domingo, 3 de septiembre de 2006

"Viviendo con mi ex" (2006).


-- "The Break-Up" (título original en inglés), "Separados" (título en España). Estados Unidos. Año 2006.
-- Dirección: Peyton Reed.
-- Actuación: Vince Vaughn, Jennifer Aniston, Joey Lauren Adams, Cole Hauser, Jon Favreau, Jason Bateman, Judy Davis, Justin Long, Ivan Sergei, John Michael Higgins.
-- Guión: Jeremy Garelick y Jay Lavender, basados en una historia de ambos y de Vince Vaughn.
-- Banda Sonora: Jon Brion.

-- "Viviendo con mi ex" en IMDb.
-- "Viviendo con mi ex" en la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

En un partido de béisbol, un tipo que es un perfecto pelmazo para a una chica buena para tratar de arrancarle una cita. La cita en cuestión acaba en boda, a la vuelta de una cantidad indeterminada de tiempo, y pues bien, el pelmazo se revela como es, de cuerpo entero: un niñato metido en cuerpo de adulto, muy amigo de la cerveza con sus amigos, ver el canal de deportes, y matar marcianos con su PlayStation. Ella, por su parte, está cada vez más reventada porque se quiebra el lomo tratando de limpiar, fijar y dar esplendor a su casita, todo eso pasando por sobre la desidia del holgazanote de ya sabemos quién. El asunto revienta cuando la familia de ella llega a cenar con ellos, y el tipo se comporta de una manera sumamente desagradable (aunque con lo estiradotes que son los familiares de ella, eso es hasta comprensible, para qué vamos a decir una cosa por otra). ¡Y viene la ruptura! Ella decide acabarlo, y echa al tarambanas de la cama, a que duerma en el sofá-cama. ¿Ahí termina todo? ¡No! Un día que ella está inocentemente dibujando, él llega y la echa a su habitación, porque el salón es su dormitorio ahora. En respuesta, ella invita a sus amigos del coro masculino quierosalirdelclosetynomeatrevo. En respuesta, él trae una mesa de billar y la instala del modo más antiestético posible. Ella, por su parte, pone a Alanis Morissette a todo volumen. En medio de todo esto están los amigotes de ambos, unos chicos rudos de la taberna en el caso de él, y un mariconcete ufffi-ufffi-ufffi en el caso de ella, a cada cual dando consejos más imbéciles. De esa manera, la relación se viene abajo con fuerza cada vez mayor, como un bólido, y a pesar de que se quieren, las cosas podrían llegar a terminar mal, muy mal...

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Es un lugar común decir que en los '90s, la comedia se volvió estúpida. A las viejas pelis de los '80s sobre estudiantes nerds buscando ver tetas, o sobre pilotos de avión y policías cachondeándose metatextualmente de sus respectivos géneros, en plan Leslie Nielsen, siguió lo que habitualmente se conoce como "comedia de baño", lo que llevó incluso en algún año a que en los Premios Razzie hubiera una categoría especial a la "Película Más Flatulenta Del Año". Por el otro lado, el de la comedia elegante, tuvimos la magistral "La boda de mi mejor amigo", y desde entonces una serie de sucedáneos, cortesía de Jennifer Lopez, que, pues bien, seamos honestos... WHO CARES? Parecía que el nicho estaba vacío, y que ya nada lo volvería a llenar. Hasta ahora. Porque "Viviendo con mi ex" es seguramente la mejor comedia romántica que se ha filmado en cerca de una década, o al menos, una de las mejores. ¿El secreto? Algo tan simple como lo siguiente: una comedia no tiene que ser estúpida por el solo hecho de que deba hacer reir. O sea: se puede hacer reir y tener algunos gags de lo más estúpido, sin que eso interfiera con una historia principal que va en serio. Algo que parece simple, que cualquier imbécil puede entender (¡por favor, si hasta yo estoy posteando el secreto a voces!)... pero que en Hollywood tienden a olvidar con demasiada facilidad.

¿POR QUÉ VERLA?

- El tema de fondo es serio, mortalmente serio. ¿Qué tiene esto que ver con una -comedia? Pues bien, el toque de comedia viene dado por los chistes y gags, los cuales nunca llegan a ocultar la macabra realidad que muestra este filme: en la guerra de los sexos por lo general no existen ni buenos ni malos, sino simplemente visiones distintas sobre cómo hacer las cosas. La relación de pareja se mueve cada vez más al borde del abismo simplemente porque ambos quieren cosas distintas, y no pueden, o no se atreven, a comunicar lo que verdaderamente quieren, o lo hacen de mala manera, y entonces surgen los problemas. Lo decía en su día "La guerra de los Roses", con 80's style, y lo dice ahora esta película, de manera harto más deportiva, como corresponde al 2000 y pasados.

-- Los chistes no son los más graciosos que haya visto en una película, y varios de ellos, para ser francos, apenas conseguían esbozar una sonrisa. Pero funcionan bien para amenizar el espectáculo. Impagable es la escena en la cual uno de los chicos intenta camelarse un par de chicas en un bar, diciéndole "¿sabes qué me gustaría hacer contigo? Pues bien...", y después le describe una bonita perversión sexual... sin saber primero como se llama o cuál es su número telefónico... O las apariciones del hermano déjenmesalir-noencuentrolapuertadelcloset de la protagonista.

-- Los protagonistas... ¿qué decir de ellos? Bien, creo que nadie ha afirmado alguna vez en serio que Jennifer Aniston es una actriz de primera línea, pero como de costumbre, cumple con entregar una actuación decente. Lo mismo va para Vince Vaughn, que compone un personaje adorable a pesar de sus defectos, o quizás por ellos mismos. Los secundarios, más allá de ciertos tópicos (machote de bar, jefaza dura/sensible, amiguete maricón, etcétera), funcionan muy bien. En particular roban cámara John Michael Higgins como el hermano cantocomounaprimadonna de la prota, y la venerable Judy Davis como jefaza de la galería de arte en donde trabaja ella (su curriculazo incluye "Pasaje a la India", "Improptu", "Barton Fink", "El almuerzo desnudo", "Poder absoluto" y "Los enredos de Harry", entre otras).

IDEAL PARA: Ver ¿una comedia, un drama? en su punto sobre el aspecto negro del amor: cuando éste se termina.

No hay comentarios.:

Seguidores