miércoles, 19 de abril de 2006

"Viaje a las estrellas III: En busca de Spock" (1984).


-- "Star Trek III: The Search For Spock". Estados Unidos. Año 1984.
-- Dirección: Leonard Nimoy.
-- Actuación: William Shatner, Leonard Nimoy, DeForest Kelley, James Doohan, George Takei, Walter Koenig, Nichelle Nichols, Mark Lenard, Merritt Butrick, Judith Anderson, Robin Curtis, Christopher Lloyd, Robert Hooks, James Sikking, John Larroquette, Stephen Liska, Cathie Schirriff, Grace Lee Whitney, Phillip R. Allen, Scott McGinnis.
-- Guión: Harve Bennett, basado en los personajes creados por Gene Roddenberry.
-- Banda Sonora: James Horner.

-- "Viaje a las Estrellas III: En busca de Spock" en IMDb.
-- "Viaje a las Estrellas III: En busca de Spock" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

El venerable y respetado Señor Spock está muerto y bien muerto. El Capitán Kirk está hecho un hervidero, y no de sexualmente activo ahora que es padre por golazo, sino de rabia. Pero, ¿será posible? ¿Es que acaso Spock podría estar vivo? ¿Son todas esas señales que andan rondando, la posibilidad de que Spock...? ¿Será posible acaso que los productores verdaderamente quieran complacer a los fanáticos trayendo de regreso a Spock...? La respuesta estaría en volver a Génesis para averiguar si quizás Spock sigue vivo, de alguna extraña y guionística manera, en el planeta creado por el proyecto del hijo de Kirk. Pero las cosas no van a ser fáciles. La Federación ha puesto a Génesis en cuarentena, el mismo planeta Génesis es inestable porque el hijo hizo trampa con los exámenes, y para colmo, los eternos villanos de toda la vida, los soviet... perdón, los klingon, andan rondando para tratar de averiguar qué diablos es Génesis, y eventualmente, como utilizarlo en beneficio de sus imperialistas ambiciones de pararle pies al imperialismo humano.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

"Viaje a las estrellas II: La ira de Khan" había dejado bastante mal las cosas para la saga. Como final de película estaba perfecto, pero las continuaciones tendrían varios problemas. El más importante era, por supuesto, que ya no estaría el racionalísimo Señor Spock para dar lecciones de budismo alienígena al resto de la tripulación, con lo que la vulgaridad midwest de Kirk ya no tendría contrapeso posible. Además, con Génesis suelto, los humanos tenían un arma demasiado poderosa, y por tanto, ya no tendría ningún interés hacer nuevas películas de la saga (es como Superman: es tan superpoderoso que si no tuviera la debilidad por la kriptonita, carecería de todo interés dramático como personaje, porque ganaría siempre y sin riesgo alguno). Además, el público respondía bien y por tanto era buena idea seguir explotando la gallina de los huevos de oro. Se imponía no una tercera parte cualquiera, sino una que arreglara los ripios legados por la segunda para la saga. Dicho en lenguaje más crudo: el precio por haber tenido una excelente segunda parte en la saga, fue tener que aguantar esta cosa que nos pergueñaron como tercera parte, para pegar y encolar las cosas como se pudiera. Lo encomiable, de esa manera, es que saliera una película decente (que no buena) de todo eso.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Refleja un relativo buen hacer. Leonard Nimoy se defiende bien detrás de las cámaras. Se nota que no es Nicholas Meyer, pero aún así lo hace bien. Aunque, seamos justos con Spockie, el pobre la tenía bien difícil, con un argumento tirado de todas las mechas posibles. Harto más a sus anchas estuvo en la siguiente entrega de la saga.

-- El guión es todo lo bien escrito que se puede, teniendo en cuenta que es una continuación en toda regla, o sea, que quien no vio la segunda parte está frito para entender la tercera. Consigue imprimir suspenso a punta de ver reaparecer a Spock cada cinco minutos (o eso creemos, porque al comienzo son todas falsas pistas). Soluciona satisfactoriamente, aunque de manera un poco mañosa, los problemas heredados: el hijo bastardo del Capitán muere, Génesis no funciona porque es inestable, la misma inestabilidad de Génesis permite el envejecimiento acelerado de Spock hasta alcanzar la edad en que Leonard Nimoy pueda volver a interpretarlo... Hacer encajar todo eso, y más encima que la película funcione, tiene que haber provocado más de algún infarto entre el equipo de guionistas.

-- Christopher Lloyd. La banda de klingons que andan tras Génesis son todo lo patéticos que puede ser un villano de Star Trek (y los ha habido de todos los tamaños y portes posibles), pero resulta divertido ver interpretando a un capitán klingon, al que después sería el famosísimo Doc Emett Brown de la saga "Volver al futuro". Además, le da pie a Kirk para decir una bonita frase antes de despacharlo ("¡¡¡Estoy... harto... de ti!!!").

IDEAL PARA: Los que se queden de la entrega anterior con el prurito de saber si Spock resucita o no.

2 comentarios:

paola dijo...

a mi esta película me encanto, la había ido a ver a la salas de cine del tortugas open mall con una amiga. el guión está bien resuelto y los personajes muy bien hechos. el que no la vio se la recomiendo sin duda

General Gato dijo...

En general sí. Desmerece respecto de la segunda, pero sigue siendo una buena peli trekkie, y una buena peli de aventuras en general. Sé de quienes no les ha gustado, pero considerando algunos horrores posteriores que nos ha deparado Star Trek después, o el cine en general, ST3 es cine de aventuras del bueno, el de los '80s, cuando sabían gastárselas bien con pelis orgullosas de ser entretenimientos bien hechos.

Seguidores