11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

domingo, 14 de febrero de 2010

"El engendro" (1999).


-- "The Astronaut's Wife" (título original en inglés), "La cara del terror" (España), "La cara oculta" (Argentina), "El engendro" (Venezuela). Estados Unidos. Año 1999.
-- Dirección: Rand Ravich.
-- Actuación: Johnny Depp, Charlize Theron, Joe Morton, Clea DuVall, Donna Murphy, Nick Cassavetes, Samantha Eggar, Gary Grubbs, Blair Brown, Tom Noonan, Tom O'Brien, Lucy Lin, Michael Crider, Jacob Stein, Timothy Wicker.
-- Guión: Rand Ravich.
-- Banda Sonora: George S. Clinton.

-- "El engendro" en IMDb.
-- "El engendro" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

En un matrimonio de jóvenes felices, tan felices que ya nos olemos la tragedia, si esto es Hollywood a fin de cuentas, uno de ellos es llamado para ir al espacio. Exacto, es un astronauta. El caso es que el boy sube al cielo... y como puede pasar alguna vez, se pierde contacto por dos minutos con él y su compañero, mientras están de caminata espacial. El contacto se restablece, por suerte, pero algo ha pasado. Los chicos bajan del espacio, y son iguales... pero diferentes. El otro astronauta no ha salido tan bien librado porque es más viejito, y ya sabemos lo que pasa con los viejitos, que aguantan lo menos (por algo el target demográfico de Hollywood es el 14-25). El caso es que se muricia, y luego la señora, seguramente presa de la depresión, también decide que acabar con sus días no es tan malo. La chica del matrimonio, que tiene a su maridito vivo, se da con una piedra en el pecho, pero de inmediato hay un cambio. Resulta que el astronauta decide que ya ha tenido suficiente del espacio, que si la cuentas una vez puede que no la cuentes dos, y acepta un puestazo de esos con chorrocientos millones de dólares de sueldo para diseñar aviones. La esposa dice que bueno, que lo apoyará, que buscará trabajo en Nueva York (son de Florida...). Pero las cosas se van haciendo cada vez más raras y distorsionadas. ¿Estará loca nuestra chica prota? ¿Seguirá siendo su maridito el mismo de siempre? ¿Qué diablos ha pasado en esos dos minutos en que la Tierra perdió contacto con la cápsula espacial? Bueno, no hay que ser demasiado adivino para ver por dónde van los tiros.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Había una vez un tipo llamado Rand Ravich, que aparte de escribir cosas como "Candyman 2" y otras cosas semejantes, un día tuvo su oportunidad de saltar a la pantalla grande. Rogando porque a esas alturas del partido nadie se acordara de haber visto una serie B llamada "Me casé con un monstruo del espacio exterior", escribió un guión calcadito, sólo que en este caso al monstruo del espacio exterior no le daba la gasolina para alcanzar la Tierra, y tenía que conformarse con posesionarse de algún cuerpo humano que hubiera podido ascender hasta el espacio exterior. Y de esta manera se las arregló para dirigir lo que en definitiva era un proyecto suicida: una de Sci-Fi en que no hubieran grandes efectos especiales, y en donde todo el peso de la trama descansara en el drama. Pasó lo que tenía que pasar: el público acostumbrado a "CF = naves espaciales + rayos lásers" le dio vuelta la espada, la peli se dio un batacazo padre, y aunque en Hollywood se han visto muertos cargando ataúdes, el caso es que a la fecha, más de 10 años después, al señor Rand Ravich nadie le ha vuelto a confiar una cámara, como no sea en los cumpleaños familiares (bueno... suponemos).

¿POR QUÉ VERLA?

-- Por una vez en la vida, y al contrario de la mayor parte de la crítica, que pone esta peli a parir, en realidad no es tan desdeñable como pudiera parecer. La premisa de la peli es bastante simple, y a pesar de que hay un contexto de Ciencia Ficción, el foco no está puesto ahí, sino en el drama de un matrimonio derrumbándose (de hecho, el final muy de CF, que además contradice de manera absurda una de las premisas de la peli, y con FXs que para los estándares de 1999 era cutre, y no digamos ahora, vino impuesto por los productores, no por el director). En el fondo, y al igual que "Me casé con un monstruo del espacio exterior", la historieta de Ciencia Ficción es un pretexto para mostrar uno de los más profundos miedos que puede sufrir una persona: hacer vida en pareja con un tipo o tipa al que quieres y respetas y admiras, para que de pronto, cuando le diste toda tu confianza y amor, ese tipo o tipa se reconvierte en un perfecto extraño que para colmo empieza a sicopatearte. No me digan que nunca han tenido esas cosquillitas de temor al pensar en eso. Una peli así debía sostenerse por fuerza en los dos roles protagónicos, que en este caso caen en manos de Johnny Depp y una por ese entonces ascendente Charlize Theron, que en verdad están superlativos, cada uno en su respectivo papel. Además, la peli tiene un ritmo bastante insidioso, partiendo de una manera muy suave, y degenerando poco a poco en el thriller cienciaficcionero de rigor. Y todo eso, rodado de una manera suntuosa y elegante, sin caer en el culturetismo ni pasarse de preciosistas. Quizás la principal debilidad de esta peli, lo que me impide recomendarla como un must-see a secas, es un guión que debió haberse pulido un poco más. En todas estas maravillas fílmicas, chirría lo suyo que el desencadenante de todo el asunto es el típico personaje del que todos dicen que está loco porque dice la verdad y nadie le cree, y que al final resulta que tiene razón, o si no, no tendríamos peli por delante. Pero aún así, es una peli decente y vale la pena verla. O por lo menos, vale la pena mucho más que otros engendros (ahora sí) que pupulan por la cartelera, y que obtienen mucha más publicidad e incluso (¡el horror!) más atención por parte de un público demasiado embrutecido como para tratar siquiera de apreciar una peli que se esfuerza por ser diferente. Si no por los resultados, entre mediocres y discretos, esta peli sí debería ser apreciada al menos por sus intenciones, que con nobleza se esfuerzan por dignificar un producto y tratar de sacarlo de los estándares de la peli cienciaficcionera de Hollywood de toda la vida. Y eso se agradece.

IDEAL PARA: Ver una interesante metáfora cienciaficcionera sobre qué pasa cuando repentinamente pasas a estar durmiendo con el enemigo.

OTRAS PÁGINAS SOBRE "EL ENGENDRO":

-- "La cara del terror (The Astronaut's Wife)" en Claqueta.es.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, sin subtítulos].



-- Inicio de la peli [en inglés, sin subtítulos].

No hay comentarios.:

Seguidores