11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

domingo, 9 de junio de 2013

"Invasores" (2007).


-- "The Invasion". Estados Unidos / Australia. Año 2007.
-- Dirección: Oliver Hirschbiegel, con metraje adicional de James McTeigue.
-- Actuación: Nicole Kidman, Daniel Craig, Jeremy Northam, Jackson Bond, Jeffrey Wright, Veronica Cartwright, Josef Sommer, Celia Weston, Roger Rees, Eric Benjamin, Susan Floyd, Stephanie Berry, Alexis Raben, Adam LeFevre, Joanna Merlin.
-- Guión: David Kajganich, basado en la novela de Jack Finney.
-- Banda Sonora: John Ottman.

-- "Invasores" en IMDb.
-- "Invasores" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

¡Rejodediós la que se viene, el transbordadoh espaciá se está haciendo peazo contra la atmósfera...! Los noticiarios de todo el mundo muestran la catástrofe, que para eso es buena la carrera espacial, y de los pañales desechables y los lentes polarizados que todo el mundo usa y de ahí vienen, nadie se acuerda. En fin, el caso es que las piecitas NASA property aparecen regaditas por toda la Costa Este, pero eso sí, yanketas muy respetuosas, no se pasan ni a Canadá ni a Cuba, que nada como ser enterradas en casita amén. Y al poco tiempo, empiezan a pasar cosas raras. Como por ejemplo, una psiquiatra que recibe una paciente que dice que su marido, bueno... no es su marido. Pero cómo, señora... no, es que parece que es un suplantador, porque no se comporta como él, es como si no tuviera emociones... La psiquiatra le mete medicación antipsicótica, porque ya sabes, en una de alienígenos sueltos no le crees a los loquitos que dicen la verdad por mucho que digan la verdad, y ahí tienen a Fox Mulder buscando LA prueba durante sepetecientas temporadas. Pero cada vez más gente empieza a tener esos extraños síntomas psicóticos. Y peor aún, por un accidente del destino cae en sus manos una muestra de ALGO. El médico que es su mejor amigo, y que pone su mejor cara de "es lo que hay" mientras hace estoicos esfuerzos por meterse en las bragas de la chica, recibe la famosa muestra, y al principio piensa que es una broma de Halloween, para después descubrir que es una especie de tejido muy rara que... bueno, ya saben el resto, se los resumo: son invasores extraterrestres apoderándose de cuerpos humanos e iniciando la invasión alienígena a gran escala, etcétera. Pura serie B cincuentera trasladada a los 2000s. Literalmente: es un remake. La cuarta versión oficial canónica consagrada y santificada del mismo cuento, por más señas, que adaptaciones y remakes bastardos de menor enjundia hay otra cantidad, claro.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Cada una de las versiones coincidió con un momento especial en la Historia. "Muertos vivos" de 1956 (horroroso título con el que se tradujo la peli "The Invasion of the Body Snatchers" en Argentina) fue rodada cuando ya estaba cediendo la paranoia macartista, pero se agudizaba la tensión internacional que remataría a la vuelta de algunos años en la Crisis de los Misiles. "Los usurpadores de cuerpos" de 1978 coincidió con las crecientes tensiones internacionales que desembocarían en la macabra Era Reagan. "Usurpadores de cuerpos" de 1993, por su parte, sería algo así como el reflejo oscuro de lo que la corrección política de los '90s trataba de barrer bajo la alfombra (cayó el Muro de Berlín, es el fin de la Hist... ¡es el Fin de la Historia dije, es el Fin de la Historia porque YO DIGO que es el Fin de la Historia, joer!). E "Invasores" viene precisamente cuando todo el mundo civilizado (o sea, no Texas ni Kansas) lamentaban y se vestían de luto porque George W. Bush tenía cuatro años más para seguir dándole la puñeta a Irak, que le preguntaban a Alá qué habían hecho para merecer eso. Y es que esta historia es de las simples, pero que por la misma sencillez de la premisa, permite adaptarse a cualquier situación en la que arrecia la paranoia. Tienes tu vida cotidiana, tranquila y normal, y de pronto, tus vecinos y conocidos empiezan a volverse gente extraña, ya no sabes en qué confiar... y claro, estas pelis ayudan a obrar como catarsis porque en ellas los extraños que no son como tú aparecen como alienígenas malvados a los que puedes combatir sin sentirte culpable de estarle haciendo daño a los seres humanos (si fueran humanos de verdad, las implicancias morales serían un poco más complejas). O cómo tomar las opiniones ajenas y pasárselas por la reverenda raya posterior porque, después de todo, "no son de los nuestros". Ayude a combatir el Fascismo: colabore con el Fascismo (de signo contrario, nosotros somos "loh buenoh"). Así es fácil, digo yo.

¿POR QUÉ VERLA?

-- ¿Es realmente tan mala esta peli como la pintan? (Las críticas la pusieron de dos vueltas y media, y el público en masa le pegó un hostiazo en la taquilla que la buena estrella de Daniel Craig tuvo que trabajar doble para que en medio del rodaje le dijeran que iba a "Casino Royale", o si no vaya uno a saber qué pasa con él, y en cuanto a la Kidman, pobrecita, así es como anda ahora...). La verdad es que no. Tampoco es una maravilla, eso sí. El problema es que detrás de esta cosa está el productor Joel Silver. Sí, el tipo que produjo "48 horas", "La chica explosiva", "Comando", "Arma mortal", "Depredador", "Duro de matar", "Asesinos", "Mátrix", "En compañía del miedo", "La casa de cera"... ¿alguien piensa que el tipo que produjo pelis de ESE perfil, va a producir una movie que se detenga con detalle y sutileza en los matices filosóficos de la premisa? Si han leído el listado anterior, saben qué esperar de "Invasores": una primera parte en que se construye tensión, y una segunda que se resuelve todo no diré a tiro limpio (al menos tienen ese buen gusto), pero sí con acción explosiva a raudales, cargándose de paso todo lo que de profundo podía tener el planteamiento de la peli. Con decir que no le gustó el resultado final, y mandó a otro director mercenario a rodar nuevas escenas, sobre algunos cambios en el guión introducidos por los Hermanos Wachowski (sí, los tipos tras "Mátrix", "V de Venganza", "Meteoro" y "Cloud Atlas"), está todo dicho. Y aunque no lo crean, medio malherida y aporreada en el suelo mientras le gritan a la cara "¡¡¡CÓMO TE ATREVES A SER INTELIGENTE, MALDITA PERRA!!! ¿¿¿ACASO NO SABES QUE ERES SÓLO UN PRODUCTO PALOMITERO, HIJA DE...???", esta peli igual se defiende. El director por más señas (bueno, el que lo era hasta que lo reemplazaron por ser demasiado cerebral) era el alemán Oliver Hirschbiegel, quien anota en su currículum dos sendas joyitas del cine de "exploración de los resortes del totalitarismo" que son "El experimento" y "La caída" (sí, la de los últimos días de Hitler que levantó polvareda porque Adolf no aparecía disfrazado de rojo con cuernos y cola, como debe aparecer en toda peli según manda Dios). Y en la peli se nota en algunos apuntes por aquí y por allá, alguna escena rara, algún diálogo aislado, que mete el dedo en la llaga de manera punzante dentro del problema capital del asunto: los alienígenas son iguales que los seres humanos, pero sin emociones, y gracias a ello, el mundo se transforma en un lugar mejor para vivir (empieza el combate contra el hambre y la pobreza, se alcanzan acuerdos internacionales para acabar con las principales tensiones geopolíticas mundiales). Las emociones son lo que nos hace humanos, pero la parte negra del asunto son las emociones negativas, que nos llevan a despreciar a nuestro semejante y a hacerle la guerra. Pero dicho mundo ideal importa un sacrificio: debes renunciar a tu individualidad y pasar a integrar un colectivo. Para la prota, eso se plantea de manera muy directa: en un minuto de la trama, el colectivo exige (por motivos muy razonables, por lo demás, y es que se trata del bien superior a fin de cuentas) el sacrificio de su hijo, a lo que ella, con una actitud muy emocional y humana, se niega. Claro, ella es la buena, así es que nadie va a discutirle su opción, salvo algunos brechtianos de pro como vuestro seguro servidor el General Gato, quien todavía sigue rumiando la cuestión entre oreja y oreja. (Por desgracia, eso implica que el final de la peli va a ser el manido "madre coraje parte al rescate del niñato insoportable", que tan devastadores efectos tuvo en las tramas de pelis como "Alien 2" o "El día después de mañana"). En ese sentido, aunque irregular (y en su último tramo action-style, un tanto aburridona), la peli se defiende mejor de lo que podría parecer, más que nada porque el director sabe recrear adecuadamente la sensación de paranoia que la trama involucraba (y gracias a que se defendió como pudo, la pobre peli, de los hachazos que su propio papi productor trató de asestarle para que "sea una niña buena" y se deje querer en la taquilla en vez de salir de cascos ligeros y ocurrírsele pensar por su cuenta). O sea, si andas buscando entretenimiento ligero y bien hechito, esta peli cumple con lo suyo. Aunque si lo que buscas es algo con más cuerpo o substancia, ¿puedo recomendarte "Muertos vivos" o "Los usurpadores de cuerpos", mejor...?

-- El elenco está aceptablemente bien. Aunque sin superlativos. Nicole Kidman es en general una buena actriz, y aquí hace una psiquiatra más creíble que su triste Chase Meridian de "Batman eternamente" (bueno, ahí casi todo era triste a pesar del colorinche gay), aunque a ratos se le quede pegados algunos tics de su actuación lisérgica en "Reencarnación" (si no recuerdan esa peli, o mejor aún, no han oído hablar de ella... los envidio). Daniel Craig también se impone en un rol alejado del 007 bruto que nos presentó en su actualmente trilogía Bond ("Casino Royale", "Quantum of Solace", "Skyfall"). A destacar como secundarios los siempre fieles Jeremy Northam como el ex marido de la psiquiatra, y Veronica Cartwright como la dizque-paranoica que al final tenía razón (por Bastet, cómo ha envejecido mal esta mujer, si ni siquiera la reconocí hasta que leí después la lista de créditos). Claro que no puede evitárseles a veces algún detalle fuera de lugar (el típico: se supone que los extraterrestres no tienen emociones, pero en alguna ocasión les brillan los ojitos o hacen una mueca de fastidio), pero no es algo tan grave como esas pelis baratas en donde los extras miran a la cámara o peor.

-- Son inevitables las comparaciones con las antiguas, si después de todo esto es un remake. Y en algunos aspectos (no sólo el presupuesto o los efectos especiales, claro, en donde esta peli gana de cancha aunque sea porque ahora se invierte más dinero y los FXs están más avanzados), la peli resulta una vuelta interesante a las originales. En la versión de 1956 ("Muertos vivos"), los bichos se incubaban en vainas y se apoderaban de las personalidades ajenas fotocopiándolas literalmente por telepatía (aunque la peli no usaba esa palabra, porque es una de Sci-Fi), lo que no queda muy científico que digamos. Acá, en cambio, se trata de un virus que se apodera directamente de las personas (no hay vainas ni duplicados) y recombina su material genético. Se mantiene la premisa del "no dormir", pero ya no porque durante el sueño te leen la mente y te suplantan, sino porque el virus durante el sueño toma el control del cerebro. De esta manera, los mecanismos de propagación son más físicos que en la versión original, lo que la hace quedar más redonda. Claro, esta "fisicización" de la historia redunda en detrimento de la tensión dramática y la paranoia porque todo está más a la vista y por lo tanto se acaba el aura de misterio, pero a cambio la amenaza resulta más creíble y verosímil, lo que no le hace mal tampoco.

-- Como comentaba, esta peli tiene también su veta histórica, reflejando un poco el ánimo yanketa de la Era Bush, con el enemigo allá afuera, y peor aún, que el enemigo puede ser cualquiera de nosotros. Quizás si alguna vez alguien escribe "La Era Bush en 100 filmes", va a tener que referirse a ésta.

IDEAL PARA: Ver la versión cumplidora y no muy exigente del clásico de 1956.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, subtítulos en español].


4 comentarios:

Muñekita Cat dijo...

Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a emitacat@gmail.com

besoss!!
Emilia

Galo Nomez dijo...

Sería un acto de justicia comentar los otros dos filmes que se basan en esta novela de Jak Finney. En especial el de Phillip Kaufmann, que de modo merecido es considerado el mejor de todos. El de Abel Ferrara también requiere su reconocimiento. Por último, hay una película de Robert Rodríguez, "The Faculty", conocida en Chile como "Aulas Peligrosas" que toca de manera tangencial el argumento.

Nicolás Albrieu dijo...

¡No me digas que el mismo tipo produjo "arma mortal" y "Dura de matar"! ¡Tremendo! Dos clasicos noventeros (y duro de matar sigue dando tela para cortar, segun parece). Un visionario el muchacho. Jajaja

Nathalie Lopez dijo...

Yo he visto la película, y no se. La verdad no tengo una opinión. El final me apareció tonto. Yo no se, esperaba mas.

Buena reseña. Y no sabia que era una versión nueva de otra película. Voy a ver si las consigo para verlas. Gracias por la informacion.

Seguidores