11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

domingo, 19 de febrero de 2006

"El ciudadano Kane" (1941).


-- "Citizen Kane". Estados Unidos. Año 1941.
-- Dirección: Orson Welles.
-- Actuación: Orson Welles, Joseph Cotten, Agnes Moorehead, Dorothy Comingore, Ruth Warrick, Everett Sloane, George Coulouris, Ray Collins.
-- Guión: Herman J. Mankiewicz y Orson Welles.
-- Banda Sonora: Bernard Herrmann.

-- "El ciudadano Kane" en IMDb.
-- "El ciudadano Kane" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Dentro de su mansión, un anciano expira. Pronuncia una última palabra: "Rosebud". Los buitres de los medios sensacionalistas anuncian la noticia de que Charles Foster Kane, el más poderoso empresario periodístico de Estados Unidos y alrededores, ha fallecido, y se ponen a buscar incansablemente a la famosa Rosebud, ya que encontrar a la amante de Kane sería el golpe periodístico sensacionalista farandulero del siglo. De esta manera van entrevistando pacientemente a diversos personajes que han rodeado a Kane, y que comparten dos cosas en común: una, le tienen una mala leche increíble al hombre que, bien mirado, destruyó las vidas de cada uno para ir ascendiendo por la escala social, y dos, no tienen ni la más peregrina idea de quien demonios es la tal Rosebud (¿una de sus esposas?, ¿una amante?, ¿una bataclana?). Y al final... OK, si usted es cinéfilo de verdad, ya sabe cuál es la clave de la historia, y si no lo es, no lo revelaremos aquí. Véala por usted mismo.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

De la inmensa y abrumadora mayoría de las películas, se puede decir que siguen el espíritu de su época. De unas cuantas se puede decir que son rarezas o frikadas fuera de contexto y de su tiempo. Pero de pocas películas puede decirse que CREARON una época. No es exagerar si se dice que dentro de "Ciudadano Kane" puede encontrarse TODO el siglo XX, y quizás lo que llevamos de XXI. El espíritu de los tiempos es, en este caso, la historia completa del cine resumida en un par de horas. ¿De cuántas películas puede decirse lo mismo?

¿POR QUÉ VERLA?

-- Después de todo lo dicho, debería ser obvio. Es un clásico absoluto. Es irreemplazable. Es una de las tres películas que deberían salvarse, si es que los extraterrestres nos invadieran y quemaran todo el cine filmado desde 1895 hasta ahora. Siempre que los críticos se dedican al ocioso deporte de hacer el Top Ten de mejores películas, acaba en el primer lugar o lo ronda muy de cerca, y con razón. Lo peor es que el carajo de Welles, cuando la filmó, era un mocoso de 25 años, y para colmo, era su "opera prima", su primera película. Gusano infeliz.

-- Esta película lo tiene todo: una historia de superación personal a lo "Rocky", romance, drama, suspenso, investigación policial, metafísica y reflexión sobre el sentido de la existencia y otras cosas. Es gigante como la vida. Y todo aunado con tal armonía, que crea un espectáculo majestuoso sin que apenas reconozcamos los elementos como disgregados entre sí.

-- Aparte de dirigirla, la protagonizó Orson Welles himself. Todas las otras actuaciones que Welles hizo en su vida, son una vil caricatura de ésta, hechas para ganarse las lentejas, pero aquí está apoteósico, a sus anchas. Por cierto, ¿ya dijimos que este Welles fue el que hizo orinarse a medio Estados Unidos con su famoso radioteatro de la invasión de los marcianos en 1936? Y un dato de trivia: un papel bastante substancioso recayó en Agnes Moorehead, famosa un par de décadas después por ser la suegra pesada de la serie de TV "La hechizada" (aquí luce jovencita, o por lo menos, más que en la TV después)...

-- El hombre creó un nuevo lenguaje cinematográfico. Movió la cámara como nadie. Sus juegos de luces y sombras sentaron escuela. Cada pedazo de la historia está rodado con un enorme tacto. No hablemos del trabajo de edición, pionero para la época, la primera gran revolución fílmica desde que a Griffith se le ocurrió mover la cámara, treinta años antes. Y lo mejor de todo es que lo formal se funde tan bien con el resto de la película, que a primera vista ni se nota el trabajo invertido. Eso es arte.

-- Es la película que acabronó a William Randolph Hearst, el magnate del periodismo de la primera mitad del siglo XX, porque de que Kane se parece a Hearst, se parece (ambos, entre otras cosas, profitaron a lo grande de la guerra de Estados Unidos con Cuba en 1898). Hearst hizo lo imposible por pararla, sin éxito. Es como si hoy en día un cabroncito de 25 años rodara una genialidad fílmica sobre un computín de mierda llamado Willy Tate, y la película se pareciera a la biografía de Bill Gates como un huevo a otro. ¿No se acabronaría lo suyo el Black Windows?

-- ¿Darth Vader? Darth Vader puede ponerse de lustrabotas en la plaza del pueblo y limpiarme los zapatos de domingo. Charles Foster Kane lo deja chico como villano. Su palacio de Xanadú, en donde va a dar a parar sus últimos tristes días, es tantas mil veces más impresionante que la Estrella de la Muerte, y sin necesidad de tener instalado un cañoncito revientaplanetas. Y de que Kane es un joputa de la peor especie, lo es. Y todo para probar que tiene un par.

-- El final de la película es enormemente sencillo, y al mismo tiempo, terriblemente abrumador. Pocos finales de película son tan emotivos como éste. Después de ver la solución del misterio, es que dan ganas de hacer una hoguera con el final de "Blade Runner", y usar el final de "Gladiador" como leña.

IDEAL PARA: Amantes del cine de todo tiempo y lugar.

6 comentarios:

Flor de Maria dijo...

General gato: Totalmente de acuerdo con su crítica.
Para cualquier persona, se precie o no, de cinéfilo, esta película es indispensable.
Y claro, que envidia a Welles. Tan joven y tan bueno =)
Sin duda un genio.

General Gato dijo...

Hehehé, ¿valores extracinematográficos de la peli...? :-D

Gracias por el comentario, y saludos.

Martín dijo...

Cuando vi esta película, me encontré un sabor extraño...Sabía que había visto una gran película, pero no encontré LA GRAN PELÍCULA que todos decían... Hasta que días después "me cayó la teja": me di cuenta que había visto otras grandes películas, pero que ninguna había superado a ésta. Eso simplemente basta para justificar su valoración de GRANDE.

General Gato dijo...

Las imitaciones le hacen daño al original, y "El ciudadano Kane" ha sido después imitada hasta la saciedad. Es por eso que ir y ver la original deja un poco de gusto a nada. Pienso en "El Padrino", por ejemplo, que en lo que a fotografía se refiere, le rob... er... le debe un montón del estilo a "Ciudadano Kane".

ayaxsoul dijo...

sin duda esta es el eslabón entre el cine antiguo y el cine moderno, en sus entrañas se puede notar como de forma magistral la narración de la historia fluye plasmando toda la realidad humana (El amor, dolor, amistad, familia, sociedad, modernización, el gran hermano, suspenso y un largo etc)... si alguna película se merece el titulo de "Bigger than life" es esta. y pensar que yo a los 25 todavía dormía con la luz encendida (que jodido Gusano infelizzz fue el Welles!!!)jejeje

General Gato dijo...

Sí, en realidad esa es la frase más certera para describir esta peli: "El eslabón entre el cine antiguo y el cine moderno". Después de Kane, ya nada volvió a ser igual. Y creo que ninguna peli posterior ha sido TAN influyente como ésta en el arte de narrar historias en el cine.

Seguidores