jueves, 27 de septiembre de 2007

"El núcleo" (2003).


-- "The Core". Estados Unidos. Año 2003.
-- Dirección: Jon Amiel.
-- Actuación: Aaron Eckhart, Hilary Swank, Delroy Lindo, Stanley Tucci, DJ Qualls, Richard Jenkins, Tchéky Karyo, Bruce Greenwood, Alfre Woodard, Christopher Shyer, Ray Galletti, Eileen Pedde, Rekha Sharma, Tom Scholte, Glenn Morshower.
-- Guión: Cooper Layne y John Rogers.
-- Banda Sonora: Christopher Young.

-- "El núcleo" en IMDb.
-- "El núcleo" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

De un día para otro, y sin bacterias asesinas mediante, un puñado de gente cae muerta. Los milicos llaman a un destacado científico para que descubra si el asunto es un ataque terrorista. El científico, que es listo como el hambre, al descubrir que tiene a su lado un colega especialista en campos electromagnéticos, y siendo él un geólogo, sin ver los cadáveres adivina que todos tienen marcapasos. Pero cuando descarta que pueda ser un pulso electromagnético producto de una potencia enemiga, el militar pierde interés y los echa sin contemplaciones, como la subespecie de ratas llamadas "civiles" que son. Al poco tiempo, hay un extraño incidente, en donde las aves de la Plaza Trafalgar deciden ver si postulan para el remake de la peli con pájaros, de Hitchcock. El geólogo, al enterarse, relaciona ambos incidentes y descubre que algo pasa con el campo magnético de la Tierra: el núcleo se está deteniendo, la magnetósfera se irá al carajo, y en un año el planeta se convertirá en un gigantesco horno microondas -y los humanitos junto con toda vida no microbiológica será limpiamente esterilizada por la radiación solar. Los milicos deciden entonces que, para salvar a la Tierra, hay que enviar una expedición al centro de la Tierra, con un puñado de valientes astronautas y científicos (incluyendo a nuestro mijo geólogo), sumado a un especialista en bebés nucleares, para echar a andar la rotación del núcleo terrestre a megatonazo limpio. Pero lo que nadie en la expedición sabe, ni siquiera el chulo geólogo ni la sexy astronauta de la NASA que oficia de piloto, es que uno de los científicos a bordo atornilla al revés, y que un lindo proyecto ultrasecreto que estaban desarrollando podría tener mucho que ver con la misteriosa y en apariencia accidental catástrofe "natural"...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

¡Cuán lejanos están los tiempos en que Verne y Bulwer-Lytton nos entretenían con sus fantasías de una Tierra Hueca repleta de antiguosaurios y de amables civilizaciones esotéricas! Todo eso pasaba según la ciencia del XIX, que calculaba una rápida velocidad de enfriamiento para la Tierra y quizás su próximo final, y por ende, la suponía en su interior fría como una osamenta y horadada como un queso suizo. Pero andando el tiempo, los geólogos aprendieron que quizás la Tierra era mucho más caliente y más compacta de lo que se pensaba. En la actualidad, rodar una historia como "Viaje al centro de la Tierra" sólo tiene sentido si se hace como una fantasía steampunk o retrofuturista. Pero si quieres un thriller científico, o al menos con aromas a ciencia, ambientado en la actualidad, tienes que tentar un tipo de expedición diferente, uno con una especie de submarino que pueda navegar bajo el magma o algo así. Mézclese con ello algo de la vieja paranoia contra el Gobierno, tema siempre bienvenido en particular después de ver como George W. Bush mintió descaradamente para justificar una guerra, y aún así los yankis lo votan como Presidente... Y película de acción habemus.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Quebremos una lanza por esta película, tan terriblemente denostada por polis y ladrones. En verdad no termino de entender tanto encono contra una cinta que tiene un ritmo aceptable, sigue la clásica fórmula del "accidente con muertos cada tantos minutos", y le saca bastante partido a una anécdota que por sí misma daría para poco más que un episodio de Pinky y Cerebro. Cierto es que tampoco es una maravilla de cinta, pero es harto mejor que subproductos como "Armagedón" o "Impacto profundo". Esta peli es entretenimiento palomitero al cien por ciento, y no vale la pena buscarle la quinta pata al gato; vista con humor, es bastante entretenida. Cierto es que el contenido científico de la peli es mediocre tirando a malo, y no insistiremos sobre algo que los blogs de fascismo científico han machacado con espíritu catedralicio, pero es que... ¡Holaaaaa...! ¿Me escuchaaaaannnn...? ¡Es una película! ¡¡¡NO SE SUPONE QUE TENGA QUE RESPETAR AL CIEN POR CIENTO LAS LEYES NATURALES, IMBÉCILES!!!! O de lo contrario, aprovechemos de mandar a la basura el "Drácula" de Ford Coppola y su pretensión de vincular el vampirismo con el SIDA, "La guerra de las galaxias" y su vergonzosa misticiencia, "Superman" por razones obvias, todas las de Arnold Schwarzennegger, y la horneada Marvel post "X-Men" en masa (¿una araña radioactiva te da superpoderes? ¡Ya sabes por donde tomar si te la crees!). La ciencia está bien para desarrollar nuevas vacunas y erradicar el hambre en el mundo, pero no necesariamente para ilustrar el cine de Hollywood, y quienes insisten en lo contrario no son más que una manada de fascistas autorreferentes que dicen "yo sé mucho sobre ciencia así es que todo tiene que ser ciencia, para que yo sea el importante". ¿Acaso leen ustedes a General Gato decir que todo debe ser cine para que General Gato sea el importante? ¡¡¡NO!!! Así es que aprendan un poco y cierren la bocota, la próxima vez que quieran denostar a una peli por su trato ligero de los temas científicos. ¡Ah, se me olvidaba! Los fascistas paracientíficos que se merecen el reto no me están leyendo, porque son demasiado estúpidos para salirse de su cabeza cuadrada y entender este mensaje. En fin, ya les mandaré un Mensaje de Arecibo para que me entiendan en su idioma...

-- La peli entera gira sobre la misión para salvar al mundo, sin distracciones. Una gran virtud, si se la compara con, por ejemplo, la universalmente denostada (y con justicia) "Armagedón", que no puede evitar meter de contrabando el típico drama palomitero estilo "BUAH, BUAH, DADDY NO QUIERE QUE ME CASE CONTIGO". Incluso, a pesar de insinuarse un romance entre la pareja protagónica, no se insiste mayormente en este tópico, ni aún como excusa para un morreo caliente. Todos los conflictos que estallan, se resuelven en la esfera puramente profesional: los científicos tratando de hacer su trabajo, los milicos cagándola como de costumbre (en el cine fantacientífico de Hollywood, al menos), los astronautas tratando de guiar una nave... Nada de distracciones.

-- Tenemos los clásicos ingredientes del cine de catástrofes de la más rancia escuela, aunque un tanto dosificados, para introducir suspenso. Gente muere a manadas, hay una escenita en donde la radiación de microondas hace de las suyas, el transbordador espacial está a punto de irse al demonio por una fluctuación del escudo electromagnético de la Tierra... Lo que nos permite recordar que la misión ES importante, y contribuye a darle épica.

-- Del director no diremos nada, en particular porque la trayectoria de Jon Amiel no es de lo más brillante ("Sommersby: El regreso de un extraño", "El imitador", "La emboscada"), y aquí tampoco repunta de sus trabajos anteriores, pero se las arregla... bien... de alguna manera. El elenco protagónico, por su parte, está bien, sin demasiadas exigencias. Aaron Eckhart da el tipo como el héroe del día sin tratar de posar estatuario ni ser un nuevo Bruce Willis o un nuevo Nicolas Cage. Hilary Swank interpreta a la clásica chica dura, pero su físico desgarbado, andrógino y sus facciones un tanto alienígenas le confieren un aura distinta al promedio de chicas heroínas con bustos voluptuosos y cinturitas estrechas para la misión, y es un afortunadísimo casting (otro cuento es al revés, que la chica de "Los chicos no lloran" y "Million Dollar Baby" haya terminado acá, pero es cuestión de perspectiva). Los secundarios acompañan bien, robándose cámara por supuesto el genial, único y grande Stanley Tucci como el científico trepa y con cadáveres en el armario; Tucci se las apaña para dar lecciones de actuación, transformando a un personaje que en el papel es el maquiavélico y unidimensional villano de opereta, en un prodigio de matices y gestos varios (quienes piensen que sobreactúa, deberían ver a algunos profesores universitarios). Y Bruce Greenwood hace una aparición casi de cortesía, pura bonhomía él, y llegamos a quererlo a pesar de que a inicios de la peli, pintaba para ser el clásico bastardo que putea a la chica, y se lleva su merecido por ello (al final estábamos equivocados, aunque en el caso de su personaje, "final" es bastante antes de que lleguen al centro de la Tierra). Por último, como dato de trivia, no puedo evitar mencionar el pequeñísimo rol como agente del FBI que le dieron a nuestro estimado Glenn Morshower, de quien somos fanáticos incondicionales después de verlo salvar a Estados Unidos una y otra vez como el indestructible agente secreto Aaron Pierce de "24".

-- Al computín le ofrecen, literalmente, hackear el planeta. Para que se te caiga la mandíbula babeando. Ni el malo cabrón de "Duro de matar 4.0" podía tanto. Claro que el geek de "El núcleo" tuvo como ayudita nada menos que de todos los recursos del Gobierno de los Estados Unidos. Les recuerdo que muchos quienes en su día criticaron "El núcleo", son tipos que se babeaban con cosas como "Los exploradores" y otras cintas de "niños genios" de los '80s, con premisas igual de cretinas. Hay gente para todo.

-- Los efectos especiales son buenos, incluso para los estándares propios de la animación por computadoras de alto presupuesto. Si la trama de la peli no te gusta, por lo menos disfruta con esa visión del interior de la Tierra con manchas psicodélicas. Julio Verne hubiera llorado de emoción.

-- ¿Será todo ciencia ficción? Quiero decir, lo de debilitar el campo magnético de la Tierra es difícil de llevar a cabo, pero... ¿alguien realmente duda de que el gobierno de los Estados Unidos, o algún otro de los tecnológicamente avanzados, no haya tentado hacer un arma del Juicio Final como la planteada en la peli...? Antes de 1945, sólo los más avisados pensaban que una bomba atómica era posible, y resultó cierto... ¿quién garantiza que los cerebrutos del Pentágono no se les ocurra construir algo así, ahora o en un futuro más o menos cercano...?

-- Unobtanium. ¿Cómo alguien puede querer criticar a la película por tomársela muy en serio, después de que el científico encargado de construir el taladro para viajar al centro de la Tierra, dice que la máquina está hecha de UNOBTANIUM...? ¿Es que los fascistas paracientíficos fueron fabricados en probetas con espermatozoides donados por el Señor Spock...?

IDEAL PARA: Ver una peli palomitera no tan mala como los culteranos de toda la vida pretenden que es.

No hay comentarios.:

Seguidores