lunes, 8 de febrero de 2010

"Cobra: La película" (1982).


-- "Space Adventure Cobra". Estados Unidos / Japón. Año 1982.
-- Dirección: Osamu Dezaki.
-- Actuación: Voces de (en inglés) Dan Woren, Jane Alan, Catherine Battistone, Steve Bulen, Barbara Goodson, Melora Harte, Wendee Lee, Joan Carol O'Connor, Brianne Siddall, Kirk Thornton y Jeff Winkless, y de (en japonés) Shigeru Matsuzaki, Jun Fubuki, Toshiko Fujita, Akira Kume, Goro Mutsumi, Akiko Nakamura, Yoshiko Sakakibara y Reiko Tajima.
-- Guión: Michael Charles Hill, sobre un trabajo de escritura de Kôsuke Miki, Kenji Terada, Buichi Terasawa y Haruya Yamazaki.
-- Banda Sonora: Kentaro Haneda, Yuji Ono y Osamu Shoji.

-- "Cobra: La película" en IMDb.

¿DE QUÉ SE TRATA?

¿Sabes cuál es el problema de ser un enano bocón que anda pregonando que los Evangelios espaciales hacen decir a Dios que Dios no existe? Que llega una puñetera cazarrecompensas a mondarte vivo. Pero esta cazarrecompensas está buena por todas partes (¿alguien le dijo alguna vez que con un modelito más recatado podría pasar más desapercibida y esconderse mejor hasta cazar a su presa?). Lo suficientemente buena como para que se le pegue como la lapa un tío rubio que trata de ligársela. El tipo es bastante metete y todo, pero cuando está a punto de ser tapado como un bocazas cualquiera, ¡chas!, resulta que tiene una psicoarma atachada al brazo. Y sólo hay un solo tipo en todo el universo que posee una psicoarma atachada al brazo. ¡¡¡COBRA!!! El pirata espacial que hasta hace dos años atrás había desafiado a la Mafia Espacial, y al que todos daban por muerto. Nada más saber que el rubio es Cobra, la chica cae rendida a sus pies, y le da su nombre, dirección, carné de identidá, número de teléfono celular y de red fija, código de Seguridad Social, E-Mail, contacto en Facebook, dirección de Twitter y password de las cuentas bancarias, porque verán, nada convence tanto a una chica como ser un chico malo supuestamente muerto que además es un símbolo fálico ambulante con su brazo que disparan (fálico, ¿eh?, ¿lo captan, lo captan...?). Y como si con tener a la peazo cazarrecompensas fuera poco, resulta que la chica promete presentarle a sus dos hermanas, que parece están tan buenas como ella, para compartirlo, porque en la raza espacial a la que pertenecen, tres bellezas deben siempre enamorarse del mismo tipo. Y yo perdiendo mi tiempo con este blog en vez de buscarme una chica así. En fin, ¿en qué estaba? ¡Ah, sí! Resulta que nada en la vida es tan bueno que sea gratis, así es que el rescate de las dos hermanas será lo que en buen ezpañóh se denomina "que te jode un huevo y la médula del otro". Porque las tres hermanas esconden un secreto relacionado con la salvación de todo un planeta, y para que la cosa no se quede en pequeño, que Cobra es mucho Cobra, de la galaxia entera, si para qué restringirnos. Y por ese secretito, la Mafia Espacial en pleno los persigue. Con un tipo muy mala leche llamado Cristalino, que es malo maloso que te dejas los intestinos delgado y grueso en el baño de tan malo que es. La guerra por la salvación de la galaxia ha comenzado, y Cobra deberá lucharla... con tres mujerazas como ésa, dispuestas a compartirlo, bueno, cualquiera, hombre, cualquiera.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

A finales de los '70s, después de años en el congelador (por aquello de que el mundo estaba muy seriote para esas fantasías extraplanetarias tan psicodélicas estilo Moorcock/NewAge/NewWorlds como "2001: Odisea del espacio", "Barbarella" o "El planeta de los simios", que no en balde los '70s fueron la época de "Zardoz", "Solaris" o "Cuando el destino nos alcance"), de pronto tanta represión encontró su cauce en ver las estrellas de nuevo. La punta de lanza fueron "La guerra de las galaxias" y "Encuentros cercanos del tercer tipo", que abrieron una década, los '80s, rica y prodigiosa para la CF ("Alien", "Terminator", "E.T.", "TRON", "Volver al futuro"...). En medio de todo eso comenzó a abrirse paso de manera casi imperceptible, pero constante, no como en la catarata de las descargas peer-to-peer, pero cerca, todo el anime japonés de mechas y spaces operas. Recordemos que los '70s, en materia de animé de CF, fue la época de "Mazinger Z", "La reina de los 1000 años", "Nave espacial" ("Space Battleship Yamato"), "Capitán Futuro"... En medio de todo esto, un manga para adultos llamado "Cobra" intentó abrirse paso. En los '80s, "Cobra" causó escándalo cuando fue exhibida en TV abierta porque se la puso en horario para menores, ignorantes de que este anime no es exactamente para -18 (mucha tía buena en bikini siendo brutalmente masacrada, para que nos entendamos, si no la han visto). Con la perspectiva que dan los años, "Cobra" ha ido quedando como lo que podríamos llamar un clásico menor. Y es que "Cobra" nació trasnochada, con espíritu de psicodelia sesentera transplantado a finales de los soñolientos '70s. Como si de una versión anfetaminizada y testosteronizada de "Barbarella" se tratara. En paralelo, por ejemplo, teníamos la peli de "La reina de los 1000 años", que luce mucho más moderna y al día (bueno, para 1982, entendámosnos). Si por azares del destino a los otakus de pro se les ocurre hacer un poco de arqueología fílmica y adentrarse en los clásicos de aquella época, dudo que "Cobra" estuviera en primera línea, en particular considerando lo macarra del nombre del manga/anime (¡ponerle Cobra, mi Bastet, qué afán por hacerlo molón!), además de que sus tramas son pura psicodelia sesentera. Bueno, se lo pierden.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Quienes hayan visto la serie de TV, recordarán que de los cerca de treinta capítulos, habían como diez capítulos dedicados a la saga de tres hermanas que escondían un tesoro. De esos diez capítulos, la búsqueda de dos hermanas envolvían el enfrentamiento contra el supervillano Cristalino, que no creo exagerado decir, es uno de los villanos más jopús que se han visto en el cine o la TV ever. De hecho, nadie que haya visto la serie de TV se acuerda de la historia más allá, y eso que en los últimos capítulos remataba con el enfrentamiento de nada menos que el jefe jefazo de la Mafia Espacial de la galaxia en pleno (el condenado Salamander, otro cabrón de cuidado, aunque no tan jodío como Cristalino). Bueno, para la peli tomaron la saga de las tres hermanas, con algunos cambios para hacerla más redonda. En primer lugar, hicieron que la búsqueda de las hermanas fuera enteramente amenazada por Cristalino (en la serie de TV se cargan a Cristalino antes de que aparezca la tercera hermana, en una de las mejores muertes de villano que nos ha regalado la creatividad de los guionistas ever). En segunda, la chica que es la terrorista de la nieve, ahora es buena en vez de mala, cambiando por tanto bastante el encuentro con la tercera hermana. En tercer lugar cambiaron el tesoro a buscar (en la serie de TV es "el arma más poderosa"... no me pregunten qué es, para no arruinar el suspenso, pero qué jodía la puñetera arma, mientras que acá es... no, tampoco lo diré), aunque esto último no es para tanto, porque al final el dichoso tesoro que custodian las tres hermanas es un mcguffin para que los buenos y los villanos se líen a tortazo limpio y poco más que eso. ¿Vale la pena que quienes hayan visto la serie de TV se hagan de la peli? Sí, y sí. Si gozaron con Cristalino poniéndoselas a cuadritos a Cobra, y con Cobra haciendo el macarra vez sí y vez también, se gozarán lo mismo con la peli, condensadito en dos horas y al cuadrado, además de que acá el trabajo de animación es enormemente superior, incluyendo la banda sonora y el dibujo de personajes. ¿Y quienes no hayan visto la serie de TV? Bueno, si les gusta la Ciencia Ficción desmadrada y con mucha fantasía en la juguera, también. "Cobra: La película" no tiene grandes ideas filosóficas ni una densa cosmología, sino que es Space Opera y aventura exótica de tomo y lomo, con todos los ingredientes que han hecho grande a la literatura/cine de aventuras desde los tiempos homéricos, en grado superlativo: héroes más grandes que la vida (en este caso un macarra incorregible), villanos cabrones a los que detestar, chicas hermosas para recrear la vista, parajes exóticos en los cuales evadirse, y tramas que no te dejen respirar un solo segundo con el más imposible cada vez. Todo en un empaque de lujo, y escrito por guionistas de una época en la que importaba más contar una buena historia, que marearse con los FXs más molones del mercado. Combinación ganadora por donde se la mire.

IDEAL PARA: Ver una Space Opera entretenida, imaginativa y con músculo.

No hay comentarios.:

Seguidores