11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

jueves, 8 de octubre de 2009

"El laberinto del fauno" (2006).


-- "El laberinto del fauno". México / España / Estados Unidos. Año 2006.
-- Dirección: Guillermo del Toro.
-- Actuación: Ivana Baquero, Sergi López, Maribel Verdú, Doug Jones, Ariadna Gil, Álex Angulo, Manolo Solo, César Vea, Roger Casamajor, Ivan Massagué, Gonzalo Uriarte, Eusebio Lázaro, Francisco Vidal, Juanjo Cucalón, Lina Mira.
-- Guión: Guillermo del Toro.
-- Banda Sonora: Javier Navarrete.

-- "El laberinto del fauno" Entrada en IMDb.
-- "El laberinto del fauno" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

España, 1944. Las fuerzas del orden y la ley han conseguido dominar a la Muerte Roja. Sólo unos pocos apestados por el feo virus del Comunismo comeniños siguen en las montañas. Pero un buen capitán de ejército se va a encargar de hacer entrar en cintura a esos desgraciaos que no aprecian a la Ezpaña que ez Una, Santa y Católica, joer... Al reducto en que está el ya referido matamoros, llega una señora con su hijita. Como buena hispanofranquista de pro, la señora es del tipo trabajar de soltera y fungir de dueña de casa de casada, que para eso se ha casao, para tener estabilidad en la vida, no importa que su flamante maridito, como buen acólito del régimen nacionalhispánico, sea un brutillo de lo peor. Con la señora viaja una criatura pequeña (bueno, no tan pequeña, ya adios a la niñez y llegando a la prepubertad...) que aunque está grande para creer y debe madurar y todas esas zarajandas, aún vive en el mundo de la fantasía y los cuentos de hadas. El asunto es que, inmersa en el peculiar submundo del campamento del capitán de la Ezpaña neovertebrada, esta chica da con un peculiar laberinto, en cuyo interior hay quién sabe qué cosas... Mandoneada por su madre y lista para entrar al regimiento de su nuevo papi, la chiquilla aprende que debe ser obediente, pero aún así el destino se superpone, etcétera, y he aquí que aparece un bichillo que la mira y la remira. La chica, que obediente será pero no es de fierro, se le ocurre seguirlo, y el bicho la guía al interior del laberinto. Y allí, ¡sorpresa!, he aquí que le aparece una gran criatura. Un fauno. Y la gran criatura la saluda como la princesa de esto y la princesa de esto otro. La niña chica se queda de una pieza, caray, como se quedarían ustedes mis queridos humanitos si en plena dictadura de George W. Bush apareciera un duende germánico que les dijera que son los príncipes del Reino de Tralalá y cosas así. Pero por supuesto que las cosas nunca son tan fáciles, o si no la peli no duraría dos horas. Porque el fauno la manda a hacer unas tareítas. Unas pruebas. Unas cositas pocas, nada del otro ni que exija demasiada Gramática. O así debería ser. Porque cumplir hasta la tarea más sencilla puede ser un poco difícil, si se es la hijastra de un tipo que, ¡joer!, es que Dios y Ezpaña uníos, Santiago y a ellos, y los faunos no porque fechos son por el demonio, y del demonio digo y zaz que no ze hable máz... Bueno, eso y que se abrió la temporada de caza de comunistas. Ahí es nada.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Alguna vez, Guillermo del Toro dirigió pelis como "Mimic" (sí, la misma que hundió la carrera actoral de Mira Sorvino, por entonces solvente gracias a "Poderosa Afrodita" y "Romy y Michelle"). Pero se repuso. Como buen macho mexicanote. Y se apuntó éxitos sucesivos con "El espinazo del diablo" y "Blade 2", antes de romperla con su propia saga (bueno, fifty-fifty con Mike Mignola) de "Hellboy" y "Hellboy 2: El ejército dorado". ¿La receta? Volver al terror clásico, al que sale de las criaturas extrañas y de las atmósferas semigoticosas de toda la vida, al suspenso por encima del golpe de efecto, a la imaginería visual por encima de los FXs for the sake of FXs. Ver una peli de Guillermo del Toro es hoy por hoy lo más cercano a tener una experiencia dunsaniana o lovecraftiana en el cine (probablemente ningún monstruo primordial se vio tan lovecraftiano en el cine antes como esa-cosa-que-flota-en-el-abismo-exterior que aparece en "Hellboy"). El cine de Del Toro refleja muy bien esas ansias por regresar a lo básico, a lo primigenio, que dominan una parte de la mentalidad de comienzos del XXI. De pronto, con la Guerra Contra el Terror y cosas así, el mundo se ha hecho mucho más vasto e inmanejable, los autoritarismos se han acentuado, el peso de las religiones ha crecido... Y el cine de Guillermo del Toro, de manera subliminal, maneja todos esos elementos. Los cuales se concretan de manera muy visible en "El laberinto del fauno".

¿POR QUÉ VERLA?

-- Partamos por el comienzo. Esta peli se merece los loores y peanes que le han dedicado, todos y cada uno de ellos. Pero no es una peli perfecta, ni de lejos. Hay dos grandes tramas en la peli, la de la niñita persiguiendo sus propios sueños y cayendo en las redes del laberinto del fauno, trama de pura raigambre fantástica como el mejor Lord Dunsany o Arthur Machen, y por la otra una trama de cómo la dictadura hispanofranquista le administra jarabe de palo a los comunistas tiraos pa'l monte. A pesar de marchar en paralelo, ambas tramas no llegan a juntarse una con otra en ningún momento, salvo en el final, y esto de una manera por cierto un tanto artificiosa. El resultado es que hemos visto dos pelis por el precio de uno, claro está, pero puede ser como mínimo algo desconcertante, por el registro fantástico y cuasiescapista de una, y la brutal franqueza narrativa de la segunda. Al final, el espectador tiene dos opciones. Una de ellas es buscar la hilazón intelectual entre ambas historias, que pareciera girar sobre el choque entre creer e ilusionarse con el mundo de los sueños, y chocar de bruces contra la realidad, lo que tiene como sublectura la idea ésa contenida en el tagline, de que "la inocencia tiene un poder que el mal no puede imaginar". Algo complicado, por cierto, porque resulta que el fauno es tan autoritario y cabrón como el capitán desbrozamontes (bueno, quizás no tanto, al fauno no lo vimos torturando a nadie, pero de que le gusta ser rey en su laberinto, le gusta), sólo que su autoritarismo se le perdona porque es del bando "de los buenos", del reino de la fantasía, y cuando la cría lo desobedece a él está mal (pero cuando desobedece al capitán está bien...), lo que es flor de consecuencia narrativa, claro está. La segunda alternativa para resolver esta peli es simplemente mirar el final y decirse a sí mismo, modulando con los labios y sin dejar escapar sonido: "WTF...?".

-- Ahora bien, asumida la condición de entretenimiento barriobajero de rotativo doble, podemos analizar ambas pelis por separado. La de contexto netamente hispanofranquista está más que bien. Sergi López como el malvado Capitán Vidal es por supuesto quien se lleva la palma, como malo malísimo de mascar ciruela pasa y cagar. Ariadna Gil también está en su punto, como la mamita que trata de allegarse al capitán y matarle todos los sueños a su hija, en bien de ella, claro está (le va después como le va, hehehé...). Maribel Verdú, que mientras más pasan los años y envejece se pone más finolis y recatada (ya no más "La estanquera de Vallecas", ni "El beso del sueño", ni "Huevos de oro", ni "Y tu mamá también"...), hace de señora de mediana edad que funge de ama de llaves del tipo, pero que en fondo, en un giro quizás demasiado previsible y facilista de la historia, resulta que trabaja de infiltrada para el batallón de Asterixes rojos en las montañas, y este acartonamiento del personaje no le hace muy bien a la Verdú, que se esfuerza en actuar y lo hace bien, pero si el bol no tiene levadura, da lo mismo cuánto se bata porque la mezcla no subirá (por algo en los Premios Goya la batió Penélope Cruz como Raimunda en "Volver"...). En general, a pesar de ciertos elementos previsibles de la historia, funciona bien como radiografía descarnada del autoritarismo del Militar-Religious Complex (ese curita diciendo que las almas están salvadas, así es que lo que se haga con los cuerpos da lo mismo...). Los españoles probablemente opinarán que todo esto les vale porque es la enésima peli sobre la Guerra Civil Española blah blah blah (bueno, ésta es sobre el aftermath, en realidad), pero como acá a Chile no llegan tantas pelis sobre el tema (alguna vez se vio en televisión abierta "Las bicicletas no son para el verano" y una que otra más ha circulado por ahí en cines y TV), entonces pues, qué bien, no nos quejamos...

-- Y vamos al aspecto más fuerte de la peli, el más celebrado, y por qué no decirlo, el descaradamente autoplagiado por Guillermo del Toro para "Hellboy 2: El ejército dorado". La parte del cuento de hadas está poderosa. No estamos por supuesto en el reino disneyesco de hadas lindas y criaturas de ojitos grandes y húmedos de felicidad, sino en ese campo del terror ominoso, poblado de criaturas misteriosas que son símbolos de una naturaleza a menudo indócil, con leyes no siempre fáciles de descifrar (y eso, cuando se pueden escrutar). Es aquí donde la peli consigue sus más grandes hallazgos, con una imaginería visual que funciona como una descarga de artillería contra la retina, llena de monstros con símbolos mágicos y criaturas a cual más extraña. Esta trama es sostenida en lo básico por las actuaciones de Ivana Baquero, que está superlativa en lo suyo, sin poner caras de niñata ni caer en la sobreactuación (¿estaremos ante una futura compinche de Saoirse Ronan...?), y por Doug Jones, que para "Hellboy" y "Hellboy 2: El ejército dorado" le daba voz y vida a Abe Sapiens, y que aquí hace doble papel, como el fauno y como una criatura carnívora que... mejor no adelantemos cosas. Con todos estos ingredientes, consigue ser una peli del género fantástico numinoso, heredera de la época en que los cuentos de hadas eran oscuros y tétricos, una expresión de los miedos humanos ante una ambigua naturaleza, antes de que la ñoñería cartunesca Disney apareciera en escena para arruinarlos con sus horrendas moralinas paracristianas.

IDEAL PARA: Ver una peli sobre la resaca de la Guerra Civil Española y una peli fantástica numinosa, a precio 2x1.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en español].

-- Una de las pruebas de la chica [en español].

2 comentarios:

JuliMonster dijo...

Que triste esta película!
Me acuerdo que con mis amigos, por alguna extraña razón, teniamos espectativa de ver uan película de terror.
Descubrimos que era un drama con algunos momentos terroríficos...

Muy buen blog!!


Salut!

General Gato dijo...

Bueno, es que daba esa impresión, por el trailer, las imágenes, los resúmenes que circulaban sobre la trama. Es una bendición que aún queden pelis que puedan sorprendernos de esa manera, creo yo (que puedan sorprendernos de manera positiva, claro).

Gracias por las felicitaciones, y saludos también.

Seguidores