11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

domingo, 12 de mayo de 2013

"Oz el Poderoso" (2013).


-- "Oz the Great and Powerful" (título original en inglés), "Oz: Un mundo de fantasía" (título en España). Estados Unidos. Año 2013.
-- Dirección: Sam Raimi.
-- Actuación: James Franco, Mila Kunis, Rachel Weisz, Michelle Williams, Zach Braff, Bill Cobbs, Joey King, Tony Cox, Stephen R. Hart, Abigail Spencer, Bruce Campbell, Ted Raimi, Tim Holmes, Toni Wynne, Rob Crites.
-- Guión: Mitchell Kapner y David Lindsay-Abaire, sobre una historia de Mitchell Kapner, basados en el imaginario de L. Frank Baum.
-- Banda Sonora: Danny Elfman.

-- "Oz el Poderoso" en IMDb.
-- "Oz el Poderoso" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Empieza la peli y... y... y... es que... joer... ¿Qué es eso que estoy viendo? Leñe, son... ¡¡¡CRÉDITOS!!! ¡¡¡ESTOY ALUCINANDO, ESTÁN PRESENTANDO AL CASTING ANTES DE QUE COMIENCE LA PELI Y NO AL FINAL CUANDO NO QUEDA NADIE PARA LEER!!! ¡¡¡MIS OJITOS, MIS OJITOS, ESTO ME SUPERA!!! En fin, en un ancho de pantalla que de ancho tiene el puro nombre (es ese formato cuadrado de antaño, ya me ubican... si es que son tan viejitos para recordar, o han visto cine clásico al menos. Más que widescreen es squarescreen) y en blanco y negro para que sea... ¡¡¡HOMENAJE!!! vemos a James Franco tratando de hacerle los puntos a una buenorra/tontorra que le cree el cuento de esto-o-aquello con las cajitas de música, y cuando está a punto, aparece su asistente a decirle que comienza la función. ¿Ya mencioné que la cosa se ambienta en 1905 en Kansas, el estado de la Unión que en una ocasión Blofeld el supervillano Bond dijo que si desaparecía del mapa, pasarían años antes de que alguien se diera cuenta? El caso es que están en un circo en Kansas en 1905, salen a hacer la función... y la función es ASOMBROSA. Increíble. Tanto, que una niñita que la ve... CREE. El problema es que es paralítica. Y se confundió de función, el telepredicador de mierda está en la carpa del lao. Y le dice al mago (el Poderoso Oz, creo que no lo había mencionado) que LA HAGA CAMINAR. Fanfarria, y... díganlo conmigo... OH-CRAP. Nuestro Oz se tupe entero, no haya qué decir ni cómo zafarse, le dice que no porque los astros son unos putos y no están alineados los muy conchabaos, y el público en vez de entender... ¡se rebela! Porque esto es... ¡¡¡LA AMÉRICA PROFUNDA!!! Y se pone peor. Resulta que el Oz ha hecho el famoso truquito ése de la cajita de música con más de alguna chica del circo, incluyendo a la chica del... (what an idiot) ...forzudo del circo. OH-CRAP again. Nuestro héroe (¿¿??) sale escopetado para evitar que el hombre de fuerza lo fuerce hasta el hospital, y en las tantas, termina montándose a un globo aerostático. Como si ya Oz no tuviera suficiente aire caliente, claro. Y como vamos a ver la peli que vamos a ver, pues viene un jodío tornao y va y agarra el globo, y las hace pasar canutas al pobre Oz, y lo arroja... a... no, AFORTUNADAMENTE no dicen otra vez esa cansina línea de YA NO ESTAMOS MÁS EN KANSAS. Oz ahora está en... la tierra de Oz, claro. A poco andar en medio de un fastuoso CGI-3D, descubre una chica nada más mona (Mila Kunis por más señas) que cuando se entera del nombre, no se asombra de la coincidencia de que la tierra de Oz y Oz el Poderoso se llamen igual, porque verán (detalle cachondo éste de la peli) ese es uno de los ingredientes de (afírmense acá, que llegamos hasta el capítulo del Manual del Buen Guionista en donde se dice como echar pa'lante una peli sin mayor esfuerzo) una antigua profecía de estoquello blablablá ha profetizado que llegará un poderoso mago llamado igual que la buena tierra de Oz que librará a la tierra de Oz de la oscuridad y las tinieblas blablablá. Leñe, si yo creo que el guionista acá hizo copy-and-paste de... hum... a elección aquí. A nuestro buen Oz por supuesto que empieza a hacerle tilín la bragueta, trata de empezar a hacerle los tejos a la chica sin saber que es... ¡¡¡UNA BRUJA!!! (Vamos, a poco no sabían, tú no contratas a Mila Kunis para una peli fantástica sin hacerla bruja o algo así, ¿no?). Las cosas se pondrán más complicadas cuando conozca a la otra bruja. Y luego a una tercera. Sí, joer, lleno de brujas, ni que hubiera llegado a Chile, el hombre. Pronto comienza la épica lucha para... ¡dejar asentados los personajes de cara al venerable clásico de 1939!

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

En 1900, un escribano yanketa llamado L. Frank Baum desató una nueva y temible plaga sobre la Tierra... ¡una nueva mitología moderna! En dicho año publicó lo que la siempre solícita contratapa de los libros tienden a llamar "el maravilloso clásico infantil que ha deleitado a las generaciones" u otros términos igualmente hiperbólicos. La novelita se trataba de una chica de Kansas que por obra y gracia de un tornado, terminaba en un país mágico llamado Oz. Lo mismo que venían haciendo los victorianos ingleses tan panchos desde hace no sé cuánto, pero aún así esta cosa tuvo éxito porque la prota... ¡¡¡ES YANKI!!! Igual a como después a "Nikita" la transformaron en "La asesina" porque los yankis no son capaces de identificarse con un personaje si no es... ¡¡¡YANKI!!! La mitología de turno era un baturrillo de motivos sacados del imaginario fantástico tradicional, más algunas adiciones propias de la mentalidad pequeñoburguesa de comienzos del XX. Igualito a Peter Pan (más o menos contemporáneo) que en un escenario de piratas va y mete a ZAZ de nada un piquete de indiecitos del Far West únicamente porque estaban de moda (qué tiempos aquellos). Pero la cosa tuvo tanto éxito, que L. Frank Baum encontró un modus vivendi en esto, escribiendo trece secuelas, sí, trece, cuéntenlas bien, pobre hombre, hasta que le salía Oz por las narices (la primera, por cierto, salió al patrimonio común en 1956, así es que cualquiera puede publicarla o adaptarla al cine). Incluso el pobre L. Frank Baum le mandaba recaditos e indirectas a sus lectores de que óiganle, miren, tengo también estas otras obras, y... ¿más Oz? Bueno, más Oz, pero, ¿sabían que yo además escribí...? ¿Más Oz? Bueno... ehm... Que la gente cabrona le decía "¡Haz lo tuyo Bart!", er, "¡Haz lo tuyo Frank!", sí, eso es. Pero la popularización definitiva de Oz vino con el estreno del clásico "El Mago de Oz" de 1939, que lanzó al estrellato a Judy Garland y se transformó en una de las pelis más icónicas de todos los tiempos (no que haya envejecido del todo bien, pero de que fue muy creativa para sus años, lo fue). Esta peli se transformó en la desesperación de cuantos intentos posteriores vinieron por adaptar Oz al cine. Incluyendo la bizarra "El mago" de 1977 con Diana Ross como Dorothy y... ¡Michael Jackson como el Espantapájaros, cuando todavía era negro! O bien "Oz: Un mundo fantástico" de 1985, secuela de Disney que no he visto, pero que por lo que sé, se mandó castañazo padre en la taquilla, lo que era el destino casi predestinado de cuanta cosa Disney se atreviera a lanzar en la taquilla en esa terribilísima década que vivió. Pero Disney no escarmentó. Si la cosa no funcionaba con una secuela... ¡tendrá que funcionar con una precuela! Que la produjera Disney, y "El mago de Oz" original de 1939 fuera producto de un estudio diferente (Metro Goldwyn Meyer, en los tiempos en que usaba el nombre completo y no el acrónimo MGM) y que por lo tanto no pudiera usar ningún elemento que hubiera sido inventado para dicha peli por aquello del copyright y tal (los personajes no, porque están liberados de copyright, pero la peli de 1939 en sí misma no, y por lo tanto, tampoco ningún elemento inventado en exclusividad para dicha peli). Al proyecto se subió Sam Raimi, hasta el punto de acusarse a la peli de ser una especie de remake bastardo y ozizado de "Evil Dead 3: El ejército de las tinieblas", lo que no me consta porque ésa nunca la he visto (listo, geekies/freekies/nerdies, ya pueden ir y salir a quemarme en efigie como hereje). Todo parecía indicar que la cosa iba a salir un gran fiasco (¿el tipo que se mandó la metida de pata de "Spiderman 3" va a dirigir una peli financiada por el estudio que se mandó la metida de pata de "Oz: Un mundo fantástico"? ¿No irá a salir algo así como cuando Tim Burton dirigió "Alicia en el País de las Maravillas" para la Disney...?). Y bueno, la cosa salió bien. La crítica la ha tratado con benevolencia, y lo más importante, la taquilla respondió. A pesar de ser costosita (215 millones de dólares de costo de ná), ha recobrado lo suyo, y de hecho en el primer trimestre del 2013 se había coronado como la peli más taquillera del año, hasta que la desbancaron en ataque conjunto "Iron Man 3" con... ¡"Los Croods"! (y ya vendrán "Star Trek: En la oscuridad", "El Hombre de Acero", "Monsters University", "Guerra mundial Z", "El Hobbit: La desolación de Smaug"... efímeros son los reinados de la taquilla). Alguna vez tenía que ser que a Oz le fuera bien. Digo yo.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Frente a las consideraciones preliminares que temían un posible nuevo aliciazo (por eso del "Alicia en el País de las Maravillas" de Tim Burton, eso es), podemos estar tranquilos. No sucedió. "Oz el Poderoso" no se suma a la moda de bastardizar clásicos antiguos o cuentos infantiles para crear otro "Crepúsculo" o "Los juegos del hambre" para adolescentes chorras. La verdad es que "Oz el Poderoso" se la juega por crear un delicado equilibrio entre todo lo que puede ofrecer la imaginería y técnicas cinematográficas modernas por un lado (que "El Mago de Oz" fue un portento técnico para 1939, pero ahora en 2013 como que...), y en tratar de recrear un sentido clásico de la historia maravillosa por el otro (sin caer en la ñoñería, lo que también se agradece). En ese sentido no tenemos chorradas ni salidas de madre como convertir al prota en un action hero con una brillante armadura peleando a espadazo limpio etcétera (el caso de las brujas, por el contrario, sí sufren un upgrade en esto, porque algún efecto especial había que lucir, ¿no?). La historia es un límpido relato acerca de un fulano común y corrientes, y más que un poco tarambanas, que por azares del destino termina en un país mágico y tiene que habituarse a él. Y se agradece que la resolución final de la historia (léase la gran batalla final... trataré de no mandarme spoilers) no vaya tanto por los cauces del cine de acción como por la explotación de las habilidades de Oz como mago. En un minuto, por aquello de que hay una profecía dando vueltas (porque, leñe, qué sería de los guionistas poco creativos si no se pudiera meter una profecía a saco en alguna parte del metraje para justificar esto-o-aquello), podría pensarse que Oz va a transformarse en el Elegido mesiánico Harry Potter y tal, pero no (bueno, no tanto por lo menos. Estamos en el terreno de la profecía medio autocumplida, más bien). En ese sentido tenemos una muy buena peli de aventuras. Algo ñoña, sí. Algo infantil, también. Pero eso también se agradece. En unos tiempos en que todas las pelis parecieran tener que ser darkies and edgies porque "The Dark Knight" nos enseñó que DARK IS COOL, es refrescante tener una peli que se toma a sí misma en serio lo justo para que sus peripecias sean entretenidas, pero no tanto como para ahogarnos con existencialismo barato y otras monsergas. Este delicado equilibrio redime muchos de los defectos de la peli (un guión que quiere sorprender pero igual resulta algo predecible, algunas decisiones de los personajes que bordean la idiocia) y nos permite dejarnos llevar hasta... bueno, hasta Oz, eso es.

-- A riesgo de insistir. Es agradable tener una peli en donde el héroe no tenga poderes mágicos ni solucione las cosas con CREER. A pesar de ser un punto canalla y un tipo más bien poco heroico, Oz es un hombre que confía en sus inventos y sus trucos. O sea, en la razón. Resulta curioso que Disney, bastión fundamental de las pelis PARA VENCER DEBES CREER, por una vez en la vida apueste por una peli en donde el prota es un firme defensor del racionalismo científico versus la magia. Nada mal en estos tiempos de Antares de la Luz y sacerdotes pedófilos sueltos allá afuera.

-- Gran parte del carisma que exhuda esta peli radica en el elenco. Aunque algunos giros de la peli son predecibles en parte porque, bueno, uno espera ciertas cosas de ciertos actores, y por lo tanto al ver el casting es fácil ver para dónde irá todo. Pero tener a Rachel Weisz, a Michelle Williams y a Mila Kunis como el trío de brujas es una tripleta winner absoluta. Y sólo James Franco, cada vez más olvidados sus tiempos de Harry Osborne en "Spiderman" y secuelas, podía insuflarle carisma a un personaje en principio tan canalla como Oz. Y entre los personajes que aportan la voz, Zach Braff como el mono mayordomo es pura simpatía, mientras que Joey King como la chica de porcelana proporciona alguno de los momentos más emotivos de la peli (seriously, si no se te cae una lagrimita en la escena en donde ella aparece por primera vez, es que eres un desalmado sin corazón). La interacción entre todos ellos contribuye mucho a hacer creíble y disfrutable este viaje a través de Oz, quizás el mejor que ha producido el cine desde "El Mago de Oz" de 1939 precisamente.

IDEAL PARA: Ver una peli fantástica de aventuras hecha con cariño.

2 comentarios:

Aide Hernández dijo...

Gracias a la evolución y revolución cinematográfica prácticamente aquel mundo de fantasía no tiene límites, tanto así, que está a un paso de ser real. Y ahora, podemos disfrutar del Mago de Oz , la cual es una nueva aproximación al mundo

vanillastrawberry dijo...

La nueva película no me convenció mucho, me gusta más la historia de Dorothy y los demas personajes

Seguidores