miércoles, 14 de febrero de 2007

"La chica de al lado" (2004).


-- "The Girl Next Door" (título original en inglés), "La vecina de al lado" (título en España). Estados Unidos. Año 2004.
-- Dirección: Luke Greenfield.
-- Actuación: Emile Hirsch, Elisha Cuthbert, Timothy Olyphant, James Remar, Chris Marquette, Paul Dano, Timothy Bottoms, Donna Bullock, Amanda Swisten, Sung Hi Lee.
-- Guión: Stuart Blumberg, David Wagner y Brent Goldberg, basados en una historia de los dos primeros.
-- Banda Sonora: Paul Haslinger.

-- "La chica de al lado" en IMDb.
-- "La chica de al lado" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Matthew es el clásico joven empollón de comedia adolescente yanki. O casi. No es exactamente un perdedor, pero anda por ahí, porque está metido en la dirección estudiantil y cosas así. Es un buen chico, pero sin el toque redentor que otras películas adolescentes asignan a sus protas losers, como por ejemplo ser fanático de los cómics, de las series de culto o de Cine 9009. Hasta que por coincidencias de la vida, cuando está a punto de graduarse y lucha con uñas y dientes contra otros estirados con una beca para ir a la Gran U, llega una vecinita nada más mona a la casa vecina. Como ella viene en el estupendo empaque corpóreo de Elisha Cuthbert, la sabrosísima chica métomenlíos de "24", Matt no se resiste a dar una miradita. La chica, que es rubia, pero no tonta, se da cuenta, y empieza una relación peculiar con Matt. Todo marcha bien, ella tiene paciencia hasta los santos huevos (o melones, en su caso) de la inepcia sentimental del pobre joven, habrá romance seguro, etcétera, cuando de pronto, Matt descubre que ella es una, ¡ups!, actriz porno. Trata torpemente de agarrársela como a perra en celo, en vez de tratarla como una mujer con sentimientos y etcétera, y en consecuencia, ella se cabronea visiblemente y decide mandarse cambiar. ¿A dónde? Hay que ser, por lo demás, porque se devuelve hacia donde estaba escapando. Y el joven, pues bien, descubre al hombre debajo del empollón, y con su par bien puesto y una inyección de testosterona adicional, parte al rescate. O ella intenta rescatarlo a él. Algo así. La de líos que se producen después, mejor no adelantarlos.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Esta es una película "rara". Desde el 2000 en adelante, y desde un poco antes, la comedia para adolescentes estaba volviéndose cada vez más anémica. O sea, mucha actriz sugiriendo con poca ropa, pero cero desnudos, y menos material sexual comprometedor. Las actrices ascendentes (léase Jessica Alba, Jessica Biel, Lindsay Lohan, Hillary Duff, y un largo etcétera) están cada vez menos dispuestas a sacarse la ropa. En consecuencia, las comedias adolescentes, y no tanto, se están volviendo cada vez más estúpidas, y cada vez que uno dice "no va más", viene una nueva y sorprende con el nivel de memez que derrama. Por eso, "La chica de al lado" es... pues bien... Seguimos sin ver desnudos, pero mezcla dos ingredientes que supuestamente, según el cine yanki, no deberían mezclarse, cuales son la vida del estudiante de educación secundaria, y el submundo de la pornografía. Hay que tener valor.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Elisha Cuthbert. Si se fijan bien, en la película no vemos ningún desnudo ni aparición pornográfica de ella, y aún así, aparece tan sexy y radiante que es bueno verla con una polera impermeable, por aquello de las babas. A cambio, hay un desnudo fugaz de Sung Hi Lee, y algún beso lésbico de fondo.

-- La historia puede parecer un poco tópica (chico loser que encuentra a chica que le cambia la vida), e incluso recuerda a muchas de esas comedias baratas adolescentes de los '80s, pero a mitad de camino la cosa se espesa y vira con fuerza hacia el drama. No hacia el lagrimón fácil, sino hacia esa esencia más espesa que es el querer estar ahí y no poder. Vamos, es la vieja historia del descenso a los infiernos en busca de la amada, tema que ha sido tomado por filmes tan disímiles como "Orfeo negro" o "Más allá de los sueños", por mencionar dos bien distintos, y que aquí vuelve a ser abordado de una manera correctísima, sin abandonar un tratamiento de comedia seria, pero tampoco sin trivializarlo hasta la idiocia.

-- Las actuaciones en general son de buen nivel. Los papeles son un tanto estereotipados, pero quienes los interpretan lo hacen con cierta convicción, así es que le infunden vida más allá del lugar común.

IDEAL PARA: Ver una versión "early XXIth century" sobre el tema del descenso al infierno.

No hay comentarios.:

Seguidores