jueves, 20 de diciembre de 2007

"Fuerza Delta" (1986).


-- "The Delta Force". Estados Unidos / Israel. Año 1986.
-- Dirección: Menahem Golan.
-- Actuación: Chuck Norris, Lee Marvin, Martin Balsam, Joey Bishop, Robert Forster, Lainie Kazan, George Kennedy, Hanna Schygulla, Susan Strasberg, Bo Svenson, Robert Vaughn, Shelley Winters, William Wallace, Charles Grant, Steve James, Kim Delaney.
-- Guión: James Bruner y Menahem Golan.
-- Banda Sonora: Alan Silvestri.

-- "Fuerza Delta" en IMDb.
-- "Fuerza Delta" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

LUGAR NOSÉCÓMO, AÑO 1980, NOSÉCUÁNTAS MILLAS AL SUR DE TEHERÁN (es de esas pelis con subtítulos en letras militares con tipografía "Los magníficos", que te informan cada cinco segundos sobre la latitud, la longitud, el día calendario con su correspondiente día de semana, y la hora con aproximación de un cuarto). Un helicóptero revienta. Los boys del ejército yanki evacúan. ¿Y el piloto del helicóptero? ¡Se achicharrará, señores, y nadie puede rescatarlo! Pero, ¡ah, no se preocupen! Ahí está nuestro buen y viejo Chuck, listo para salvar el día. Esta vez, Chuck Norris (no tiene caso aprenderse el nombre del personaje, Chuck siempre interpreta a un solo personaje, a Chuck) se mete al dichoso helicóptero y saca a su camarada, porque en las pelis de Chuck, nadie se queda atrás. A pesar de todo, Chuck está fastidiado, porque la operación habría sido un éxito, de no ser porque esos señores políticos se metieron a hacer lo suyo, y Chuck está visiblemente cabroneado de que no dejen a los boys hacer lo que mejor saben hacer. Así es que se sale de la Fuerza Delta. Pasa el tiempo. Estamos a 1985. Aprovechando que el gran Chuck Norris está retirado, los terroristas levantan cabeza otra vez; los joputas, musulmanes para no romper el lugar común, se roban un avión repleto de pasajeros y en vez de dejarlo seguir a Roma, no vaya a ser que se hagan cristianos, ordenan su desvío a Beirut. El viejo jefe de Chuck (Lee Marvin, qué se creen, ¿quién otro podría tratar de mandar por sobre Chuck?) reune a la Fuerza Delta y se prepara para imponer el orden y la legalidad otra vez en el Medio Oriente, pero esperan cinco minutitos, por si acaso... ¿Qué demonios esperan?, espeta un suche. En ese minuto llega la respuesta: llamado una vez más por las fuerzas de la democracia, Chuck llega andando en moto para encajarle sopa de nudillos a las mandíbulas terroristas. No haremos la clásica y melodramática pregunta de rigor de tipo ¿conseguirá Chuck Norris vencer a los terroristas?, porque... ¡¡¡ES CHUCK NORRIS!!! ¡¡¡CHUCK, CARAJO!!! ¿¿¿CÓMO TE ATREVES A DUDAR DE LOS PODERES ANTITERRORISTAS DE CHUCK???

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

En aquellos lejanos '80s en que Rocky Balboa metía puños al comunismo, podías escuchar los bramidos de las manadas de telepredicadores, y "The Final Countdown" de Europe era el non plus ultra del satanismo, emergió el legítimo duro americano yanki: Chuck Norris. Repasemos. Arnold Schwarzennegger era el duro con estilo, Sylvester Stallone era el duro con pretensiones, Bruce Willis era el duro reluctante, y Chuck... Chuck era el duro sin calificativos, caramba. Chuck Norris es la figura más emblemática de los filmes de la Cannon, pelis de bajo presupuesto centradas fundamentalmente en la acción (aunque no se crean, llegaron a distribuir pelis de pretensiones artísticas también), y en la acción porque el presupuesto no daba para más. Los productores de la Cannon eran Menahem Golan (sí, has visto ese nombre antes, es el que dirige esta peli) y Yoram Globus, dos judíos radicados en Estados Unidos que opinaban sobre el País de las Barras y Estrellas que era lo mejor podía pasarle a este puto mundo, y por ende, hacían pelis agresivamente sionistas/republicanas. Parida el mismo año que otro clásico del género "the american way is the only way" como lo es "Aguilas de acero", pero con menos presupuesto y tomándose mucho más en serio, "Fuerza Delta" es el más fiel reflejo de la filosofía Cannon: los judíos y los americanos son buenos porque sí, los musulmanes son malos porque sí, y el duro de turno se encargará de demostrarlo.

¿POR QUÉ VERLA?

-- La verdad, esta película es desarmante. En estricto rigor, debería haber sido el clásico producto de guión lineal, estilo "el duro se estrena en acción, luego aparecen los malos haciendo joputás, luego el duro reaparece, luego los malos dan un contragolpe, luego el duro hace lo suyo y FIN". Y sí, el guión cumple a rajatabla con todas esas etapas. Y sin embargo, es notorio el afán de crear una peli de cierta suntuosidad. Cómo demonios pretenden conseguir eso con el vuelto del pan, no lo sé. Pero lo pretenden. Vean el elenco, si no. Frente a Chuck Norris tenemos a otro duro quintaesencial, como lo es nada menos que el gran Lee Marvin, héroe de los Western de antaño; por cierto, este fue el último rol de Marvin en el cine, snif... En los secundarios tenemos a George Kennedy como un sacerdote de pro, haciendo su especialidad, o sea, merendándose a la plancha a todo el resto del elenco; ni qué decir, este George Kennedy en los '70s fue el infatigable Patroni de "Aeropuerto" y secuelas, el dirígelotodo que le daba réplica al héroe Charlton Heston, y en los '80s y tempranos '90s fue el jefe de Frank Drebin en la ultraclásica "¿Y dónde está el policía?" y secuelas. O sea, tenemos a un antiguo prota de las clásicas Aeropuerto (las cuatro canónicas, las de los Estudios Universal, no sus exploits serie B), como pasajero de un avión tomado como rehén, más llamativo imposible el réclame, oiga... Y tenemos también a Shelley Winters, que se paseó por "La noche del cazador", "El diario de Ana Frank", "Lolita", "La más grande historia jamás contada", "La aventura del Poseidón"... además de ser la villana invitada Ma Parker en la mítica "Batman" de los '60s. Y el general mandamás es nada menos que el venerable Robert Vaughn, el clásico agente de CIPOL (UNCLE, en el original inglés). Un elenco de peso para tratarse de un simple serie B. (Digamos de paso que aparece una jovencita Kim Delaney en un rol ultrasecundario como monja, años antes de ser la prota de "Policía de Nueva York" y otros productos televisivos). Además, el formato de inicio (pasajeros presentándose antes de subir al avión, y que los terroristas hagan lo suyo) también responde al modelo no de las pelis de acción, sino de las de catástrofe setenteras. En puridad, salvo por la secuencia de créditos, no vemos a Chuck en real acción sino hasta la mitad de la peli. Lo dicho: esta peli es desconcertante.

-- Esta peli, así como otros subproductos de la Cannon, muestra de la manera más agresiva posible, aquella ideología fascistoide que en pelis como "Aguilas de acero" o "El último guerrero espacial" también estaba presente, pero con mayor gracia, incluso con elegancia. La primera mitad de la peli se reforcila mostrando cuán malvados son los terroristas musulmanes, para que podamos odiarlos a gusto, pero es que ni siquiera los detestas, de tan estereotipadamente malvados que son (de todas maneras, prefieren la violencia sicológica por sobre la física). Así, cuando en la segunda mitad veamos a Chuck Norris haciendo lo suyo, o sea, cepillarse a los enemigos de la democracia, podremos estar de todo corazón con el héroe. O eso se supone. La definición de "el lado bueno" en la peli es clara: Estados Unidos e Israel, hermanados contra los malvados musulmanes que están ahí para putear a ambos, así, porque sí, porque son musulmanes, joer, y como infrahumanos que son, odian todo lo que es bueno, noble, decente y democrático en este mundo.

-- Es una de Chuck Norris. La ideología fascistoide de sus pelis le dio un cierto público en los '80s, y ya hay voces reivindicando sus pelis como pequeñas perlas de acción. Bueh, considerando que la carrera de Norris corrió íntegra al alero de la Cannon, no es que podamos esperar mucho de ellas. Chuck Norris fue siempre el hermanito menor de los auténticos grandes de la acción ochentera, y eso se nota. Al César lo que es el César... y al monaguillo lo que es del monaguillo.

-- Un plus que tiene esta peli, es que cuando empiezan las balas, vemos terroristas muertos sin ceremonia. En aquellos años, si querías filmar carnaza, la filmabas y sanseacabó. Nada de mierda Nü Metal estilizada para bajarle la calificación del público e infiltrarse entre los adolescentes. Si tienes que mostrar a un pobre diablo haciendo el parkinson gracias a una metralleta disparándole a 30 centímetros del torso, pues lo muestras y punto. Por desgracia, ya no las hacen así...

IDEAL PARA: Amantes de la casquería fascistoide ochentera.

No hay comentarios.:

Seguidores