11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

jueves, 24 de noviembre de 2011

"Las angustias del doctor Mel Brooks" (1977).


-- "High Anxiety" (título original en inglés), "Máxima ansiedad" (título en España). Estados Unidos. Año 1977.
-- Dirección: Mel Brooks.
-- Actuación: Mel Brooks, Madeline Kahn, Cloris Leachman, Harvey Korman, Ron Carey, Howard Morris, Dick Van Patten, Jack Riley, Charlie Callas, Ron Clark, Rudy De Luca, Barry Levinson, Lee Delano, Richard Stahl, Darrell Zwerling.
-- Guión: Mel Brooks, Ron Clark, Rudy De Luca y Barry Levinson.
-- Banda Sonora: John Morris.

-- "Las angustias del doctor Mel Brooks" en IMDb.
-- "Las angustias del doctor Mel Brooks" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

El doctor Thorndyke (¿diuca espinosa? Sutil, Mel, sutil...) llega hasta un manicomio para instalarse como su director, después de haber pasado por un manicomio diferente: el aeropuerto. Una vez que llega, es recibido por el médico a cargo, que tiene la "mejor" disposición y todo a pesar de que él era el candidato fijo para el cargo. Nada más llegar, el doctor Thorndyke descubre que el manicomio está un poco patas arriba, pero no importa, tratará de ajustarse lo mejor que se pueda. A pesar de su chofer le ha dicho, con tono tenebroso, que quizás el anterior director no murió así nada más, sino que fue... ASESINA-A-A-A-A-A-DOOOOOO... El caso es que, mientras el buen doctor se adapta, le sale una invitación para viajar a San Francisco, lugar en donde hará algunos inquietantes descubrimientos que le convencerán de que definitivamente algo muy turbio se está cocinando en su propio manicomio... A propósito, ¿ya dijimos que nuestro buen doctor le tiene pánico a las alturas, y que en algún momento conveniente de la trama ese pánico lo pondrá en problemas? (además, lo pondrá en algunas situaciones que sobre el guión están marcadas como "this is FUNNY", pero que en la ejecución, por alguna razón, no se ven tanto).

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

La larga y señera sombra de Alfred Hitchcock se proyecta sobre el cine incluso hasta el día de hoy. Una mezcla de buen manejo de los resortes del suspenso, combinados con un morbo fetichista a toda prueba, han convertido a sus pelis en clásicos indiscutibles del cine. Más tarde o más temprano, alguien tenía que atreverse a tomar al maestro, bajarlo de su pedestal, y... ¡¡¡PARODIARLO!!! Bueno, el que se atrevió fue Mel Brooks. Tipo inteligente éste: sacó su peli en 1977, un año después de que Hitchcock rodó su última peli ("Trama macabra"). Y es que "Trama macabra" pintaba para ser la última de Hitchcock debido a que se había dejado esperar cuatro años desde la anterior ("Frenesí") y siete desde la antepenúltima ("Topaz"), estaba marcado el descenso de calidad, ya la cinematografía de Hitchcock empezaba a lucir como un poco de anticuario (estancado en los '50s, en los '60s a lo sumo). La peli se transformó en un pequeño highlight de Mel Brooks, quien venía en una racha de comedias/parodias más o menos exitosas ("Locuras en el Oeste", "El joven Frankenstein", "La última locura de Mel Brooks", rematando su pentalogía clásica con "La loca historia del mundo" de 1981), aunque con el tiempo ha ido cayendo más o menos en el olvido, en parte porque el cine de Hitchcock está cada vez más olvidado (estas nuevas generaciones que no son capaces de quedarse sentados una hora en el asiento hasta que ocurra el asesinato...), y en parte porque de dicha pentalogía, "Las angustias del doctor Mel Brooks" quizás sea la más débil de todas.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Seamos honestos: como decía, "Las angustias del doctor Mel Brooks" está lejos de ser la joya de la corona. En su pentalogía las emprende con el cine del oeste ("Locuras en el Oeste"), el terror de la Universal ("El joven Frankenstein"), el cine mudo ("La última locura de Mel Brooks"), el cine policial y de suspenso y el de Hitchcock en particular ("Las angustias del doctor Mel Brooks") y el epic hollywoodense ("La loca historia del mundo"), pero mientras en las otras se las arregla de una manera o de otra (quizás no de manera tan graciosa como los ZAZ en "Y dónde está el piloto" o "Y dónde está el policía", pero se defiende), acá Mel Brooks no parece terminar de encontrarle el punto a Hitchcock. Parte importante de las pelis de Hitchcock, ya hemos dicho, radica en el morbo sexual que subyace en muchas de sus tramas, pero Mel Brooks no termina de sacarle todo el partido posible a esto (a pesar de una escena de Harvey Corman disfrutando un poco de bondage sadomaso, pero bueno). Sí se muestra como un alumno aplicado, a la hora de incluir en su trama varios resortes narrativos propios del imaginario hitchcockiano (la investigación de un misterio policial, el hombre acusado de un crimen que no cometió, la rubia platinada, el elemento psiquiátrico del prota, el McGuffin...), aunque luce un poco como... cómo decirlo... los incluye, y los incluye bien, y los maneja, pero de alguna manera no le sale tan bien, casi sin alma. De hecho, la peli empieza a cobrar interés recién a partir de su segunda mitad, cuando el conflicto policial se desata en toda regla, y en algún minuto llega de verdad a tensionar al espectador (curioso que lo más interesante acá sea la tensión y no el elemento de comedia en sí, al revés de "Y dónde está el policía", por ejemplo, en donde la trama policial es apenas una excusa para montarse gag tras gag tras gag). ¿Por qué entonces ver una peli tan deslavada? Quizás por algunos chistes particulares. La escena de la llamada telefónica (más o menos inspirada en "La llamada fatal") es simplemente brillante. Algunos chistes quizás no tienen tanta gracia como mala leche subterránea, como por ejemplo la parodia de "Vértigo" al final, análisis psicológico incluido. La secuencia inicial del aeropuerto también tiene sus momentos (si la encuentras como con un aire de familia al Superagente 86, no es casualidad: Mel Brooks creó esa serie televisiva). La secuencia del tipo que se cree perro es también hilarante, no tanto por la escena en sí (bastante previsible) sino por el entusiasmo que muestra el actor de turno. Y por supuesto no podía ser una parodia de Hitchcock sin parodiar su escena más famosa, el asesinato en la ducha de "Psicosis", también resuelta con bastante ingenio (para contrapesar, la parodia de la secuencia del ataque en "Los pájaros" no sólo es previsible, sino que también es muy poco graciosa). Mel Brooks hace uno de sus primeros protagónicos, Madeline Kahn como la "chica Brooks" está simplemente magnífica, Cloris Leachman como la enfermera sicótica y criptolesbiana está simplemente brillante, y Harvey Corman (viejo recurrente del Brooks group) acompaña bien. ¿Vale la pena verla? Sí, si tienes cierta familiaridad con el cine de Hitchcock (haberse visto tres o cuatro pelis o más, e idealmente de los '50s como "La llamada fatal", "Vértigo" o "Psicosis"), porque así se disfrutan mejor los chistes. ¿Y pudo haber sido mejor? Sí, pudo haber sido mejor.

IDEAL PARA: Ver una peli regular pero con chistes buenos, un poco a la manera de las sopas aguachentas pero que mejoran con el añadido de pedacitos de pan frito o tostado.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, sin subtítulos].



-- Una cabina telefónica y una rubia... [en inglés, sin subtítulos... pero más o menos se entiende, creo yo].

2 comentarios:

Galo Nomez dijo...

Mel Brooks (otro gran aporte de la comunidad judía al humor cinematográfico norteamericano) estará de capa caída en los últimos tiempos, pero las películas que realizó en los años 1970 bastan para catapultarlo a la historia del cine. Fue la competencia estadounidense, en esa época, de los británicos Monty Python, que por cierto merecen más de un lugar en este sitio.

General Gato dijo...

OK. "El sentido de la vida" de los Monty Python, este jueves 1 de diciembre. Promesa.

Seguidores