viernes, 26 de noviembre de 2010

"¿Y dónde está el policía? 2 1/2: El aroma del miedo" (1991).


-- "The Naked Gun 2½: The Smell of Fear" (título original en inglés), "Agárralo como puedas 2 1/2: el aroma del miedo" (título en España), "La pistola desnuda 2 1/2: El aroma del miedo" (título en Argentina). Estados Unidos. Año 1991.
-- Dirección: David Zucker.
-- Actuación: Leslie Nielsen, Priscilla Presley, George Kennedy, O.J. Simpson, Robert Goulet, Richard Griffiths, Jacqueline Brookes, Anthony James, Lloyd Bochner, Tim O'Connor, Peter Mark Richman, Ed Williams, John Roarke, Margery Ross, Peter Van Norden.
-- Guión: David Zucker y Pat Proft, basados en la serie televisiva creada por el primero y por Jim Abrahams y Jerry Zucker.
-- Banda Sonora: Ira Newborn.

-- "¿Y dónde está el policía? 2 1/2: El aroma del miedo" en IMDb.
-- "¿Y dónde está el policía? 2 1/2: El aroma del miedo" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

La Casa Blanca, Washington D.C., en el Planeta Tierra. El Presidente George Bush (el mediocre, o sea el padre, no el fatal que fue el hijo) ha convocado a una reunión para discutir políticas energéticas, etcétera. Pero ahí está presente... ¡Frank Drebin! ¡El policía más torpe y patoso que ha producido el cine desde el Inspector Clouseau! Bien, dejémoslos un rato y vayamos a una oficina en donde un paralítico gordo y genio de la energética ha contratado a la antigua chica de Drebin, que han roto, pero que sigue enamorada de él, etcétera (así son, pues, vayan tomando molde). De pronto, ¡¡¡KABOOOOOOMMMMMM!!!, explosión y todo salta por los aires. La chica sigue viva y el científico también, vale, pero ahora la investigación queda en manos de Frank Drebin. La chica y Drebin vuelven a cruzar así sus caminos. Mientras tanto, una coalición de malvados villanos salidos de la Escuela de Contaminadores Energéticos Montgomery Burns, busca un plan maestro para impedir que el paralítico ya mencionado dé un discurso a favor de las energías renovables. Y el villano supremo desarrolla entonces su plan: secuestrar al paralítico y reemplazarlo por un doble que abogue a favor de las políticas energéticas de toda la vida (carbón, petróleo, a darle átomos). ¿Conseguirá Frank Drebin detener los malvados planes de los villanos? ¿Estará la seguridad energética americana segura? ¿Conseguirá George Bush padre ganar la reelección? (¡JA! Esa última de mi parte fue cruel).

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

El trío ZAZ (Zucker, Abrahams, Zucker, ya pueden ir haciendo los chistes que quieran con esos apellidos) se transformó en emblemático de la comedia ochentera. La clave fue un sentido del humor altamente desarrollado, que aprovechaba todos los recursos de la parodia para crear situaciones surrealistas que cuestionaban altamente a la sociedad actual. En muchos sentidos, las pelis de ZAZ fueron precursoras de la corrosiva crítica social de "Los Simpsons". Pero después de exitazos como "¿Y dónde está el piloto?", "Top Secret" e "¿Y dónde está el policía?", tendieron a separar aguas. Jerry Zucker trató de reconvertirse en director serio, y parió cosas como "Ghost", "Primer caballero" (sí, ese esperpento pseudoarturiano con Sean Connery y Richard Gere) y "Ratas a la carrera". Jim Abrahams por su parte parió otra de sátiras ("Loca Academia de Pilotos" y "Loca Academia de Pilotos 2: En la selva"), antes de regresar con su viejo compañero David Zucker en "Una película de miedo 4". Y éste, por su parte, siguió explotando el tema de las parodias a destajo con las dos secuelas de "¿Y dónde está el policía?" (la que nos ocupa, e "¿Y dónde está el policía 33 1/3: El insulto final"), "Aprende como puedas" y "Una película de miedo 3" y "Una película de miedo 4" (y omitamos algunas otras cosas). Volviendo a los que nos ocupa, la franquicia del inefable Frank Drebin se resintió lo suyo con esta repartición de funciones. Porque aunque los tres ZAZ aparecen como productores ejecutivos, el trabajo recayó casi todo en David Zucker y el guionista mercenario contratado en "¿Y dónde está el policía?", y el resultado final se resiente. Otro caso de querer morder más de lo que se puede masticar. En fin.

¿POR QUÉ VERLA?

-- A las claras de que "¿Y dónde está el policía?" es una obra maestra que debe ser defendida de las sarmentosas garras de la crítica cultureta con samurais y yihadistas si fuere preciso, en el nombre de la Civilización Occidental, el debate entre quienes sabemos de cine acerca de cuál es la peor de la saga se centra en la segunda o en la tercera entregas. Servidor quien esto escribe, en su humild... (er... no, ese no soy yo, tachemos el "humilde"), quien esto escribe, en su muy informada y erudita opinión, sostiene la tesis de que la segunda es la peor de la saga. Bueno, no es que "¿Y dónde está el policía? 33 1/3: El insulto final" sea la Capilla Sixtina de las comedias fílmicas, pero al menos trata de ser una peli por derecho propio, con sus aciertos y errores, y no meramente una secuela como ésta. Porque acá todo respira a repetición de fórmula. Tenemos el plan del villano sacado de una peli antigua (en "¿Y dónde está el policía?" el plan venía de "Teléfono", y acá viene de "El premio", a mi gusto), el villano mismo es un calco del interpretado por Ricardo Montalbán en la primera (y no es que Robert Goulet no se esfuerce, pero es que Montalbán era mucho Montalbán, pues hombre), y los chistes en general están menos inspirados. No quiero decir que esta peli sea mala. De hecho no lo es, y como comedia aporta sus buenas risas y es cumplidora. El problema es que la primera era, lo repetiré aquí (y quienes son asiduos lectores de Cine 9009 saben que no uso esa expresión con demasiada frecuencia), una obra maestra. Y ésta trata desesperadamente de aferrarse a la misma, y en la comparación sale inevitablemente perdiendo. Lo dicho: el guión de la otra era a cuatro cabezas que se desmadraron de lo lindo, mientras que aquí sólo trabajaron dos, así es que sólo hay la mitad de chistes, o son la mitad de graciosos, tárjese lo que no proceda.

-- Si la peli anterior tenía un feeling muy '80s, esta peli ya se adentra decididamente en los '90s. Después de todo, vemos a George Bush, y es imposible no asociarle con los '90s, aunque sea porque George Bush es uno de los enemigos mortales de la lista negra del noventero Homero J. Simpson. También ayuda que la peli no parodia códigos narrativos propios de pelis ochenteras, como "¿Y dónde está el policía?" (¿recuerdan esa happy secuencia videoclipera para enhebrar el romance de los protas, en la otra?), sino que se ubica a sí misma en una dimensión atemporal de humor surrealista y absurdo. Esto es lo que ayuda a mantenerla a flote, a pesar de sus obvias falencias desde el sentido del humor.

-- A diferencia de la peli anterior, en que era difícil elegir sólo algunas secuencias buenas, el que acá sea tan irregular permite hacer selección. Veamos. Tenemos la gran secuencia en el que el sufrido Nordberg vuelve a palmarla, ahora tratando de instalar un dispositivo de espionaje (no diré más, véanlo), o la delirantemente rebuscada muerte del villano y toda esa secuencia final en general. Y el golpe bajo que es cuando Frank Drebin clama porque ojalá que en un futuro, los demócratas presenten por fin a un candidato por el que valga la pena votar (los demos venían saliendo del papelón con Michael Dukakis, y estaban todavía a un año de ganar la Presidencia con Bill "Pene Travieso" Clinton, y con Barack Obama todavía no porque estaba yendo al jardín de infantes en ese tiempo).

IDEAL PARA: Quienes quedaron rayando con la primera y quieran un nuevo chute de Frank Drebin.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, sin subtítulos].

2 comentarios:

Carlosgm dijo...

jajaja, esta pelicula me gusta bastante, son clasicos de la comedia. Gracias por la info compadres. Saludos

General Gato dijo...

¡Guau! Por alguna razón, este comentario se me había traspapelado sin contestar. Ahora que lo encuentro, una vergüenza. En fin. De nada por la info, espero que disfrute el resto del blog, y saludos igualmente.

Seguidores