11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

sábado, 5 de febrero de 2011

"Las aventuras de Robin Hood" (1938).


-- "The Adventures of Robin Hood". Estados Unidos. Año 1938.
-- Dirección: William Keighley y Michael Curtiz.
-- Actuación: Errol Flynn, Olivia de Havilland, Basil Rathbone, Claude Rains, Patric Knowles, Eugene Pallette, Alan Hale, Melville Cooper, Ian Hunter, Una O'Connor, Herbert Mundin, Montagu Love, Leonard Willey, Robert Noble, Kenneth Hunter.
-- Guión: Norman Reilly Raine y Seton I. Miller, con contribuciones sobre el tratamiento sin acreditar de Rowland Leigh.
-- Banda Sonora: Erich Wolfgang Korngold.

-- "Las aventuras de Robin Hood" en IMDb.
-- "Las aventuras de Robin Hood" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

El buenoide y gentil Ricardo Corazón de León, Rey de Inglaterra, se ha ido a la Cruzada, a aporrear infieles y meterles jarabe de palo, y en su ausencia, el sinuoso y melifluo Juan Sin Tierra, su perverso hermano, se ha apoderado del trono de Inglaterra y recurre a su deporte favorito: subir impuestos. ¡Ahora, Inglaterra se ha transformado en el coto de caza de los recaudadores del Rey! ¡Toda esperanza está perdida! ¿Toda? ¡¡¡NO!!! Porque un buen tipo llamado Robin de Loxley decide plantarle cara al Regente, con dos de los bien puestos, y levanta su estandarte de rebelión. El Sheriff de Nothingham, bien aceitado por Juan Sin Tierra, trata de perseguir a Robin, ahora llamado Robin Hood, pero como los penosos enemigos de Xena la Princesa Guerrera, sólo consigue ponerse en ridículo una y otra vez frente a la machidad de... ¡¡¡ROBIN!!! (Errol Flynn en sus mejores años, por más señas). Y ahí no acaba. Porque el malvado Sheriff no sólo es tonto de capirote, sino que además es un tartamudo magna cum laude en el arte de dirigirse a las señoritas, en particular a una tal Lady Marian. Y a Lady Marian, pues qué decir, ella es donosita y compuesta y es de la alta y no le gustan los tipos con modales zafios, pero como todas las de su clase y condición, una fiera salvaje que desea ser envilecida por un rufián yace dormida en su interior, y apenas aparece ese chico malo, encarnado en las varoniles y apretadas mallas verdes de Robin Hood, pues que cae redondita, y ahí sí que le dan ganas de eso de quedarse tendida mirando al techo y pensando en Inglaterra. Ayuda, claro, que Robin Hood será un rufián de los bosques, pero es que es muy pulcro y educadito al final, si es que tienen que ser malos, pero no tan malos que dejen de ser finolis. La guerra entre Robin Hood y sus alegres compinches por un lado, y el Regente nombrado a autodedo y el Sheriff de Nothingham por el otro, está entablada, y para ambos bandos en Inglaterra no hay espacio suficiente...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Curiosamente, y contra la creencia popular, el mito o leyenda o cuento folklórico de Robin Hood, si bien data de la Edad Media, nunca es que fuera enormemente popular, por lo menos en esos años. Fue el inefable Walter Scott, el tipo que tomó la Edad Media en sus novelas y la convirtió en leyenda, quien a la hora de escribir "Ivanhoe" decidió que Robin Hood iba a ser una especie de secundario de lujo. Sí. Aunque no lo crean, en la novela Robin Hood es apenas el patiño de Ivanhoe. Bueno, por algo los grandes germanos de Dschinghis Khan le dedicaron un temita a Ivanhoe y no a Robin Hood... pero estoy divagando. Volvamos al hilo. Walter Scott hizo que Robin Hood volviera al ruedo como un gran héroe, y desde entonces así ha quedado. Es natural que el cine se fijara en Robin Hood incluso desde los tiempos del cine mudo (y después los desinformados de toda la vida hablan de que "el cine de Hollywood hoy en día ha decaído porque roba ideas de otras partes"...), pero fue "Las aventuras de Robin Hood" que ahora nos ocupa, el que se llevó el palo al agua. Y transformó, de paso, a Robin Hood en el personaje mítico que incluso hasta el día de hoy sigue teniendo carta de presencia en la cultura popular (tres cuartos de siglo todavía Ridley Scott rodará SU "Robin Hood"). Hoy en día cuesta ver lo revolucionaria que fue esta peli en su tiempo. Los estudios Warner, hasta la fecha, se dedicaban a rodar pelis de gángsters, con fuerte contenido social, y con esto se mandaron una gran salida de libreto (bueno, no tanto, si al final cuando quisieron hacer un epic medieval, se fijaron en un héroe de gran contenido social). Por su parte, Errol Flynn era el no va más de action hero, y aunque su estilo de pelis luzca añejo hoy en día, aún tiene méritos para mantenerse en el Top Ten de grandes actores del cine de acción de todos los tiempos. Nada mal para una peli que afrontó algunos variopintos contratiempos en la producción (que rodamos la peli o no la rodamos y la dejamos al final tres o cuatro años en el cajón por mientritas, que el director original filmaba las escenas de acción como mi abuela la paralítica del tejido, y mejor contratamos a Michael Curtiz, que Michael Curtiz y Errol Flynn se llevan como la Tierra y el asteroide de "Armagedón" respectivamente, que rodamos la Inglaterra medieval en California pero plantamos árboles ingleses para que sea bien english la cosa... lo típico en el cine de Jolivú). Bueno, Michael Curtiz tenía mimbres para eso. Después de todo, es bien sabido que años después se mandaría improvisada tras improvisada y rodaría sin un libreto terminado y sin tener ni la más pajolera idea de cuál iba a ser el final, y con un baile de actores de órdago... "Casablanca".

¿POR QUÉ VERLA?

-- Errol Flynn. Se diga lo que se diga, y como comentábamos, Errol Flynn es la quintaesencia del héroe de acción clásico, de la era preexplosivos, de los años a.S. (antes de Schwarzennegger). Flynn combinaba a partes iguales un carisma avasallador, con una técnica impecable para las escenas de combate con pértigas o con espada, y esas cosas se transmiten en la pantalla. Su protagónico en "Las aventuras de Robin Hood" es probablemente su rol más recordado, pero también está ahí para "Capitán Blood", "La carga de la brigada ligera", "Mi reino por un amor", "Murieron con las botas puestas" y una tonelada de otros filmes. Su efigie vestido con esas ridículas calzas verdes que le aprietan por todas partes, es icónica hasta el día de hoy, y ha sido imitada hasta la saciedad, desde el "Robin Hood" de los Estudios Disney (en que, asertivamente, el prota era un zorro) hasta la inmisericorde parodia que rodara Mel Brooks ("Las locas aventuras de Robin Hood"). De hecho, "Las locas aventuras de Robin Hood" fue lanzada un poco para burlarse de la reciente "El príncipe de los ladrones" de Kevin Costner, pero muchos detalles y guiños del argumento, incluyendo la presentación de Cary Elwes como Robin Hood, remiten directamente al Errol Flynn de esta peli.

-- Errol Flynn levantará la peli, de acuerdo, pero es de justicia reconocer que está más que bien acompañado. Lady Marian es interpretado, y no podía ser de otro modo considerando que Flynn y ella fueron pareja fílmica en numerosos clásicos de ese tiempo, por la inigualable Olivia de Havilland, que aquí luce bellísima (para los no enterados, y es para mandarlos a quemar si no lo saben, al año siguiente Olivia de Havilland le dio réplica como Melanie Hamilton nada menos que a Vivian Leigh como coprota de la inmortal "Lo que el viento se llevó"). El reptiliano Juan Sin Tierra es interpretado de una manera un tanto meliflua por el gran Claude Rains, que fue grande actuando en "El hombre invisible", en "Caballero sin espada" y en "Casablanca" en otras, y que aquí le da vida con su enorme talento a un monarca despreciable desde la piel hasta la médula de los huesos. Y el Sheriff de Nothingham es estupendamente bien servido por Basil Rathbone, uno de los más característicos Sherlock Holmes de la pantalla grande, además de villano en numerosas pelis de la época, y que aquí hace a un personaje originalmente hasta simpático en su caracterización (en particular cuando queda en ridículo una y otra vez frente al engreído Robin Hood), para luego irse volviendo más y más despreciable, y rematar con nosotros volcados contra él y deseándole una cruel y merecida muerte, cuando por fin cruza espadas con Robin Hood al final de la peli (vamos, no me digan que esto es un spoiler, ya sabían que eso pasaba, si esto es una peli de espadachines, ¿no?). O sea, a pesar de que la peli es un vehículo para Errol Flynn (y pensar que querían en el protagónico ¡al gángster James Cagney!), la esforzada labor de los otros tres dentro del cuarteto protagónico le ayuda sobremanera. Como la peli gira en torno a estos cuatro, no nos referiremos al resto de los actores, aunque debemos señalar que están muy cumplidores cada uno en lo suyo.

-- Debemos decir que la peli va de menos a más, y sabe hacerlo bien. Al inicio es lenta e inaguantable, debido a su carácter episódico, y a que las pelis en los '30s eran mucho más lentas que hoy en día. Pero luego, a medida que transcurren los hechos, las cosas se tornan más y más interesantes cada vez. Qué importa si al final sabemos que los buenos le ajustarán cuenta a los villanos, y que sepamos cómo va a ser, lo importante es que los dos directores se las arreglan bien para llevar el ritmo de la peli. El duelo final entre Errol Flynn y Basil Rathbone es seguramente el más electrizante que el cine de Hollywood produjo durante años, hasta terminar sobrepasado por el que a mi gusto es el número 1 de todos los tiempos, que es el de "Scaramouche". Nada mal para una peli hecha un poco así y un poco asá, como decíamos, y que con justicia se tiene ganado su estatus de clásico.

IDEAL PARA: Todo el que ame el cine de espadachines, e indispensable para el cine de aventuras en general.

2 comentarios:

Gocuzero dijo...

La verdad esta peli la vi solo de pasadita una vez hacido zaping y me quede viendola por que pense que eran las locas aventuras de robin hood que esa la tenia en vhs y no paraba de reirme de ella y por que alguien habia una peli porno-erotica despues de los creditos y nadie lo supo solo yo jaja.

Bueno segun recuerdo despues vi otra version mas moderna de los 90s y extrañamente tambien se parecia a las locas aventuras de robin hood con lo del moro del principio y el sheriff idiota pero y una marion igual de zorra.

Asi que me ha entrado la duda si las locas aventuras de robin hood hacia burla a esta o a la otra mas moderna.

Auque ahora que lo recuerdo el final era igual al final de la caricatura de Diney.

General Gato dijo...

"Las locas aventuras de Robin Hood" de Mel Brooks las emprenden fundamentalmente con la versión de Kevin Costner, pero también le llegan sus palos a las otras versiones (la escena del banquete es calcadita a la versión de Errol Flynn). Ahora, claro, yo también atesoraría ese VHS como oro si es que viniera material, er... altamente comprometido... como bonus track, hehehé...

Seguidores