11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

domingo, 9 de diciembre de 2012

"Argo" (2012).


-- "Argo". Estados Unidos. Año 2012.
-- Dirección: Ben Affleck.
-- Actuación: Ben Affleck, Bryan Cranston, Alan Arkin, John Goodman, Tate Donovan, Clea DuVall, Christopher Denham, Scoot McNairy, Kerry Bishé, Rory Cochrane, Victor Garber, Kyle Chandler, Chris Messina, Željko Ivanek, Titus Welliver, Bob Gunton, Philip Baker Hall, Richard Kind, Michael Parks, Tom Lenk, Christopher Stanley, Taylor Schilling, Ashley Wood, Sheila Vand, Devansh Mehta, Omid Abtahi, Karina Logue, Adrienne Barbeau, Fouad Hajji.
-- Guión: Chris Terrio, basado en el artículo de Joshuah Bearman.
-- Banda Sonora: Alexandre Desplat.

-- "Argo" en IMDb.
-- "Argo" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Irán. Un país sistemáticamente jodido por Estados Unidos, que ha derrocado al simpático líder Mosaddeq por atreverse a... ¡blasfemia! ...querer nacionalizar el petróleo iraní explotado por los británicos porque... ¡¡¡ANATEMA!!! ...ese dinerillo podría ser mejor invertido en Irán que llevado a los bancos londinenses. Y Occidente deja entonces a cargo al Shah. Pero estos tercermundistas de mierda siempre queriendo mandarse a sí mismos, es que no se les puede dejar solos a los condenados, fíjense ustedes que prefieren el turbante del Profeta al terno del Presidente y se entregan en pacto demoníaco al... ¡Ayatollah Khomeini! ¡¡¡EL ENEMIGO FAVORITO DE TODA PELI OCHENTERA!!! ¿Y qué hacen? Pues que van y tratan de protestar en la Embajada de Estados Unidos. La turba se exalta, y uno de los soldados tiene la idea más brillante de todas: ¡salir a dialogar y convencerlos de que están mal, de que deben respetar al país que los ha estado expoliando, de que dispersen y vayan a casa! (Por eso no hay que dejar que los soldados piensen. O que dirijan países, ya puestos). Sucede lo inevitable: aprovechando la puerta abierta, los insurgentes se cuelan en masa y se toman la embajada. El caso es que seis de ellos consiguen arreglárselas para fugarse por pies, y tras vagar por aquí y por allá, terminan metidos en la Embajada de Canadá. Clandestinos, claro, porque si Irán se entera, ya sabemos que los iraníes son mala clase y podrían hacer cosas como violar la inmunidad diplomática de la embajada y tal, que para eso son... ¡¡¡IRANÍES!!! Mientras el Gobierno de Estados Unidos tiene la escoba tratando de rescatar a los rehenes de la Embajada de Estados Unidos, una rama de la CIA está viendo el caso de los otros seis. Su gran plan es por supuesto darles bicicletas para que salgan pedaleando de Teherán, crucen los Montes Zagros y alcancen la frontera turca en pleno invierno (por eso no hay que dejar que los espías piensen. O que dirijan países, ya puestos). Colocados en la situación, entra en escena nuestro prota, que es muy bacán porque desmonta todos los planes de los otros sin sugerir uno propio, vaya desgraciao ladilla. Hasta que de pronto habla por teléfono con su hijo (porque, como bien sabemos, esto es una peli yanki, y en ellas siempre el héroe tiene que ser separado y la madre quedarse con el hijo, porque o si no, qué impacto dramático, ¿no?) y cuando le pregunta por ese ruido de fondo, el chico le dice que está viendo una de las titantas del Planeta de los Simios en TV. Y entonces a nuestro héroe se le ocurre: ¡las pelis de SF siempre necesitan lugares exóticos para rodar! ¡Luego enviamos a alguien de la CIA a darles chapas falsas a los seis, para hacerlos pasar por el equipo de producción de una peli de SF! Porque los iraníes no van a sospechar de un equipo de producción que prefiere rodar en un país reputado por su mortífero trato a los extranjeros en vez de, digamos, Tunicia en donde se rodó la de Star Wars, ¿verdad? Implementar el plan es fácil, claro, sólo requiere levantar un estudio de producción, comprar un guión, inventarse una peli, obtener la publicidad, entrenar a los seis para que hablen de cine, y listo. Pan comido para la CIA. 007 se jode mucho más para obtener los mismos resultados (bueno, 007 por otra parte también jode más, supongo que eso justifica las preocupaciones, ¿no?).

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Quién te ha visto y quién te ve. Hubo una época en que Ben Affleck era el contribuyente con menos letras a ese acrónimo que era Bennifer (¿en dónde estará Jennifer Lopez ahora, a propósito? ¡Extrañamos sus comedias mugrosas quiero-ser-Julia-Roberts!). Ben Affleck fue también "Daredevil", ¿recuerdan? En esa época era el galán de "Pearl Harbour" (no un gran crédito) y el de "Armagedón" (tampoco un gran crédito, vaya). E incluso antes que eso... ¡¡¡YA TENÍA UN JODIDO GLOBO DE ORO Y UN JODIDO OSCAR EN LA REPISA!!! (al Mejor Guión, por "En busca del destino"). Y antes de eso... ¡¡¡FUE SMITH-BOY!!! Sí, leñe, que actuó en "Ratas de mall" y "La otra cara del amor"... Por alguna razón, este extraño personaje decidió que era hora de bajarle el perfil a los reflectores, actuar en proyectos más de qualité ("Hollywoodland") y dirigir "Desapareció una noche" y "Atracción peligrosa". "Argo" vendría a ser aquí la joyita de la corona, su proyecto mascota para ganarse de una vez por todas la buena voluntad de todos los cinéfilos del mundo. Porque no hay nada que cante más "¡quiero mi reconocimiento!" que una peli sobre una estrafalaria operación de la CIA para rescatar a rehenes bajo la fachada de una peli de ciencia ficción estilo "La guerra de las galaxias" filmada en Tunicia, y seguir enseñándoles de paso a los condenados iraníes quienes son el puto amo en el cotarro de este planeta. [UPGRADE 02-III-2013: Y obtuvo su reconocimiento. Y un rastrillo para ir recogiendo la ristra de premios que le arrojaron por el camino, Oscar a la Mejor Peli incluido].

¿POR QUÉ VERLA?

-- Estamos frente a la clásica peli destinada a conformar y confortar a la audiencia liberal de Hollywood. Esa que le gusta ir de progretas por la vida pero no se quema demasiado por la vida de los otros, en particular cuando esos otros son los condenados de la tierra. En ese sentido, la peli hace bastante hincapié al inicio acerca de que la rebelión islámica de 1979 en Irán fue producto de la enorme inquina que EEUU y la CIA se estaban ganando en dicho territorio: hasta ahí bien. Luego vamos al operativo mismo, y de pronto tenemos un thriller estilo Hollywood, con el personaje del bueno muy bien perfilado en su vida personal y ética de trabajo, tratando de sacar adelante una misión imposible en territorio enemigo contra un enemigo invisible y sin rostro (porque si fuera visible y con rostro, y además tuviera, digamos, no sé... motivaciones... se corre el riesgo de que la audiencia termine por empatizar con él, ¿no?), enemigo sin rostro al que al final no van a matar porque está basado en hechos históricos, pero sí que van a dejar como tontos. No diré si esto es un por qué verla o por qué no verla, ya que se trata del problema del vaso a medias: si lo ves medio lleno estarás feliz de que una peli de Hollywood se aparte de la patriotería rampante y ponga la política exterior de Estados Unidos sobre el candelero, algo que todo el mundo sabe excepto Hollywood por supuesto, mientras que si lo ves medio vacío tenderás a considerarlo como una maniobra hipócrita para tranquilizar conciencias, porque todos sabemos que el militarismo Michael Bay no consigue respetabilidad intelectual entre los críticos de Hollywood o la Academia. Usted, mi estimado lector, tendrá que decidir por sí mismo.

-- ¿La peli misma? Muy bien realizada. El guión es estupendo, las escenas muy bien hilvanadas, y con un final de vértigo. Hollywoodense sí, con carrera en el aeropuerto incluida, porque qué clase de thriller de Hollywood no tiene escena de acción rampante al final. Pero no hay escenas de acción pura y dura, todo el suspenso de la peli se basa en la tensión de una operación encubierta cuya cubierta puede saltar por los aires ante el menor descuido, y en eso la peli está muy bien. Las actuaciones son bastante solventes, aunque los que se roban claramente la peli son Alan Arkin como el productor de la (falsa) peli y John Goodman como director de la (falsa) peli: ambos tienen los mejores diálogos, son los chicos más listos de barrio, y además son los peazo actores que son. ¿Ben Affleck? Está bien, aunque no le ayuda que su personaje sea tan tópico y por lo tanto no haya mucho espacio para jugar con él. La recreación de época es magnífica, en el punto de equilibrio exacto entre conseguir recrearla de manera adecuada, y no irse de olla tratando de ser más '70s que los '70s. Y Alexandre Desplat nuevamente vuelve a componer una banda sonora discreta-pero-funcional (quizás no es el compositor del que coleccionarás soundtracks, pero si algún día llegara a sacar su propio greatest hits...).

-- Uno de los aspectos más interesantes de la peli es la metarreflexión implícita que hay sobre la relación entre ficción y realidad en el cine. Estamos frente a una peli que es la recreación de un incidente histórico real. Sólo que lo que vemos, no es el incidente histórico propiamente tal, ni siquiera una versión documental, sino una ficcionalización. Dentro de esta ficcionalización tenemos otra ficción, una de ciencia ficción para ser aún más alucinógeno (porque si quieres que algo sea muy ficticio, debes decir que "es de ciencia ficción", claro), pero que de manera insidiosa también tiene sus conexiones con la realidad. La gran escena aquí es en el aeropuerto, al final (((SÍ, SPOILER AQUÍ, LEÑE, PERO ES QUE ES INEVITABLE PARA REFERIRSE AL TEMA))). Los iraníes sospechan de que ese equipo de producción en realidad no es muy de producción. Además, los cineastas de Occidente son sospechosos porque venden los valores de Occidente, claro, incluyendo esas depravadas chicas en depravados bikinis en esas depravadas pelis de bichos con monstruos de SciFi, ¿no? Entonces va el equipo productor y, enseñándole el storyboard casi como una especie de comic-book improvisado, les cuentan la trama de la peli: una en donde el héroe vive en un planeta invadido por los extraterrestres, y debe luchar por la libertad. A los iraníes les hace mucha gracia la historia y los sueltan: está implícito dentro de la peli que han cambiado de idea porque se identifican mucho con la peli, ya que ellos mismos son un país invadido por ese planeta de extraterrestres que son Estados Unidos (porque no se puede pretender que ellos son puros y supremos y el Destino Manifiesto y pertenecer al mismo planeta que el resto de nosotros, ¿verdad?). Y por debajo de esa ironía hay enterrada aún otra más: resulta que Hollywood hace pelis para disfrute del grueso público, pero con un enfoque primariamente americano, aunque sea porque Estados Unidos proporciona la mitad de la taquilla mundial, y no es cuestión de enajenárselos a la hora de hacer caja. O sea, ¡una peli de ciencia ficción hecha para que los americanos se evadan con sueños de ser luchadores de la libertad, les gusta a sus enemigos iraníes porque se evaden con sueños de que son luchadores de la libertad! Paso a... ellos y nosotros no somos tan distintos. No es un discurso novedoso, claro, pero esta peli logra transmitirlo con mucha elegancia, pegando de paso otro rapapolvos al doble rasero de Estados Unidos frente al mundo. A su vez, resulta interesante observar que el gran canalizador de todas estas preocupaciones sea un género tan denostado como lo es la ciencia ficción. Muchas veces la ficción de marcianos y platillos voladores ha sido capaz de expresar grandes ideas, justamente por su capacidad de abstracción que le permite pasaportar ideas de contrabando. Lo mismo ocurre con el cine: si alguien dice algo, siempre existe la posibilidad de que sea una fantasía, ¿verdad? Como ocurre con la mismísima "Argo": si alguien la acusara de ser antiamericana, ellos siempre podrían decir que es una recreación histórica, que la historia está sometida siempre a interpretación, blah-blah-blah. Este es quizás el aspecto más interesante de la peli como un todo: ese ejercicio de reflexión sobre qué diablos están rodando los cineastas cuando los cineastas están rodando cine, y sobre los escritores y cineastas de Ciencia Ficción cuando hacen esas bonitas y tontorronas fantasías escapistas. Porque eso es lo que es, ¿verdad? Bonitas y tontorronas fantasías escapistas, ¿verdad?

IDEAL PARA: Ver una interesante recreación histórica sobre un incidente de espionaje, con un montón de subtexto acerca de la naturaleza y de la ideología del cine.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en español, sin subtítulos].

3 comentarios:

Martín dijo...

No voy a comentar sobre la película, mi general, porque no la he visto, aunque me picó el gusanillo con su reseña...
Lo que diré es que la reseña me recordó una comedia de Mel Brooks con los nazis (que vi hace tiempo), cuando tiene que sacar a su grupo de artistas - judíos - en medio de una representación para los propios nazis. Aunque sea comedia, a mí en lo personal me "llevó más" la tensión de si les sale bien o mal el escape, que los giros cómicos en sí (así que no pude disfrutar como correspondía los chistes). No sé si la recuerde, y si Argo supera en ese sentido a la película que le indico.
Por otro lado, parece que el summum de la ciencia ficción como metáfora de la política actual es Battlestar Galactica (la del 2004), donde se tratan temas como la tortura, la paranoia contra los que piensan distinto (o que creen en una religión distinta), qué hacer con los colaboradores del enemigo, etc. Aunque se debe reconocer que sin el trabajo hecho por Babylon 5 (otro "peazo de serie" como diría usted), Galactica no habría pasado de ser un proyecto más.
Saludos.

General Gato dijo...

La comedia ésa de Mel Brooks nunca he tenido ocasión de verla. Por otra parte, Mel Brooks es probablemente más ingenioso que gracioso, así es que más fácil sonreir que reirse a carcajadas con sus pelis.

Babylon 5 es, hasta donde mi memoria alcanza, la primera gran épica de Ciencia Ficción en donde existía una continuidad clara y visible, algo que en nuestros tiempos post-"Lost" es parte del paisaje, pero que en una época de imperio de los capítulos autoconclusivos, de "el pueblo (o el planeta) de la semana" , y del formato impuesto por "El fugitivo" (PJ o grupo de PJs llegan a un pueblo, deshacen un entuerto, dan cuenta de los malos locales, llega su perseguidor y ellos tienen que largarse, y hasta el otro episodio) fue casi revolucionario. Aquí en Chile no la vio nadie, la estrenó MEGA (en ese tiempo Megavisión) la primera temporada, y jamás exhibibieron la continuación, imagino que porque nadie se interesó en seguir viéndola. Una lástima.

Battlestar Galactica era buena, pero su resolución final era una fumada de alucinógenos que ni los jipis con su pipa. Desde entonces nunca he conseguido volver a verla realmente en serio, a sabiendas de en qué (fumada / ida de olla) va a terminar todo.

Mariana Hernández dijo...

Creo que es una de las historias más sorprendentes que he visto porque realmente sucedió, excelente como cuenta la historia Ben Affleck y las actuaciones de Bryan Cranston y Christopher Stanley todos ellos han participado en series y hacen un increíble trabajo.

Seguidores