domingo, 21 de junio de 2009

"Despedida de soltero" (1984).


-- "Bachelor Party". Estados Unidos. Año 1984.
-- Dirección: Neal Israel.
-- Actuación: Tom Hanks, Tawny Kitaen, Adrian Zmed, George Grizzard, Barbara Stuart, Robert Prescott, William Tepper, Wendie Jo Sperber, Barry Diamond, Gary Grossman, Michael Dudikoff, Bradford Bancroft, Martina Finch, Deborah Harmon, Tracy Smith.
-- Guión: Neal Israel y Pat Proft, sobre una historia de Bob Israel.
-- Banda Sonora: Robert Folk.

-- (Ir a la página) Entrada en IMDb.
-- (Ir a la página) Artículo de la Wikipedia en inglés.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Nuestro buen Rick, que conduce el autobús de un Colegio de Monjas (y les permite porno y cosas raritas a los niños a bordo, ehm), les da una noticia a sus amigotes. Se casa. Con la bellísima, rica, chupeteable y de nombre ochentero Debbie (Tawny Kitaen en sus mejores años, ¿vale?). Pero se juntan los problemas. Por un lado, están los amiguetes de Rick, que se empecinan en que, ehm, nuestro buen Rick, que muy tolerante con los pecadillos ajenos será, pero sigue siendo un buen chico y sólo tiene mástil para la barca de Debbie (er, Tawny Kitaen, repito, que si fuera Roseanne Barr...), tenga una despedida de soltero con estrípers y tenga el último revolcón de soltero (¡hasta el divorcio, que después de todo es América!). Por el otro lado está la estiradeta familia de ella, que, bueno, el otro es chofer de micro, qué tanto puede llegar a proliferar en la vida (¡y si lo hace, que no sea con nuestra buena, pura y casta hija, por favor!), por no hablar de ese prete guapo, rico y prepotente que quiere enchufarse a la chica y anda con ganas de plantarle el pie en el trasero al chofer que se la está comiendo. Y para colmo, ellos mismos están preguntándose sobre si será bueno, si será malo, si será buena idea eso de casarse, que después el sexo... Mmmmmm... Se organizan las dos despedidas de solteros, las de él y las de ella, la de ella en plan fiesta cóctel de vestido largo y estiradeta, la de él en plan cuma-flaite-reggaeton (bueno, su equivalente ochentero, ya me entienden). Y para la despedida de él, uno de los amiguetes contrata a unas rameras para que hagan un espectáculo, y ya sabemos el resto. Pero el prete frustrado paga de vuelta al pimpollo para que envíe a las rameras a la despedida DE ELLA, y de esa manera, desacreditar al noviecito con el truco de "¿vieron, vieron?". Se supone que las dos despedidas no deben superponerse, pero ahí están las amigas moscas para envenenarle la vida a la chica, y así partirán de raid para exterminar la fiesta de él. El caos está servido.

EL ESPÍRITU DE LOS TIEMPOS.

Pasada la resaca pesadota de los '70s (ya saben: Watergate, Nixon, el Ayatollah, Juan Pablo II...), nuevamente los bandos volvieron a alinearse en los '80s. De un lado estaban los malvados adalides del Monetarismo Nucleónico como Ronald Reagan o Margaret Tatcher que decían "¡¡¡VAMOS A DARLE UN PEPINO ATÓMICO AL MUNDO PARA SALVAR LA LIBERTAD Y LA DEMOCRACIA, SI ESTE MUNDO NO ES DEMOCRÁTICO ENTONCES NO SERÁ DE NADIE!!!". Del otro lado estábamos los chicos buenos (bueno, en esa época yo era realmente chico, si mamá gata no me destetaba todavía) que hablábamos de tolerancia, de rebeldía, del derecho a vivir la vida como nos plazca sin que Alzheimirito Reagan y Alzheimirita Tatcher nos digan lo que debemos decir o hacer. En el cine hubo varias líneas de fractura que mostraron este conflicto, desde el terror a la comedia, y una de ellas fue la comedia chorra por todo lo alto, estilo "Porky's", "La venganza de los nerds", etcétera, en las cuales el ser adolescentes, pasarla bien y ser irresponsable por todo lo alto era un medio de rebelión contra las señoriales autoridades de turno. De esto se aprovechó Neal Israel, a la sazón hot por haber escrito "Locademia de Policía", para crear a una especie de... ¿cómo se llamaba el prota de "Locademia de Policía"? Bueno, ya sabemos, los clásicos son Callahan (qué delantera, Leslie Easterbrook...), el loco de las armas, y el negro de los ruiditos, y qué aburrición el prota... Steve Guttenberg... Bien, se dijo el hombre: Y qué tal si Steve Guttenberg madura y se casa... O más o menos madura... Guttenberg no debía estar disponible, así es que llamaron a... ¡¡¡TOM HANKS!!! En esa época el individuo estaba listo para comedias por haber actuado con Darryl Hannah en "Splash", y seguiría haciendo papeles cretinoides hasta que demostraría lo que era capaz haciendo el rol que nadie le creyó actoralmente capaz, el del abogado marica y sidoso en "Filadelfia". Aquí tenemos los resultados.

¿POR QUÉ VERLA?

-- Es un clásico exponente de la comedia chorra ochentera. Vemos bien claramente la línea fronteriza entre los malignos moralidroides, representados por la familia conservadora de la chica, y los chicos buenos, que son los amiguetes entrañables y puteros del prota. Así es que algún valor arqueológico tiene.

-- ¿Funciona como comedia? La verdad es: a ratos. Porque los chistes son más propios de cabaret de mala muerte que otra cosa. Digámoslo ya, estos tipos son yankis y hacen una comedia chusca para consumo del no muy exigente público yanki. Algunos chistes, de tan pasados, resultan buenos (la ronda de completos en el cabaret, el burro que meten de contrabando a la fiesta...). Pero otros se ven venir a la legua, en particular el destino final que le espera a los distintos villanos de la historia.

-- Tom Hanks. El seriote y tremendamente pagado (pagado en cheque y pagado de sí mismo, las dos cosas) actor de "El Código Da Vinci", "Angeles y demonios", "La terminal", "Náufrago"... Es para agarrar este DVD y refregárselo a la cara: "Todos venimos del mismo fango primordial, nene". En particular porque mientras más pasa el tiempo, más reaccionarios y sensibleros se vuelven los papeles que escoge Hanks, mientras que aquí es un tipo listo y despierto, sin demasiadas ambiciones, pero también respondón e insubordinado frente a la autoridad. Sí, Tom Hanks, ese icono de la obediencia a la moral conservadora de Estados Unidos. Aunque, para no perderlas todas, el personaje de Hanks, en medio de toda su despedida de soltero, sigue perdidamente enamorado de su chica y no se tira a una vieja amiga que está verda por él y le hace un topless de vértigo (Monique Gabrielle en sus mejores años, ¿OK?). Oh, no, eso de andar de putero por la vida no es para el prota, que los amigos eligen ser eso y Tom Hanks no lo es porque es dulce, correcto, etcétera... Bueno, entonces para que aceptó una despedida de soltero, en primer lugar. Supongo que ese prota rebelde-pero-no-tanto es de gusto para la audiencia yanketa. Aunque, corrección aparte, siempre podemos reirnos de ver a Tom Hanks en versión flaitonga...

IDEAL PARA: Nostálgicos de los ochentas, completistas y detractores de Tom Hanks, y espectadores de programas de trasnoche con concursos de estriptiseras.

VIDEOS.

-- Trailer de la peli [en inglés, sin subtítulos].

Seguidores