domingo, 15 de abril de 2007

"El novato" (1990)


"The Rookie". Dirigida por Clint Eastwood. Protagonizada por Clint Eastwood, Charlie Sheen, Raul Julia, Sonia Braga, Tom Skerritt, Lara Flynn Boyle, Pepe Serna, Marco Rodríguez, Pete Randall, Donna Mitchell, Xander Berkeley, Tony Plana, David Sherrill, Hal Williams. Estados Unidos. Año 1990.

¿De qué se trata?
Un policía duro y veterano anda tras una banda de traficantes de automóviles (es decir, que roban nenes con ruedas de las calles y los repintan y reensamblan para revenderlos). Lo acompaña su fiel compañero, un policía que por ser negro, y es que oiga, esas cosas pasan cuando eres el compañero nigga del prota, es emboscado y lo dan de baja con una linda bala por la espalda. Como suele suceder, al tipo lo dan de baja y reasignan el caso. ¿Creen que eso lo dejará tranquilo? No, pues, porque estamos tratando con Clint Eastwood. Y nada detendrá la venganza de Harry Cal... Ah, no, perdón, ésta no es una de Harry Callahan, pero es que Nick Pulovski tiene un aire de familia a Harry el Sucio que incita a confusión. Bien, Nick el Sucio comienza a perseguir al tipo por su cuenta, sorteando toda clase de impedimentos, incluyendo el peor de todos: le han asignado como compañero a un chico boy scout con el reglamento en la mano y un terno y corbata sobre el pecho. Al tipo, maldita la gracia que le hace, pero cuando se entera de que el individuo en cuestión repara motos, además tiene una linda chica, y es de padres ricachones con los que no se lleva bien, empieza a cambiar de idea. Cuando empiezan a colaborar, algo sale mal, muy mal, y ahora ya el destino de toda la operación no estará en las manos de Nick el Polaco, sino en las del novato, quien en el proceso deberá hacerse hombre, enfrentar sus traumas interiores, salvar a su noviecita, dejar el talco para bebés, etcétera.

El espíritu de los tiempos.
La productora Malpaso había explotado una interesante veta comercial, haciendo filmes policíacos poniendo al propio Clint Eastwood (el dueño de la productora, por si no han adivinado) a hacer roles de Harry el Sucio y sucedáneos. Y aunque era finales de los '80s, ciera estética y cierta manera de concebir las películas no desaparecía. Seguro que alguien pensó que era buena idea hacer una en donde un personaje estilo Harry el Sucio (que aquí se llama Nick Pulovski, pero créanme, el cambio de nombre del personaje es casi cosmético) tiene que apadrinar a un novato que trata de ir por la vida sin quebrar un huevo, si es que así lo exige la Ley. La película se deja ver sin fastidio, aunque sea por la acumulación de topicazos, tan descarada que nadie podría sentirse legítimamente engañado.

¿Por qué verla?
- Es una en donde Clint Eastwood hace de policía duro y rebelde. Y no andemos con monsergas: aunque supuestamente se trata del novato, y el novato le da el título a la peli, lo cierto es que Clint Eastwood es el protagonista absoluto, el Ubermensch de turno. No sólo encabeza los créditos antes que Charlie Sheen (el novato), sino que además, el novato finalmente dejará de serlo cuando empiece a actuar como el poli veterano: ¡Clint, quiero parecerme a ti...!
- Es una biblioteca de tópicos, ideal para quien desee enterarse de qué van los filmes de policías duros en la época: el poli negro compañero del héroe muere, el novato tiene un trauma asociado con la muerte temprana de su hermano y se lleva mal con su familia, la novia está puesta para ser rescatada en un minuto de la peli, el policía duro mete la pata y le retiran el caso, pero el sigue ardorosamente, hay escena en un club social en donde el poli se infiltra y le arruina el vino al villano ricachón, etcétera.
- Actores carismáticos. El propio Clint Eastwood desde luego, pero también Raul Julia y Sonia Braga como villanos (él era grande en aquellos años, aún no llegado el tiempo de su rol estelar en "La Familia Adams", y ella era toda una sex symbol brasileña, fotos en Playboy Brasil incluidas). Charlie Sheen desmerece un poco y está algo pasado de pijo, como es rutina en él: en algún instante pareciera que estuviera interpretando al piloto traumado de "Loca academia de pilotos", que es más o menos de ese tiempo. Mención aparte merece una jovencísima Lara Flynn Boyle, como la noviecita del novato, en la época de ser lanzada al estrellato por su rol en la serie de TV "Twin Peaks", que no roba cámara allí donde aparece, pero acompaña más que bien.
- El ritmo de la película es irregular. La primera mitad es morosa, y diera la impresión de no querer empezar nunca. La segunda mitad, cuando la historia entra por fin en asunto, va de menos a más. Y tiene algunas secuencias que se han ganado para siempre nuestro corazoncito, como por ejemplo la casa de los demonios que deja el novato cuando emprende por fin su cruzada personal para... no adelantemos hechos, pero digamos, para resolver las cosas. Si se aguanta la primera hora de película, la segunda recompensa notablemente bien.
- Incluso hasta las incongruencias del filme le dan un encanto especial. Y es que oiga, el malo malísimo se supone que es alemán, tiene apellido alemán, y viene interpretado por el brasileñísimo y morenísimo Raul Julia (¡y su novia es Sonia Braga!). Hay que tener un par para hacer eso sin sonrojarse.

IDEAL PARA: Ver una pieza de acción llevadera a la Eastwood.

No hay comentarios.:

Seguidores