domingo, 28 de noviembre de 2010

"¿Y dónde está el policía? 33 1/3: El insulto final" (1994).


-- "Naked Gun 33 1/3: The Final Insult" (título original en inglés), "Agárralo como puedas 33 1/3: el insulto final" (título en España), "La pistola desnuda 33 1/3: El insulto final" (título en Argentina). Estados Unidos. Año 1994.
-- Dirección: Peter Segal.
-- Actuación: Leslie Nielsen, Priscilla Presley, George Kennedy, O.J. Simpson, Fred Ward, Kathleen Freeman, Anna Nicole Smith, Ellen Greene, Ed Williams, Raye Birk, Matt Roe, Wylie Small, Sharon Cornell, Earl Boen, Jeff Wright.
-- Guión: Pat Proft, David Zucker y Robert LoCash, basados en la serie de televisión creada por el segundo, y por Jim Abrahams y Jerry Zucker.
-- Banda Sonora: Ira Newborn.

-- "¿Y dónde está el policía? 33 1/3: El insulto final" en IMDb.
-- "¿Y dónde está el policía? 33 1/3: El insulto final" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Papshmir is back! ¿Que quién es Papshmir? Bueno, es el árabe que en la primera entrega le encargaba a Ricardo Montalbán que planeara un atentad... er... bueno, no importa, el caso es que el malvado Papshmir ahora aparece en una prisión, para encargarle a un prisionero un atentado terrorista. La lógica de pedirle a un tipo que todavía no se ha fugado, que haga un atentado terrorista que otro tipo allá afuera podría hacer lo mismo y quizás mejor (beneficios de estar en libertad vigilada o en plan de protección a testigos), la verdad se me escapa, pero el caso es que Papshmir reaparece, y ojalá que ahora sí que se muera el **jodep***. ¿En qué estaba? Ah, sí. Papshmir haciendo un encargo terrorista. ¿Quién será el encargado de detener los malvados planes de los villanos? Si ustedes pensaban "¡Oh, debemos llamar a Frank Drebin!", piénsenlo otra vez, y no porque sea el policía más patoso de todo Los Angeles, sino también porque ya se ha retirado, y está dedicado a las labores del hogar, etcétera. Pero ahí va su antiguo par de compañeros a pedirle que haga un último trabajito: perseguir el rastro de una chica pizpireta con unas siliconas de tirar patrás a un petrolero tejano (literalmente: es Anna Nicole Smith, años antes de terminar asfixiada en su propio vómito... o así me dijeron que acabó). La chica, por supuesto, tiene conexión con el atentado terrorista que está por realizarse. Frank Drebin está a punto de iniciar su último trabajo, al menos hasta que algún iluminado decida darle luz verde a una cuarta entrega. Un último trabajo que lo llevará a hundirse en la cárcel primero, y luego a la ceremonia de los Premios Oscar, en un desesperado intento por detener un atentado terrorista que de todas maneras no significa nada después de lo de las Torres Gemelas, que eso sí fue hacer desayunar a América con Kelloggs...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Aunque ustedes no lo crean, había una época en que cuando la primera parte era buena buenísima ("¿Y dónde está el policía?", en este caso), se sacaba una segunda parte ("¿Y dónde está el policía? 2 1/2: El aroma del miedo" en este caso) que no calentaba a nadie, pero que los exec de los estudios creían que era la manera más segura de seguir explotando una franquicia. Los últimos '80s vieron así engendros tales como "Cocoon 2: El regreso", "Los cazafantasmas 2" o "Mannequin 2", que no llegaron a nada porque las primeras no sólo eran buenas en sí mismas, sino que también eran redondas y no daban mucho espacio para una secuela que no fuera un burdo remake disfrazado de "eventos posteriores" (bueno, supongo que "buena" con "Mannequin" es pasarse un poco, pero ya me entienden). En estricto rigor, pasaba algo similar con "¿Y dónde está el policía?", una peli en la cual el argumento en realidad era un pretexto para poner gag tras gag tras gag, y por lo tanto, no daba espacio para una secuela que pudiera llamarse tal. De hecho, "¿Y dónde está el policía? 2 1/2" probablemente sea la más débil de la saga, y si se sostiene, en el fondo es por una serie de situaciones y personajes recurrentes de la primera y poco más. Pero, créanlo o no, se atrevieron a perpetrar una tercera. Los productores ZAZ tenían la cosa clara acá: la cosa ya no había cómo explotarla, de manera que la tercera entrega sería el adiós y despedida. Con esto en mente, crearon una secuela digna, que consigue el milagro de independizarse en parte de la primera, y si bien está lejos de ser perfecta, al menos tiene elementos propios que la hacen interesante y divertida para un visionado. Bueno, a diferencia de la primera entrega de la franquicia, quizás para sólo UN visionado, y puede que no aguante un segundo o un tercer visionado. Pero un visionado al menos. (Por cierto, corre el rumor de que quieren hacer una "¿Y dónde está el policía? 4". Me atrevo a sugerir el tagline: "Dios nos pille confesados"). (UPGRADE SEPT-2011: Más aún desde que falleció el único y original Frank Drebin que es Leslie Nielsen, porque más de algún lumbreras pensará en un remake con Steve Martin en el rol...).

¿POR QUÉ VERLA?

-- Es la despedida de la franquicia, al menos hasta que algún jackass de Hollywood decida financiar una completamente extemporánea y anacrónica cuarta parte (¡o peor aún, un reboot con Taylor Lautner como Frank Drebin!). Y una digna despedida. A diferencia de la segunda entrega, que trataba de meter con calzador los elementos que hicieron buena a la primera (incluyendo el reemplazo de la alcaldesa por una comisionada de policía que es más o menos el mismo papel con diferente personaje y actriz), acá la tercera se desmarca por completo de esos referentes y deja evolucionar a los personajes y la franquicia. Frank Drebin ahora está retirado de la policía, y enfrenta problemas con adaptarse a la vida de jubilado, y el guión consigue que todo esto no caiga en el dramón ni en el intento de profundizar en el personaje que hubiera arruinado a la peli (y que tanto hizo por hundir, por ejemplo, a "Los ángeles de Charlie 2: Al límite", matando todo lo que de divertido tenía la primera). Además, conscientes de que la fórmula de parodiar el policial ya estaba agotada, se dirigieron hacia el género carcelario, y si bien no están tan geniales acá como en lo otro, tampoco insisten demasiado y con eso consiguen que las mejores secuencias sean buenas, y las peores, a lo menos soportables. Un airecillo fresco que se agradece. Quizás el único bajón de la peli sea la subtrama de Priscilla Presley parodiando a "Thelma y Louise", básicamente porque esa peli está pasada de moda y por lo tanto tomarla para el cachondeo se ve y huele a outdated. Además, el humor ahora ya no se refiere tanto a códigos de género (salvo la secuencia carcelaria), sino a pelis más específicas, y en esto, como que marca el camino hacia el futuro ("Una película de miedo", "Epic Movie", "Spanish Movie", etcétera), a la vez que hace a sus chistes más perecederos en el tiempo (si no has visto los dibus de Beavis and Butthead, no entenderás porque Rocco en un momento se ríe como tonto, por ejemplo). Por cierto, este fue el debut directorial de Peter Segal, tipo que desde ese entonces se ha vuelto a descargar con alguna otra comedia discreta ("El superagente 86"), además de aterrorizar a las audiencias con infraproductos como "El profesor chiflado 2", "Locos de ira" o "Como si fuera la primera vez".

-- Es una peli que no puede dejar de emocionar a los amantes del cine, en su tramo final, en que agarran para el reverendo cachondeo la ceremonia de los Premios Oscar. Las pelis que se rían de las grandezas y miserias del cine (no que parodien pelis en tanto pelis, que eso sí se acepta porque es publicidad gratis, sino tomarle el pelo a la infragente de Hollywood en tanto infragente) son escasas porque rodar una peli así implica básicamente morder la mano que te alimenta. Es cierto que tenemos "El pez gordo" o "Tropic Thunder", por ejemplo, pero pelis así son excepcionales, porque debes ser un tipo con agallas como Robert Altman o un payaso como Ben Stiller para que te dejen pasar la jugada. No en balde, cuando se trata de hacer, muchas veces lo hacen desde el drama decadente para que a la gente no le guste ("El ocaso de una estrella", "El maullido del gato", "El camino de los sueños", "Imperio"...), y así la crítica antiHollywood pase soplada entre los pliegues. Acá, los ZAZ despiden su franquicia estrella y más exitosa, agarrando para el reverendo hueveo (perdóneseme el chilenismo, pero así es como es) a toda esa feria de las vanidades que es la ceremonia de los Premios Oscar. La receta es simple: pongamos al patoso Frank Drebin a arruinar la ceremonia, y con las caras de escándalo de las estrellas, luminarias, productores y personal técnico, mostramos como todo eso no es más que oropel y chimuchinas. O como hacer media peli con lo que en "La fiesta inolvidable" con Peter Sellers eran apenas unos minutillos de precréditos. Además, por una cuestión de presupuesto, seguramente no pudieron contar con ninguno de los grandes, así es que con tener estrellas venidas a menos o viejas glorias cobrando el cheque por interpretarse a sí mismos, la atmósfera general de esa secuencia es de aún más decadencia si es que cabe. O sea, tienes en una misma peli a la decadencia misma que es Anna Nicole Smith, y a Rachel Welch ya viejona e interpretándose a sí misma como una estrella pagada que todavía estuviera en su cuarto de hora. Y cuando Frank Drebin trata de meterse, no imposta a ningún respetado, sino a Weird Al Yankovic (muy respetado en Cine 9009 por haber rodado la visionaria "Los telelocos", que conste para el registro), que así aprovecha de hacer su tercer cameo en la franquicia (en la segunda salía, pero no interpretándose a sí mismo). Los pequeños segmentos en que, so pretexto de los cortos para promocionar las pelis candidatas, se ríen de las pelis engoladas (ese musical sobre Teresa de Calcuta, ese "Parque Geriátrico"...), son joyitas en sí mismas. Casi hasta dan ganas de que el puñetero terrorista los vuele a todos al infierno de Alá o algo peor. El momento sangrante: cuando Priscilla Presley (que en los '80s actuó en el afamado culebrón "Dallas", conste) se manda un muy sentido discurso como palabras finales, y el productor comenta que "y decían que no sabía hacer drama"... Si eres un cultureta de mierda, claro que todo esto no te hará gracia, porque no es SERIO, o no es comedia SERIA, pero si amas el cine por lo que es, así como lo amamos desde acá en Cine 9009, y lo tomas como a una chica, o sea, como lo que es y a sabiendas de que no podrá ni querrá nunca ser algo mejor la pobrecita, entonces no podrás dejar de emocionarte hasta las lágrimas con toda esta secuencia, uno de los más demoledores ataques contra la vanidad hollywoodense jamás perpetrados, amén.

-- Hablemos del grupo. Leslie Nielsen como de costumbre se desayuna, merienda y cena la peli con su caracterización de Frank Drebin. Por su parte, y a diferencia de las entregas anteriores, en que Priscilla Presley es un eslabón fundamental de la trama, agarrando para el divino cachondeo las subtramas románticas de las pelis policiales, acá es una viejorra histérica incluida con calzador en la trama, y más que nada porque era impensable no tenerla en la peli. La participación de George Kennedy y O.J. Simpson es también casi testimonial, porque en una subtrama carcelaria no tienen mucho quehacer, y en la secuencia de los Oscar tampoco, aparte de ser el apoyo del héroe, pero su presencia es siempre bienvenida (además es probablemente la última para O.J. aunque hagan una cuarta, porque al año siguiente vino lo de su esposa que apareció muriciada en su casa y el juicio y todo eso, y tan niñito bueno que se veía...). Fred Ward es una interesante opción como villano, y ya dijimos que reaparece Papshmir, interpretado nuevamente por Raye Birk. Pero el gran hallazgo de esta peli es Anna Nicole Smith, que es y se sabe una estrella decadente y de mal gusto, y en esta peli se parodia sangrantemente y sin compasión a sí misma (a diferencia de las siempre más relamidas y poseras Pamela Anderson, Carmen Electra y otras contemporáneas siliconizadas varias), estando sus secuencias con mucho entre lo más divertido de la peli (además, visto en retrospectiva, como murió la pobre... no, acabo de chequear, no se ahogó en su propio vómito).

IDEAL PARA: Ver una comedia ligera y relajada en una de esas tardes o noches.

VIDEOS.

-- Trailer de la peil [en inglés, sin subtítulos].



-- Secuencia de precréditos de la peli [en inglés, sin subtítulos].



-- Madre Teresa: The Musical [en inglés, sin subtítulos].

2 comentarios:

Gocuzero dijo...

y donde esta el piloto y donde esta el exorcista junto con y donde esta trilogia de y donde el policia fueron para mi las mejores comedias que jamas he disfrutado en los 90 antes de las scary movie estas eran lo mejor para disfrutar de lo absurdo, humor absurdo o surrealista o hiperealista que muchas cosas que le pasan a drevin me han pasado en la vida real como ir al super y quedar atorado con las carretillas jalar una bolsa y que se caen tocarle las tetas a una mujer confundiendola con melones solo que cuando le pasa a uno no es tan gracioso.

General Gato dijo...

Casi por completo de acuerdo (disiento con "Y dónde está el exorcista", que me aburrió cosa mala). "Y dónde está el piloto" e "Y dónde está el policía" son a mi gusto más que buenas pelis, son comedias fundamentales para entender el género en el cine, más allá de lo que los críticos estirados opinen mirando por arriba del hombro. Las Scary Movies abrieron la caja de los espantos al tratar de recrear la fórmula de manera mucho más grosera y con menos creatividad, y por ese camino llegamos a las Epic Movie, a las Disaster Movie, etcétera. Volviendo a las pelis buenas, Leslie Nielsen está simplemente genial, era el actor justo para el tipo de peli que se suponía tenia que ser.

Seguidores