martes, 23 de noviembre de 2010

"¿Y dónde está el policía?" (1988).


-- "The Naked Gun: From the Files of Police Squad!" (título original en inglés), "Agárralo como puedas" (título en España), "La pistola desnuda" (título en Argentina). Estados Unidos. Año 1988.
-- Dirección: David Zucker.
-- Actuación: Leslie Nielsen, Priscilla Presley, Ricardo Montalban, George Kennedy, O.J. Simpson, Susan Beaubian, Nancy Marchand, Raye Birk, Jeannette Charles, Ed Williams, Tiny Ron, 'Weird Al' Yankovic, Leslie Maier, Winifred Freedman, Joe Grifasi.
-- Guión: Jerry Zucker, Jim Abrahams, David Zucker y Pat Proft, basados en la serie de televisión creada por los tres primeros.
-- Banda Sonora: Ira Newborn.

-- "¿Y dónde está el policía?" en IMDb.
-- "¿Y dónde está el policía?" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Beirut, Medio Oriente. En medio de los infaltables wassa-allah-ahaliyah-illah-allah que plagan toda peli ochentera con escena en el Medio Oriente, asistimos a una reunión de la Liga de Supervillanos Ochenteros Islámicos en pleno: Idi Amin, Muamar Gadafi (sorry, sé que no se escribe así, pero ando flojo para buscar la grafía correcta en la Wikip-), Yaser Arafat, y el malvado más malvado de todos, que es el Ayatolah Jomeini, que según todas las pelis y noticiarios del mundo, era un cabrón de cuidado al que SuperRR el Vaquero de Teflón mantenía a raya. ¡Ah! Y con Mijail Gorbachev de invitado sorpresa. De pronto, después de discutir planes y planes, se levanta el Ayatolah Jomeini para hablar, con música ominosa para que veamos que es maloh bien maloh, acerca de un atentado contra Estados Unidos... (así, con puntos suspensivos) El Gran Satán... caiga de rodillas... etcétera. Y entonces viene un ataque demoledor y decisivo de parte del superagente... ¿007? ¡No, señores! ¡Es Enrico Palazzo! Er... No, me equivoqué de peli. ¡No, no me equivoqué de peli! ¡Es Frank Drebin! ¡Y les da una paliza! ¡Y los amenaza con que no vuelvan a América! Pero cuando Frank Drebin regresa a América, a Los Angeles, las cosas no andan bien. Su señora lo ha dejado, y su mejor amigo, un negrito con cara de muy simpático (O.J. Simpson, varios años antes de que le hicieran el famoso Juicio Simpson ése y se transformara en el malvado negro ése al que sacaron con abogados de las fauces de la pena capital) le hacen un atentado que lo manda al hospital. Frank Drebin se pone a investigar, y descubre lo impensado: mientras la Reina de Inglaterra visita Los Angeles, el villano hipervillano ha planificado un atentado terrorista que convertirá a Carlos y Diana automáticamente en reyes de Inglaterra... (bueno, no se los menciona, pero en esa época no se habían divorciado, y aún Elton John no le cantaba eso de la vela en el viento y etcétera. Qué años locos aquéllos). ¿Podrá el patosísimo Frank Drebin detener los malvados planes de...? Bueno, a quién le importa, si el asunto aquí es reirse a carcajadas.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

ZAZ podría ser la sigla de una bofetada en ésa del Batman setentero, pero para los que de verdad sabemos de cine (o sea, los que nos hemos librado de la intoxicación cinemarxista de Cahiers du Cinema), es también las iniciales de Zucker, Abrahams y Zucker, tres judíos muy simpáticos que unieron fuerzas (bueno, los Zucker son hermanos, y por favor, no hagan un chiste cachondo reemplazando la Z con la S, que éstos tipos nos han legado algunas magníficas pelis a la posteridad... resérvense eso para el prota de "Red social") para renovar de golpe la alicaída comedia ochentera. Bueno, la comedia es un género siempre alicaído, porque es uno de los más difíciles ever, pero ya me entienden el punto. El caso es que los ZAZ se marcaron un primer tanto con la duología "¿Y dónde está el piloto?" e "¿Y dónde está el piloto? II", en la que aporreaban a mansalva las pelis de catástrofes setenteras, antes de lanzarse con la que es su obra maestra, la joya de la corona, que es la trilogía de "¿Y dónde está el policía?" y secuelas. Bueno, admitámoslo, la realmente buena es la primera, y las otras dos se suben un poco al carro tirado por la locotomora principal, pero sigue siendo la joya de la corona. El caso es que "¿Y dónde está el policía?" se convirtió en un clásico instantáneo, transformándose en una de las mejores comedias de la Historia del Cine, consagrando a Leslie Nielsen, y haciendo ingresar a Frank Drebin al panteón de personajes inmortales del cine. Y que los fanáticos del cine continental europeo se queden con sus camellos de ojos llorosos y su maiqueljanequismo, que nosotros preferimos cine del bueno, del que como dice el cliché, "nos hace reir y llorar", del que en definitiva más se parece a la vida tal y como es (o sea, al absurdo existencialista a lo Sartre/Camus... ¡Por Bastet: Drebin y Camus! ¡Es verdad, los extremos se tocan).

¿POR QUÉ VERLA?

-- Ya lo dije, y lo repito. Puede que a los culturetas de toda la vida no les guste lo que voy a decir, pero "¿Y dónde está el policía?" no tiene nada que desmerecerle a las comedias de Charles Chaplin o a las de Billy Wilder o a las de Peter Sellers. Por el contrario, puede lidiar de tú a tú con ellas, y no hay Top Ten de comedias fílmicas que tenga algún sentido si no la incluye dentro del ranking. La clave para haber creado esta obra maestra del descacharre, cuya magia es la envidia y la desesperación de tantos wannabies posteriores ("Una película de miedo", "No es otra tonta película americana", y un largo etcétera, muchos de ellos perpetrados por Leslie Nielsen ganando sus cheques repitiéndose hasta la autoparodia), es que tuvieron la inteligencia de tomar para el reverendo cachondeo no a pelis específicas (aunque varias de ellas circulan por ahí en el subtexto: "Teléfono" con Charles Bronson, "Pelotón"...), sino a un género entero, cual es el policial de toda la vida, desde el Cine Noir a lo Humphrey Bogart (si has visto "El Halcón Maltés" o "Casablanca" y después ves a Leslie Nielsen imitando sus modales y entonación de voz, sabrás de lo que hablo) hasta la acción setentera por entonces aún de cierta actualidad (la ochentera a lo "Comando" o "Arma mortal" ya se escapa de sus coordenadas, por una cuestión de cronología). En esto, gana con gol de arco a arco sobre otras pelis que se limitan a tomar las escenas más chulas de pelis recientes e hilvanarlas para sacar una carcajada forzada del respetable por identificación ("Epic Movie", "Disaster Movie"...). Y lo hace con un ingenio desternillante. ¿Alguna vez habías visto una persecusión policial en el vehículo de una escuela de conducir, acaso...? ¿O esa conferencia de prensa en la que Leslie Nielsen se escabulle para...? En el fondo, la intriga completa de la peli no tiene mucho sentido, y el plan malvado del villano tiene una cantidad de agujeros lógicos del tamaño de una catedral (¿cómo se las apaña el villano para instruir a su asesino sobre cuál es la víctima a la que debe eliminar?), pero eso realmente no tiene ninguna importancia, porque la trama no es más que la excusa para enhebrar una hilera de chistes sangrantes a velocidad de ametralladora. Si nunca has visto esta peli, entonces te puedo decir a las claras que te sorprenderás, porque la peli tiene el ingenio necesario para siempre tomarte por sorpresa, dar vuelta los códigos, tener alguna salida inesperada. E incluso viéndola varias veces, tiene el enorme mérito de que descubres nuevos chistes y gags que se te habían pasado inadvertidos en una primera pasada. Si esta capacidad de sorprender, agradar, divertir y mantener al público en vilo no es el sello o marca de lo que deba ser una obra maestra del cine, entonces no sé qué pueda serlo.

-- Leslie Nielsen. Digamos algunas palabras sobre este actorazo, también uno de los grandes de Hollywood, nunca suficientemente reconocido, que en los '50s iba de galán guaperas (¡!)... ¡Si hasta fue una especie de chulo Capitán Kirk en borrador, en la peli SciFi "Planeta prohibido" de 1956!, y más adelante puso tanto su físico como su presencia actoral al servicio de roles de carácter (también fue el malogrado capitán del barco tumbado por la ola, en "La aventura del Poseidón"). Pero hasta ese entonces nadie lo reconocía demasiado. Si no me creen, háganse el favor de repasar esos roles, que sirve de manera encomiable a pesar de lo estereotipados o secundarios que sean. Increíblemente, considerando su talento actoral, nadie apostó por él para convertirlo en una megaestrella, y ya bien pasada la cincuentena, comenzó a cimentarse un nombre interpretando al médico surrealista de "¿Y dónde está el piloto?", aunque ahí era una especie de secundario de lujo (el prota era Robert Hays, a quién después el celuloide se lo tragó). "¿Y dónde está el policía?" no es en puridad el primer protagónico de Nielsen, pero sí el que lo consagró e hizo saltar a la palestra, a sus tardíos (entonces) 62 años. El resto es historia: se convirtió en el clown de las parodias en Hollywood, perdiéndose en pelis cada vez más lastimosas como "Duro de espiar", "Míster Magoo", "Injustamente acusado", "Una película de miedo 3", ¡"Spanish Movie"!... Pero el papel de Leslie Nielsen es y siempre será el inolvidablemente patoso Frank Drebin, un policía torpe y metepatas, incapaz de darse cuenta de su propia estupidez, siempre metido en catástrofes que bordean lo surrealista (muy en la vena de ese otro grande que es Peter Sellers interpretando al Inspector Clouseau), pero al que Nielsen infunde un enorme espíritu y dignidad, que lo redimen de todos sus pecados. En definitiva, ésa es la madera de la que están hechos los héroes.

-- El resto del elenco está superlativo. Priscilla Presley está magnífica en el que probablemente sea el único rol que la posteridad recordará de ella (y acá está en su punto, mientras que en las secuelas, algo pasa que no termina de cuajar). Ricardo Montalban, que ya había interpretado al celebrado villano Khan en "Viaje a las Estrellas II: La ira de Khan", se manda otro malvado memorable, aprovechando que está en una comedia para darle rienda suelta a toda su truculencia. George Kennedy, el entrañable e inevitable operario de aeropuerto Patroni de las sagas aeropuertoriles ("Aeropuerto" y secuelas), se complementa a la perfección con Nielsen como el capitán de policía que le da apoyo en parte porque él mismo también es un tanto patoso, de manera inadvertida, claro. O.J. Simpson, que hoy en día es conocido por la más que turbia muerte de su señora y el juicio subsiguiente, pero que en esos años tenía un cierto currículum cinematográfico como "chico bueno", (fue el jefe de seguridad del edificio que se va al carajo en "Infierno en la torre", y es que en una de catástrofes setentera, al negro tenía que pasarle), interpreta de manera genial a Nordberg en sus poquitas escenas (se la pasa casi toda la peli en el hospital, el pobre), y la secuencia inicial en que trata de hacer una redada contra un barco es una explosión de risas aseguradas. Mencionemos también el cameo de Weird Al Yankovic, que de alguna manera u otra se las arregló para estar metido también en las secuelas (bueno, en "¿Y dónde está el policía? 33 1/3" aparece como él, porque en "¿Y dónde está el policía? 2 1/2" interpreta a otro personaje). Nancy Marchand, por su parte, como la alcaldesa de Los Angeles teniendo que aguantar constantemente los desmadres de Frank Drebin, está lisa y llanamente genial. Mención especial para Jeannette Charles, una mujer que debido a su parecido físico se especializó en personificar a la Reina Isabel II de Inglaterra con una eficacia rayana en la que mostró Helen Mirren en "La Reina" (aparece también en "Vacaciones en Europa" y "Austin Powers en Goldmember"), y que realmente da hasta cuco de que haya alguien así allá afuera imitándote a tí, a ver a cuánta gente podría engañar. Y para Raye Birk como Papshmir, el malvado árabe jefe de la conspiración que, me mandaré un spoiler no demasiado importante aquí, reaparecerá después preparando otro complot en "¿Y dónde está el policía? 33 1/3: El insulto final".

-- Una nota sobre lo subido del humor. Fiel al ochenterismo de la época, la peli tiene chistes bastante subidos de tono, con una fuerte carga erótica y sexual. Y sin embargo, esta peli consigue la alquimia de ser picaresca, sin caer nunca en la grosería ni el mal gusto. Los chistes son directos, sin medias tintas, pero siempre elegantes, y eso es algo que se agradece si se lo compara con el cine de hoy, que cuando trata de ponerse sexual, cae irremisiblemente en lo chabacano ("Una película de miedo", "No es otra película de amor").

-- Secuencias memorables. Lo siento, no puedo mencionar una en particular, todas están demasiado bien, y no quiero mandarme ningún spoiler que impida a mis atentos lectores el disfrutar de manera prístina y virgen de esta peli.

IDEAL PARA: Desternillarte de risa.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, sin subtítulos].



-- Secuencia inicial [en inglés, sin subtítulos].



-- Persecusión policial [en inglés, sin subtítulos].

6 comentarios:

elprimerhombre dijo...

Es curioso, no sabía que se hubiera estrenado con ese titulo en Sudamérica. En España se tituló Agárralo como puedas (como guiño a las de Aterriza como puedas).

La verdad es que yo también disfruté con esta película, pero no comparto su opinión de que "no tiene nada que desmerecerle a las comedias de Charles Chaplin o a las de Billy Wilder o a las de Peter Sellers". Para mí, eso son palabras mayores. Las películas tanto de Chaplin como Wilder tienen un guión detrás y una puesta en escena tan brillantes que por mi parte no hay posibilidad de comparación con esta película. Es como si jugaran en ligas diferentes. Y seguramente que los Zucker no han tenido ni la más mínima intención de querer igualarse a esos maestros.

Un saludo!

General Gato dijo...

Acá en Latinoamérica la llamaron como la llamaron por idénticos motivos: la de aviones se llama "Y dónde está el piloto" (¡¡!!).

Lo que conspira un poco contra el reconocimiento de esta peli es que no es una peli que además de ser comedia, transmita un mensaje humanista como las de Chaplin, o "te hace pensar" como las de Wilder (por poner ejemplos y sin descalificar, claro está), y por lo tanto, ningún crítico cultureta puede lucirse consagrándola como un clásico porque su propio desenfado atenta contra la seriedad y solemnidad que la crítica trata siempre de darse a sí misma, etcétera. Es cierto que juegan en ligas diferentes porque el estilo de comedia es también diferente, pero veamos, ¿hay alguien que sea tan tonto grave que haya visto esta peli y no se haya reído en ningún minuto...? Lo dudo. Y eso es algo de lo que no pueden presumir "Scary Movie" u otras pseudocomedias que andan dando vueltas por ahí (a mí me hacen mucha gracia las pelis de Mel Brooks, por ejemplo, pero conozco gente a las que les caen como patadas en el estómago, y por lo tanto, tengo mis dudas sobre si realmente deberían ser consideradas "clásicos", de la comedia al menos). Es en esa capacidad de hacer reir, de conseguir el desmadre absoluto y lograr ser ingeniosa casi minuto a minuto del metraje y no dar descanso ni tregua, que considero a esta peli como un clásico de la comedia, y un clásico magistral de la historia del cine a secas.

No así sus dos secuelas, que a mi gusto son buenas comedias, pero no llegan a la estatura de la primera.

Saludos. :-)

Gocuzero dijo...

Lamento mucho la muerte de lesli nielsen realmente un gran actor, tambien hizo una de exorcitas llamada y ¿donde esta el exorcita? o reposeida en ingles realmente con solo verle la cara de despiste ya era suficiente para morirse de risa.

Adios a un gran actor

General Gato dijo...

Díganmelo a mí. Tenía los comentarios escritos hace meses en borrador, se me ocurre que es una buena idea publicarlos como parte del especial de trilogías de noviembre... y justo el mismo día en que publico la última de la trilogía, algo más de medio día después, fallece Leslie Nielsen en el hospital. ¡Y yo ni sabía que estaba enfermo! (aunque bueno, con 84 años, era esperable que falleciera de un minuto a otro en realidad). Aunque sea una coincidencia bastante macabra, me satisface haber publicado el especial antes del fallecimiento, como una especie de último homenaje en vida o algo así. Y es que Leslie Nielsen se lo merecía, por las incontables horas que nos ha hecho reir (yo me habré visto "Y dónde está el policía" como cinco veces, y todavía me hace reir como el primer día).

Meinster dijo...

Hola General Gato. Soy un fan de tu blog Siglos Curiosos y desde él he accedido a este, que también está muy bien.

He visto que te encanta la serie Nacked Gun, a mí también.
Como no comentas nada, quizás no sepas que las películas de Nacked Gun se basan en una serie de televisión de 1982 realizada por los ZAZ y protagonizada por Leslie Nielsen en el papel de Frank Drebin, la serie se llama Police Squad! y es exacta a lo que posteriormente fueron las películas, es más muchos chistes de estas, especialmente de la segunda, están sacados de la serie de televisión.
Es una serie genial, realizada con un amplio presupuesto lo que le da un look similar al de las películas, un poco más de andar por casa pero no pierde en ese aspecto. Por desgracia no fué ningún éxito y se canceló al 6 episodio, se dijo que era demasiado inteligente para el público.
Es una serie que recomiendo a todos los amantes de Nacked Gun, pues es como ver otras 6 nuevas minipelículas, absolutamente formidable.

General Gato dijo...

Sí tenía noticia de la serie, aunque por aquello de la brevedad... que después hay gente que se queja del largo de los posteos y tal. La serie no la he visto, pero lo que escuché es que se le atribuyó el fracaso de la serie a que era necesario que el público estuviera mirando su televisión para entender los chistes visuales... Sin palabras. Con alguna que otra excepción, la verdad es que aborrezco el humor formulaico yanki de las sitcom, que de ahí no parecieran querer salir desde hace medio siglo atrás. Y luego van y hacen una comedia de un humor diferente y más elevado, y no la sintoniza nadie. Algo debe decir eso, ¿no?

Me alegra que hayas dado el salto desde Siglos Curiosos hasta Cine 9009, y ojalá que disfrutes de ambos blogs. Saludos.

Seguidores