11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

martes, 19 de diciembre de 2006

"Akira" (1988).


-- "Akira". Japón. Año 1988.
-- Dirección: Katsuhiro Ôtomo.
-- Actuación: Voces de (en la versión japonesa) Mitsuo Iwata, Nozomu Sasaki, Mami Koyama, Tesshô Genda, Hiroshi Otake, Koishi Kitamura, Michihiro Ikemizu, Yuriko Fuchizaki, Maasaki Okura.
-- Guión: Izô Hashimoto y Katsuhiro Ôtomo, basados en la novela gráfica de este último.
-- Banda Sonora: Shoji Yamashiro.

-- "Akira" en IMDb.
-- "Akira" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

1988. Tokio se ve una linda y bonita ciudad, y de pronto, ¡ups! alguien deja la llave de la energía abierta, la ciudad se inunda de una bonita burbuja blanca, y toda ella es arrasada hasta los cimientos. 2019. Neo Tokio es una ciudad azotada por las pandillas, la criminalidad, etcétera. La pandilla de Kaneda se ve metida en un lío con otra pandilla, nada del otro jueves, pero todo acaba cuando uno de sus pandilleros, Tetsuo, es secuestrado en helicóptero por un misterioso grupo de agentes. Kaneda empieza entonces a moverse para rescatar a Tetsuo, porque aunque era el imbécil del grupo, sigue siendo SU imbécil, así es que lo traerá de regreso a cómo dé lugar. Pero Tetsuo tiene otros planes. En medio de todo esto, y por un, ejem, infinitesimal error de cálculo por parte de un científico, Tetsuo descubre que puede desarrollar superpoderes. Ahora, Tetsuo no le debe nada a Kaneda, no se dejará rescatar, y en verdad, se va a vengar de todo el mundo que lo humilló y despreció. La única posibilidad para detener a Tetsuo es desatar a alguien que podría ser incluso peor: el misterioso Akira, oculto en alguna parte, y muy esperado tanto por el Gobierno como por grupos fanáticos fundamentalistas que están llamándolo como al mesías... Pero, ¿qué relación tienen Akira y el Gobierno con el "accidente" que destruyó a Tokio, 31 años antes...?

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

La década de los '80s vio el desarrollo ultraacelerado de las computadoras, que dejaron de ser artefactos empotrados en las paredes, funcionando con aparatosas cintas magnéticas, para invadir los escritorios y mobiliario de todo el mundo. La respuesta fue el cyberpunk, género literario que versa sobre la deshumanización del hombre, la desintegración de la sociedad occidental, la maquinización del cuerpo humano, etcétera, y que tiene ejemplos canónicos en "Blade Runner", "Terminator", "El hombre del jardín", "Mátrix", "El quinto elemento", y un largo (y no pocas veces fastidioso) etcétera. Por supuesto que los japoneses se plegaron a la moda, y lanzaron unas cuantas ("Akira", "Tetsuo", "Evangelion", etcétera). "Akira" es considerado un clásico dentro del cyberpunk, aunque en estricto rigor, de cyberpunk tiene apenas algo más que la pura fachada, porque primero poco a poco, y descaradamente en la segunda mitad, deviene en misticismo Dragonball's style, pero en fin...

¿POR QUÉ VERLA?

-- Por su condición de clásico, en primer lugar. "Akira" presenta una de las visiones más perfectas y acabadas de lo que se supone es el universo cyberpunk, incluyendo pandillas y tribus callejeras, gobiernos desmoronándose, experimentos científicos con la esencia de la carne humana, etcétera. Esta iconografía canónica la hace única en su tipo.

-- El trabajo de animación. Desluce un tanto en la actualidad, considerando que para su tiempo el nivel de detalle era revolucionario, pero aún así, la animación se ve fluida y no encorsetada. Es decir, no tratan de recurrir al sucio truco japonés de ahorrarse horas/hombre de dibujantes esclavos, montando largas y detenidas secuencias con un mismo cuadrito prologándose varios segundos cada vez. Acá, cada fotograma es como la vida: único, original e irrepetible.

-- Los personajes. En general no se puede hablar de buenos y malos: simplemente son distintos protagonistas que se mueven por algo más que el bien y el mal, que no terminan de alinearse a un lado u otro de la refriega, y que tratan de hacer por lo general, lo mejor posible, con lo que tienen. Y eso incluye tanto a Tetsuo, el villano oficial, pero que se nos presenta como un resentido bien explicado, a sus amiguetes, a los funcionarios del Gobierno, etcétera.

-- La mala leche. Esta película presenta algunos guiños y críticas entre líneas que están entre lo más venenoso que se podría encontrar en materia de dibus animados. El retrato del gobierno como una panda de ineficientes salvaculopropios, y de los militares que resuelven los problemas con el método "hipopótamo en cristalería" es directo a la vena. Y Tetsuo, cuando se vuelve oficialmente un superpoderoso y empieza a hacer gala de sus superpoderes aniquilando cuanta cosa se le pone a su alcance, se pone una capita roja muy reminiscente de aquella que usa cierto superhéroe "metropolitano" yanki, para "salvar" a la Humanidad... Y es impagable la escena en la que los fanáticos de la religión de Akira confunden a Tetsuo con su mesías largamente esperado, como los cristianos al Anticristo en el Apocalipsis, y por ende, sufrirán las consecuencias, y eso bien duro...

-- Respecto del ritmo, pues bien... ¿qué decir...? La primera mitad de la película es trepidante, eso sin lugar a dudas. La segunda, en cambio, degenera en el Síndrome Caballeros del Zodíaco, con una pelea interminable y con muchos efectos visuales gratuitos para acompañar las machadas sin sentido de Tetsuo.

IDEAL PARA: Ver un clásico cyberpunk (en particular la primera mitad).

6 comentarios:

ayaxsoul dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, la primera mitad de la pelicula es muy buena, bastante detallada, creible, inmersible y entretenida, pero la segunda parte es un poco decepcionante ya que echa por la borda todo lo que se tardo la primera parte en construir y al final nos vende una de metafisica y de existencialismo que de verdad no cuaja, mismo sindrome del cual adolece el manga por cierto, pero bueno... ojala yo tuviera un gramo de la imaginación de Otomo... jejeje

General Gato dijo...

Para ser sincero, el manga original no lo he leído ni tengo planes de hacerlo durante la próxima década (¿2000 páginas? ¡Ni de joda!), por lo que sólo puedo hablar con propiedad de la peli. A mí me pasó que la primera mitad me tenía enganchadísimo, pero en la segunda mitad yo esperaba que acabara en cualquier minuto con un buen estallido final... y no acababa nunca... y no acababa nunca... y no acababa nunca... y creo que al final no tenían muy claro de cómo acabarla tampoco (lógico, si se considera que el manga todavía estaba en publicación cuando salió la peli, y hubo que inventarse por lo tanto un final a toda prisa). Pero eso sí, Otomo se mandó una buena acá (trató de repetir el chiste con "Steamboy", a mi gusto con resultados inferiores, o al menos no tan rompedores).

Por cierto, cada vez que hay ruido de sables sobre una eventual adaptación live-action en Hollywood, como que se me erizan un poquito los pelos. Tengo el presentimiento de que van a hacer un espectáculo de FXs estándar y que se van a pasar todas las subtramas y la relación entre los protagonistas por... bueno... por los conductos de siempre, ya sabemos.

Secutor dijo...

juuuuaaaaaa!!!! y qué querían? un final para esta joya? Otomo no había terminado el manga, cuando hizo la peli, incluso el manga se terminó tres o cuatro años más tarde. Lean el manga, son seis brutales tomos muy dificiles de meter en una peli

General Gato dijo...

De acuerdo en que no tener el final del material de base hacía difícil darle un buen acabado al guión, pero es que bueno, eso tampoco es excusa. Después de todo, si cualquier problema con la peli debe resolverse con "lean el material de base y entonces entenderán que" patatín patatán, entonces para qué demonios me quiero ver la peli en primer lugar (lo que podríamos llamar el Síndrome Harry Potter). Creo yo que la peli debería ser redonda en sí misma con independencia del material en que se basa, salvo que desde el comienzo haya sido planificada como parte de algo mayor (que no creo sea la idea, tampoco). Y no sólo respecto de la novela o comic de base, sino incluso de otras pelis de la misma franquicia (el síndrome Harry Potter 7 Partes 1 y 2 o Piratas del Caribe 2 y 3, que en el fondo son una sola peli repartida en dos únicamente por la desvergüenza de los productores, y cuya primera entrega deja la historia trunca a propósito para que tengamos que bancarnos la segunda).

ayaxsoul dijo...

Me lei los 6 tomos, y es una obra abominablemente buena, una de esas historias mas grande que la vida misma, nadie discute su valor como obra de culto, pero soy de los que creen que al autor lo abruma un poco su obra al momento de cerrarla. no se cuestion de opiniones

General Gato dijo...

Como decía, la obra original no la he leído, así es que no opino al respecto. Algo debe tener si todo el mundo la alaba, pero la peli... el final de la peli...

Seguidores