11 años de Cine 9009 en línea.

El próximo 19 de febrero de 2017, Cine 9009 cumplirá once años en línea. Sí, jodíos, cuéntenlos, once en total desde su inauguración en el ya lejano 2006. Y para celebrar, estamos embarcados en una minimaratón de posteos. De manera que entre el domingo 12 y el domingo 19 del febrero que ya mencionamos, habrá un posteo nuevo con una peli nueva cada día, en donde aprovecharemos de repasar algunas que vimos en el cine, y que por un motivo u otro no acabaron publicadas en su día. Y a no quejarse de que llegó demasiado tarde, que ya no las podemos ver en el cine y otras cosas. También está el cable, el streaming, los DVDs para los cuatro gatos que todavía los compran, y... er... well... medios menos legales para conseguírselas. Además, si fuera por eso, no habría posteado pelis de cine mudo que se estrenaron hace sus buenos 90 o 100 años atrás. De manera que... disfruten, y saludos para todo el mundo (eeeeeexcepto para ese perejil de allá... sí, tú, a tí te hablo... el de la IP chistosa... te reconozco, eres el imbécil que no apagó el smartphone el otro día en el cine. Cretino. Pero para el resto, saludos).

jueves, 24 de octubre de 2013

"Contacto fatal: Gripe aviar en América" (2006).

-- "Fatal Contact: Bird Flu in America" (título original en inglés), "Virus mortal" (título en España). Nueva Zelanda / Estados Unidos. Año 2006.
-- Dirección: Richard Pearce.
-- Actuación: Joely Richardson, Stacy Keach, Ann Cusack, Justina Machado, Scott Cohen, David Ramsey, John Atkinson, Carolyn Dando, Kodi Smit-McPhee.
-- Guión: Ron McGee.
-- Banda Sonora: Mark Adler.

-- "Contacto fatal: Gripe aviar en América" en IMDb.
-- "Contacto fatal: Gripe aviar en América" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

China. El país en donde parten todas las fatalidades. Los soldados chinos entran a lo bestia en un poblado y se dedican a masacrar pollos a lo bestia, que por lo tanto mueren, adivinaron, a lo bestia. Cambio de escena a... una fábrica empaquetadora/embotelladora/metencajas/whatever. Un chino de los que apareció en el poblado estornuda dentro de una caja (sí, como en el capítulo ése de los Simpsons, pero ahora desarmantemente en serio). Justo cuando un exec occidental estaba visitando a los siervos de la gleba. Estados Unidos. Cambio de escena a... Joely Richardson en camisón, bien llevados sus en ese entonces 41 (es lo más sexy que llegará a vestir en la peli, por desgracia). Estamos en la escena postcoito de rigor, ella despacha al amante de turno porque es una mina-casada-con-su-trabajo y no tiene tiempo para relaciones profundas (pero... joer... ¿dónde están esas minas buenorras que sólo quieren sexo sin compromiso y nada más?), y en ésas, recibe un mensaje. Cambio de escena a... Joely Richardson ahora vestida como corresponde, frente a un grupo de empingorotaos señores y señoras, en una conferencia sobre un nuevo brote de la gripe aviar que ha mutao cosa mala el desgraciao, y se dispone a utilizarlos a ustedes los humanitos como su ganado. Y que atacará en oleadas, claro está. ¿Cuánto tiempo falta para que llegue a Estados Unidos?, le preguntan. Semanas, responde. Cambio de escena... al exec que habíamos visto al comienzo, ahora en un día de esos de "saco a mi familia yanketa a pasear". Semanas, mis polainas, el contagio ha empezado YA. No pasan demasiados minutos de metraje antes de que empiecen a caer humanitos como moscas allí donde importa, o sea, ¡¡¡AMÉRICA!!! (Estados Unidos, eso es). El gobernador de... no me acuerdo qué estado era, uno de los Virginias parece, pero no me acuerdo cual virgen de los dos, se atrinchera en su Gobernación en donde nada podrá salir mal, y desde ahí se dedica a dirigir la crisis haciendo cuarentenas y toda esa clase de actividades que al final resultan inútiles porque si funcionaran, la peli se acabaría en treinta minutos, y tenemos dos horas que rellenar. La batalla por impedir que la civilización occidental sucumba irónicamente no ante extraterrestres, godzillas o economistas neoliberales, sino ante un virus que se incuba en los mocos de un gallináceos, acaba de comenzar. Adivinen quién la va a ganar.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Cada tantos sale una peli sobre el tema. Epidemias. Hubo un tiempo en donde las mismas eran parte del panorama. Hay regiones del mundo en donde todavía. Regiones en donde no viven ustedes, porque por alguna clase de curiosa coincidencia, los países con Medicina atrasada son los mismos que tampoco tienen mucho intené. La última gran epidemia a lo bestia que hubo en el siglo XX fue por supuesto la gripe española de 1918 (porque si quieres bautizar a una enfermedad letal que se carga cuanto cristiano o moro se le pone por el camino de manera obtusa sólo para retroceder y desvanecerse en el aire después, "española" es la palabra que andas buscando, así como el Imperio Español o el triunfo de España en la Copa Mundial 2010). Bueno, hubo algunas epidemias de polio después, aunque no tan devastadoras (además en los '50s vino la vacuna de Salk, y hazta-la-vizta-baby). Y el SIDA, pero que debido a su lentísima velocidad de propagación y la relativa facilidad para prevenirlo, nunca llegó a extremos tan letales ("relativa", eso sí, porque siempre hay condones que se rompen, parejas que no usan protección, amantes gays que utilizan la misma yilé para afeitarse, amantes lesbianas que utilizan la misma epileidi para afeitarse, amantes heterosexuales que tienen una pareja bisexual sin saberlo, amantes heterosexuales que son anticristianos partidarios del matrimonio gay...). Y eso sería. Lo cierto es que la mayor parte de ustedes no han vivido lo suficiente para ver una epidemia en forma. O si la han visto, ha sido en esos países de puallá, en China, claro. No es que no haya habido casos en que la guadaña pasó cerca. Marburg. Lhassa. Investiguen y quédense con los pelos de punta de enterarse de cuán peligrosamente cerca estuvo el bicho de turno en saltarse las defensas e iniciar una pandemia en forma. Aún así, ustedes los humanitos como que tienen un presentimiento de que más tarde o más temprano sucederá. Que un bicho saltará las barreras y, aprovechando los modernos medios de comunicación, convierta a la población humana entera en su banquete privado, es algo que ha estado bien presente en la cultura popular. En el cine, uno de los más tempranos ejemplos que se nos ocurren es "Pánico en las calles", de Elia Kazan (1950), y desde ahí en adelante hemos tenido más de alguna peste en las pantallas ("Epidemia", "12 monos", "Contagio"). Ejemplos más modernos lo ponen también en las pelis de zombis por aquello de darle un trasfondo científico al tema, porque el misticismo haitiano como que ya no cuela entre las audiencias descreídas de hoy. Y entre pitos y flautas, alguien decidió rodar un telefilme sobre, adivinaron, una epidemia. De gripe aviar. Porque Hollywood llevaba en ese tiempo sus añitos en no embarcarse (la última gran peli directamente de epidemias, sin zombis de por medio, en esos años era "Epidemia" justamente), y en esas circunstancias, la serie B al asalto a rellenar el hueco (y si Hollywood se embarca, la serie B se lanza al asalto igual, por aquello de aprovechar el tirón). Total, hasta "Contagio" del 2011... Dirigida por el ínclito Richard Pierce.

¿POR QUÉ VERLA?

-- No suelo contar la historia de cómo vi la peli porque me cargan los blogueros autofeladores que se gastan como tres párrafos en contar si les tincaba o no la peli, si la fueron a ver, si se la descargaron... paso el recado, me importa tu opinión de la peli, no si la viste parado de cabeza o si acampaste tres putas semanas en la puerta del cine. Y no veo por qué yo tengo que hacer algo que detesto en los demás (soy mala clase, pero mala clase con ética, ¿eh?). Pero en este caso, como otras personas podrían pisar el palito, diré cómo llegué a esta peli. En breve, me interesó por el título, y sin mayores antecedentes (serie B, telefilme, ¿recuerdan?), sólo por poner "gripe aviar" bien grandecito en el título, pensé que era un documental. Por supuesto que no lo era (¿por qué, al darme cuenta de que no era un documental sino un telefilme, no cambié el canal? Mi respuesta: Joely Richardson. Muuuuuu guapa ella. Que Bastet me perdone mis constantes infidelidades mentales con otras diosas que no son LA DIOSA). Ahora, al grano. Es un telefilme, y debemos situarnos en determinadas coordenadas: presupuesto apretado como lycra de actriz porno, guión poco por encimita de peli porno (sin escenas softcore, claro), actuaciones de nivel de una actriz porno (sin escenas softcore, claro). Dentro de eso, ¿se deja ver? La respuesta es sí. La peli hace un esfuerzo por mostrarnos una descripción más o menos realista, no diré de la epidemia en sí (la velocidad a la que se propaga, con el contador de muertos abajo cada X minutos, es casi de risa), pero sí al menos de las reacciones habituales de la gente frente a crisis de ésas: los científicos luchando contra la peste, los políticos con sus reacciones de gente mediocre, los enfermeros más sobrepasados que atendiendo desmayos de minas en un concierto de los Jonas Brothers, la gente común asustada... afortunadamente todo medido y en su punto, nunca tan flemático como señoritos ingleses (¿Perkins, ha notado usted algo raro, como... epidémico... allá afuera en la calle...?) pero tampoco tan melodramático ni histérico como en otras producciones de bajo presupuesto que confunden actuar con ser Jim Carrey. Por supuesto, tener a Joely Richardson de prota (que además de ser maja, sabe actuar y too) es un pequeño lujo que ayuda a levantar el nivel general, y a nadie le hace mal que Stacey Keach aparezca un poquito en un rol secundario. El guión también mantiene un adecuado equilibrio entre personajes y situaciones, y tiende a describir el heroísmo en términos de tenacidad o espíritu en vez de esas chorradas hiperbólicas de otras pelis. La parte científica no presenta demasiados horrores (créase o no) aunque tampoco es que se sienten a dictarnos cátedra por ninguna parte: los diálogos tienden a ir más bien por la línea simplista de "tenemos una epidemia, habrán muchos muertos, todo colapsará", y no ahonda mucho más en la parte médica del asunto. Hay una escena de autopsia y algunas de gente escupiendo sangre, pero nada más gore. El presupuesto es lastimoso, y disimulado con el clásico recurso de enfocar bien de cerca a los personajes para que no se vean las tablas que sostienen el decorado del estudio (la escena del asalto a un convoy con vacunas en un callejón resulta especialmente cutre, eso sí). Dirige en lo que hasta el minuto viene siendo su despedida del cine, un tal Richard Pierce, que en su currículum no demasiado lucido acumula pelis que tratan de ser comerciales, pero con un puntito de comentario social, con más ganas que inspiración, pero aún así se agradece que al menos intente rodar un cine con un poco más de garra que lo "meramente comercial" ("Cosecha de ira", "Sin piedad", "Watergate: El escándalo", "El camino a la libertad" y "Milagro de fe" están en su currículum... ¿no han visto ninguna? Por qué no me extraña). ¿Deberían entonces verla? La verdad, este mismo tema y casi de la misma manera fue tratado mucho mejor en "Contagio" de Steven Soderbergh (que eso sí, dicho en honor de esta peli, es posterior, de 2011), de manera que si ustedes vieron ésa, no necesitan ver ésta. Pero si les gusta el tema de las epidemias... si no han visto "Contagio"... si no les molesta ver a Joely Richardson en pantalla... si les encantan los telefilmes... si les va el cine de catástrofes... pueden probar a darles una oportunidad. No creo que salgan con una epifanía de ver esta peli, pero si no les gusta, al menos no saldrán excesivamente fastidiados.

IDEAL PARA: Gente que les guste el tema de las epidemias, que no hayan visto "Contagio", que les guste ver a Joely Richardson en pantalla, y que le gusten los telefilmes.

VIDEOS.

-- Asalto a un convoy por vacunas [en inglés, sin subtítulos].


1 comentario:

Muñekita Cat dijo...

Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a emitacat@gmail.com

besoss!!
Emilia

Seguidores