller yanki en que no se asuma que el sistema funciona, y que la corrupción política, empresarial o policíaca, por muy extendida que se encuentre, está perfectamente encajonada dentro de su red, y basta que un hombre valeroso le haga frente contra viento y marea para que el resto del sistema y los hombres virtuosos que lo manejan, se hagan cargo de ellos (después de todo, ¡¡¡ES AMÉRICA!!!). Bueno, ésas son cosas que no se ven demasiado por Latinoamérica. No en balde el thriller policíaco no ha prendido demasiado en el subcontinente, y si lo hace, es más bien con tintes de cine negro, más que otra cosa. Frente a esto, la peli tiene una respuesta, y bastante macabra en su simbolismo por cierto, que por no mandarme un spoiler del final no comentaré acá. Pero es la respuesta lógica frente a una justicia agujereada como un harnero, a la que hemos visto moverse un pasito de ida y un pasito de vuelta para estar de regreso en el mismo pie durante toda la peli, así es que cómo vamos a inclinarnos por una o por otra alternativa.

-- La peli es también un interesante estudio sobre el tema de la pasión. Porque todos los personajes en definitiva se mueven por ella. Y los que dicen que no, que vamos a ser cerebrales y actuar con escalpelo, ésos mienten con descaro, cuando no se autoengañan miserablemente. ¿Por qué el prota se mete a tratar de resolver un caso policial que, por brutal y sanguinario que sea, es en realidad un caso policial más? Bueno, porque hay una nueva secretaria, e implícitamente está tratando de demostrarle que es gallo de pelea. ¿Y la secretaria, por qué de repente se comide a esto o a esto otro, incluso saltándose sus funciones? Bueno, porque en el fondo, aunque no quiera admitirlo, quiere querer admitirlo (trabalenguas, sí, me encantan). ¿Y el otro tipo, el amigo que se la pasa metido poniéndose crudo en tugurios de mala muerte? Bueno, le apasiona eso, pero en cierta medida también le apasiona que las cosas por una vez en la vida funcionen como deben. ¿Y el antiguo chico de la asesinada? Ahí es obvio, el tipo quiere seguir adelante, pero su pasión no lo deja. ¿Seremos tan bestias que nos dominan las hormonas y somos controlados por la adrenalina? No me voy a poner filósofo a estas alturas (no más de lo que ya lo he hecho antes), pero dentro de la peli, la respuesta es clara: son un montón de calientes, todos (no todos calientes en el sentido sexual, aunque también, hehehé).

-- Las actuaciones en esta peli son simplemente brillantes. Ricardo Darín está estupendo a todas edades, como joven idealista que aún le hace falta aprender un par de cosas sobre la vida, y como viejo ya vivido que se ha refugiado en una cierta socarronería para disimular su debilidad emocional. A su lado, Soledad Villamil está magistral como la secretaria de juzgado, realizando el muy difícil de decir una cosa con toda convicción con la boca, y expresar una diferente con los rasgos faciales, sin caer en ningún minuto en la sobreactuación. El otro gran pilar de la peli es Guillermo Francella, el tipejo insoportable de "Poné a Francella", que acá se gana la indulgencia por cualquier pecado televisivo o cinematográfico anterior que haya perpetrado, haciendo de compañero de labores y amigo del prota, un tipo que dentro de lo patético que es de vida y obra, sabe tener una cierta dignidad y aún saca adelante el caso de una manera impensada. El resto de los secundarios está muy bien, y de ninguno puede decirse que baje el nivel: el pobre banquero que debe vivir con la muerte de su chica (Pablo Rago), el cabrón del matoncito al servicio de una dictadura (Javier Godino), ese juez malas pulgas interpretado por Mario Alarcón... (y de Carla Quevedo no diré nada porque afortunadamente no hay flashbacks que nos traigan la víctima a colación, y sólo aparece en alguna que otra foto, además de donar su cuerpo a la lubricidad masculina apareciendo en glorioso desnudo integral... con sangrita encima, pero es que nada es perfecto, tampoco).

IDEAL PARA: Ver una de las mejores pelis del 2009, y probablemente no sea superlativo decir de la década.

OTRAS PÁGINAS SOBRE "EL SECRETO DE SUS OJOS":

-- "El secreto de sus ojos (2009)" en Quesito Rosa.
-- "5 verdades de El Secreto de sus Ojos" en Cine Latino en Nueva York.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en español].

12 comentarios:

lizette dijo...

Hola!
Estuve visitando tu blog y está excelente, permíteme felicitarte.
Sería un gusto poner un link de tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
Si deseas no dudes en escribirme. Mi correo es lizette.quinones@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Lizette Quiñones

General Gato dijo...

Gracias por las felicitaciones y los buenos deseos, y... er... ¿cuál es la dirección del directorio?

Saludos.

Piru dijo...

Esta es una de las más bonitas películas que he visto en mi vida. Es difícilmente superable por su director, creo que ha crecido desde el mismo amor la misma lluvia hasta cotas insospechadas.
Es una película que emocionalmente me dejó noqueado. Cómo se puede describir tan bien un estado de amor profundo?? y es cierto: Cómo vivir una vida vacía??

Creo en realidad que lo has analizado desde otro punto de vista. Yo personalmente, encuadrándola en el género negro, diría que es una película que trata sobre el amor. La película es el amor y el sentimiento puro e inamovible aún el paso del tiempo (por supuesto que la excusa para contarlo es la memoria)

Un saludo

General Gato dijo...

Sí, en realidad lo analicé desde otro ángulo. Quizás porque la temática romántica no me tiró tanto acá. El tema del "amor que no es" (porque la chica se te muere, o porque la chica encaja mejor socialmente que tú, ambos son los casos planteados en la peli) es complejo, porque es difícil determinar dónde está la frontera entre la añoranza como una fase necesaria en la sanación del amor no correspondido, y la fijación patológica (el "quedarse pegado", por decirlo en romance). Nuestra civilización tiende a endiosar el "amor por toda la vida" por una serie de motivos, pero creo que es debatible si seguir pegado en un "amor que no es" es realmente amor, o es alguna otra cosa (necesidad, carencia, como se lo quiera llamar). Incluso uno puede preguntarse si se ama a la otra persona en tanto otra persona, o si se ama a uno mismo estando con esa otra persona, lo que por supuesto nos ofrecerá respuestas divergentes en caso de que ella no esté con nosotros (probablemente tenderemos a "quedarnos pegados" más en el segundo caso).

Por otra parte, creo que la peli encuadra el asunto dentro de ese tema más general que es "la pasión", porque, ¿qué es la pasión sino el amor con toda el alma que se le tiene a alguien o algo? La escena de la peli en que el tipo del bar se declara del Racing a pesar de que no han ganado una copa en años, porque, bueno... porque es una pasión, precisamente, creo que es bastante decidora al respecto.

En todo caso, habla bien de la peli que permita hacer todos estos análisis partiendo de la misma. Probablemente eso la certifica con el diploma de "obra de arte", a fin de cuentas...

Un saludo.

Piru dijo...

Es que yo estoy pasando por una ruptura especialmente dolorosa desde hace 3 semanas y esta película no hago más que recordarla para identificarme en Pablo Lago. (por cierto también me llamo pablo)

Estoy de acuerdo contigo, la necesidad de no estar solos, de no quedarnos solos en un mundo profundamente individualistas, la necesidad de abrazar a alguien en tu cama al dormir, esa es la clave. La fijación patológica creo que es la mejor definición que he escuchado nunca sobre este problema, la enfemedad, la patología, pero creo que legítimamente a la misma altura que el amor puro. Quiero decir que yo defendería que esto es amor, porque yo, de acuerdo a esto, sería un enfermo sí, pero no dejo de estar profundamente enamorado "en estado de amor perpetuo".

También estoy de acuerdo contigo, quizás se pueda reconducir mejor a la pasión. Sbes, yo soy del atlético de madrid, si tienes conocimientos futboleros no tengo nada más que decir jeje, pero lo resumiré didicendo que durante años se le conoció como "el pupas" podrás imaginarte el vínculo emocional que tengo con esta película. Un vínculo que no podía llegar a imaginar en el momento en que la vi cuando se estrenó en mi país (España).

Yo también pienso que es una obra maestra, creo que Campanella difícilmente podrá superarse después de esto y de Vientos de agua, en serio creo que no encontraré algo así en mucho tiempo.

Quiero hacer la crítica en poco y me gustaría mucho que pasases a tener un buen forum sobre ella, creo que puedes aportar opiniones muy interesantes. No me gusta mucho el tipo de crítica que haces, un poco orientada a la sátira quizás o al sarcasmo, me gustan más serias (y no lo digo como un demérito entiéndeme) pero creo que tienes una visión sobre el cine más que interesante. Espero que sigamos participando activamente en estos blogs.

Un fuerte abrazo.

General Gato dijo...

A ver, por dónde empiezo...

Respecto del amor y la pasión, aunque no sea un futbolero, algo entiendo del tema. No se me ocurre otra buena razón por la que durante cuatro años he perdido tiempo escribiendo gratis en blogs como Cine 9009 o Siglos Curiosos, tiempo que podría haber invertido en ganar dinero para tener una vida mejor, etcétera... Al menos eso es lo que hubiera hecho cualquier persona que según los parámetros de nuestra sociedad sea considerada "razonable", "sensata" o "inteligente" (así como el prota le recriminaba al amigote que perdiera el tiempo liándose en tugurios de mala calaña). Pero bueno, es una pasión, qué le vamos a hacer, si al final uno hace lo que tiene que hacer. Supongo que la pasión hace que este mundo sea un poco más loco, y un poco de locura nunca es mal recibido. :-D

Para ser sincero, no estoy familiarizado con la filmografía de Campanella, y de hecho no he visto otra peli suya (como probablemente resulte evidente para cualquiera que le eche un vistazo al índice de comentarios, casi no veo cine latinoamericano, salvo cine chileno, por la razón obvia de que soy chileno y las pelis chilenas están mucho más disponibles en los cines chilenos que el cine argentino, uruguayo, brasileño, peruano, etcétera). Pero si el resto de la filmografía de Campanella es la mitad de buena que esta peli, ya estaría justificando echarle un vistazo a ver qué tal.

En cuanto al estilo... Bueno, me gusta ser sarcástico porque pienso que la gente se toma las cosas demasiado en serio. Vida hay una sola, y al final te mueres, que si fuéramos inmortales, ahí sí que valdría la pena tomarse las cosas en serio. Por último, hay tantos blogs de estilo más "serio" que no creo sea la gran pérdida si no me sumo al estilo... ;-)

La idea de montar un foro para Cine 9009 (o combinado para Cine 9009 o Siglos Curiosos) me ha rondado alguna vez. Sin embargo, la gente no comenta tanto como para justificar el gasto de tiempo que implicaría gestionar un foro, además del blog, de manera que por el momento esa idea queda en la carpeta, esperando mejores tiempos.

Y sobre la situación personal, mis mejores deseos de que las secuelas cicatricen rápido y sigas con tu vida para bien y mejor.

Abrazo, y suerte.

Piru dijo...

Si pero quizás ese no sea el mejor ejemplo, porque Darín se lo dice pensando en que se está destrozando la vida, con el alcohol, no ya tanto en que pueda enriquecerse sino en que deje de perjudicarse. Aunque quizás está muy relacionado, pues mi equipo lleva 21 años sin estar en una final europea y aquí estamos, luego algo de sufrimiento hay (hoy ganamos al liverpool y estamos a un pasito de otra final ;) )

Te recomendaría vivamente que busques por cualquier sitio sus películas, son una gozada. No dejes de ver "Nueve reinas" y "El hijo de la novia" (la única que puede ser comparada con el secreto) tmabién es genial la minserie "Vientos de agua".

Tienes razón, la vida es.....demasiado triste. Alegra tomarse las cosas chicas con mejor humor.

Un saludo fuerte

General Gato dijo...

Bueno, el tema de la pasión es ambiguo. No por nada, la que suele considerarse como la gran obra "de pasión", el "Romeo y Julieta" de William Shakespeare, tan alabada por su romanticismo y etcétera, puede también ser leída (y sabiendo que Shakespeare debía agradar al poder isabelino, pienso que por ahí más bien van los tiros) como una crítica de esa pasión desbordada que culmina en tragedia (la pasión de los amantes, y la pasión de las dos familias que se odian). Todo depende del cristal con el que se mira.

Gracias por las recomendaciones, y ya me las apañaré para echarles mano. "Nueve reinas" tenía entendida que es buena (debe tener algo, si en Hollywood querían hacer un remake, que ni sé al final si salió o no).

Saludos, y suerte.

Piru dijo...

Conociendo a los líderes del mundo libre, espero que no se produzca ese remake jejeje, cuando la veas lo entenderás, creo que ese tipo de película necesita una cultura como la argentina, desde luego no lo veo en las calles de Nueva York vaya. Esperaré tu crítica.

Podrías recomendarme algunos títulos chilenos?? para que te hagas una idea, la última película que vi procedente de tu país fue "Machuca" (tema recurrente de la dictadura pero me gustó), y hace años...

General Gato dijo...

Me imagino, cada vez que Hollywood intenta hacer un remake de una peli española, francesa, inglesa, oriental o latinoamericana, el resultado suele ser bastante inferior al original, siendo muy suaves a la hora de decirlo.

Tirando de IMDb y de la Wikipedia en inglés, me encuentro con que no hay uno, sino ¡DOS! remakes de la peli. Una es "Criminal" (como que me suena haberla oído, pero no debe haber sido para tanto si hasta un pegado al cine como yo no supo ni se acuerda), y una de Bollywood llamada "Bluffmaster!", que de ésa si que no había oído ni campanas, pero debe ser algo más interesante, si no por fiel al original, al menos porque en la India son creativos a la hora de reinventar. En fin, ya me contaréis...

Pelis chilenas, pelis chilenas, pelis chilenas... Si nos vamos a los últimos veinte años, que es a mi gusto la mejor época del cine chileno (aunque sea porque el presupuesto es más generoso y el audio no suena como si lo hubieran grabado con un micrófono de periodista de los '70s), y muy a vuelapluma, me quedaría con "Johnny Cien Pesos" (thriller policial), "El chacotero sentimental" (más bien su tercera historia, en realidad, porque son tres cortometrajes unidos en un largo), "Sexo con amor" (comedia medio eroticona), "El diario de Agustín" (soberbio documental acerca del rol de la prensa en la dictadura 1973-1990), "Cachimba" (interesante relectura de José Donoso), "Historias de fútbol" (peli con tres episodios relacionados con el fútbol en Chile), "La nana" (drama), "Kiltro" y "Mirageman" (artes marciales, serie B), "Ogú y Mampato en Rapa Nui" (infantil), "Taxi para tres" (drama costumbrista), "Tony Manero" (histórica reciente, criminal). Imagino que con ese ramillete estaremos ocupados un tiempo... De todos modos, los comentarios de pelis chilenas en Cine 9009 están bajo la etiqueta "Cine de Chile", por cualquier cosa.

Saludos, y suerte.

Secutor dijo...

Grande lo tuyo!!!!!, vi esta peli hace poco, pero con ojos de ciego, apenas atisbé su superficie, para mi no pasó de ser una historia de amor y de justicia ciega, y no me di cuenta hasta que leí tu comentario que la cosa era mucho más profunda, ha de ser seguramente porque estoy en el medio de la memoria olvidada, por lo menos acá en Uruguay. Y, a pesar de que estudio filosofía en la universidad, tus ojos me revelaron un nuevo secreto en el "Secreto de sus ojos", algo mucho más viceral y sudaca. Te lo agradezco

General Gato dijo...

Qué bueno mi comentario haya podido aportar un nuevo punto de vista sobre la peli que haya pasado inadvertido antes. Y de nada, que la idea de escribir buenos comentarios es ésa, supongo, la de compartir opiniones, puntos de vista, hacer un poco de análisis...

Seguidores